Vida sin límites

La Biblia Cronológica de One Year®, RVR1960 (Tyndale, 2013), 7 de febrero

Una comunidad sin reglas es como una prisión llena de criminales peligrosos. Nadie se siente seguro en una comunidad sin reglas o sin límites.

Imagine el caos que se produciría si su ciudad eliminara todas las ordenanzas y señales de tránsito. Un aumento dramático en accidentes y pérdidas de vida ocurriría inmediatamente.

Imagine que 2.5 millones de personas viven juntas en una comunidad sin leyes, sin reglas ni regulaciones para guiar su comportamiento. Dios sacó a Israel de Egipto e inmediatamente comenzó a formarlos en una comunidad y les da reglas para guiar su comportamiento. Tomó a Moisés en el monte Sinaí y le dio leyes. Primero, le da a Israel los diez mandamientos, que se dividen en dos secciones: espiritual y social. Espiritual, porque los hombres son pecadores, y Dios es santo. Él no será tratado como otros tratan a sus dioses. Social, porque son pecadores cuyo egoísmo natural colapsaría una comunidad. Más tarde, Dios les da más instrucciones con respecto a la adoración, la economía y las celebraciones anuales.

Los Diez Mandamientos no pueden salvar a los hombres, pero hacen lo siguiente:

  • Regular el comportamiento humano mediante el establecimiento de límites que protejan a los hombres para que no actúen a partir de sus inclinaciones naturales egoístas y se lastimen a sí mismos o a otros. También demuestran la inclinación del hombre hacia la adoración corrupta.
  • Revelar la depravación humana y la necesidad de salvación del hombre.
  • Refleja la santidad de Dios, su deseo de comunidad y su norma de justicia.

Las reglas son impotentes para salvar a las personas de sus pecados, pero son beneficiosas porque regulan la vida comunitaria (aunque no evitan el pecado) y demuestran la necesidad de redención del hombre.

Preguntas de la lectura de hoy (Éxodo 20: 1-22: 15):

¿Cómo revela Dios su cuidado por las mujeres y los marginados en las leyes que Él da en el Monte Sinaí?

¿Cómo revela Dios su preocupación por las relaciones interpersonales en las leyes que Él da en el Monte Sinaí?

¿Qué revela la entrega de leyes comunales sobre la naturaleza humana?

Personas del ojo o personas del oído 


La Biblia Cronológica de One Year®, RVR1960 (Tyndale, 2013), 6 de febrero

Dios desea que su pueblo se convierta en personas del oído en lugar de personas del ojo.

Adán y Eva se convirtieron en personas del ojo, en lugar de personas del oído, cuando ignoraron la prohibición de Dios (lo que Dios había dicho sobre el árbol del conocimiento del bien y el mal) y comieron el fruto del árbol prohibido. La prohibición era una oportunidad para caminar por fe, para ser personas del oído.

Después de diez años de esperar a que Dios cumpliera su promesa, Saraí miró su cuerpo envejecido y actuó de acuerdo con lo que vio en lugar de lo que Dios dijo. Saraí guiada por el ojo,  presentó a Agar a Abram y consiguió un hijo, pero no el hijo de la promesa. Ella rechazó la oportunidad de transformar la vista en fe. Las consecuencias de esa decisión basada en la vista continúan aun hoy.

Dios guió a Israel al desierto para transformarlos en personas del oído en lugar de personas del ojo. Ellos fallaron estrepitosamente: “Ojalá hubiéramos muerto por mano de Jehová en la tierra de Egipto, cuando nos sentábamos a las ollas de carne, cuando comíamos pan hasta saciarnos; pues nos habéis sacado a este desierto para matar de hambre a toda esta multitud.” (Éxodo 16:2-3).

Dios respondió poniendo una prueba. ¿Seguiría Israel actuando según lo que ven o confiarían en el carácter y la Palabra de Dios y actuarían con fe?

“Y Jehová dijo a Moisés: He aquí yo os haré llover pan del cielo; y el pueblo saldrá, y recogerá diariamente la porción de un día, para que yo lo pruebe si anda en mi ley, o no. Mas en el sexto día prepararán para guardar el doble de lo que suelen recoger cada día… Mirad que Jehová os dio el día de reposo,y por eso en el sexto día os da pan para dos días. Estése, pues, cada uno en su lugar, y nadie salga de él en el séptimo día ” (Éxodo 16: 4-5, 29).

Efectivamente, muchos en Israel fallaron la prueba; actuaron de acuerdo con lo que vieron, en lugar de lo que Dios dijo. Sus sobras se pudrieron y criaron gusanos. El sexto día ofreció otra oportunidad para una fe basada en el oído cuando Dios prometió mantener la doble porción para proveer a Israel durante el sábado. Dios es el Dios del sábado. Tener su promesa en el desierto es experimentar un oasis de su descanso.

Las instrucciones, promesas o prohibiciones dadas por Dios requieren que los oyentes elijan entre ser personas del ojo o personas del oído. Proporcionan una prueba que transforma la vista en fe o la vista en incredulidad. Exigen que el hombre decida por sí mismo que Dios es suficiente, que tener una promesa, instrucción, o prohibición de parte de Dios es tener la actividad de Dios. Las experiencias en el desierto combinadas con las promesas de Dios crean una oportunidad para transformar a las personas del ojo en personas del oído, para probar que Dios es suficiente, “porque por fe andamos, no por vista” (2 Corintios 5: 7).

El camino en el desierto

La Biblia Cronológica de One Year®, RVR1960 (Tyndale, 2013), 5 de febrero

Los caminos de Dios desafían mi confianza.

“Y luego que Faraón dejó ir al pueblo, Dios no los llevó por el camino de la tierra de los filisteos, que estaba cerca; porque dijo Dios: Para que no se arrepienta el pueblo cuando vea la guerra, y se vuelva a Egipto. Mas hizo Dios que el pueblo rodease por el camino del desierto del Mar Rojo.”  (Éxodo 13: 17-18, énfasis agregado).

El Señor libera a Israel del cruel control de su esclavitud egipcia y promete entregarlos a la tierra prometida a sus padres. Pero la ruta que Él eligió para Israel, requiere tiempo adicional y cubrirá más territorio. Esta escena ofrece una serie de verdades sobre Dios y sus caminos:

  • Las personas liberadas de la esclavitud necesitan la guía continua de Dios.
  • Dios rara vez conduce a su pueblo por el camino más fácil.
  • Dios siempre guía al hombre con el bien del hombre en mente.
  • Dios no está preocupado por la conveniencia del viaje sino el desarrollo de la fe de aquellos que viajan.
  • Las situaciones imposibles que requieren la intervención de Dios marcan el camino de aquellos a quienes Él dirige (el Mar Rojo, el desierto, los habitantes de Canaán, etc.)

Se me ocurren dos pasajes que revelan la importancia de comprender los caminos de Dios:

“Cuarenta años estuve disgustado con la nación, y dije: Pueblo es que divaga de corazón, y no han conocido mis caminos” (Salmo 95:10, énfasis agregado).

“Porque las cosas que se escribieron antes, para nuestra enseñanza se escribieron, a fin de que por la paciencia y la consolación de las Escrituras, tengamos esperanza.” (Romanos 15: 4, énfasis agregado).

Dios guía a las personas hoy y no de manera diferente a como lo hizo en el pasado (los caminos de Dios son predeciblemente impredecibles). Por lo tanto, podemos confiar en Él hoy mientras navegamos por el camino del desierto. El camino que Él dirige requiere mi completa confianza.

Una herramienta de enseñanza anual

La Biblia Cronológica de One Year®, RVR1960 (Tyndale, 2013), 4 de febrero

La Pascua marcaría el nuevo comienzo de la nación de Israel: ” Este mes os será principio de los meses; para vosotros será éste el primero en los meses del año.” (Ex. 12: 2). La celebración de una semana se llamaría “La fiesta de los panes sin levadura”.

En el crepúsculo del décimo día de este mes, se seleccionaría un cordero por hogar y se inspeccionaría durante cuatro días para asegurarse de que no tuviera manchas (12: 4-6).

El día catorce del mes, un cordero debía ser sacrificado, su sangre drenada de su cuerpo,  y su cuerpo debía ser asado en fuego y comido (12: 8)

En esa noche, la sangre se mancharía en los postes de las puertas y en el dintel para indicar que ya se había producido la muerte en la casa (12: 7).

Desde los catorce días hasta el vigésimo primer día del mes, solo se comería pan sin levadura (12:17).

Solo los circuncidados podrían participar de la cena de la Pascua (12:43, 48).

La Pascua también sería una herramienta de enseñanza anual: “Guardaréis esto por estatuto para vosotros y para vuestros hijos para siempre. Y cuando entréis en la tierra que Jehová os dará, como prometió, guardaréis este rito. Y cuando os dijeren vuestros hijos: ¿Qué es este rito vuestro?, vosotros responderéis: Es la víctima de la pascua de Jehová, el cual pasó por encima de las casas de los hijos de Israel en Egipto, cuando hirió a los egipcios, y libró nuestras casas.“ (12: 24-27).

A lo largo de la historia de la Biblia, Dios le da visuales a su pueblo para recordarles sus promesas y su actividad en su nombre:

  • El sacrificio hecho en el jardín recuerda a los descendientes de Adán y Eva la seriedad del pecado y el costo de la redención.
  • El arco iris le recuerda a la gente que no importa lo fuerte que llueva, Dios nunca más destruirá la tierra con el agua.
  • El polvo de la tierra, las estrellas del cielo, la circuncisión, los cambios de nombre y la interrupción del sacrificio de Isaac por parte de Dios proveyendo  un sustituto, le recuerdan a Israel las promesas de Dios considerándolas como una nación.
  • La tierra de Canaán fue salpicada con los altares construidos por los patriarcas para recordarles la promesa de redención de Dios y su aceptación de un sustituto.

Ahora, Dios le da a la comunidad en general un evento anual para recordarles quién es Él para ellos como Redentor y Proveedor. Lamentablemente, a lo largo de su historia, Israel permite que este evento anual caduque, y el vacío se llena de celebraciones a los ídolos.

Esta instrucción con respecto a la celebración anual de la Pascua es para el bien de Israel; no pretende ser una carga sino un recordatorio.

Preguntas de la lectura de hoy (Éxodo 10: 1-12: 51):

¿Qué papel tuvo la plaga de langostas en el desmantelamiento de la infraestructura financiera de Egipto?

¿Cómo distinguió Dios a Israel de los egipcios en la novena plaga? ¿Qué revela esto acerca de Dios?

Repasa la promesa dada a Abraham en Génesis 15: 13-14. ¿Qué había dicho Dios con respecto a este tiempo casi 400 años antes?

¿Qué requerirá la instrucción dada por Moisés en Éxodo 11:2 a las mujeres de Israel?