Dos Veredictos de Culpabilidad

Por Iva May, 28 de septiembre

Traducido por Rocío López

#movimientodealfabetizacionbiblicacbt

“Y esta es la condenación: que la luz vino al mundo, y los hombres amaron más las tinieblas que la luz, porque sus obras eran malas.” (Juan 3:19). Algunos exhiben sus actos malvados públicamente incluso aplaudiendo el pecado, mientras que otros ocultan sus actos malvados bajo la apariencia de respetabilidad y religión. Jesús revela la pecaminosidad en ambas categorías.

Nicodemo viene a Jesús en el amparo de la oscuridad, solo para ser expuesto. Como la mayoría de las personas religiosas, Nicodemo lucha por aceptar un veredicto de culpabilidad: que su justicia personal es simplemente amor propio y maldad. Es inconcebible que él, un fariseo, un maestro, una persona profundamente religiosa, esté fuera del reino de Dios. Él ve en Jesús lo que no ve en sí mismo, algo más, y anhela saber qué es ese “algo”. Jesús sabe lo que Nicodemo necesita: necesita un nacimiento espiritual. Jesús le dice así: “No te maravilles de que te dije: Os es necesario nacer de nuevo.” (Juan 3:7)

Jesús usa dos ilustraciones para enseñarle a Nicodemo sobre el nacimiento espiritual, uno de la naturaleza y el otro de una historia familiar en el Antiguo Testamento. Él usa el viento para demostrar el misterio del nacimiento espiritual y la serpiente de bronce para demostrar la obra de Cristo en la salvación y la fe salvadora.

Nicodemo deja el encuentro con Jesús con un veredicto de culpabilidad que cuelga sobre su cabeza y “Después de esto, vino Jesús con sus discípulos a la tierra de Judea” (Juan 3:22). ¿Qué hará Nicodemo? ¿Reconocerá a Jesús no solo como un buen maestro, sino como su única esperanza?

La mujer samaritana llega al pozo a la mitad del día (otras mujeres habrían venido en las frescas horas de la madrugada) porque su pecado público le ha traído vergüenza y rechazo. La solicitud de agua de Jesús la toma por sorpresa: “¿Cómo tú, siendo judío, me pides a mí de beber, que soy mujer samaritana? (Juan 4: 9). Jesús le ofrece agua viva, junto con una petición: “Ve, llama a tu marido, y ven acá.” (Juan 4:16). La luz expone el vacío de su vida, las relaciones matrimoniales en serie que han terminado en convivencia y vergüenza. Culpable es el veredicto. Ella reconoce su culpa, “Le dijo la mujer: Señor, me parece que tú eres profeta.” (Juan 4:19), y encuentra el agua viva que anhela.

Nadie puede venir a Cristo si se niega a reconocer la culpa personal.

Tanto las personas religiosas como los “pecadores” son culpables ante Dios. La salvación llega a aquellos que acogen la exposición, reconocen su culpa y vienen a Cristo: “Porque Dios no envió a Su Hijo al mundo para condenar al mundo, sino para que el mundo sea salvo por Él” (Juan. 3:17).

Preguntas de la lectura cronológica de la Biblia de hoy (Jn. 3:1 – 4:45; Lc. 3:19-20):

¿Qué tienen en común las conversaciones entre Jesús y Nicodemo y Jesús y la mujer samaritana? ¿Cómo se diferencian?


¿Qué ve Jesús con respecto a Sicar y sus ciudadanos que los discípulos extrañan? ¿Qué revela esto sobre la naturaleza humana e incluso aquellos en misión con Cristo?

El Último Adán

Por Iva May, 27 de septiembre

Traducido por Rocío López

#movimientodealfabetizacionbiblicacbt

El primer Adán fue creado a imagen de Dios con el polvo de la tierra. Una vez formado por Dios, fue llenado por Dios: “Entonces Jehová Dios formó al hombre del polvo de la tierra, y sopló en su nariz aliento de vida, y fue el hombre un ser viviente.” (Génesis 2:7). Adán fue colocado en un ambiente perfecto (el jardín) y Dios le dio una prohibición y una esposa. Su fe en Dios se puso a prueba cuando la serpiente cuestionó el motivo de Dios con respecto a la prohibición. Adán no se apropió de la palabra de Dios y comió del árbol prohibido. Después de confrontar a la pareja por su desobediencia, el Señor le prometió a Eva que una semilla de la mujer aplastaría la cabeza de la serpiente.

Jesús fue concebido por el Espíritu Santo en el vientre de María. Él nació de una mujer, concebido por Dios, la semilla prometida llego. Se identifico completamente con el hombre a través del nacimiento y el bautismo, aunque no necesito arrepentirse. El Espíritu Santo descendió sobre Él, y una voz vino del cielo: “Tú eres mi Hijo amado; en ti tengo complacencia.” (Lucas 3:22). Inmediatamente el Espíritu envió a Jesús al desierto, donde fue tentado por Satanás (Lucas 4:1).

Existen paralelos entre el primer fracaso de Adán en el jardín y la última victoria de Adán en el desierto.



AdánJesús – el último Adán
Escucho la voz de Satanás y sucumbió a su apetito carnal.Rechazó la sugerencia de Satanás y se negó.
Rechazó la autoridad de Dios y actuó independientemente de DiosSe sometió a la autoridad de Dios y confió en Dios para satisfacer sus necesidades en su propio tiempo y forma.
Se sometió al dominio de la serpiente en lugar de apropiarse de la Palabra de Dios.Ejerció dominio sobre Satanás al apropiarse de la Palabra de Dios y someterse a Dios.
Cuestionó el carácter de Dios y su propia identidad, aunque fue creado a imagen de Dios.Exaltó la palabra de Dios sobre el pan físico y espero que Dios satisficiera sus necesidades físicas.

Todo hombre nace con ADN que contiene pecado y muerte, gracias a Adán. Jesús llega a identificarse con Adán completamente humano, pero sin pecado. Él tiene éxito en todas las áreas en las que Adán había fallado. Él refuta las tentaciones de Satanás en el desierto con la Palabra de Dios y lo derrota en la cruz con su muerte. Dios aprueba su aceptación del último Adán en nombre del primer Adán cuando lo resucita de entre los muertos. Él altera el ADN del pecado al dar vida a cualquier hombre que se atreva a confiar en Él.

Donde Adán fallo en el jardín, Jesús triunfo en el desierto. Donde Satanás ganó dominio en el jardín, Jesús lo recupero en el desierto. ¡El golpe de su talón sobre la cabeza de Satanás ha comenzado!

Preguntas de la lectura cronológica de la Biblia de hoy (Mc. 1:12-13; Mt. 4:1-11; Lc. 4:1-15; Jn. 1:19 – 2:25):

¿De cuál libro Jesús refuta las tentaciones de Satanás? ¿Qué revela esto sobre ese libro?

Repasa Juan 12:31; Hechos 26:18; Gálatas 1: 4; Colosenses 1: 12-14; 1 Juan 5:19; Apocalipsis 12: 9.

Cuando Satanás ofrece: “Todas estas cosas te daré si postrado me adorares” (Mt. 4:9), ¿Qué revela sobre el dominio de Satanás?


¿Qué revela Jesús acerca de su propósito cuando limpia el templo?

Ministerio de Evaluación

Por Iva May, 26 de septiembre

Traducido por Rocío López

#movimientodealfabetizacionbiblicacbt

Juan el Bautista era una llama de fuego como predicador con un ministerio inusual. Los Evangelios proporcionan una serie de detalles con respecto a Juan y su ministerio:

  • Juan el Bautista era áspero por los bordes, “Y Juan estaba vestido de pelo de camello, y tenía un cinto de cuero alrededor de sus lomos; y comía langostas y miel silvestre.” (Marcos 1:6).
  • Juan el Bautista bautizó a Jesús y presenció la apertura del cielo, la aparición de la paloma y la voz del cielo que decía: “Este es mi Hijo amado, en quien tengo complacencia” (Mateo 3:17).
  • Juan el Bautista no era políticamente correcto ni estaba enamorado de las grandes multitudes. Llamó a la multitud de fariseos y saduceos una “generación de víboras” (Mateo. 3:7).
  • Juan el Bautista confrontaba. Él enfrentó a Herodes por tomar a la esposa de su hermano: “Porque Juan decía a Herodes: No te es lícito tener la mujer de tu hermano.” (Marcos 6:18).
  • El ministerio de Juan el Bautista tuvo un comienzo oscuro, “Bautizaba Juan en el desierto” (Marcos 1:4, énfasis agregado).
  • Juan el Bautista predicó el arrepentimiento y anunció la venida del reino de los cielos (Mateo 3:2).
  • Las multitudes vinieron a escuchar a Juan hablar: “Y decía a las multitudes que salían para ser bautizadas por él: ¡Oh generación de víboras! ¿Quién os enseñó a huir de la ira venidera? (Lucas 3:7), y muchas personas respondieron al mensaje de Juan diciendo: “¿Qué haremos?” (Lucas 3: 10, 12, 14).
  • Juan el Bautista señaló a las personas a Jesús en cada momento de su ministerio, diciendo: “Es necesario que él crezca, pero que yo mengüe” (Juan 3:30), y “viene uno más poderoso que yo, de quien no soy digno de desatar la correa de su calzado” (Lucas 3:16).
  • El ministerio de Juan el Bautista fue de corta duración, “Entonces Herodes el tetrarca, siendo reprendido por Juan a causa de Herodías, mujer de Felipe su hermano, y de todas las maldades que Herodes había hecho, sobre todas ellas, añadió además esta: encerró a Juan en la cárcel.” (Lucas 3:19-20, énfasis agregado).
  • Juan el Bautista luchó con el desánimo después de ser encarcelado: “ Y al oír Juan, en la cárcel, los hechos de Cristo, le envió dos de sus discípulos, para preguntarle: ¿Eres tú aquel que había de venir, o esperaremos a otro?” (Mateo 11:2-3).
  • El ministerio de Juan el Bautista tuvo un final impactante: “Y en seguida el rey, enviando a uno de la guardia, mandó que fuese traída la cabeza de Juan…” (Marcos 6:27-28; Mateo 14:8-12).

    El ministerio de Juan revela una serie de verdades sobre los hombres que Dios usa y los ministerios a los que los llama:

  • Aunque un hombre puede ser rudo, Dios lo usará mucho cuando esté este lleno del Espíritu Santo.
  • Aunque algunos ministerios pueden ser de corta duración, la brevedad del ministerio tiene poco que ver con la efectividad en el ministerio.
  • Aunque las multitudes pueden llegar inicialmente a escuchar a un hombre predicar, pocos responden al mensaje de arrepentimiento.
  • Enfrentar a los pecadores tiene un costo.
  • El objetivo de toda predicación es señalar a las personas a Jesús. La predicación que no apunta a las personas a Jesús falla.


    Preguntas de la lectura cronológica de la Biblia de hoy (Mt. 2:1-23; 3:1-17; Lc. 2:41-52; 3:1-18, 21-22; Mc. 1:2-11):

    ¿Cómo satisface el Señor las necesidades de la estancia de José y María en Egipto? ¿Qué revela esto acerca de su provisión?


Describe la primera infancia de Jesús.


¿Cómo prepara Juan el Bautista a las personas para el ministerio de Jesús?

Dios y Gobierno

Por Iva May, 25 de septiembre

Traducido por Rocío López

#movimientodealfabetizacionbiblicacbt

“Aconteció en aquellos días, que se promulgó un edicto de parte de Augusto César, que todo el mundo fuese empadronado. Este primer censo se hizo siendo Cirenio gobernador de Siria. E iban todos para ser empadronados, cada uno a su ciudad. Y José subió de Galilea… para ser empadronado con María su mujer…” (Lucas 2:1-5). La estrategia de Dios se hace evidente en el movimiento del imperio, cuando mueve a su pueblo a su posición. Más tarde, Herodes decide destruir al Rey de los judíos, pero Dios lo frustra, “Después que partieron ellos, he aquí un ángel del Señor apareció en sueños a José y dijo: Levántate y toma al niño y a su madre, y huye a Egipto, y permanece allá hasta que yo te diga; porque acontecerá que Herodes buscará al niño para matarlo” (Mateo 2:13).

Dios demuestra su gobierno en los asuntos de los gobernantes mundiales a través del nacimiento y la protección del Señor Jesucristo. César Augusto emite un decreto que traslada a una pequeña familia a Belén. Como la mayoría de los decretos gubernamentales, este incomoda a los más pobres de los pobres. Este decreto obliga a un joven esposo a viajar con su esposa embarazada a un pequeño pueblo muy concurrido. (¿Te imaginas tener que llevar a cabo un censo sin la ayuda de computadoras?) Además, Dios interviene cuando Herodes busca destruir al niño santo.

Esta no es la primera (ni la última) vez en la historia que Dios usa líderes políticos para lograr sus propósitos redentores y frustrar a aquellos que interfieren con sus planes. A lo largo de la historia de Israel, Dios ha levantado una nación tras otra para oprimir a Israel, con la esperanza de que su obstinada nación lo adore con las rodillas y el corazón doblados. También ha frustrado constantemente a los que han atacado a Israel contra su voluntad.

Que Dios obra dentro del gobierno se evidenció durante el período de exilio de Israel, cuando levantó a un funcionario tras otro para bendecir a Israel y a los que vivían en el exilio. Nabucodonosor fue uno de esos reyes. Después de ser humillado por Dios por su estúpido orgullo, el rey Nabucodonosor alabó a Dios por su soberanía en los asuntos humanos, “cuyo dominio es sempiterno, y su reino por todas las edades.  Todos los habitantes de la tierra son considerados como nada; y él hace según su voluntad en el ejército del cielo, y en los habitantes de la tierra, y no hay quien detenga su mano, y le diga: ¿Qué haces?” (Dan. 4: 34b-35) Nabucodonosor se había encontrado con el “Rey de Reyes”.

Así como Dios usó un decreto aparentemente arbitrario para trasladar a José y María a Belén para el nacimiento de Jesús, y así como Él frustró las malas intenciones de un gobernante, Dios puede estar usando el gobierno que Él ha puesto sobre ti para lograr propósitos que no puedes ver. Nuestro Dios es el Rey de reyes, por lo que puedes elegir confiar en la soberanía de tu gran Dios o vivir con miedo a un gobierno que no parece tener lo mejor en su corazón. Tu visión de Dios determinará si vives en paz o en tribulación.

¿Cuán grande es tu visión de Dios? ¿Es más grande que tu visión del gobierno?

Preguntas de la lectura cronológica de la Biblia de hoy (Lucas 1:39-80; 2:1-40; Mateo 1:18-25):

¿Qué entiende Elizabeth sobre el embarazo de María? ¿Cómo usa el Señor a Elizabeth para alentar a María y prepararla para los años venideros?


¿Qué revela la interacción del ángel con José acerca de Dios? ¿Sobre cómo Dios a menudo guía en el matrimonio? ¿Sobre el silencio de María?


¿Cómo la aparición de los pastores en Belén y las profecías de Simeón y Ana refuerzan la fe de José? ¿Qué revela esto acerca de Dios?

Dos Anuncios Que Moldearon la Historia

Por Iva May, 24 de septiembre

Traducido por Rocío López

#movimientodealfabetizacionbiblicacbt

Dios rompe cuatrocientos años de silencio cuando el ángel Gabriel se le aparece a un viejo sacerdote llamado Zacarías. El ángel informa a Zacarías que su oración, (para que su esposa estéril dé a luz un hijo), que ha orado durante muchos años, se ha escuchado: “Pero el ángel le dijo: Zacarías, no temas; porque tu oración ha sido oída, y tu mujer Elisabet te dará a luz un hijo, y llamarás su nombre Juan… E irá delante de él con el espíritu y el poder de Elías, para hacer volver los corazones de los padres a los hijos, y de los rebeldes a la prudencia de los justos, para preparar al Señor un pueblo bien dispuesto” (Lucas 1:13, 17).

Seis meses después, el mismo ángel se le aparece a una joven adolescente y le promete que, aunque es virgen, tendrá al Hijo que se sentará en el trono de David: “Entonces el ángel le dijo: María, no temas, porque has hallado gracia delante de Dios. Y ahora, concebirás en tu vientre, y darás a luz un hijo, y llamarás su nombre JESÚS. Este será grande, y será llamado Hijo del Altísimo; y el Señor Dios le dará el trono de David su padre; y reinará sobre la casa de Jacob para siempre, y su reino no tendrá fin.” (1:30-33).

Tanto Zacarías como María están impresionados y asustados por la aparición del ángel. Gabriel se dirige a sus diferentes miedos. Zacarías considera su vejez y el útero estéril de su esposa, y no cree hasta que Gabriel le asegure lo contrario. ¡La respuesta incrédula de Zacarías le costó la voz durante nueve meses!

María se maravilla ante el anuncio de Gabriel, ella está segura de que Dios mismo llenará su matriz, que Aquel que ha abierto la matriz estéril de Elizabeth puede entrar en la matriz de María: “porque nada hay imposible para Dios” (1:37). Aunque María cuestiona el “cómo” del nacimiento virginal, inmediatamente se aferra a la voluntad de Dios para su vida.

María se apresura a Judea para ver a Elizabeth. Su respuesta a la bendición de Elizabeth revela la razón por la que María había recibido y aceptado tan rápidamente el anuncio de Gabriel. Ella cita al menos veinticinco textos de Génesis, Éxodo, 1 Samuel, Salmos, Isaías y Habacuc (Lucas 1: 46-56). María interpreta el anuncio de Gabriel a la luz de lo que ella entiende acerca de Dios y sus promesas de redención registradas por los profetas de la antigüedad. El anuncio de Gabriel une las diversas piezas del Antiguo Testamento que María ya conoce. La alfabetización bíblica prepara a María para recibir el mensaje de Gabriel con alegría y tranquilidad.

Así es Dios. Sin titulares. Sin desfiles. Sin fanfarria. Solo dos anuncios, uno para un sacerdote mayor y otro para una joven virgen adolescente, interrumpen el tiempo y la vida de las personas, y cambian la historia. El hijo de Zacarías preparará a muchos israelitas para la venida del hijo de la virgen. El hijo de María salvará al pueblo de Dios de su pecado.

Preguntas de la lectura cronológica de la Biblia de hoy (Marcos 1:1; Lucas 1; 3:23-38; Juan 1:1-18; Mateo 1:1-17):

El Evangelio de Lucas comienza con el anuncio del nacimiento de Juan y pasa al nacimiento de Jesús, con la humanidad de Jesús, mientras que el Evangelio de Juan comienza con la deidad de Jesús antes de presentar a Juan el Bautista.

¿Qué establece el Evangelio de Juan con respecto a la identidad y misión de Jesús?

¿La identidad y misión de Juan el Bautista?

¿Cómo termina Juan su prólogo?

Un Libro Sin Censura, La Verdad Al Desnudo

Por Iva May, 23 de septiembre

Traducido por Rocío López

#movimientodealfabetizacionbiblicacbt

Los biógrafos e historiadores a menudo desinfectan la vida de aquellos sobre quienes escriben, dejando de lado los detalles sobresalientes que estropean el legado de una persona o personas. Dios no lo hace. La Biblia narra las naciones de Israel y Judá, y la imagen no es bonita. La rebelión, la idolatría, la inmoralidad sexual grosera, la opresión y la ruptura familiar y comunitaria se revelan en toda su fealdad.

Israel y Judá funcionan como un espejo para todos los demás pueblos, demostrando una verdad capturada por el salmista y el apóstol Pablo: “Como está escrito: No hay justo, ni aun uno; No hay quien entienda, No hay quien busque a Dios. Todos se desviaron, a una se hicieron inútiles; No hay quien haga lo bueno, no hay ni siquiera uno” (Sal. 14:1; Rom. 3:10). Sin la búsqueda de Dios por el hombre en la redención, el hombre no tiene esperanza alguna.

El pacto de amor de Dios por Israel se demuestra en como Él los busca para apartarlos del camino que conduce a la destrucción. Langostas llueven sobre Judá que, en cuestión de horas, devastan la tierra (Joel 1:4), y envía a Joel para entregar su mensaje a su pueblo ebrio de pecado (1: 5). Moisés había predicho la plaga de langostas como consecuencia de la continua desobediencia en las Bendiciones y Maldiciones (Deut. 28:38). Israel ha sido advertido con mil años de anticipación. Y ahora, ¡el juicio ha llegado!

Las langostas, como el pecado, amenazan con desmantelar a Israel como nación, y nada atrae la atención de las personas más rápidamente que la falta de alimentos. En respuesta a la invasión de langostas, Joel ordena a granjeros, sacerdotes y ancianos por igual que consagren un ayuno, convoquen una asamblea sagrada a la casa del Señor y clamen al Señor (1:11, 13-14), y a volverse hacia Él con todo su corazón (2:12). Joel alimenta la esperanza mientras señala a la gente hacia Aquel que es “misericordioso y clemente, tardo para la ira y grande en misericordia, y que se duele del castigo ¿Quién sabe si volverá y se arrepentirá y dejará bendición tras de él, esto es, ofrenda y libación para Jehová vuestro Dios? (2: 13-14). Para un pueblo arrepentido, Dios promete: “Y os restituiré los años que comió la oruga, el saltón, el revoltón y la langosta, mi gran ejército que envié contra vosotros.” (2:25).

Sin embargo, el juicio de las langostas palidece en comparación con el juicio venidero en el Día del Señor: “Porque he aquí que en aquellos días, y en aquel tiempo en que haré volver la cautividad de Judá y de Jerusalén, reuniré a todas las naciones, y las haré descender al valle de Josafat, y allí entraré en juicio con ellas a causa de mi pueblo” (Joel 3:1-2).

¡Hemos sido advertidos con más de 2500 años de anticipación!

Lo que Dios promete hacer por Israel arrepentido, lo hará por cualquier hombre arrepentido, hasta que sea demasiado tarde. ¡Esa es la verdad al desnudo!

Preguntas de la lectura cronológica de la Biblia de hoy (Malaquías 2:10 – 4:6; Joel 1:1 – 3:21):

Describa las relaciones comunales y matrimoniales de los exiliados. ¿Qué revela su ruptura interpersonal sobre su relación con Dios? Repasa 1 Juan 4:20.


¿Qué tienen en común los mensajes de Malaquías y Joel?


¿Qué revelan sus mensajes sobre Dios?


¿Qué esperanza tienen sus mensajes con respecto al futuro de Israel?

Palabras Finales

Por Iva May, 22 de septiembre

Traducido por Rocío López

#movimientodealfabetizacionbiblicacbt

Malaquías, el último de los profetas menores del Antiguo Testamento, proclama un mensaje final, ¡y no es bonito!

Malaquías se dirige al remanente que regresó de Babilonia para reconstruir Jerusalén y su templo. Aunque han logrado su objetivo, con el tiempo sus corazones se han alejado del Señor. Malaquías los llama así por su fracaso en volver a Él.

El libro de Malaquías puede dividirse en siete secciones, y cada sección trata de un tema:


MalaquíasTema
1:2-5A las personas quejumbrosas se les presenta el pacto de amor de Dios por ellas.
1:6-14Dios se deleita con ofrendas puras, y la gente lo ha deshonrado al ofrecer ofrendas defectuosas.
2:1-9Los sacerdotes han fallado en su deber de honrar el nombre del Señor.
2:10-16La institución establecida por Dios para asegurar la descendencia piadosa ha sido violada por el divorcio y los matrimonios mixtos.
2:17-3:5El Dios de la justicia actuará repentinamente al enviar a Su Mensajero para preparar el camino para Su juicio.
3:6-12Israel se ha alejado de su socio del pacto; la relación no puede restaurarse sin su regreso y arrepentimiento.
3:13-4:6Dios perdonará a los que le temen, pero juzgará a los impíos en el día de Jehová.




Malaquías confronta los mismos problemas abordados por los profetas anteriores:

  • Desobediencia y rebelión: “Desde los días de vuestros padres os habéis apartado de mis leyes, y no las guardasteis” (3:7).
  • La necesidad de arrepentimiento: “Volveos a mí, y yo me volveré a vosotros” (3:7).
  • El juicio venidero: “Porque he aquí, viene el día ardiente como un horno, y todos los soberbios y todos los que hacen maldad serán estopa; aquel día que vendrá los abrasará” (4:1).


    Aunque Israel ha regresado a su tierra y reconstruido su templo, su alejamiento de Dios demuestra un problema más profundo: necesitan nuevos corazones que el Nuevo Pacto ha prometido proporcionar.

    Preguntas de la lectura cronológica de la Biblia de hoy (Neh. 5:14-19; 12:27 – 13:31; Malaquías 1:1 – 2:9:

    ¿Qué caracteriza a Israel la dedicación de los muros de Jerusalén? ¿Qué revela esto acerca de un pueblo restaurado?


¿Cómo había ganado Tobías influencia en Jerusalén? ¿Cómo responde Nehemías a la presencia de Tobías y la violación del sábado? ¿Qué revela esto acerca de los tiempos en que los líderes piadosos están ausentes?


Describa los líderes espirituales confrontados por Malaquías. ¿Cómo lo han estado difamando ante los gentiles?

Líderes y su Consejo Asesor

Por Iva May, 21 de septiembre

Traducido por Rocío López

#movimientodealfabetizacionbiblicacbt

“Estos son los sacerdotes y levitas que subieron con Zorobabel hijo de Salatiel, y con Jesúa: Seraías, Jeremías, Esdras” (Neh. 12:1).

Zorobabel, nieto de Joaquín, (el rey de Israel que fue llevado en cautiverio y encarcelado durante 37 años), dirige a Judá durante el tiempo del regreso del exilio babilónico. Zorobabel dirige el primer grupo de cautivos de regreso a Jerusalén en 538 a. C. y comienza a reconstruir el Templo en el sitio antiguo. Zorobabel está estrechamente asociado con Jesúa, el sumo sacerdote post-exilio, y Esdras, un sacerdote levítico. Juntos, lideran la construcción del nuevo Templo, que se completa y se dedica alrededor de 516 a. C. El sistema de sacrificios se restablece 70 años después de la destrucción del primer Templo por los babilonios.

Con la bendición de Ciro (Esdras 1:1-2), Zorobabel y Jesúa, el sumo sacerdote, conducen al primer grupo de cautivos de regreso a Jerusalén. También devuelven los recipientes de oro y plata que Nabucodonosor había retirado del Templo.

Después de reconstruir la fundación del Templo en los primeros dos años, la construcción se detiene durante 17 años, en parte debido a la oposición y la interrupción de Tobías y sus seguidores. Impulsado por los profetas Hageo y Zacarías (Esdras 5:1-2), Zorobabel reanuda el trabajo en el Templo en el segundo año del reinado de Darío Hystaspes de Persia (Hageo 1:14-15), de quien recibe grandes subvenciones de dinero y materiales de Persia.

El Templo está terminado en cuatro años, alrededor de 516 a. C., y está dedicado con gran celebración (Esdras 6:15-19). Siguiendo las instrucciones de Dios, Hageo le promete a Zorobabel una bendición especial: “En aquel día, dice Jehová de los ejércitos, te tomaré, oh Zorobabel hijo de Salatiel, siervo mío, dice Jehová, y te pondré como anillo de sellar; porque yo te escogí” (Hageo 2:23).

Zorobabel sabe quién es en relación con el pasado: el desciende del rey David, y Dios le había prometido a David que nunca le faltaría un descendiente en su trono. La genealogía de Zorobabel, sin embargo, no se detiene aquí, sino que continúa en la genealogía de José, “Después de la deportación a Babilonia, Jeconías engendró a Salatiel, y Salatiel a Zorobabel. Zorobabel engendró a Abiud, Abiud a Eliaquim, y Eliaquim a Azor. Azor engendró a Sadoc, Sadoc a Aquim, y Aquim a Eliud. Eliud engendró a Eleazar, Eleazar a Matán, Matán a Jacob; y Jacob engendró a José, marido de María, de la cual nació Jesús, llamado el Cristo.” (Mateo 1:12-16. Ver también Lucas 3:27).

Esta escena revela una serie de verdades importantes sobre los líderes y su consejo:


  • Los líderes desconectados del pasado no comprenden su propósito en el presente.
  • Los líderes que entienden el pasado se rodean de hombres con ideas afines que confrontan sus vidas y los mantienen en la obra.
  • Los líderes que entienden el pasado y cumplen su propósito en el presente celebrarán con gran alegría cuando ven la gran historia que aún no se ha revelado en el futuro.


    Preguntas de la lectura cronológica de la Biblia de hoy (Neh. 11:1 – 12:26; 1 Crón. 9):

    Repasa Proverbios 16:33; 18:18. ¿Cómo deciden los exiliados que regresan quién morará en Jerusalén? ¿Qué revela esto sobre la toma de decisiones, la equidad y el mantenimiento de una comunidad unificada?

Alfabetización Bíblica y la Vitalidad Espiritual

Por Iva May, 20 de septiembre

Traducido por Rocío López

#movimientodealfabetizacionbiblicacbt

Esdras reúne a toda la congregación y les lee el Libro de la Ley todas las mañanas durante siete días. Lloran mientras procesan lo que oyen. Nehemías señala que no es tiempo de llorar, sino de celebrar, porque “porque habían entendido las palabras que les habían enseñado.” (Neh. 8:12).

Algunas semanas después, los líderes se reúnen para consagrarse al Señor. Leyeron nuevamente el Libro de la Ley y “confesaron sus pecados y las iniquidades de sus padres” (9:2).

Esdras responde con una oración que relató la historia de Israel. Cuatro veces en la oración de Esdras se refiere al rechazo de Israel de la Palabra de Dios:


  • Esdras se refiere a la desobediencia de Israel durante la Era del Éxodo: “Y sobre el monte de Sinaí descendiste, y hablaste con ellos desde el cielo, y les diste juicios rectos, leyes verdaderas, y estatutos y mandamientos buenos. . . Mas ellos y nuestros padres fueron soberbios, y endurecieron su cerviz, y no escucharon tus mandamientos” (9: 13,16, énfasis agregado)
  • Esdras resalta el rechazo de Israel a la palabra de Dios en la Era de los Jueces: “humillaste delante de ellos a los moradores del país. . . Pero te provocaron a ira, y se rebelaron contra ti, y echaron tu ley tras sus espaldas” (9:24, 26, énfasis agregado).
  • Esdras le recuerda a Israel las advertencias de Dios a través de los profetas a lo largo de la Era del Reino y la Era del Reino Dividido, “Pero una vez que tenían paz, volvían a hacer lo malo delante de ti, por lo cual los abandonaste en mano de sus enemigos que los dominaron; pero volvían y clamaban otra vez a ti, y tú desde los cielos los oías y según tus misericordias muchas veces los libraste. Les amonestaste a que se volviesen a tu ley; mas ellos se llenaron de soberbia, y no oyeron tus mandamientos” (9:28-29, énfasis agregado).
  • Esdras incluye a todos los hombres de Israel en su acusación: “Nuestros reyes, nuestros príncipes, nuestros sacerdotes y nuestros padres no pusieron por obra tu ley, ni atendieron a tus mandamientos y a tus testimonios con que les amonestabas.” (9:34)


    La oración de Esdras termina con una nota triste: “He aquí que hoy somos siervos; henos aquí, siervos en la tierra que diste a nuestros padres para que comiesen su fruto y su bien.Y se multiplica su fruto para los reyes que has puesto sobre nosotros por nuestros pecados, quienes se enseñorean sobre nuestros cuerpos, y sobre nuestros ganados, conforme a su voluntad, y estamos en grande angustia.” (9:36-37). El recital de Esdras de la historia de Israel demuestra que la vitalidad espiritual del pueblo de Dios está directamente relacionada con su conocimiento y obediencia a la Palabra de Dios.

    Esta escena revela una serie de verdades importantes sobre la alfabetización bíblica:

  • Los que rechazan la Palabra de Dios rechazan la bendición de Dios; sin la bendición de Dios la gente se convertirá en esclava. Cumplen la advertencia de las bendiciones y maldiciones que Moisés registró en Deut. 28:47-48, “ Por cuanto no serviste a Jehová tu Dios con alegría y con gozo de corazón, por la abundancia de todas las cosas,  servirás, por tanto, a tus enemigos que enviare Jehová contra ti…”
  • Cada generación de líderes es responsable de enseñar la Palabra de Dios a sus hijos. De lo contrario, se crea un efecto dominó que dura por generaciones.
  • La vitalidad espiritual del pueblo de Dios se basa en su alfabetización bíblica.



    Preguntas de la lectura cronológica de la Biblia de hoy (Neh. 8:13 – 10:39):

    Repase Levítico 23:33-43. ¿Para qué serviría celebrar la Fiesta de los Tabernáculos anualmente?


¿Cuánto tiempo había pasado desde que Israel había celebrado la Fiesta de los Tabernáculos? ¿Cómo contribuyó la falta de celebración de esta fiesta a la decadencia espiritual de Israel?


En Nehemías 9:5-38, la historia de Israel se relata en su audiencia. Observe las eras de Creación, Patriarca, Conquista, Jueces, Reino y Reino dividido, y Cautiverio mientras lee. Describa la situación actual de Israel al final de su historia.


Repase Deuteronomio 4:1-14. ¿Cómo promueve la alfabetización bíblica a Israel como nación?

Escuela Bíblica al Aire Libre

Por Iva May, 19 de septiembre

Traducido por Rocío López

#movimientodealfabetizacionbiblicacbt

“Y el sacerdote Esdras trajo la ley delante de la congregación, así de hombres como de mujeres y de todos los que podían entender, el primer día del mes séptimo. Y leyó en el libro delante de la plaza que está delante de la puerta de las Aguas, desde el alba hasta el mediodía, en presencia de hombres y mujeres y de todos los que podían entender; y los oídos de todo el pueblo estaban atentos al libro de la ley.” (Neh. 8:2-3).

Para muchas personas, las buenas intenciones de leer la Biblia comienzan en Génesis y terminan en algún lugar de los primeros capítulos de Levítico, donde rápidamente se atascan en las leyes dietéticas. ¡Es una vergüenza! Es en este punto donde el interés de Dios por el bienestar físico, social y espiritual de su pueblo se vuelve extremadamente evidente. Luego está el libro de Números, que describe los cuarenta años deambulando por el desierto, y finalmente el libro de Deuteronomio.

Deuteronomio cubre mucho terreno:

  • Varias batallas importantes
  • La entrega de los diez mandamientos
  • Instrucciones sobre la interacción comunitaria (comportamiento sexual, ciudades de refugio, herencia, hijos rebeldes, matrimonio)
  • Instrucciones sobre eventos futuros anticipados en la vida de Israel
  • Profecías con respecto al Mesías: el Profeta que vendrá después de Moisés
  • Estatutos sobre el culto (fiestas, ofrendas, etc.)
  • Principios que rigen la guerra, los cautivos, etc.
  • Las bendiciones y maldiciones
  • Discurso de despedida de Moisés
  • Ordenación de Josué como el nuevo líder de Israel

    Muchos en la iglesia de hoy saben un poco sobre los Evangelios y las epístolas de Pablo, pero poco del Libro de la Ley de Moisés. Larry Crabb, al comentar sobre la necesidad de conocer la historia de Dios, dice: “En el 2006, después de conocer a Jesús durante medio siglo, después de años de participación activa en la iglesia, me di cuenta que conocía fragmentos de la verdad bíblica, muchos principios y mucha doctrina, pero no sabía la historia que contaba”. Además describe las peligrosas consecuencias de no conocer la Biblia y su historia completa: “Sin la verdad de la historia, coquetearé con el ateísmo, lucharé con la incredulidad, oraré sin pasión (excepto tal vez la ira), permaneceré dedicado a mi historia y continuaré en una desesperada adicción a mí mismo”. ¡Eso es exactamente lo que le pasó a Israel!

    Esdras lidera a Israel en un curso intensivo, una gran escuela bíblica de vacaciones, en alfabetización bíblica. Durante siete días, Israel se para y escucha la lectura de Génesis, Éxodo, Levítico, Números y Deuteronomio. Mientras escuchan, comienzan a llorar al comprender las promesas de Dios a su pueblo, su historia de rebelión y la misericordia de Dios. ¡La historia de Dios es tan poderosa!

    Pocos hoy conocen la historia de Dios. Nuestra cultura sufre por nuestra falta de alfabetización bíblica. Es tiempo de que el pueblo de Dios abra sus Biblias y aprenda Su historia.

    Preguntas de la lectura cronológica de la Biblia de hoy (Neh. 7:4 – 8:12):

    ¿Por qué la gente construye una plataforma para que Esdras se pare?


¿Cómo muestra la gente su reverencia hacia Esdras y la proclamación de la Palabra?