Rectitud y Verdad

Por Iva May, 7 de julio

Traducido por Rocío López

#movimientodealfabetizacionbiblicacbt

La rectitud y la justicia se originan en Dios. A excepción de la interacción de Dios con su pueblo Israel, el mundo no puede conocer la rectitud y la justicia. Sin la revelación de Dios de sí mismo a Israel, abunda el egoísmo y la explotación. Privados de la revelación de Dios de sí mismo, todo el mundo abraza la idolatría y la exalta.

Dios ha elegido a Israel, a través de quien todas las naciones verán su rectitud y justicia. Sí, el mundo puede ver toda su creación y ver su obra, pero es a través de Israel que su justicia y verdad se muestran a las naciones. Dios ha ordenado que a través de los descendientes de Abraham “todas las familias de la tierra serán bendecidas” (Gn. 12:3). La proclamación de la grandeza del Dios de Israel le da esperanza al mundo y hace retroceder los límites de la oscuridad.

Israel falla en la mayordomía que le ha sido dada. Diez tribus se separan de la nación y abrazan la idolatría. Dios envía a Oseas para anunciar un juicio inminente, pero Israel hace oídos sordos. Judá se acerca peligrosamente al borde de entregarse totalmente a la idolatría de las naciones que la rodean cuando Ezequías la desvía de su rumbo.

En el Salmo 96, el salmista se regocija por que la grandeza de Dios debe ser proclamada a todos los pueblos de la tierra. Todos deben escuchar al gran Dios de Israel:

  • “Porque grande es Jehová, y digno de suprema alabanza; temible sobre todos los dioses.Porque todos los dioses de los pueblos son ídolos; pero Jehová hizo los cielos.” (96: 4-5).
  • “Tributad a Jehová, oh familias de los pueblos, dad a Jehová la gloria y el poder” (96:7).
  • “Adorad a Jehová en la hermosura de la santidad; temed delante de él, toda la tierra.” (96: 9).
  • “Decid entre las naciones: Jehová reina. También afirmó el mundo, no será conmovido” (96:10).
  • “Delante de Jehová que vino; porque vino a juzgar la tierra. Juzgará al mundo con justicia, y a los pueblos con su verdad” (96:13).

Israel falló en la mayordomía que se le dio y ese mayordomo ha pasado, como el bastón en una carrera de relevos, a la iglesia. El trabajo no está completo para que todos los pueblos de la tierra escuchen de su justicia y verdad.

Preguntas de la lectura bíblica cronológica de hoy (Sal. 92-97):

¿Qué enseñan los Salmos 92, 93, 96 y 97 acerca de Dios y lo que significa adorarlo?

¿Qué enseña el Salmo 94 acerca de los justos y los malvados?

La Búsqueda de la Felicidad

Por Iva May, 6 de julio

Traducido por Rocío López

#movimientodealfabetizacionbiblicacbt

“Bienaventurado el varón que no anduvo en consejo de malos, ni estuvo en camino de pecadores, ni en silla de escarnecedores se ha sentado; sino que en la ley de Jehová está su delicia, y en su ley medita de día y de noche” (Sal. 1:1-2).

Una pasión por conocer a Dios a través de meditar en su Palabra. Felicidad. Los dos van de la mano. El que medita en Dios a través de Su Palabra “Será como árbol plantado junto a corrientes de aguas, que da su fruto en su tiempo, y su hoja no cae; y todo lo que hace, prosperará” (Salmo 1: 3).

Seis de los Salmos comienzan con las palabras “Bienaventurado (o qué feliz) es el hombre…” (Sal. 1; 32; 41; 112; 119; 128). Y al menos otros ocho Salmos describen al hombre que es bendecido o feliz (2:12; 32:12; 34: 8; 40: 4; 84: 4-5, 12; 89:15; 94:12; 106: 3). En cada uno de estos salmos, la Palabra de Dios juega un papel central en la vida del hombre “bendito” o “feliz”.

El escritor del Salmo 1 entiende que la felicidad genuina se encuentra en la alineación con Dios, su Palabra y sus propósitos para su vida, no en la búsqueda de su propio camino. Estos versos revelan varias verdades sobre la felicidad:

  • Deleitarse en la Palabra de Dios es deleitarse en Dios mismo. Obedecer sus instrucciones es beber de la fuente de la vida, el “árbol plantado junto a corrientes de aguas”, y experimentar la vitalidad espiritual.
  • La felicidad genuina es un estado del corazón, vitalidad espiritual, no el estado de las emociones. Por lo tanto, las emociones no son medidores fiables de la felicidad. La paz que impregna el corazón y la mente puestos en Dios y su palabra supera la felicidad emocional.
  • El hombre que escucha el consejo de los malvados puede encontrar una felicidad temporal mientras complace las demandas de la carne, pero ese “alto” emocional inicial pronto pudre el alma y conduce a la muerte: “el camino de los impíos perecerá” (1 : 6b).
  • La batalla por las almas de los hombres no ha cambiado desde el jardín del Edén. La “cosa” prohibida que el mundo promete traer felicidad (obtener lo que los ojos ven y lo que el apetito quiere, y vivir independientemente de Dios y su Palabra) “produce su fruto en su tiempo”. Siempre promete lo que no puede ofrecer, paz y alegría, pero solo produce miedo, vergüenza, culpa y, finalmente, la muerte.
  • Los malos, la mayoría de las veces, superan a los justos. Por lo tanto, es una batalla para resistir la corriente de la opinión pública y, en cambio, apropiarse de la Palabra de Dios.

El enemigo es un ilusionista: transforma el mal en bien al anunciar falsamente la felicidad, la mayoría como lo correcto, y hacer que el bien parezca aburrido e insatisfactorio. Deleitándose en la Palabra día y noche, los justos pueden detectar al enemigo detrás de la ilusión y correr.

Preguntas de la lectura bíblica cronológica de hoy (Sal. 1; 2; 10; 33; 71; 91):

¿Qué revela el Salmo 2 sobre la naturaleza humana y cómo debería funcionar un buen gobierno?

¿Qué revela el Salmo 10 sobre los hombres malvados? ¿Cómo deben responder los justos a los malvados?

Describe el contraste entre los malvados en el Salmo 10 y los justos en el Salmo 33, el Salmo 71 y el Salmo 91.

El rey del Rey

Por Iva May, 5 de julio

Traducido por Rocío López

#movimientodealfabetizacionbiblicacbt

Josafat se había aliado con Israel para ayudarles a derrotar a los arameos. Dios lo reprendió a través de un profeta: “¿Al impío das ayuda, y amas a los que aborrecen a Jehová?” (2 Crónicas 19:2). Josafat regresó al SEÑOR y designó a los levitas para que juzgaran a la gente en toda la tierra según la ley de Dios, los mandatos, los decretos y las ordenanzas (2 Cr. 19:10).

Cuando Josafat se enfrentó al vasto ejército contrario, clamó al Gran Rey. Oró de acuerdo a la oración que su bisabuelo, Salomón, oró en la dedicación del templo: “Si mal viniere sobre nosotros, o espada de castigo, o pestilencia, o hambre, nos presentaremos delante de esta casa, y delante de ti (porque tu nombre está en esta casa), y a causa de nuestras tribulaciones clamaremos a ti, y tú nos oirás y salvarás” (2 Cr. 20:9). Él confesó su total dependencia del SEÑOR para proteger a Judá: “¡Oh Dios nuestro! ¿No los juzgarás tú? Porque en nosotros no hay fuerza contra tan grande multitud que viene contra nosotros; no sabemos qué hacer, y a ti volvemos nuestros ojos.” (20:12). Dios envió a Benaía para animar a Josafat: “no es vuestra la guerra, sino de Dios” (20:15).

Basándose en la promesa del profeta, Josafat ordenó a los hombres que cantaran al SEÑOR y él “Jehová puso contra los hijos de Amón, de Moab y del monte de Seir, las emboscadas de ellos mismos que venían contra Judá,” (20:22). Dios derrotó al enemigo. Judá tardó tres días en saquear su equipo, ropa y objetos de valor. El cuarto día alabaron al SEÑOR. Regresaron alegremente a Jerusalén y alabaron al SEÑOR en el templo que llevaba Su Nombre.

Los Salmos 47 y 48 demuestran que aquellos que entienden la sumisión, los reyes que pertenecen al Rey, ven como Dios actúa en su nombre:

  • “Porque Jehová el Altísimo es temible; rey grande sobre toda la tierra” (Sal. 47: 2)
  • “Reinó Dios sobre las naciones; se sentó Dios sobre su santo trono.” (47: 8)
  • “Hermosa provincia, el gozo de toda la tierra, es el monte de Sion, a los lados del norte, la ciudad del gran Rey.” (48: 2)

La sumisión de Josafat al Señor, como rey del Rey, lo prepara para enfrentar al vasto ejército de moabitas y amonitas, junto con algunos de otros países, ya que se oponen a Judá. Esos reyes ven a Dios en medio de su pueblo; “Porque he aquí los reyes de la tierra se reunieron; pasaron todos.Y viéndola ellos así, se maravillaron, se turbaron, se apresuraron a huir.Les tomó allí temblor; dolor como de mujer que da a luz. Con viento solano quiebras tú las naves de Tarsis.” (48:4-7). El Salmo 48 también captura la esencia del avivamiento de Ezequías al conectarlo con la presencia del Señor en el templo de la ciudad donde moraba Su Nombre.

El mundo tiene esperanza cuando el pueblo de Dios confía en Él para defenderlos. Dios no necesita lo que el hombre puede hacer para defenderse. Tampoco el mundo necesita lo que el pueblo de Dios puede hacer para defenderse. El hombre necesita lo que Dios puede hacer para defender a quienes confían en él. Cuando Él defiende a su pueblo, el mundo llega a saber que Dios es el Gran Rey.

Siempre es del tamaño de Dios cuando te sientes pequeño y tu batalla es grande. ¡Sométete al gran Rey sobre toda la tierra!

Preguntas de la lectura bíblica cronológica de hoy (Sal. 47-49; 84; 85; 87):

¿Qué revelan los Salmos en la lectura de hoy acerca de quién es Dios para aquellos que confían en Él?

¿Qué comunican estos Salmos acerca del cuidado de Dios para Jerusalén, la ciudad y Judá, la nación?

Perdiendo Batallas y Manteniendo la Esperanza

Por Iva May, 4 de julio

Traducido por Rocío López

#movimientodealfabetizacionbiblicacbt

Incluso el rey David perdió batallas militares, escaramuzas con el enemigo. El Salmo 44 demuestra cómo el rey piadoso de Israel sostiene la esperanza después de la derrota militar:

Se recuerda a sí mismo de las poderosas liberaciones de Dios en el pasado: “Oh Dios, con nuestros oídos hemos oído, nuestros padres nos han contado, la obra que hiciste en sus días, en los tiempos antiguos” (44:1).

Él acredita la entrada de Israel en la tierra de Canaán a Dios, “Porque no se apoderaron de la tierra por su espada, ni su brazo los libró; sino tu diestra, y tu brazo, y la luz de tu rostro, porque te complaciste en ellos” (44:3).

Él confirma al Dios del pasado como el Dios del presente y se somete a Él: “Tú, oh Dios, eres mi rey; manda salvación a Jacob” (44: 4).

Él atribuye el éxito militar a Dios: “Porque no confiaré en mi arco, ni mi espada me salvará” (44: 6).

Admite la derrota que experimenta: “Pero nos has desechado, y nos has hecho avergonzar; y no sales con nuestros ejércitos” (44:9). “Porque nuestra alma está agobiada hasta el polvo, y nuestro cuerpo está postrado hasta la tierra” (44:25).

Busca la causa y expresa desconcierto: “Si nos hubiésemos olvidado del nombre de nuestro Dios, o alzado nuestras manos a dios ajeno.” (44:20).

Él persevera en la oración, “Despierta; ¿por qué duermes, Señor? Despierta, no te alejes para siempre.” (44:23).

Basa su oración en la misericordia de Dios: “Levántate para ayudarnos, y redímenos por causa de tu misericordia” (44:26).

El fracaso viene en todas las formas y tamaños: financiero, de salud, familiar, sexual, social, etc. Los luchadores por la justicia no se rinden ni se dan por vencidos; se levantan. Siguen buscando al Señor. Se niegan a hacer planes, a comprometerse o a dudar del amor de Dios. Reconocen que la derrota en esta vida sucede. Reconocen que una batalla perdida no refuta el amor de Dios, al igual que la victoria continua no siempre prueba el amor o el favor de Dios.

¡No te rindas! ¡Levántate! Enfócate y confía en el amor inquebrantable de Dios. Clamad a él. Y, por último, ¡vuelve al ataque contra el enemigo!

Preguntas de la lectura bíblica cronológica de hoy (Sal. 42-46)

Los Salmos 42 y 43 capturan el corazón y el enfoque de una persona desanimada y deprimida. ¿Cómo se enfrenta el salmista a su desesperación? ¿Qué revela este salmo sobre la depresión y cómo tratar la depresión?

El salmo 45 es un salmo mesiánico. Describe al Mesías y su novia.

Los Salmos revelan el mecanismo interno de aquellos que buscan caminar con Dios en medio de un mundo caído. ¿Qué revela el Salmo 46 sobre el miedo y su antídoto?

Un Buen Consejo Materno

Por Iva May, 3 de julio

Traducido por Rocío López

#movimientodealfabetizacionbiblicacbt

El libro de Proverbios se cierra con una advertencia maternal cuádruple para su hijo real:

Deseo – La madre del rey advierte al rey contra la promiscuidad. Ella declara: “No des a las mujeres tu fuerza, Ni tus caminos a lo que destruye a los reyes” (31:3). Las adicciones sexuales arruinan a los hombres sin restricciones, hombres cuyas vidas giran en torno a su apetito sexual.

Bebida: Noé tuvo una buena razón para adormecer la terrible pérdida que experimentó cuando el mundo, como él lo conocía, se ahogó en la inundación. Él se embriago. La madre del rey reconoce el poder que tiene el alcohol para adormecer temporalmente la pérdida: ” Dad la sidra al desfallecido, y el vino a los de amargado ánimo. Beban, y olvídense de su necesidad, y de su miseria no se acuerden más.” (31:6-7). Sin embargo, advierte a su hijo el rey, de la influencia negativa del alcohol: “No es de los reyes, oh Lemuel, no es de los reyes beber vino,
Ni de los príncipes la sidra; No sea que bebiendo olviden la ley, y perviertan el derecho de todos los afligidos.” (31:4-5). De la misma manera que el alcohol adormece el dolor de quienes están angustiados, también entorpece la capacidad de juzgar las cosas correctamente.

Defensa: los que ocupan puestos de poder a menudo olvidan a los “hombres indefensos”. La madre del rey advierte a su hijo que defienda a los que no tienen voz: “Abre tu boca por el mudo
En el juicio de todos los desvalidos. Abre tu boca, juzga con justicia, Y defiende la causa del pobre y del menesteroso” (31: 8-9).

Delicia: esta maravillosa madre ilumina a su hijo sobre las ventajas de elegir sabiamente en el asunto de una esposa. Ella será una de sus mayores ventajas. Las ideas de esta madre incluyen esperar a Dios por la esposa correcta (la palabra “encontrar” en los medios originales para encontrar en el camino, en lugar de buscar), esperando que sea una mujer de valor (“virtuosa” habla de fortaleza y coraje), liberándola para manejar los asuntos (compra y vende, administra negocios y lidera la familia) y confía en ella con las finanzas. A cambio, ella cría hijos piadosos, elogia a su esposo y honra al Señor como una mujer de Dios (31:10-31).

Estos cuatro desafíos reflejan el corazón de una madre que se preocupa lo suficiente por su hijo para enseñarle “No” al egocentrismo y “Sí” al autocontrol. El hijo que presta atención a la advertencia de esta madre camina sabia y positivamente e impacta tanto a su generación como a las generaciones futuras.

Preguntas de la lectura bíblica cronológica de hoy (Prov. 30 – 31):

Describa las advertencias que acompañan tanto a la riqueza como a la pobreza en las solicitudes mencionadas en 30: 7-9. ¿Qué revela esto sobre la riqueza y la pobreza?

¿Qué verdades extrae el escritor de sabiduría al observar la naturaleza, con respecto a la satisfacción, el misterio, las personas insoportables, las cosas pequeñas y el orgullo?

¿Qué revela Proverbios 31 acerca de la visión de Dios sobre las mujeres?

La Miel y la Tentación Sexual

Por Iva May, 2 de julio

Traducido por Rocío López

#movimientodealfabetizacionbiblicacbt

“El hombre saciado desprecia el panal de miel; pero al hambriento todo lo amargo es dulce. Cual ave que se va de su nido, tal es el hombre que se va de su lugar.” (Prov. 27:7-8).

Anteriormente en Proverbios, el escritor de sabiduría advierte a los hombres acerca de las mujeres adúlteras o indiscretas. También le ruega a los esposos que acudan a sus propias esposas para la satisfacción sexual: “Bebe el agua de tu misma cisterna, y los raudales de tu propio pozo. . . Sea bendito tu manantial, Y alégrate con la mujer de tu juventud, como cierva amada y graciosa gacela. Sus caricias te satisfagan en todo tiempo, y en su amor recréate siempre.” (5:15, 18-19).

La explotación sexual caracteriza a los que viven fuera de la presencia de Dios. La cultura de Caín era una cultura de explotación sexual (poligamia – Gen. 4:19-23). Hombres poderosos reunieron grandes harenes (Faraón – Génesis 12; Abimelec – Génesis 20). El Señor advirtió a la nación de Israel contra el pecado sexual (Lev. 18), pero, poco después de la muerte de Josué, Israel abrazó el pecado sexual junto con la idolatría. El rey Salomón aprendió una dura lección con respecto a la explotación sexual: “Y he hallado más amarga que la muerte a la mujer cuyo corazón es lazos y redes, y sus manos ligaduras. El que agrada a Dios escapará de ella; mas el pecador quedará en ella preso.” (Ecl. 7:26).

Los compradores inteligentes compran con el estómago lleno. Los compradores hambrientos gastan más dinero y compran impulsivamente, mientras que aquellos que acaban de comer tienen menos probabilidades de comprar impulsivamente. (Esto hace que uno se pregunte si la serpiente se acercó a Adán y Eva a la hora de la cena).

Pablo instruye a las mujeres mayores a enseñar a las mujeres más jóvenes “a amar a sus esposos” (Tito 2: 4-5). Amar al esposo incluye satisfacer sus necesidades sexuales. Las esposas que satisfacen las necesidades sexuales de sus esposos les ayudan regularmente en la batalla por la pureza moral en un mundo que estimula los apetitos sexuales. Las esposas son la única salida justa que tienen los esposos. Los hombres deben disciplinarse, deben practicar el autocontrol y acudir a sus esposas para obtener placer sexual. Las esposas deben ser deseables y disponibles para sus propios maridos.

La sabiduría enseña a los hombres a negarse a sí mismos cada trampa de miel y a recurrir a sus esposas. ¡La sabiduría enseña a las mujeres a cuidar de sus hombres!

Preguntas para la lectura bíblica cronológica de hoy (Prov. 25-29):

Resuma lo que estos capítulos enseñan sobre lo siguiente:

Reyes y líderes sabios y sus seguidores.

El sabio y el necio.

Los ricos y los pobres.

Interacción social responsable

Cuando el Avivamiento Estalla

Por Iva May, 1 de julio

Traducido por Rocío López

#movimientodealfabetizacionbiblicacbt

El liderazgo decisivo y piadoso de Ezequías aleja a Judá de experimentar las maldiciones del pacto a disfrutar del derramamiento de las bendiciones del pacto (Deut. 28). Bajo el liderazgo de Ezequías, Judá experimenta un avivamiento.

Este avivamiento ocurre en Judá cuando Ezequías:

Reconoce la realidad espiritual (2 Cron. 29:1-19)

Ezequías conecta los puntos de la opresión de su reino bajo los asirios a la condición espiritual actual de Judá: ” Por tanto, la ira de Jehová ha venido sobre Judá y Jerusalén, y los ha entregado a turbación, a execración y a escarnio, como veis vosotros con vuestros ojos. Y he aquí nuestros padres han caído a espada, y nuestros hijos, nuestras hijas y nuestras mujeres fueron llevados cautivos por esto.” (29:8-9). Ezequías galvaniza a los sacerdotes para que hagan su trabajo: reparan el templo y eliminan toda la contaminación del santuario.

Le recuerda a Judá la seriedad del pecado (29:20-35)

Ezequías reúne a los funcionarios de la ciudad para que se unan a él y ofrece “Y presentaron siete novillos, siete carneros, siete corderos y siete machos cabríos para expiación por el reino, por el santuario y por Judá.” (29:21). La restauración del sistema de sacrificios le recuerda a Judá el costo del pecado y la gracia y la misericordia de Dios.

Se regocija en el Señor (29:39, 36)

Al igual que su antepasado David, Ezequías no se avergüenza de MPA (muestra pública de afecto): “Y cuando acabaron de ofrecer, se inclinó el rey, y todos los que con él estaban, y adoraron” (29:29); “Y se alegró Ezequías con todo el pueblo, de que Dios hubiese preparado el pueblo; porque la cosa fue hecha rápidamente.” (29:36).

Vuelve al SEÑOR (2 Cron. 30)

Ezequías llama a todo Israel y a Judá a celebrar la Pascua para demostrar su regreso al SEÑOR, “Hijos de Israel, volveos a Jehová el Dios de Abraham, de Isaac y de Israel, y él se volverá al remanente. . . No seáis como vuestros padres y como vuestros hermanos, que se rebelaron contra Jehová el Dios de sus padres, y él los entregó a desolación, como vosotros veis. No endurezcáis, pues, ahora vuestra cerviz como vuestros padres; someteos a Jehová” (30: 6b-8). Como resultado, “Y se reunió en Jerusalén mucha gente para celebrar la fiesta solemne de los panes sin levadura en el mes segundo, una vasta reunión.” (30:13).

Ezequías ora por la gente: “Jehová, que es bueno, sea propicio a todo aquel que ha preparado su corazón para buscar a Dios… Y oyó Jehová a Ezequías, y sanó al pueblo” (30:18-20).

Dios siempre levanta y usa a un líder que se dirige al Señor con todo su corazón y guía a los que lo siguen a hacer lo mismo.

Preguntas de la lectura bíblica cronológica de hoy (2 Crónicas 29-31):

¿Qué revela la reapertura del templo con Ezequías y la restauración del sistema de sacrificios sobre el estado espiritual de Israel?

Repasa Éxodo 12: 17-20. ¿Cómo contribuyó la falta de una celebración anual de la Pascua a la declinación espiritual de Israel?

Viendo de Lejos, Viendo de Cerca

Por Iva May, 30 de junio

Traducido por Rocío López

#movimientodealfabetizacionbiblicacbt

Isaías pronuncia el juicio de Jehová sobre Babilonia y Moab por su orgullo y rebelión. Estas naciones nunca han pertenecido al Señor; nunca han sido seguidores del verdadero Dios; nunca han tenido copias de la Palabra de Dios; nunca han tenido verdaderos sacerdotes de Israel; y (a excepción del momento en que estuvieron bajo el reinado de David como estados vasallos) nunca han sabido mucho sobre el Dios de Israel. Sin embargo, el SEÑOR, el Dios de Israel, presume anunciar el juicio de estas naciones.

¿Por qué Dios anuncia sus juicios sobre estas y otras naciones vecinas? Por dos razones claras:

  • Para demostrar a su pueblo (y a todo el mundo) su poder para cumplir sus declaraciones proféticas, y
  • Para recordar a todas las naciones que Él es el único Dios verdadero a quien pertenecen todas las naciones y todos los pueblos.

Isaías profetiza de la destrucción de Babilonia; pasan muchos años, pero el día llega cuando la gran ciudad de Babilonia es aniquilada y sus ruinas se asientan bajo las arenas junto al borde del río. El orgullo de Moab está verdaderamente destruido. Los moabitas se pierden finalmente como nación y se dispersan entre otros grupos de personas. Cuando Isaías profetiza, ambos grupos de personas están en su apogeo de poder y pompa, pero dentro de algunos siglos ambos están en el montón de cenizas de la historia. La palabra de Dios se hace realidad.

Sin embargo, lo más importante es que a ambas naciones se les advierte que las deidades que adoran son ídolos impotentes, dioses falsos como los dioses de todas las naciones de hoy. Un día todos se doblarán ante el Señor, quien se revela a Israel y finalmente se revela a sí mismo como el Dios-hombre, Jesucristo.

Isaías advierte sobre el Día del Señor (Is. 13: 9), un día en el que Dios vendrá a desolar la tierra y destruir a los pecadores en ella. El Día del Señor traerá a todas las naciones bajo el juicio final del verdadero Dios; todos los dioses falsos serán expuestos como impotentes, y todos sus seguidores se avergonzarán. Israel y Judá no han honrado ni exaltado al verdadero Dios, por lo que serán juzgados por su fracaso. Pero su deshonra de ninguna manera disminuye la gloria y la verdad de Dios; todas las naciones se presentarán ante el Dios viviente, el Señor que se ha revelado en la Biblia.

Preguntas de la lectura bíblica cronológica de hoy (2 Reyes 16:19-20; 2 Crónicas 28:26-27; Isaías 13:1 – 16:14):

¿A quién atribuye Isaías el poder detrás de la maldad de las naciones? (14:12)

¿Qué revelan los mensajes de Isaías contra las naciones de su época acerca de Dios?

La Canción Más Triste de Todas

Por Iva May, 29 de junio

Traducido por Rocío López

#movimientodealfabetizacionbiblicacbt

Las canciones comunican valores, ideologías, amor, humor, dolor y, en el caso de Isaías, problemas, problemas con Israel. Usando la analogía de una viña, Isaías describe el amor del SEÑOR por Israel y su respuesta a su amor.

El SEÑOR ha situado su viña en una ladera fértil, donde la cavó y la despejó de piedras. Lo ha cubierto y construido una torre de vigilancia en medio. Ha cortado un lagar con la expectativa de una gran cosecha. La viña tiene todas las ventajas para el éxito: “¿Qué más se podía hacer a mi viña, que yo no haya hecho en ella?” (Is. 5:4).

Lamentablemente, la viña nunca rinde la cosecha esperada: “Esperaba juicio, y he aquí vileza; justicia, y he aquí clamor.” (5:7). Luego, Dios quita el seto, rompe el muro, retira la lluvia y convierte el viñedo en un páramo.

La Canción de la Viña contiene seis males que han precedido a la calamidad de Israel:

  • Su construcción de grandes casas y finas mansiones (5: 8-10).
  • Su interminable bebida y fiesta, “!Ay de los que se levantan de mañana para seguir la embriaguez; que se están hasta la noche, hasta que el vino los enciende!” (5:11).
  • Su negativa a creer que serán destruidos, “!Ay de los que traen la iniquidad con cuerdas de vanidad, y el pecado como con coyundas de carreta, los cuales dicen: Venga ya, apresúrese su obra, y veamos; acérquese, y venga el consejo del Santo de Israel, para que lo sepamos!” (5:18-19).
  • Su redefinición del bien y el mal, “!Ay de los que a lo malo dicen bueno, y a lo bueno malo; que hacen de la luz tinieblas, y de las tinieblas luz; que ponen lo amargo por dulce, y lo dulce por amargo!” (5:20).
  • Su exaltación de la sabiduría humana, “¡Ay! de los sabios en sus propios ojos, y de los que son prudentes delante de sí mismos.” (5:21).
  • Su abuso de la justicia, “los que justifican al impío mediante cohecho, y al justo quitan su derecho” (5:23).

Estos seis males son sintomáticos de la salida de Israel de la alfabetización bíblica; “porque desecharon la ley de Jehová de los ejércitos, y abominaron la palabra del Santo de Israel” (5:24). Por lo tanto, el Señor silba e invita a los reyes y ejércitos paganos a invadir y destruir la viña que Él había plantado.

Triste canción. Situación real. Lo que le sucedió a Israel le podría pasar a cualquiera y a cualquier nación.

Preguntas de la lectura bíblica cronológica de hoy (Isaías 1:21 – 5:30):

¿Cómo se describen las mujeres de Jerusalén? ¿Qué revela esto sobre la prosperidad y sus peligros?

¿Qué ha fallado Judá de aprender acerca de ellos mismos y de Dios con la cautividad de Israel?

Viviendo con Tristeza

Por Iva May, 28 de junio

Traducido por Rocío López

#movimientodealfabetizacionbiblicacbt

Solo lloramos por aquellos a quienes hemos amado y perdido.

El dolor de Dios nace de un amor santo por aquellos que Él creó a su imagen. Por lo tanto, su pecado lo aflige profundamente.

La bondad de Dios se convierte en dolor después de que la primera pareja pecara en el jardín del Edén. Después de cubrir su desnudez, los expulsa del jardín. Diez generaciones después de la Caída, Dios evalúa a la humanidad: “Y vio Jehová que la maldad de los hombres era mucha en la tierra, y que todo designio de los pensamientos del corazón de ellos era de continuo solamente el mal. Y se arrepintió Jehová de haber hecho hombre en la tierra, y le dolió en su corazón” (Gn. 6:5-6). Todo lo que tenía aliento se ahoga, con excepción de Noé y su familia. El dolor de Dios es aliviado por el sacrificio de Noé: “Y edificó Noé un altar a Jehová, y tomó de todo animal limpio y de toda ave limpia, y ofreció holocausto en el altar. Y percibió Jehová olor grato” (8:20-21).

Cada Era en la historia de la Biblia revela la bondad de Dios y su dolor.

En la Era del Éxodo, una generación entera muere en el desierto a causa de su rebelión obstinada.

En la Era de la Conquista, el dolor de Dios se manifiesta después de que Él le advierte a Israel que destruya todo en Jericó, a excepción de Rahab y su familia. Sin embargo, Acán viola las instrucciones de Dios y le cuesta la vida y la de su familia.

Durante la Era de los Jueces, Israel continuamente peca contra el SEÑOR, y Dios envía a los enemigos de Israel para que los opriman.

Durante la Era del Reino, Saúl trae pena al corazón de Dios por su rebelión, al igual que David en su adulterio con Betsabé y el asesinato de Urías. Salomón entristece el corazón de Dios cuando se casa con mujeres extranjeras y adora a sus dioses.

Dios no está contento con la mayoría de los reyes y la gente del Reino Dividido. Isaías captura la profundidad del dolor de Dios por el bienestar espiritual de su pueblo: “Crié hijos, y los engrandecí, y ellos se rebelaron contra mí. El buey conoce a su dueño, y el asno el pesebre de su señor; Israel no entiende, mi pueblo no tiene conocimiento.” (Isaías 1:2-3). Porque Dios ama a su pueblo, su pecado lo aflige profundamente.

El dolor nace del amor, un amor que no es enfermizo, sino que es genuinamente afectuoso. Porque Dios ama a Israel, Él:

  • Llora por su pecado: “¡Oh gente pecadora, pueblo cargado de maldad, generación de malignos, hijos depravados! Dejaron a Jehová, provocaron a ira al Santo de Israel, se volvieron atrás” (1:4).
  • Los invita a que se vuelvan a Él: “Lavaos y limpiaos; quitad la iniquidad de vuestras obras de delante de mis ojos; dejad de hacer lo malo; aprended a hacer el bien; buscad el juicio, restituid al agraviado, haced justicia al huérfano, amparad a la viuda. Venid luego, dice Jehová, y estemos a cuenta:..” (1:16-18).
  • Elimina el castigo paternal contra ellos: y volveré mi mano contra ti, y limpiaré hasta lo más puro tus escorias, y quitaré toda tu impureza” (1:25).
  • Promete restaurar a los que se arrepintieron: “Sion será rescatada con juicio, y los convertidos de ella con justicia” (1:27).
  • No tolerarán sus pecados: “Pero los rebeldes y pecadores a una serán quebrantados, y los que dejan a Jehová serán consumidos” (1:28).
  • Llora cuando el hombre peca. La verdadera profundidad de su amor por el hombre y su dolor por el pecado del hombre se muestra en última instancia en la cruz.

Preguntas de la lectura bíblica cronológica de hoy (Isaías 28:1-29; 2 Reyes 17:5; 18:10-12; 2 Reyes 17:6-23; 17: 24-41; Isaías 1:1-20):

¿Qué revela la acusación del SEÑOR contra Israel en Isaías 28: 7 sobre el consumo de alcohol y la vitalidad espiritual?

¿Cómo utiliza Isaías el cautiverio de Israel por parte de los asirios en su mensaje a Judá?