Interpretando la Vida

Por Iva May, 15 de abril Traducido por Rocío López #movimientodealfabetizacionbiblicacbt

La vida tranquila y privada de David como pastor cambia para siempre cuando el profeta Samuel aparece en su casa y lo unge como el futuro rey de Israel. Pasará más de una década antes de que David tome el trono de Judá. David pasa la brecha entre la unción y la inauguración corriendo por su vida. Como mirar a través de un ojo de cerradura para ver lo que hay en una habitación, el Salmo 34 y otros salmos revelan la vida interior de David durante esos años:

  • David alaba a Dios incluso cuando todo sale mal: “Bendeciré al Señor en todo momento; su alabanza estará siempre en mi boca” (Salmo 34:1).
  • David atribuye todo éxito al SEÑOR, “Mi alma se gloriará en el SEÑOR” (34:2)
  • David vive con la conciencia de que aquellos en circunstancias humildes pueden encontrar aliento al observar su respuesta a los acontecimientos de la vida: “Los humildes oirán eso y se alegrarán. Oh, magnifiquen al SEÑOR conmigo, y exaltemos juntos su nombre” ( 34: 2-6).
  • David aprende cómo apropiarse de las promesas de Dios y la presencia de Dios durante estos años huyendo. Él declara en el Salmo 34: “El ángel del SEÑOR acampa alrededor de los que le temen, y los libra” (7). “Los ojos del SEÑOR están sobre los justos y sus oídos están abiertos a su clamor. El rostro del SEÑOR está contra los que hacen el mal, para cortarlos de la tierra” (15-16).
  • David vive por la satisfacción que solo Dios puede dar: “¡Oh, prueba y ve que el SEÑOR es bueno; bendito el hombre que confía en Él!” (34: 8).
  • David entiende la necesidad de autocontrol: “¿Quién es el hombre que desea la vida y ama muchos días, para que pueda ver el bien? Evita que tu lengua sea del mal y que tus labios no hablen engaños. Apártate del mal y haz el bien; busca la paz y persíguela” (34: 12-14).
  • David vive consciente de la presencia de Dios a pesar de las circunstancias contrarias: “Los ojos del SEÑOR están sobre los justos, y sus oídos están abiertos a su clamor… Los justos claman, y el SEÑOR oye, y los libera de todos sus problemas “. (34:15,17)
  • David entiende que los malvados son responsables ante Dios, no David: “El rostro de Jehová está contra los que hacen lo malo, para quitarles el recuerdo de ellos de la tierra” (34:16).
  • David confía en que, aunque los caminos sean difíciles, Dios no lo lastimará, “guarda todos sus huesos; ninguno de ellos está roto… El SEÑOR redime el alma de Sus siervos, y ninguno de los que confían en Él será condenado” (34:20,22).

David entiende que Samuel ungiéndolo como rey obliga a Dios a protegerlo y a cumplir su palabra. Por lo tanto, David elige enfocarse en el Dios eterno en lugar de en las pruebas temporales que lo acosan. Alaba a Dios cuando lo atacan, cuando lo acusan injustamente, cuando se siente avergonzado e incluso cuando todo parece ir en su contra. Aunque sus circunstancias parecen negar las promesas de Dios, todavía se aferra a ellas con tenacidad y ve a Dios cumplir Su Palabra en Su tiempo.

Preguntas de la lectura de hoy (1 Samuel 20:1 – 21:15; Salmo 34):

¿Qué reconoce Jonatán acerca de David que liga su alma a la de David?

¿Quiénes son los habitantes de Gat (1 Samuel 17:23)? ¿Qué revela la búsqueda de asilo de David en Gat sobre su situación?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: