Sujeta libros bíblicos

Por Iva May

La Biblia Cronológica de One Year®, RVR1960 (Tyndale, 2013), 31 de diciembre

Los dos últimos capítulos del Libro de la Revelación de Jesucristo reflejan los dos primeros capítulos en Génesis. Estos cuatro capítulos sujetan los libros de toda la historia de la Biblia.

Al principio, Dios caminaba con el hombre en un hermoso jardín, en lo fresco del día. Al final, Dios habita nuevamente con su pueblo: “He aquí el tabernáculo de Dios con los hombres, y él morará con ellos; y ellos serán su pueblo, y Dios mismo estará con ellos como su Dios.” (Apoc. 21:3).

Al principio y al final no hay serpiente, ni pecado, muerte ni maldición: “Enjugará Dios toda lágrima de los ojos de ellos; y ya no habrá muerte, ni habrá más llanto, ni clamor, ni dolor; porque las primeras cosas pasaron.” (21:4).

La paz en el jardín del Edén se rompió cuando la serpiente entró en el jardín para provocar la rebelión del hombre y apoderarse de su herencia. Dios prometió que un Redentor de la simiente de la mujer aplastaría la cabeza de la serpiente. Dios hizo el primer sacrificio para cubrir la desnudez del hombre. Adán y Eva creyeron la promesa de redención de Dios, vivieron a la luz de la imagen de la redención y les enseñaron a sus hijos a seguir su ejemplo. Uno creyó; el otro no. Desde entonces, dos tipos de personas han llenado la tierra: los que escuchan y responden a la promesa de Dios y el cumplimiento de la redención que le costó a su Hijo, y los que se niegan a creer. Jesús se refiere a estos dos grupos como la puerta angosta con el camino angosto, y la puerta ancha y el camino ancho: “Entrad por la puerta estrecha; porque ancha es la puerta, y espacioso el camino que lleva a la perdición, y muchos son los que entran por ella; porque estrecha es la puerta, y angosto el camino que lleva a la vida, y pocos son los que la hallan.” (Mateo 7: 13-14).

La historia entre el principio y el final narra la vida de los pocos que han entrado en la puerta estrecha, que han creído en la bondad de Dios y sus promesas y han vivido de acorde a ellas, y de los muchos que han elegido la puerta ancha y el camino ancho y han vivido en consecuencia. Los nombres de los creyentes están escritos en el Libro de la Vida.

La historia registra el cumplimiento de la promesa de redención de Dios y todas las diversas imágenes de redención en la persona de Jesucristo. La historia concluye con un juicio final sobre la serpiente, sus demonios y los de la puerta ancha y el camino ancho: los incrédulos.

Isaías resume el papel de las profecías a lo largo de la historia de la Biblia: “Acordaos de las cosas pasadas desde los tiempos antiguos; porque yo soy Dios, y no hay otro Dios, y nada hay semejante a mí, que anuncio lo por venir desde el principio, y desde la antigüedad lo que aún no era hecho; que digo: Mi consejo permanecerá, y haré todo lo que quiero” (Is. 46: 9-10).

¡Qué historia! Dios ha cumplido todas las promesas que ha hecho, las relacionadas con la redención y las del juicio.

Esta historia, sin embargo, difiere de todas las otras historias que concluyen con un final. Ésta termina con un nuevo comienzo para el hombre, donde todas las cosas se hacen nuevas.

Preguntas de la lectura cronológica de la Biblia de hoy (Ap. 19:1 – 22:21):

Describe los resultados de la batalla final y el juicio final.

¿Con qué advertencia concluye el Libro de la Revelación? ¿Qué revela esto sobre el contenido del libro?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: