La controversia del matrimonio

Por Iva May 

La Biblia Cronológica de One Year®, RVR1960 (Tyndale, 2013), 21 de octubre

Jesús no tiene miedo de abordar los problemas de su época. Y los fariseos se aseguran de que ningún problema quede sin resolver. Lo confrontan con una pregunta sobre el matrimonio y el divorcio: “¿Es lícito que un hombre se divorcie de su esposa?” (Mc. 10: 2; Mt. 19: 3; Lc. 16:18). Como siempre, Jesús comienza en la raíz del problema: “Por la dureza de vuestro corazón os escribió este mandamiento; pero al principio de la creación, varón y hembra los hizo Dios.” (Marcos 10: 5-6a). Jesús deja en claro que la unión permanente fue el diseño original (y duradero) de Dios, y que aquellos que rechazan ese diseño lo hacen porque endurecen sus corazones.

El matrimonio fue instituido por Dios en el jardín del Edén. La escena del jardín revela el diseño de Dios para el matrimonio y cómo el pecado afecta la relación matrimonial:

–    El hombre necesitaba una pareja complementaria, y esa pareja era una mujer.
–    El hombre y la mujer caminaron con Dios juntos antes de pecar. Estaban desnudos y sin vergüenza.
–    El hombre y la mujer no solo se escondieron de Dios después de pecar, sino que también se cubrieron para ocultar su vergüenza y desnudez.
–    El pecado transformó su relación complementaria, con liderazgo amoroso y confianza, en una relación competitiva de egoísmo y duda.

Más tarde, cuando Dios le dio a Moisés leyes para restringir el egoísmo, la rebelión y las tendencias pecaminosas de Israel, se dirigió al matrimonio: “No cometerás adulterio. . . . No codiciarás a la esposa de tu prójimo” (Ex. 20: 14,17). La justicia de esas leyes revelaba cuán egoístas y pecaminosas eran y somos las personas. Las leyes no podían cambiar sus corazones; se les dio como restricción para proteger a las familias y comunidades de la ruptura causada por el adulterio.

Las personas son naturalmente egoístas desde su nacimiento. Sin parámetros, se autodestruyen y lastiman a otros. Por ejemplo, sin leyes de manejo, nadie se sentiría seguro en las calles. Los accidentes y las muertes aumentarían. Del mismo modo, el egoísmo, el egocentrismo y la infidelidad ponen en peligro la relación matrimonial entre un hombre y una mujer. Sin el pacto matrimonial, el hombre y la mujer pronto se cansarían de los desafíos que enfrentan aquellos que avanzan hacia la unidad. El resentimiento en aumento y sin resolver, la amargura, la ira y la falta de perdón pronto endurecerían a un compañero contra el otro, y se divorciarían.

El estándar inquebrantable de Jesús sobre la santidad del matrimonio estableció una nueva norma que pronto transformó el imperio romano. Expuso el pecado de la crueldad como la raíz del divorcio. Aquellos habitados por su Espíritu y energizados por su gracia elegirían compañeros de por vida para honrarlo y reconstruir la sociedad.

La pregunta de los fariseos y las respuestas de Jesús ofrecen una serie de verdades sobre el matrimonio:

–    El matrimonio es el ideal de Dios y su plan.
–    El matrimonio es entre un hombre y una mujer.
–    El pecado y el egoísmo causan dureza de corazón y ponen en peligro la unión matrimonial.
–    Las dificultades en el matrimonio son las herramientas de Dios para erradicar el egoísmo, avanzar hacia la unidad y conducir a la pareja hacia el Señor, tanto individualmente como en pareja.
–    Los matrimonios gloriosos no son aquellos sin problemas, sino aquellos cuyos problemas los traen a la verdadera unidad como un triple cordón con Cristo en el centro.

Preguntas de la lectura cronológica de la Biblia de hoy (Lucas 18: 9-30; Marcos 10: 1-31; Mateo 19: 1-30):

    Revise las características de los legalistas y fariseos en las lecturas anteriores del 14 y 19 de octubre. ¿Cómo se comparan esas características con la historia de hoy sobre el fariseo y el recaudador de impuestos y la pregunta de los fariseos sobre el divorcio?


    ¿Cómo expone Jesús la verdadera lealtad del joven rico? ¿Qué contraste se hace entre el joven gobernante rico y Pedro? ¿Entre recompensas temporales y eternas?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: