Las cosas malas le suceden a las personas malas

Por Iva May 

La Biblia Cronológica de One Year®, RVR1960 (Tyndale, 2013), 17 de octubre

Una creencia común, tanto en el mundo antiguo como en la sociedad contemporánea, es que a la gente mala le pasan cosas malas. Si alguien es una “buena persona”, generalmente las cosas funcionarán bien tanto en esta vida como en la próxima. Los judíos de los días de Jesús aceptaban este axioma como parte de la vida; piensan que los que han perdido casas o trabajos, o especialmente aquellos que han muerto prematuramente, deben haber provocado un desastre en ellos mismos. Esto debe haber sido especialmente cierto en el caso de los galileos que Pilato había matado y cuya sangre se había mezclado con sus sacrificios, por lo que los judíos trajeron esta situación de su horrible destino a Jesús.

Sin embargo, Jesús responde con una advertencia que suena mucho más aleccionadora de lo que quieren: “Respondiendo Jesús, les dijo: ¿Pensáis que estos galileos, porque padecieron tales cosas, eran más pecadores que todos los galileos? Os digo: No; antes si no os arrepentís, todos pereceréis igualmente.” (Lucas 13: 2-3). Luego se hace eco de la verdad comparándola con otro evento trágico: “O aquellos dieciocho sobre los cuales cayó la torre en Siloé, y los mató, ¿pensáis que eran más culpables que todos los hombres que habitan en Jerusalén? Os digo: No; antes si no os arrepentís, todos pereceréis igualmente.” (13: 4-5). Dos veces en este breve intercambio, Jesús llama a la gente a arrepentirse. El arrepentimiento es el tema de su mensaje; de hecho, el verbo aquí no significa un evento de una sola vez. Más bien, llama a las personas a un estilo de vida de arrepentimiento.

Esta escena en el Evangelio de Lucas revela una serie de verdades sobre el arrepentimiento:

–    El arrepentimiento como estilo de vida significa que uno nunca basa su relación con Dios en su bondad, sus obras, su bautismo, su membrecía en la iglesia o cualquier cosa que pueda hacer o haber hecho.


–    El arrepentimiento como estilo de vida significa que las personas buenas se arrepienten de confiar en lo bueno que hacen y que las personas malas se arrepienten de lo malo que hacen. Dios requiere justicia perfecta; por lo tanto, significa que la gente buena se arrepiente de compararse con la gente mala y que la gente mala se arrepiente de compararse con la gente buena. Uno está tan lejos de la perfección como el otro.


–    El arrepentimiento como estilo de vida significa que nadie evalúa su justicia actual con Dios por su comportamiento; más bien, basa su aceptación total ante Dios en la obra de la cruz.


–    El arrepentimiento como estilo de vida significa que uno debe reconocer su indignidad e incapacidad en sí mismo y vivir diariamente en comunión con Él, para que pueda cumplir Su voluntad por Su poder en lugar de la suya.


–    El arrepentimiento como estilo de vida significa que uno camina humildemente con Dios por fe, sabiendo que solo Él le impide caer ahora y perecer en la eternidad.

Preguntas de la lectura cronológica de la Biblia de hoy (Lucas 12: 35-13: 21; Juan 9: 1-41):

    Jesús advierte a sus discípulos que estén atentos. ¿Cuáles son las señales de vigilancia que menciona?


    ¿Qué verdades enseña la higuera estéril sobre Dios? ¿Sobre los creyentes y su trabajo?


    ¿Por qué Jesús les dice a los fariseos: “Si fuerais ciegos, no tendríais pecado; mas ahora, porque decís: Vemos, vuestro pecado permanece.” (Juan 9:41)?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: