Habitantes del reino

Por Iva May

La Biblia Cronológica de One Year®, RVR1960 (Tyndale, 2013), 15 de octubre

Cuando Adán y Eva pecaron, perdieron el dominio que se les dio: “Fructificad y multiplicaos; llenad la tierra, y sojuzgadla, y señoread en los peces del mar, en las aves de los cielos, y en todas las bestias que se mueven sobre la tierra.” (Génesis 1:28). La serpiente se apodero de su dominio y ha dominado al hombre con su engaño desde entonces.

Adán y Eva piensan que comer la fruta prohibida los liberará para vivir independientemente de Dios; en cambio, abre un nuevo orden mundial donde Satanás construye su propio reino. Solo aquellos que caminan por fe en las promesas de Dios para la redención y confían en su provisión para la exposición del pecado, escapan del alcance de Satanás y se someten a la autoridad de Dios.

Jesús destaca las diferencias entre aquellos en su reino y aquellos en el reino de Satanás (Juan 8):


 

El Reino de CristoEl Reino de Satanás
Los que siguen a Cristo nunca caminarán en la oscuridad, sino que tendrán la luz de la vida (8:12)Los que no creen en Cristo morirán en sus pecados (8:24).
El Hijo libera a sus seguidores del pecado (8:34, 36).Aquellos esclavizados al pecado no son parte de la familia / del reino de Cristo (8:35).
Los que aman a Jesucristo aman al Padre, escuchan al Padre y llevan a cabo su deseo (8:42, 47).
Los seguidores de Satanás quieren llevar a cabo sus deseos, insubordinación a Dios y odio a Jesucristo (8: 44,47).
Los que conocen al Padre cumplen su palabra; nunca verán la muerte (8:51).Los que no oyen  lo que el Padre dice es porque no le pertenecen a Él, sino a otro (8:47)



Los fariseos creen falsamente que descender de Abraham los hace participantes en el reino de Dios, “Abraham es nuestro padre” (8:39). Jesús disipa sus afirmaciones: “Si fueras hijos de Abraham”, dice Jesús, “harías las obras de Abraham” (8:39). Los fariseos, sin embargo, protestan: “Nosotros no somos nacidos de fornicación; un padre tenemos, que es Dios.” (8:41). Finalmente, los fariseos intentan apedrear a Jesús cuando afirma que precedió a Abraham y que Abraham esperaba en Cristo: “Abraham vuestro padre se gozó de que había de ver mi día; y lo vio, y se gozó.” (8: 56-59).

Esta conversación entre Jesús y los fariseos revela una serie de verdades:

–    No todos los que reclaman a Dios como su Padre son participantes genuinos del Reino.
–    Los que pertenecen al Padre aman a Su Hijo y tienen su semejanza. Odian el pecado y la oscuridad.
–    Quienes hablan de Dios y afirman conocerlo, pero nunca mencionan a Jesucristo, demuestran que realmente no conocen a Dios el Padre. Los que odian al Hijo no conocen al Padre.

Preguntas de la lectura cronológica de la Biblia de hoy (Juan 8: 21-59; Lucas 10: 1-11: 13):

    ¿Qué le enseña Jesús a la gente acerca de su identidad? ¿Qué respuesta produce esta revelación en quienes lo escuchan? ¿Qué respuesta reciben los setenta enviados por Él?


    ¿Qué revela la historia del buen samaritano sobre Jesús y su ministerio? ¿Sobre sus seguidores?


    Los discípulos de Jesús le piden a Jesús que les enseñe a orar. ¿Qué componentes contiene la oración que Jesús enseña a sus discípulos?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: