Conectando los puntos del Antiguo Testamento

Por Iva May

La Biblia Cronológica de One Year®, RVR1960 (Tyndale, 2013), 12 de octubre

Las enseñanzas autorizadas y los milagros de Jesús causan tanto revuelo entre las personas que cuestionan su identidad. Algunos piensan que Él podría ser Juan el Bautista, mientras que otros piensan que podría ser Elías, Jeremías o uno de los profetas (Mateo 16:14).

Pedro declara: “Tú eres el Cristo, el Hijo del Dios viviente”, cuando Jesús le pregunta acerca de su identidad (Mateo 16:16). En respuesta a las preguntas de Pedro, Jesús lo bendice: “Bienaventurado eres, Simón, hijo de Jonás, porque no te lo reveló carne ni sangre, sino mi Padre que está en los cielos.” (16:17). Por revelación del Padre, Pedro ha conectado los puntos que salpican la historia de Israel, y se une a una multitud de otros que reconocen al Mesías:

La Era de la Creación ofrece una promesa mesiánica cuando Dios promete que La Semilla de la mujer aplastará la cabeza de la serpiente; Él encarna esta promesa en una imagen de redención cuando mata a un animal inocente y usa la piel para cubrir la desnudez de Adán y Eva después de comer la fruta prohibida.

Una serie de puntos aparecen durante La Era Patriarcal. El sustituto del carnero en lugar de Isaac representa a Juan 3:16, donde el Padre Celestial sacrifica a Su Hijo por el pecado del hombre. Dios también promete que Siloh, a quien “será la obediencia del pueblo”, procederá de Judá (Génesis 49:10).

Numerosas imágenes de Cristo aparecen durante La Era del Éxodo. El Cordero de la Pascua representa al Cordero de Dios que quita el pecado del mundo. El Día de la Expiación predice una ofrenda eterna aceptable cuando el sumo sacerdote rocía la sangre de la cabra en el propiciatorio del Arca de la Alianza, escondida de la vista del hombre en el Lugar Santísimo. Moisés habla de la venida de otro Profeta.

Durante La Era de la Conquista, Josué se encuentra con el preencarnado, el Comandante del Ejército del Señor, antes de la batalla de Jericó. Rahab demuestra fe salvadora durante la Era de la Conquista. El cordón rojo que baja por su ventana simboliza su confianza en las promesas de Dios.

David recibe la promesa de un reino eterno y duradero, mientras Salomón inaugura el Templo del Señor durante La Era del Reino y experimenta la Gloria de Dios entrando al Templo.

Durante La Era del Reino Dividido, Isaías recibe promesas sobre el Mesías, la rama que reinará, con respecto a su nacimiento de una virgen y su dominio sobre las naciones. También profetiza sobre el Siervo Sufrido que será “herido por nuestras transgresiones”.

Lamentablemente, durante La Era del Cautiverio, Ezequiel es testigo de la partida de la Gloria de Dios del templo de Jerusalén. En Daniel, un cuarto hombre, “como el Hijo de Dios”, se une a los tres amigos de Daniel en el horno de fuego durante el exilio de Judá en Babilonia.

Simeón reconoce al hijo recién nacido de María como “una luz para traer revelación a los gentiles y la gloria de tu pueblo” (Lucas 2:32). Juan el Bautista reconoce a Jesús como el Cordero de Dios que quita los pecados del mundo.

La confesión de Pedro lo alinea con un número creciente de testigos. Jesús confirma la confesión de Pedro declarando que su confesión será la piedra angular de la iglesia: Jesús “el Cristo, el Hijo del Dios viviente” (Mt. 16:16).

Pedro se aferra  al sujeto más grande y al objeto más sublime de la Biblia: ¡el Mesías!

Preguntas de la lectura cronológica de la Biblia de hoy (Marcos 8: 22-9: 1; Mateo 16: 13-28; 17: 1-13; Lucas 9: 2-13, 18-36):

    Jesús habla temprano y con frecuencia sobre el sufrimiento que enfrentará. ¿Cómo ve Jesús la respuesta de Pedro a su anuncio sobre su sufrimiento?


    ¿Cómo describe Jesús la vida de quienes lo siguen? ¿Qué promesa les da a aquellos que toman su cruz y lo siguen? ¿Qué revela esto acerca de su propia perspectiva?


    Jesús deslumbra a sus discípulos con su gloria cuando se transfigura delante de ellos. ¿Cómo responde Pedro a la transfiguración de Jesús y la aparición de Moisés y Elías? Repasa 2 Pedro 1: 16-21. ¿Qué le enseña la transfiguración a Pedro acerca de Jesús?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: