¿Te sientes rechazado por Jesús?

Por Iva May

La Biblia Cronológica de One Year®, RVR1960 (Tyndale, 2013), 11 de octubre

“Y he aquí una mujer cananea que había salido de aquella región clamaba, diciéndole: ¡Señor, Hijo de David, ten misericordia de mí! Mi hija es gravemente atormentada por un demonio.” (Mt.15: 22).

Usualmente compasivo hacia tales solicitudes, Jesús responde con una aparente insensibilidad que es casi sorprendente. Mateo (el evangelista que escribe para revelar a Jesús como Rey de los judíos) nos dice que “no le respondió ninguna  palabra” (15:23). Él la ignora por completo, pero ella no es rechazada por sus acciones. Incluso sus discípulos le suplican que no haga caso de su petición: “le rogaron, diciendo: Despídela, pues da voces tras nosotros.” (15:23). Ella continuamente le grita: “¡Señor, socórreme!”  En respuesta, Él la reprende recordándole que no tiene ninguna relación con él. Él es el hijo de David; ella, gentil, “griega, sirofenicia de nacimiento” (Marcos 7:26). Finalmente, Él la insulta: “No está bien tomar el pan de los hijos, y echarlo a los perrillos.” (Mateo 15:26).

En este punto, la mayoría de las personas se habrían rendido con disgusto. ¡Cómo se atreve este hombre a ignorarme! ¡Cómo se atreve a reprenderme y no darme lo que quiero! ¡Cómo se atreve a llamarme perro! Pero, ella no es como la mayoría, no ha sido negada. A ella no le importa que Él no actúe según sus órdenes. A ella no le importa que Él le esté mostrando que ella no está en una relación familiar. Incluso a ella no le importa que Él la haya llamado perro; esto simplemente le da la oportunidad de humillarse aún más para ganarse la salud de su hija: “Sí, Señor; pero aun los perrillos comen de las migajas que caen de la mesa de sus amos.” La respuesta de Jesús muestra su corazón: siempre responde a la verdadera  fe, “Entonces respondiendo Jesús, dijo: Oh mujer, grande es tu fe; hágase contigo como quieres. Y su hija fue sanada desde aquella hora.” (15:28).

Esta escena revela una serie de verdades sobre la verdadera fe:

–     Los que poseen una fe real reconocen la actividad demoníaca por lo que es y Jesús como el que libera.
–     Aquellos que exhiben una fe genuina en Cristo no dejan que quienes no la tienen interfieran con su búsqueda.
–    Aquellos que tienen fe verdadera no renunciarán después de que su primera solicitud parece ser ignorada; perseverarán hasta que reciban su pedido.
–    Aquellos que tienen fe verdadera no serán heridos por la verdad del Maestro; se humillarán aún más.
–    Aquellos que ven a Jesús como su única esperanza no permitirán el desaire o el despido de los seguidores de Jesús para evitar que sigan adelante.

Preguntas de la lectura cronológica de la Biblia de hoy (Marcos 7: 24-37; 8: 1-21; Mateo 15: 21-16: 12):

    ¿Por qué Jesús parece tan reacio a sanar a la mujer sirofenicia? ¿Por qué finalmente cede? ¿Qué alaba Él de ella?


    ¿Qué paralelos aparecen entre la alimentación del 5000 y la alimentación del 4000 en este pasaje? ¿Cuáles son las diferencias? ¿A qué evento histórico apuntan?


    ¿Qué acciones y actitudes muestran aquellos que traen a su amigo sordomudo a Jesús? ¿Cómo pueden motivarnos hoy?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: