Las normas de Dios para los ministros

Por Iva May 

La Biblia Cronológica One Year®, RVR1960  (Tyndale, 2013), 05 de septiembre

“Ellos entrarán en mi santuario, y se acercarán a mi mesa para servirme, y guardarán mis ordenanzas” (Ez. 44:16).

En el pasado, cuando Jeroboam dirigió a las diez tribus en su rebelión contra el sucesor del rey Salomón, estableció una nueva religión con nuevos dioses y nuevos sacerdotes. El SEÑOR había establecido a los levitas como sacerdotes para servir en su templo. Tenían que usar prendas especiales y no podían tocar a los muertos ni casarse con quien quisieran. Jeroboam, sin embargo, no tenía estándares. Permitió que cualquiera sirviera como sacerdote.

Incluso hoy el SEÑOR requiere ciertas cosas de los pastores que no exige de los demás. Un pastor debe “Pero es necesario que el obispo sea irreprensible, marido de una sola mujer, sobrio, prudente, decoroso, hospedador, apto para enseñar; no dado al vino, no pendenciero, no codicioso de ganancias deshonestas, sino amable, apacible, no avaro; que gobierne bien su casa, que tenga a sus hijos en sujeción con toda honestidad… También es necesario que tenga buen testimonio de los de afuera” (1 Timoteo 3: 2-4, 7a).

En un pasaje muy inusual, el SEÑOR establece normas para los sacerdotes (los descendientes de Sadoc) que lo servirán durante el milenio. Deben usar lino, no deben afeitarse la cabeza ni dejarse crecer el cabello; no beberán vino; no deben casarse con viudas o mujeres divorciadas.

¿Qué enseñan las normas de Dios para los sacerdotes acerca de Dios, los ministros y el ministerio?

    – Dios hace a ciertos hombres responsables de enseñar, con palabras y con el ejemplo, la diferencia entre lo santo y lo común.
    – Las normas siempre acompañan  el llamado. La gente se siente atraída por el ministerio por varias razones. La atracción al ministerio, sin embargo, no constituye un llamado. Como el ministerio es asunto de Dios, Él puede establecer las reglas.
    – El hecho de que los hombres sean “ministros” no significa necesariamente que sean ministros de Dios.
     – Los ministros, por lo tanto, deben entender que su servicio es tanto un honor como una responsabilidad.

Preguntas para la lectura bíblica cronológica de hoy (Ez. 44 – 46):

    ¿Cuales tres cosas le ordena el Señor a Ezequiel que haga? ¿Qué revela esto acerca de Dios? ¿Su palabra?


    ¿Por qué Dios le dice a Ezequiel que preste mucha atención a la entrada y a las salidas del templo?


    ¿Qué requisitos da Dios a los sacerdotes con respecto al servicio del Señor?


    ¿Qué van a enseñar a la gente?


    ¿Qué fiestas deben observar las personas?


    ¿Qué regulaciones da Ezequiel para el sábado, los sacrificios de luna nueva y la conducta y las ofrendas de las personas en el templo?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: