Un mal rap

Por Iva May

La Biblia Cronológica One Year®, RVR1960  (Tyndale, 2013), 01 de septiembre


Dios a menudo recibe una mala reputación de aquellos que solo ven su respuesta a la rebelión del hombre. Rápidamente señalan la ira y la retribución de nuestro Dios como “defectos”, pero minimizan o ignoran el orgullo y la rebelión del hombre. Lo evalúan basándose en su comprensión limitada de la historia y lo encuentran deficiente.

Dios había elegido a Israel como el pueblo a través del cual “bendeciría a las naciones”, a través del cual presentaría al Mesías. Los formó en una comunidad a través del horno de fuego en Egipto y los cuarenta años en el desierto. Dio a Israel mandamientos, instrucciones, testimonios y juicios para obedecer. Hizo que Moisés construyera el Tabernáculo de Reunión, para poder morar en medio de ellos.

Han pasado mil años desde que Dios prometió a Israel bendiciones por obediencia  “Acontecerá que si oyeres atentamente la voz de Jehová tu Dios, para guardar y poner por obra todos sus mandamientos que yo te prescribo hoy, también Jehová tu Dios te exaltará sobre todas las naciones de la tierra. Y vendrán sobre ti todas estas bendiciones, y te alcanzarán, si oyeres la voz de Jehová tu Dios.” (Deut. 28: 1-2), y maldiciones por desobediencia “Pero acontecerá, si no oyeres la voz de Jehová tu Dios, para procurar cumplir todos sus mandamientos y sus estatutos que yo te intimo hoy, que vendrán sobre ti todas estas maldiciones, y te alcanzarán.” (28:15). Israel había comenzado bien bajo el liderazgo de Josué, pero después de su muerte, la nación cayó en la idolatría y el pecado sexual durante casi 400 años. Dios levantó a David, un hombre conforme  al corazón de Dios y llevó a Israel a una gran victoria. El deseaba construir un templo para el Nombre de Dios, pero esa tarea pasó a su hijo Salomón. Salomón comenzó bien e Israel se convirtió en una gran nación, hasta que Salomón se apartó del Señor. Después de  su muerte el reino se dividió, el norte de Israel se rebeló y fue llevado por los asirios. Judá siguió  los caminos del norte de Israel, y fue llevada al cautiverio por los babilonios.

Dios, sin embargo, no ha permanecido en silencio. Durante mil años ha levantado opresores en un intento de llamar la atención de Israel y los profetas para predicar el arrepentimiento y el juicio. Estos “vigilantes” han sido fieles al Señor, pero la gente ha seguido dándole la espalda. Es a Ezequiel que Dios expresa su dolor: “Diles: Vivo yo, dice Jehová el Señor, que no quiero la muerte del impío, sino que se vuelva el impío de su camino, y que viva. Volveos, volveos de vuestros malos caminos; ¿por qué moriréis, oh casa de Israel?” (Ez. 33:11).

Leer la historia de la Biblia de principio a fin demuestra que Dios es mejor para el hombre de lo que merece y que el hombre está peor de lo que piensa. Dios es el bueno; el hombre es el malo.

Preguntas de la lectura cronológica de la Biblia de hoy (Ez. 32:17 – 33:20; Jer. 52: 28-30; Sal. 137; 1 Crón. 4:24 – 5:17):

    El Salmo 137 ofrece un vistazo a la respuesta de Israel al cautiverio. Describe su estado emocional y espiritual.


    El cronista destaca el legado de los hijos de Rubén y Gad y la mitad de la tribu de Manasés en 1 Crónicas 4:24 – 5:17. ¿Qué revela el cronista sobre los primeros días de Israel? ¿Sobre los descendientes de Rubén que han llamado a su hijo “Baal”?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: