Conociendo a Dios a través de un ministerio “fracasado”

Por Iva May

La Biblia Cronológica de One Year®, RVR1960 (Tyndale, 2013), 27 de agosto

Jeremías no habría llegado detrás de los púlpitos de “celebridades” de las iglesias de hoy. Tampoco habría sido invitado al programa de entrevistas de nadie. El suyo no era un mensaje para endulzar oídos; ningún editor habría estado interesado en publicar sus escritos. No, Jeremías fue el hombre de Dios durante el período más oscuro de la historia de Israel. No fue popular. ¡Y no fue fácil!

Jeremías fue encarcelado por sus mensajes de juicio y arrojado a un pozo por su negativa a retractarse de proclamar la verdad. El ministerio de Jeremías le paso factura física, emocional y espiritualmente. Jeremías grita: “Hizo envejecer mi carne y mi piel; quebrantó mis huesos; edificó baluartes contra mí, y me rodeó de amargura y de trabajo. Me dejó en oscuridad, como los ya muertos de mucho tiempo. Me cercó por todos lados, y no puedo salir; ha hecho más pesadas mis cadenas;aun cuando clamé y di voces, cerró los oídos a mi oración” (Lam. 3: 4-8).

La gente escribe canciones ridiculizando a Jeremías: “Fui escarnio a todo mi pueblo, burla de ellos todos los días. . . . Su sentarse y su levantarse mira; yo soy su canción” (3:14, 63).

Lucha contra la depresión con una mente disciplinada y una teología sólida: “Lo tendré aún en memoria, porque mi alma está abatida dentro de mí; esto recapacitaré en mi corazón, por lo tanto esperaré. Por la misericordia de Jehová no hemos sido consumidos, porque nunca decayeron sus misericordias. Nuevas son cada mañana; grande es tu fidelidad. Mi porción es Jehová, dijo mi alma; por tanto, en él esperaré.” (3: 20-24).

La disciplina mental y la sana doctrina hacen retroceder la oscuridad de la depresión cuando Jeremías declara: “Bueno es Jehová a los que en él esperan, al alma que le busca. Bueno es esperar en silencio la salvación de Jehová.” (3: 25-26). Ambos permiten a Jeremías sentarse “solo y guardar silencio,” “Dé la mejilla al que le hiere” (3:30) y recibir de la mano del Señor “misericordia” y “compasión” (3:32).

Jeremías espera en el SEÑOR, y no está decepcionado: “Invoqué tu nombre, oh Jehová, desde la cárcel profunda; Oíste mi voz; no escondas tu oído al clamor de mis suspiros. Te acercaste el día que te invoqué; dijiste: ¡No temas!” (3: 55-57)

Jeremías registra uno de los días más tristes en la historia de Israel: “Así Judá fue transportada de su tierra” (Jer. 52:27). Esta triste escena en la historia de Judá revela una serie de verdades sobre Dios y el hombre:

    – Dios demuestra un amor duro al usar enemigos y circunstancias difíciles para disciplinar a su pueblo y llamar su atención.


    – La maldad de Judá habría provocado su destrucción total, si Dios no hubiera prometido de antemano que el Mesías vendría a través de los descendientes de Judá (Génesis 49:10) y que los descendientes de David nunca dejarían de sentarse en el trono de Israel (2 Sam. 7: 12- 17) En lugar de la destrucción total, Judá entra en cautiverio, para su preservación.


    – El rechazo del hombre a Dios precede al  rechazo de Dios hacia el hombre. Simplemente responde a la continua dureza del corazón de un hombre.

La caminata de Jeremías con el Señor lo sostiene durante más de 40 años de ministerio impopular. Jeremías, por lo tanto, nos enseña que el ministerio exitoso no es un púlpito de celebridades o el respaldo de un editor conocido, sino conocer a Dios en medio del “fracaso” del ministerio. El mayor galardón de Jeremías no llega en su día; generaciones después, cuando Jesús pregunta a sus discípulos: “¿Quién dicen los hombres que soy yo, el Hijo del Hombre?”, una de sus respuestas es: “Algunos dicen. . . Jeremías” (Mt. 16: 13-14).

Preguntas de la lectura cronológica de la Biblia de hoy (Lamentaciones 2: 1-4: 22):

    ¿Cómo describe Jeremías a Jerusalén en el canto fúnebre que escribe para llorar la muerte de esta gran ciudad?


    ¿Qué revela el lamento acerca de Dios?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: