Una familia mezclada, una tierra en ruinas y Siloh


Por Iva May

La Biblia Cronológica de One Year®, RVR1960 (Tyndale, 2013), 21 de agosto

Dios ha llamado a los descendientes de Abraham para ser un pueblo distinto con el que pueda habitar, y les ha dado una tierra bien desarrollada llena de casas y campos arados. Sin embargo, han elegido mezclarse con la gente y las naciones que los rodean y contaminar la tierra con idolatría y pecado sexual, “Seamos como las naciones, como las demás familias de la tierra, que sirven al palo y a la piedra.” (Ez. 20:32). Israel se rebela abiertamente contra el Señor, y su capital se vuelve “infame, llena de tumultos” donde:

    – Los príncipes usan su poder para derramar sangre (22: 6)
    – Padres y madres son tratados con desprecio (22: 7)
    – El extranjero es oprimido y los huérfanos y las viudas maltratados (22: 7)
    – El sábado es profanado y las cosas santas despreciadas (22: 8)
    – Los hombres calumniosos están empeñados en derramar sangre (22: 9)
    – Los actos lascivos se cometen en los santuarios de las montañas (22: 9)
    – Los hombres no tienen autocontrol y se comete pecado sexual de todo tipo (22: 10-11)
    – La codicia se generaliza (22:12)
    – El Soberano SEÑOR es olvidado (22:12)
    – “Sus sacerdotes violaron mi ley, y contaminaron mis santuarios; entre lo santo y lo profano no hicieron diferencia, ni distinguieron entre inmundo y limpio; y de mis días de reposo[a] apartaron sus ojos, y yo he sido profanado en medio de ellos.”(22:26).

El Señor compara la impureza de Judá con la escoria que no tiene valor y que es expulsada. Él declara la tierra y su pueblo como arruinados, “A ruina, a ruina, a ruina lo reduciré (21:27). Incluso en medio de su pronunciamiento de juicio, incluye una alusión mesiánica: “y esto no será más, hasta que venga aquel cuyo es el derecho, y yo se lo entregaré” (21:27, énfasis agregado). De quien  aquel cuyo es el derecho . La bendición conferida a la cabeza de Judá por su padre Jacob usa las mismas palabras: “El cetro no se apartará de Judá, ni un legislador de entre sus pies, hasta que venga Siloh; y para él será la obediencia del pueblo” (Génesis 49:10, énfasis agregado). La palabra hebrea Siloh puede ser traducida como “lo que le pertenece” o “a quien pertenece”.

Siloh no es descendiente de un famoso actor y actriz. Siloh es Jesús, quien nació en una tierra arruinada por el pecado y los pecadores. Vivió, curó personas y murió allí como sustituto de la condición arruinada del hombre. De allí fue resucitado de entre los muertos. Él ascendió al Padre en el cielo desde esa tierra en ruinas. Ahora el hombre tiene esperanza y redención. ¡Arruinado no más!

Preguntas de la lectura cronológica de la Biblia de hoy (Ez. 20:1 – 22:16):

    Dios llama a Ezequiel a un ministerio inusual y difícil. ¿Cómo le ordena el Señor a Ezequiel que responda a la pregunta de los ancianos de Israel? ¿Qué revela su respuesta a su pregunta sobre Dios?


    ¿Cuál es la identidad de la espada que Dios intenta usar para juzgar a su pueblo? ¿Qué revela esto acerca de Dios y las herramientas que Él usa?


    Enumere los pecados por los cuales se juzga a Israel en el capítulo 22. ¿Cómo se comparan estos pecados con los de su nación en el siglo XXI?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: