Una nación que se le acaba el tiempo


Por Iva May

La Biblia Cronológica de One Year®, RVR1960 (Tyndale, 2013), 11 de agosto

Los días de Judá como nación están contados. El rey Joaquín, su familia y 10,000 de su pueblo han sido “expulsados” de la tierra y llevados prisioneros a Babilonia. Mientras que el remanente bajo Sedequías piensa que han experimentado un respiro, en verdad la nación tiene menos de una década para vivir.

El SEÑOR predice que vendrá una semilla en La Era De La Creación. Él le promete a Abraham una gran nación en la Era Patriarcal. Fusiona a los doce hijos de Jacob en una nación en la Era del Éxodo, y les da la tierra de Canaán como herencia en la Era de la Conquista. La Era de la Conquista narra la conquista y división de la tierra por parte de Israel. Después de que Josué muere, Israel entra en la Era de los Jueces, que dura aproximadamente 350 años. Numerosos ciclos de pecado, opresión, arrepentimiento, liberación y paz caracterizan este período en su historia. Dios los libera fielmente de sus opresores cuando claman a él. El nacimiento del profeta Samuel marca el comienzo de una nueva era, donde Israel exige un rey como las naciones a su alrededor. La Era del Reino registra los reinados de Saúl, David y Salomón. Después de que Salomón muere, el reino se divide: se forman diez tribus en el norte de Israel, y las dos tribus restantes se convierten en Judá, creando La Era del Reino dividido. Al igual que el amanecer que abraza el horizonte, la Era del Cautiverio se eleva en el futuro inmediato de Judá.

“¡Tierra, tierra, tierra! oye palabra de Jehová!” Grita Jeremías (Jer. 22:29). “He aquí que vienen días, dice Jehová, en que levantaré a David renuevo justo, y reinará como Rey, el cual será dichoso, y hará juicio y justicia en la tierra.” (23: 5). Dios ha pactado con su pueblo para darles una tierra propia, pero su pacto está condicionado a que Israel lo ame y lo obedezca. Estos momentos son raros en la historia de Israel. Jeremías predice un día en que un Rey “ejecutará  juicio y  justicia en la tierra”.

Israel tiene una rica historia que abarca más de 1300 años entre la conquista de Canaán y su establecimiento como nación, hasta la época de Cristo. Todos estos años se pasan en la tierra de Canaán, excepto los setenta años que se pasan en Babilonia. Cuarenta años después de que Jesús asciende al Padre, el Templo de Jerusalén es destruido y los judíos son “expulsados” una vez más de la tierra. Mil novecientos años pasan antes de que los judíos regresen a la tierra para convertirse en una nación una vez más.

Ninguna otra nación tiene una historia así con Dios. La historia de Israel no es un registro de su fe, sino de la fidelidad de Dios a su pacto y su deseo de glorificar a su Hijo Jesús. Un día cumplirá la promesa y restaurará el reino bajo el verdadero gobernante, la raíz y la descendencia de David.

Preguntas de la lectura cronológica de la Biblia de hoy (Jer. 49; 2 Reyes 24: 5-7; 2 Crón. 36: 6-9; 2 Reyes 24: 8-9; Jer. 22: 24-23: 32):

    ¿Qué tienen en común los mensajes de Jeremías a Ammón, Edom, Damasco, Kedar y Hazor? ¿Qué entenderán estas naciones acerca de Dios cuando sean destruidas?


    ¿Qué acusación hace el Señor hacia los pastores de Judá? Describa al Rey Pastor que se levantará para dirigir a su pueblo.

 ¿Qué promesa hace Jeremías con respecto a este Rey Pastor y las personas a las que dirige?

    Describa a los líderes espirituales durante los últimos años de Judá.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: