Cuando Dios arrasa la tierra

Por Iva May

La Biblia Cronológica de One Year®, RVR1960 (Tyndale, 2013), 03 de agosto

Sofonías comienza a profetizar 40-50 años antes del cautiverio babilónico. Habla de un día venidero (“el día del SEÑOR” se menciona al menos doce veces en el libro de Sofonías), un día en el que Dios establecerá el servicio de limpieza y barrerá la tierra. Los hombres y los animales, las aves del aire y los peces del mar serán barridos. El pecado se habrá infiltrado tanto en cada área de la creación que Dios, una vez más, destruirá a todo ser viviente sobre la tierra.

Sofonías enseña varias verdades cruciales sobre Dios y el día del juicio:

    Dios castiga a los que usa para disciplinar a su pueblo.

Moab y Ammón no quedarán impunes por insultar al pueblo de Dios; serán “campo de ortigas, y mina de sal, y asolamiento perpetuo” (Sof. 2: 9).

Aunque Dios usó a los etíopes y asirios para disciplinar a su pueblo, Él los destruirá. A los etíopes les dice: “seréis muertos con mi espada” (2:12). Y de Asiria, dice: “Y extenderá su mano sobre el norte, y destruirá a Asiria, y convertirá a Nínive en asolamiento y en sequedal como un desierto” (2:13).

    Dios castiga a quienes lo tergiversan ante su pueblo.

Cada estrato del liderazgo de Judá maltrata a la gente y no respeta al Señor:

Sus príncipes crean un lugar de miedo en lugar de un lugar de seguridad para aquellos a quienes sirven (3: 3)

Sus jueces cazan para destruir a quienes deberían proteger y administrar justicia (3: 3).

Sus profetas dicen mentiras que engañan y traicionan a quienes deben advertir y proteger (3: 4)

Sus sacerdotes profanan el santuario y violan las Escrituras en lugar de obedecer las Escrituras y tratar el templo de Dios como santo (3: 4).

    Dios cumple las promesas que hace.

    Dios habla de un día futuro en el que quitará su juicio de su pueblo y será rey en medio de ellos.

“En aquel tiempo devolveré yo a los pueblos pureza de labios, para que todos invoquen el nombre de Jehová, para que le sirvan de común consentimiento” (3: 9).

“Y dejaré en medio de ti un pueblo humilde y pobre, el cual confiará en el nombre de Jehová El remanente de Israel no hará injusticia ni dirá mentira, ni en boca de ellos se hallará lengua engañosa; porque ellos serán apacentados, y dormirán, y no habrá quien los” (3: 12-13).

“Jehová ha apartado tus juicios, ha echado fuera tus enemigos; Jehová es Rey de Israel en medio de ti; nunca más verás el mal” (3:15).

    Dios promete que su pueblo morará una vez más en su propia tierra.

“En aquel tiempo yo os traeré, en aquel tiempo os reuniré yo; pues os pondré para renombre y para alabanza entre todos los pueblos de la tierra, cuando levante vuestro cautiverio delante de vuestros ojos, dice Jehová” (3:20).

Preguntas de la lectura bíblica cronológica de hoy (Sof. 2: 8-3: 20; 2 Cron. 35: 20-27; 2 Reyes 23: 29-30; Jer. 47-48):

    Cuando Josías no tiene en cuenta la advertencia de Necao y continúa la guerra con Egipto, ¿qué revela esto sobre él?
  

  ¿Qué caracteriza a la nación de Moab y precipita el juicio de Dios? ¿Qué revela esto sobre el juicio de Dios sobre las naciones?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: