Predecir

Por Iva May 

La Biblia Cronológica de One Year®, RVR1960 (Tyndale, 2013), 24 de julio

Varias veces en Isaías 48, Isaías menciona la importancia de las predicciones de Dios:

  • “Lo que pasó, ya antes lo dije, y de mi boca salió; lo publiqué, lo hice pronto, y fue realidad” (48: 3).
  • “te lo dije ya hace tiempo; antes que sucediera te lo advertí, para que no dijeras: Mi ídolo lo hizo, mis imágenes de escultura y de fundición mandaron estas cosas.” (48: 5).
  • “Lo oíste, y lo viste todo; ¿y no lo anunciaréis vosotros? Ahora, pues, te he hecho oír cosas nuevas y ocultas que tú no sabías. Ahora han sido creadas, no en días pasados, ni antes de este día las habías oído, para que no digas: He aquí que yo lo sabía.” (48: 6-7).
  • “Acercaos a mí, oíd esto: desde el principio no hablé en secreto; desde que eso se hizo, allí estaba yo” (48:16).

Desde el principio de la historia de Dios, Él predice eventos futuros:

Era de la Creación: Dios pronuncia una sentencia de muerte a quienes comen del árbol del conocimiento del bien y del mal. Él predice del Mesías a través de la simiente de Eva, quien aplastará la cabeza de la serpiente. Habla de una inundación mundial que se avecina.

Era de los Patriarcas: Dios promete a Abraham y su estéril esposa que tendrán un hijo, una tierra y una gran nación. Él promete bendecir a todas las familias de la tierra a través de sus descendientes. Él promete que destruirá Sodoma y Gomorra, en caso de que se encuentren menos de 10 justos en la ciudad. Llueve fuego y azufre del cielo, destruyendo la ciudad y sus habitantes. Él le promete a Abraham que sus descendientes vivirán como cautivos en una tierra extranjera durante 400 años, pero que Él los librará, castigará a sus captores y saqueará sus riquezas. Él le promete a Abraham, Isaac y Jacob que  reyes vendrán de sus descendientes hasta que llegue “Siloh”.

Era del Éxodo: Dios promete bendecir a quienes lo obedecen y maldecir a quienes lo desobedecen. Enumera las bendiciones por la obediencia y las consecuencias por la desobediencia. Él habla de un tiempo venidero en el que colocará Su Nombre permanentemente entre Su pueblo después de que habiten en la tierra prometida. Dios también habla de un momento en que su pueblo exigirá un rey como los pueblos que lo rodean. Él le da a Israel instrucciones con respecto a los matrimonios mixtos y la idolatría, enumerando las consecuencias negativas que ambos tendrán sobre su pueblo. Dios establece el sacerdocio de los levitas en cumplimiento parcial de la promesa que le dio a Judá en la era patriarcal (Gen. 49:10).

Era de la Conquista: Dios cumple su promesa a Abraham con respecto a la tierra prometida, cuando Josué lleva a Israel fuera del desierto y hacia Canaán. Josué anuncia que el hombre que reconstruya Jericó perderá dos hijos en la edificación de la ciudad (esto sucede en 1 Reyes 16:34).

Era de los Jueces: Israel se casa con los cananeos, y comienzan a adorar a los dioses de los cananeos, tal como Dios dijo que lo harían.

Era del Reino: Israel exige un rey como los pueblos que los rodean, y Dios les da el rey que desean. Dios cumple parcialmente su promesa a Judá con respecto a los futuros reyes entre sus descendientes. David desea construir un templo, un lugar para el Nombre de Dios, pero esa tarea pasa a su hijo Salomón.

Era del Reino Dividido: los asirios llevan a Israel al cautiverio. El reino dividido termina cuando los babilonios toman cautivo a Judá. Isaías predice que un rey extranjero llamado Ciro decretará la reconstrucción de Jerusalén y su templo. Él predice del Mesías y del juicio de las naciones.

Cada una de estas eras contiene muchas más promesas con respecto a Israel y eventos futuros. Ningún libro se compara con la Biblia. Sus predicciones o profecías demuestran la participación de Dios en los asuntos humanos.

Lamentablemente, la falta de atención a las promesas de Dios pronto llevará al cautiverio de Judá: “¡Oh, si hubieras atendido a mis mandamientos! Fuera entonces tu paz como un río, y tu justicia como las ondas del mar” (Is. 48:18).

Conocer las promesas, instrucciones y prohibiciones de Dios fue crucial en los días de Israel y no es menos importante en las nuestras.

Pregunta de la enseñanza bíblica cronológica de hoy (Is. 44: 6-28; 45-47; 48: 1-11):

Resuma lo que enseña la lectura de hoy sobre la idolatría y sus consecuencias.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: