Cuando Dios quita sus defensas

Por Iva May

La Biblia Cronológica de One Year®, RVR1960 (Tyndale, 2013), 16 de julio

Isaías 22 registra la invasión de Judá por Senaquerib; aunque Jerusalén no es tomada, el profeta se lamenta por la destrucción del pueblo de Dios (4). Mientras los habitantes de la ciudad observan desde los tejados (1), son testigos de la captura de los gobernantes de Judá junto con las personas que habían huido (3). Isaías ve al enemigo que lo rodea (7), pero atribuye su victoria al SEÑOR de los Ejércitos (5). La frase concisa del profeta al principio del versículo 8 cuenta la historia completa: “Y desnudó la cubierta de Judá”. ¿Por qué el Señor haría algo así a su pueblo?

Dios quita las defensas de su pueblo debido a su fe fuera de lugar; Judá confía en sus armas (8), en sus disposiciones (9), en sus planes de defensa y protección (10-11a), pero no confía en el SEÑOR que es su Creador y verdadero Defensor (11b). Dios quiere ser la defensa de su pueblo, pero la riqueza, el armamento, los muros y el agua ciegan a Judá ante Dios y les dan una falsa confianza en sus propias capacidades. Entonces Dios quita su defensa.

Dios elimina la defensa de su pueblo debido a su fracaso moral: Judá no solo confía en sus defensas humanas; sino que también rechaza el llamado del SEÑOR al arrepentimiento al estar a favor de la fiesta.” Por tanto, el Señor, Jehová de los ejércitos, llamó en este día a llanto y a endechas, a raparse el cabello y a vestir cilicio” (12); la nación responde perversamente con una mentalidad basada en la fiesta: “Comamos y bebamos, porque mañana moriremos.” (13). Tal falla moral invita al juicio de Dios que no será perdonado (14).

Isaías presenta varias verdades eternas para el pueblo de Dios:

  • La calamidad viene a llamar al pueblo de Dios al arrepentimiento ante Él; El SEÑOR usa el triunfo de sus enemigos como un llamamiento para que su pueblo regrese a Él.
  • Cuando el pueblo de Dios confía en todo lo que sus armas, riquezas, obras y muros pueden hacer en lugar de confiar en Él, Dios les permite descubrir las consecuencias de esa confianza fuera de lugar.
  • El pueblo de Dios que rechaza el arrepentimiento por juerga y fiesta invita el juicio severo de Dios; están viviendo como incrédulos y negadores de la resurrección (ver 1 Co. 15:32).
  • Las consecuencias del lugar equivocado y el fracaso moral pueden afectar tanto a la generación presente como a las que están por venir: “que este pecado no os será perdonado hasta que muráis” (Is. 22:14).

Preguntas de la lectura bíblica cronológica de hoy (Is. 18-23):

Isaías proclama juicio contra los vecinos de Israel. ¿Qué revelan estos juicios acerca de Dios?

¿Qué razones da el SEÑOR para quitar su protección de Jerusalén en Is. 22: 1-14? ¿Qué revela esto acerca de Dios?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: