La miel y la tentación sexual

La Biblia Cronológica de One Year®, RVR1960 (Tyndale, 2013), 2 de julio

“El hombre saciado desprecia el panal de miel; pero al hambriento todo lo amargo es dulce. Cual ave que se va de su nido, tal es el hombre que se va de su lugar.” (Prov. 27: 7-8).

Anteriormente en Proverbios, el escritor de sabiduría advierte a los hombres acerca de las mujeres adúlteras o indiscretas. También le ruega a los esposos que acudan a sus propias esposas para la satisfacción sexual: “Bebe el agua de tu misma cisterna, y los raudales de tu propio pozo. . . Sea bendito tu manantial, Y alégrate con la mujer de tu juventud, como cierva amada y graciosa gacela. Sus caricias te satisfagan en todo tiempo, y en su amor recréate siempre.” (5:15, 18-19).

La explotación sexual caracteriza a los que viven fuera de la presencia de Dios. La cultura de Caín era una cultura de explotación sexual (poligamia – Gen. 4: 19-23). Hombres poderosos reunieron grandes harenes (Faraón – Génesis 12; Abimelec – Génesis 20). El Señor advirtió a la nación de Israel contra el pecado sexual (Lev. 18), pero, poco después de la muerte de Josué, Israel abrazó el pecado sexual junto con la idolatría. El rey Salomón aprendió una dura lección con respecto a la explotación sexual: “Y he hallado más amarga que la muerte a la mujer cuyo corazón es lazos y redes, y sus manos ligaduras. El que agrada a Dios escapará de ella; mas el pecador quedará en ella preso.” (Ecl. 7:26).

Los compradores inteligentes compran con el estómago lleno. Los compradores hambrientos gastan más dinero y compran impulsivamente, mientras que aquellos que acaban de comer tienen menos probabilidades de comprar impulsivamente. (Esto hace que uno se pregunte si la serpiente se acercó a Adán y Eva a la hora de la cena).

Pablo instruye a las mujeres mayores a enseñar a las mujeres más jóvenes “a amar a sus esposos” (Tito 2: 4-5). Amar al esposo incluye satisfacer sus necesidades sexuales. Las esposas que satisfacen las necesidades sexuales de sus esposos les ayudan regularmente en la batalla por la pureza moral en un mundo que estimula los apetitos sexuales. Las esposas son la única salida justa que tienen los esposos. Los hombres deben disciplinarse, deben practicar el autocontrol y acudir a sus esposas para obtener placer sexual. Las esposas deben ser deseables y disponibles para sus propios maridos.

La sabiduría enseña a los hombres a negarse a sí mismos cada trampa de miel y a recurrir a sus esposas. ¡La sabiduría enseña a las mujeres a cuidar de sus hombres!

Preguntas para la lectura bíblica cronológica de hoy (Prov. 25-29):

Resuma lo que estos capítulos enseñan sobre lo siguiente:

Reyes y líderes sabios y sus seguidores.

El sabio y el necio.

Los ricos y los pobres.

Interacción social responsable

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: