Un hombre de influencia

La Biblia Cronológica de One Year®, RVR1960 (Tyndale, 2013), 18 de junio

La ambición de Atalía se hace realidad cuando muere su hijo Ocozías. Ella mata a todos los herederos masculinos del reino (o eso cree ella), se apodera del trono de Judá y reina por seis años. La idolatría prospera bajo su liderazgo. Mientras tanto, un sacerdote llamado Joiada espera en las alas del tiempo, durante siete años.

La promesa de Dios a David con respecto a un heredero perpetuo en el trono requiere su actividad. La muerte de todos los herederos de Ocozías parece anular su promesa. Una promesa hecha por Dios, sin embargo, siempre es guardada por Dios; Dios está trabajando “tras bambalinas” para cumplir su promesa.

La hermana de Ocozías rescata al niño pequeño de Ocozías y lo esconde. Cuando Joás, el único hijo sobreviviente de Ocozías, descendiente de David, finalmente cumple siete años, Joiada se “fortaleció” (2 Crón. 23: 1). Él lidera un golpe de estado. El malvado reinado de Atalía termina con un gemido y la gente grita: “¡Viva el rey!” Atalía patéticamente intenta llamar de traición la coronación del heredero de David, y ella muere. Joiada y el pueblo destruyen el templo de Baal y lo derriban. Joás comienza a reinar como el octavo monarca de Judá a los siete años de edad.

Joás sigue al SEÑOR todos los días de Joiada. Bajo el liderazgo de Joiada, Joás repara el templo. Tristemente, después de la muerte de Joiada, Joás y Judá se alejan del SEÑOR y adoran los altares de Asera.

La vida de Joiada habría pasado inadvertida si no hubiera protegido a Joas hasta el día en que supervisaría el derrocamiento de Atalía. En esta coyuntura dejó un legado: “E hizo Joás lo recto ante los ojos de Jehová todos los días de Joiada el sacerdote.” (2 Crónicas 24: 2). Joiada se convirtió en un hombre de influencia por dos razones: él era paciente y temía a Dios.

Esta historia revela verdades simples acerca de Dios y sus caminos:

  • Dios trabaja a través de personas ordinarias pero con convicción. La hermana de Ocozías esconde a Joás, y Joiada espera hasta que el niño cumpla siete años antes de actuar.
  • Dios trabaja cuando todas las probabilidades aparecen en contra de él. Atalía piensa que ella ha eliminado a los descendientes de David, pero se entera de que nadie le gana a Dios.
  • La meta del enemigo siempre es “robar, matar y destruir”, especialmente en relación con la línea de la semilla de la mujer, pero Dios es mayor. Su plan no será frustrado; Su promesa prevalecerá.

Preguntas de la lectura bíblica cronológica de hoy (2 Reyes 10: 32-36; 11: 1-12: 16; 2 Crónicas 22: 10-24: 16):

Repasa 1 Reyes 21: 23-26. ¿Qué revela el cumplimiento de esta promesa años después acerca de Dios?

¿Cuánto tiempo sirve Joás al SEÑOR? ¿Cómo le paga a Joiada por el bien que había hecho por el rey y por Israel? ¿Por qué el rey de Judá cede a los líderes de Judá? ¿Qué revela esto sobre la naturaleza humana?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: