Cuida tu corazón

La Biblia Cronológica de One Year®, RVR1960 (Tyndale, 2013), 27 de mayo

Desde la infancia el hombre contemporáneo está condicionado a seguir su corazón. Por ejemplo, los ancianos en “La Tierra antes del Tiempo” (The Land Before Time) le dijeron a sus hijos de dinosaurios: “Sigan su corazón”.  El corazón, sin embargo, ¡no se puede confiar! Jeremías describe el corazón como “Engañoso es el corazón más que todas las cosas, y perverso” (Jeremías 17: 9). Salomón advierte al hombre que cuide su corazón: “Sobre toda cosa guardada, guarda tu corazón; Porque de él mana la vida” (Prov. 4:23).

Hay una gran diferencia entre cuidar tu corazón y seguir tu corazón. ¿Por qué Salomón exhorta a los que buscan sabiduría a guardar sus corazones? El corazón es fácilmente influenciado por palabras persuasivas de personas persuasivas en circunstancias persuasivas.

A lo largo de Proverbios, Salomón advierte a hombres y mujeres sobre muchas trampas que impactan el corazón:

  • Adulterio y mujeres seductoras – desvían el corazón.
  • La tacañería – achica el corazón
  • La pereza – empobrece el corazón
  • La riqueza – esclaviza el corazón
  • La codicia – consume el corazón
  • El orgullo – exalta el corazón
  • La lujuria – infecta el corazón

La sabiduría protege al corazón, “para librarte del mal camino, de los hombres que habla perversidades” (2:12). Salomón exhorta a los buscadores de sabiduría a “Fíate de Jehová de todo tu corazón, y no te apoyes en tu propia prudencia. Reconócelo en todos tus caminos, y él enderezará tus veredas.” (3: 5-6). No se puede confiar en el corazón, pero se puede confiar en el Señor.

A menudo le pedimos a Dios en oración que haga por nosotros lo que Él espera que hagamos por nosotros mismos. Cuidar nuestros corazones es nuestra responsabilidad.

La puerta del corazón de uno se mueve en ambos sentidos. Primero, las puertas del corazón deben estar cerradas desde afuera para evitar que las cosas malas se escapen del corazón (“de la abundancia del corazón habla la boca”), lo que significa que debemos disciplinar nuestros pensamientos y palabras. Segundo, las puertas del corazón deben estar cerradas desde adentro para evitar la entrada a las cosas malas “de afuera” (resentimiento, falta de perdón, etc.). A diario ocurren cosas que influyen y envenenan nuestros corazones. Debido a que el corazón es la fuente de la vida, nunca podemos permitirnos tomar un descanso de proteger lo que entra y lo que sale.

Proteger el corazón es un trabajo de tiempo completo, pero las consecuencias de un corazón desprotegido son mucho más costosas que el trabajo de guardarlo. Si Salomón hubiera guardado su corazón, el reino podría haber permanecido intacto; si David hubiera guardado su corazón, el curso de sus últimos años podría haber sido alegre en lugar de doloroso.

Preguntas de la lectura bíblica cronológica de hoy (Proverbios 1:1 – 4:27):

¿Qué enseñan los primeros capítulos de Proverbios acerca de la sabiduría y los que caminan de acuerdo con la sabiduría de Dios?

¿Qué papel juega la Palabra de Dios en la comunicación de la sabiduría de Dios?

¿Cómo usa Jehová la autoridad paterna para manifestar su sabiduría?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: