Restaurando relaciones

La Biblia Cronológica de One Year®, RVR1960 (Tyndale, 2013), 30 de abril

Pasan tres años de sequía antes de que David ore por la sequía. El SEÑOR conecta los puntos entre la falta de lluvia y la ruptura del pacto de Saúl con los gabaonitas: “David consultó a Jehová, y Jehová le dijo: Es por causa de Saúl, y por aquella casa de sangre, por cuanto mató a los gabaonitas.” (2 Sam. 21: 1).

Temerosos de los israelitas cuando empezaron a conquistar la tierra de Canaán, los gabaonitas engañaron a Josué e Israel al fingir que venían de una tierra lejana. Josué extendió la compasión inmerecida y se encontró haciendo exactamente lo que Moisés había prohibido: “Cuando Jehová tu Dios te haya introducido en la tierra en la cual entrarás para tomarla. . .las destruirás del todo; no harás con ellas alianza, ni tendrás de ellas misericordia.” (Deut. 7: 1-2). No buscaron el consejo del SEÑOR e hicieron un tratado con los gabaonitas, quienes quedaron bajo la protección de Israel y se convirtieron en sus sirvientes.

Cientos de años más tarde, Saúl, viola ese tratado al matar a muchos de los gabaonitas para expulsarlos de la tierra. Lamentablemente, Saúl pierde su tiempo y sus recursos matando a los gabaonitas y persiguiendo a David en lugar de derrotar a los filisteos. Y le cuesta severamente a Israel.

Veinte o más años pueden haber pasado desde que Saúl mató a los gabaonitas, pero Dios nunca olvida. Él toma en serio tanto el pacto como la ruptura del pacto; por lo tanto, Él conecta los puntos para David. David se acerca a los gabaonitas y pregunta: “¿Qué haré por vosotros, o qué satisfacción os daré, para que bendigáis la heredad de Jehová?” (2 Sam. 21: 3). A los gabaonitas no les interesa la remuneración, sino la retribución: “Ellos respondieron al rey: De aquel hombre que nos destruyó, y que maquinó contra nosotros para exterminarnos sin dejar nada de nosotros en todo el territorio de Israel” (21: 5).

David entrega a siete de los descendientes de Saúl, incluidos los dos hijos de la concubina de Saúl, en manos de los gabaonitas, quienes los cuelgan. Después de que David devuelve los huesos de Saúl y Jonatán al país de los Benjamitas y los sepulta allí, comienza a llover.

Esta escena revela una serie de verdades acerca de Dios y los votos hechos por aquellos que le pertenecen:

  • Dios toma en serio el maltrato de aquellos a quienes su pueblo se ha comprometido a proteger, y el paso del tiempo no borra la ofensa.
  • Dios a veces interrumpe los patrones climáticos para llamar la atención de su pueblo para que rectifiquen el error cometido.

Preguntas de la lectura bíblica cronológica de hoy (2 Samuel 19:31 – 21:22; Salmo 7; 1 Crónicas 20: 4-8):

¿Cómo usa Dios a una mujer para prevenir una mayor pérdida de vidas en Abel- bet- maaca?

¿Qué revela el Salmo 7 sobre el tratamiento que David le dio a Seba?

¿Qué acciones toma David para demostrar su compromiso con la tribu de Benjamín después de la muerte de los descendientes de Saúl? 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: