Las cuevas de la vida

La Biblia Cronológica de One Year®, RVR1960 (Tyndale, 2013), 16 de abril

David es un hombre centrado en Dios, reducido a vivir en cuevas.

David pasó más de una década de su vida huyendo de los intentos de asesinato del rey Saúl. Muchos de esos días y semanas se las pasaron escondidos en cuevas. ¡Eso debe haber sido insoportable para este antiguo pastor, acostumbrado al cielo abierto! ¿Cómo hizo esa transición tan alegremente?

El Salmo 57: 1 ofrece una pista: “Ten misericordia de mí, oh Dios, ten misericordia de mí;
Porque en ti ha confiado mi alma, y en la sombra de tus alas me ampararé hasta que pasen los quebrantos.”. Otro punto de vista proviene del Salmo 142: 5: “Clamé a ti, oh Jehová; dije: Tú eres mi esperanza, y mi porción en la tierra de los vivientes”.

Aunque las cuevas ofrecen refugio físico, David necesita un refugio para su alma, un refugio para su bienestar espiritual. El SEÑOR es el lugar de refugio al que corre continuamente: “Con mi voz clamaré a Jehová; con mi voz pediré a Jehová misericordia. Delante de él expondré mi queja; delante de él manifestaré mi angustia.” (142: 1-2).

David entiende que su década de huir del rey Saúl de alguna manera cumple un propósito de Dios que simplemente tiene que aceptar por fe hasta que llegue a un entendimiento completo. Dios es grande, sus propósitos grandiosos; por lo tanto, David puede confiar en el carácter de Dios cuando no puede entender su vida en la cueva. Cada mañana, David elige clamar a Dios: “Clamé a ti, oh Jehová;
Dije: Tú eres mi esperanza, Y mi porción en la tierra de los vivientes. Escucha mi clamor, porque estoy muy afligido. Líbrame de los que me persiguen, porque son más fuertes que yo.” (Sal. 142: 5-6).

Abundan las tentaciones que atraen tanto a los creyentes como a los incrédulos para evitar volverse al Señor. Muchos recurren a las drogas (legales o ilegales), el alcohol, el sexo, la comida, el sueño, el entretenimiento, el ejercicio, etc., cuando sus mundos celestiales se derrumban en mundos de cuevas. David no,  David se vuelve hacia el Señor.

La respuesta de David a su cambio en las circunstancias revela una serie de verdades útiles sobre la vida de la cueva.

  • La adoración a cielo abierto prepara a David para la adoración en cuevas. Dios es el mismo aunque  las circunstancias sean diferentes. ¡Es una verdad para nosotros también!
  • El dudar del amor de Dios es contraproducente. La verdad de ese amor ya se había establecido años antes cuando David adoraba a Dios bajo el cielo abierto. Él reconoció sus limitaciones para entender los caminos de Dios mientras levantaba sus ojos de sus circunstancias a la morada de Dios sobre los cielos. Dios es más grande que la vida de pastoreo y de cielos abiertos o las circunstancias restrictivas.
  • David se somete al Señor de sus circunstancias y pide a Dios que manifieste Su gloria.

Preguntas de la lectura de hoy (1 Samuel 22:1 – 23:12; Salmo 57; 142; 52):

¿Qué reconocen los hombres poderosos de Gad, Benjamín y Judá acerca de David?

¿Quién es Doeg? ¿Qué revela la matanza de Ahimelec  y los sacerdotes al mando de Saúl por parte de Doeg acerca del rey?

¿Qué entiende David acerca de Dios que lo consuela cuando se entera de la muerte de Ahimelec?

¿Cómo la gente de Keila devuelve la amabilidad de David? ¿Qué revela esto sobre cómo ven al rey Saúl? ¿Qué revela esto sobre el miedo al hombre?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: