La bandera blanca de la rendición.

La Biblia Cronológica de One Year®, RVR1960 (Tyndale, 2013), 3 de abril

El hombre es creado a imagen de Dios. Sin embargo, desde la caída, su imagen en el hombre está manchada por el pecado. El pecado en el corazón dirige al hombre a resistir las oberturas misericordiosas de Dios. El pecado reina en la cultura cuando las personas pecaminosas se resisten colectivamente a la gracia de Dios y hacen lo correcto ante sus propios ojos. La gracia de Dios le da al hombre tiempo para arrepentirse y la bondad de Dios permite que ocurra la opresión para atraer la atención del hombre.

La era de los jueces demuestra tanto el pecado en el corazón como el pecado en la cultura, ya que el pueblo de Dios vive en la opresión durante años. Siete ciclos de pecado ocurren durante estos 350 años en la historia de Israel y cada ciclo registra un largo tiempo de opresión (7, 8, 20, 18 (dos veces) y 40 años).

Durante uno de estos ciclos, Israel hace el mal a los ojos del SEÑOR. Sirven a los dioses de los pueblos que los rodean y abandonan totalmente al SEÑOR. El SEÑOR permite que los filisteos y los amonitas los destrocen y aplasten durante 18 años. Finalmente, Israel clama al Señor, confiesa su pecado: “Hemos pecado; haz tú con nosotros como bien te parezca; sólo te rogamos que nos libres en este día.” (Jueces 10: 15). Eliminaron los dioses extranjeros entre ellos y sirvieron al SEÑOR. En respuesta al arrepentimiento de Israel, el Espíritu del Señor viene sobre Jefté, un hijo de Galaad y una prostituta, y libera a Israel de la mano de los amonitas.

Cada generación no aprende de la falla de la generación anterior y el ciclo comienza de nuevo. Lamentablemente, la opresión se intensifica antes de que Israel pida misericordia, como un ejército abrumado y derrotado ondea la bandera blanca de la rendición.

¿Qué revela esta repetición de la opresión de la rebelión durante la era de los Jueces acerca de Dios y el hombre?

  • Dios dejará a su pueblo ir tan lejos como ellos quieran ir.
  • La rebelión y el orgullo están profundamente arraigados en el corazón; se necesitan muchos años de opresión antes de que esas raíces se aflojen.
  • Los que se niegan a seguir al SEÑOR con gozo, prefieren vivir bajo opresión.
  • Cuando el pueblo de Dios se compromete con el pecado, es tan malo, si no que peor, que las personas a su alrededor.
  • Dios siempre está listo para levantar una liberación cuando su pueblo clama en arrepentimiento.
  • El viejo adagio sigue siendo cierto: “El pecado te lleva más lejos de lo que quieres ir, te mantiene más tiempo del que quieres quedarte y cuesta más de lo que quieres pagar”.

Preguntas de la lectura de hoy (Jueces 9:22 – 11:28):

¿Cómo trata el SEÑOR a Abimelec con respecto al asesinato de sus hermanos? ¿Qué revela esto acerca de Dios?

¿Qué revela la vida familiar de Jefté sobre la vida familiar durante la era de los jueces?

¿Cuál fue la opinión de Jefté sobre Dios? ¿De dónde obtuvo esa opinión? ¿Qué revela esto sobre la alfabetización bíblica?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: