Personas del ojo o personas del oído 


La Biblia Cronológica de One Year®, RVR1960 (Tyndale, 2013), 6 de febrero

Dios desea que su pueblo se convierta en personas del oído en lugar de personas del ojo.

Adán y Eva se convirtieron en personas del ojo, en lugar de personas del oído, cuando ignoraron la prohibición de Dios (lo que Dios había dicho sobre el árbol del conocimiento del bien y el mal) y comieron el fruto del árbol prohibido. La prohibición era una oportunidad para caminar por fe, para ser personas del oído.

Después de diez años de esperar a que Dios cumpliera su promesa, Saraí miró su cuerpo envejecido y actuó de acuerdo con lo que vio en lugar de lo que Dios dijo. Saraí guiada por el ojo,  presentó a Agar a Abram y consiguió un hijo, pero no el hijo de la promesa. Ella rechazó la oportunidad de transformar la vista en fe. Las consecuencias de esa decisión basada en la vista continúan aun hoy.

Dios guió a Israel al desierto para transformarlos en personas del oído en lugar de personas del ojo. Ellos fallaron estrepitosamente: “Ojalá hubiéramos muerto por mano de Jehová en la tierra de Egipto, cuando nos sentábamos a las ollas de carne, cuando comíamos pan hasta saciarnos; pues nos habéis sacado a este desierto para matar de hambre a toda esta multitud.” (Éxodo 16:2-3).

Dios respondió poniendo una prueba. ¿Seguiría Israel actuando según lo que ven o confiarían en el carácter y la Palabra de Dios y actuarían con fe?

“Y Jehová dijo a Moisés: He aquí yo os haré llover pan del cielo; y el pueblo saldrá, y recogerá diariamente la porción de un día, para que yo lo pruebe si anda en mi ley, o no. Mas en el sexto día prepararán para guardar el doble de lo que suelen recoger cada día… Mirad que Jehová os dio el día de reposo,y por eso en el sexto día os da pan para dos días. Estése, pues, cada uno en su lugar, y nadie salga de él en el séptimo día ” (Éxodo 16: 4-5, 29).

Efectivamente, muchos en Israel fallaron la prueba; actuaron de acuerdo con lo que vieron, en lugar de lo que Dios dijo. Sus sobras se pudrieron y criaron gusanos. El sexto día ofreció otra oportunidad para una fe basada en el oído cuando Dios prometió mantener la doble porción para proveer a Israel durante el sábado. Dios es el Dios del sábado. Tener su promesa en el desierto es experimentar un oasis de su descanso.

Las instrucciones, promesas o prohibiciones dadas por Dios requieren que los oyentes elijan entre ser personas del ojo o personas del oído. Proporcionan una prueba que transforma la vista en fe o la vista en incredulidad. Exigen que el hombre decida por sí mismo que Dios es suficiente, que tener una promesa, instrucción, o prohibición de parte de Dios es tener la actividad de Dios. Las experiencias en el desierto combinadas con las promesas de Dios crean una oportunidad para transformar a las personas del ojo en personas del oído, para probar que Dios es suficiente, “porque por fe andamos, no por vista” (2 Corintios 5: 7).

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: