La perspectiva del cielo y la experiencia humana

El libro de Job se abre con la visión celestial del sufrimiento de Job. Pocas historias tienen esa ventaja. Job capta por fe lo que Dios revela ante el concilio celestial. Dios describe a Job como un “varón perfecto y recto, temeroso de Dios y apartado del mal” (1: 8; 2: 3). Aunque Job no es consciente de esta evaluación celestial, vive por fe.

Job entiende que la relación del hombre con Dios no se basa en méritos personales sino en un sacrificio aceptable. Responde a toda la revelación o luz que tiene acerca de Dios, proporcionada por las historias de la Era de la Creación que se le transmitieron por tradición oral.

Pocos detalles se dan sobre Job  más allá de su familia inmediata. Job entiende que el pecado separa a un hombre de su Creador y que el pecado está expiatorio por medio de la muerte sustitutiva, “y se levantaba de mañana y ofrecía holocaustos conforme al número de todos ellos. Porque decía Job: Quizá habrán pecado mis hijos, y habrán blasfemado contra Dios en sus corazones. De esta manera hacía todos los días.” (Job 1: 5b) Esta acción terrenal y regular provoca una respuesta celestial, “Y Jehová dijo a Satanás: ¿No has considerado a mi siervo Job, que no hay otro como él en la tierra, varón perfecto y recto, temeroso de Dios y apartado del mal?” (5: 8). Job no tiene sabe de  esta conversación celestial hasta el final de la historia. Todo lo que tiene es basar su fe en Dios, a pesar del terrible sufrimiento. Son las historias de la Era de la Creación lo que lo sostiene. Estas historias enseñan verdades acerca de Dios que inducen a la fe. Lamentablemente, la fe de Job es probada por una fuente inesperada: sus amigos, o mejor dicho, sus amienemigos.

Los amienemigos de Job comparten ideologías que buscan desentrañar la fe de Job.

Elifaz asume una posición basada en la experiencia y que todo lo que él sabe. Elifaz ve la vida y evalúa el sufrimiento a través de una ideología que dice: “La experiencia triunfa sobre la fe”. Elifaz eleva los poderes de la observación, los sentimientos y la experiencia sobre la revelación: “Recapacita ahora; ¿qué inocente se ha perdido? Y ¿en dónde han sido destruidos los rectos?  (4: 7). “Recapacita”, comienza Elifaz mientras filtra el sufrimiento de Job a través de su filtro de “experiencia personal”. Concluye que las personas inocentes no sufren (en parte porque se veía a sí mismo como inocente ante Dios y ciertamente no estaba sufriendo). Supuso, por lo tanto, que Job debe ser culpable de algún delito, “aquellos que aran el mal y aquellos que siembran problemas lo cosechan”.

La narrativa de Job enseña varias verdades:

  • Incluso durante los primeros días de la historia, existía un remanente que confiaba y adoraba al Dios vivo.
  • Siempre hay más cosas en el reino espiritual de lo que el ojo puede ver o la mente puede captar, pero la fe puede soportar.
  • La experiencia humana limita la capacidad de una persona para comprender la realidad espiritual. Sólo la revelación de Dios revela la realidad eterna.
  • Satanás ataca a los hombres para desalentar y derrotar su fe en Dios.

Ezequiel menciona un triunvirato de hombres famosos por su fe: Noé, Daniel y Job (14:14, 20). ¿Podría ser que Noé fuera el modelo a seguir de Job? ¿Y que Noé y Job fueron los modelos a seguir de Daniel? Los tres vivieron en circunstancias extremas, y los tres perseveraron  su fe en la veracidad de la Palabra de Dios y la bondad de su carácter produjeron  hombres de gran perseverancia bajo las pruebas. Más tarde, Santiago reconoció esta verdad: “He aquí, tenemos por bienaventurados a los que sufren. Habéis oído de la paciencia de Job, y habéis visto el fin del Señor, que el Señor es muy misericordioso y compasivo” (Santiago 5:11).

Preguntas de la lectura de hoy (Job 1: 1-4: 21):

Describe la comprensión de Job acerca del pecado, Dios y la redención.

¿Qué establece Dios con respecto a la justicia de Job en su conversación con Satanás?

Elifaz filtra el sufrimiento de Job a través de su propia experiencia con respecto al sufrimiento (4: 8). ¿A qué conclusión llega con respecto al sufrimiento de Job?

One thought on “La perspectiva del cielo y la experiencia humana

  1. 1. Job entendía la naturaleza pecaminosa del hombre, la pureza y santidad de Dios y también comprendía que la manera para estar limpios frente a ese Dios puro era derramando sangre inocente en holocaustos.
    2. Dios menciona las virtudes de Job su siervo; perfecto, recto y temeroso de Dios e íntegro. Dios pone a Job en la mira de Satanás, le permite atribularlo pero le dá límites preservando su vida.
    3. Elifaz asi como la mayoría en el mundo se apresura a juzgar a Job basándose en su experiencia y conocimientos limitados, dando a entender que algún mal había hecho para que le aconteciera todo esto, culpándolo prácticamente.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: