Progenitor de una nación

Las diez generaciones que siguen al diluvio llenan la tierra con personas idólatras, incluidos los descendientes de Sem, uno de los cuales es Taré, el padre de Abraham. Josué 24: 2 llena la brecha informativa en el trasfondo de Abraham: “Y dijo Josué a todo el pueblo: Así dice Jehová, Dios de Israel: Vuestros padres habitaron antiguamente al otro lado del río, esto es, Taré, padre de Abraham y de Nacor; y servían a dioses extraños.”

Dios le habla a Abram, este hombre con raíces idólatras, y le hace una promesa tan audaz que Abram no puede cumplirla con ninguno de sus propios esfuerzos. Dios promete a Abram y Sarai, una pareja estéril, un hijo a través del cual Él construirá una nación y bendecirá a todas las familias de la tierra. Esta promesa retoma el hilo de la redención que comenzó en Génesis 3:15, donde Dios promete enviar a Uno que redimirá al hombre.

Abram cree a Dios y traslada a su familia a Canaán. Allí él edifica un altar al Señor. Inmediatamente, una hambruna pone a prueba la fe de Abram cuando golpea la tierra, y Abram huye al sur de Egipto, donde se envuelve en el egoísmo y la autoprotección, con un gran costo para Sarai. Dios interviene y la pareja regresa a Canaán inmensamente rica. Inmediatamente Abram regresa a al altar e invoca el nombre del Señor.

 El conflicto entre sus sirvientes y los sirvientes de Lot surge y se separan, y Lot elige la mejor tierra para sí mismo (repitiendo el error de Adán y Eva de tomar una decisión basada en lo que apela al ojo y el apetito). Abram construye otro altar para el Señor.

¡Podrías decir que Abram era un hombre “de altar”! Que fue alterado (modificado). La fe en las promesas de Dios le hace eso a un hombre. Él adora a Dios, y eso trae transformación.

Lot se mete en problemas, y Abram lo rescata. Abram ha testificado de la fe en Dios a través de su obediencia a Él, pero después de conocer a Melquisedec, públicamente jura su lealtad al Señor: “Y respondió Abram al rey de Sodoma: He alzado mi mano a Jehová Dios Altísimo, creador de los cielos y de la tierra” (Gn. 14:22).

Abram, este progenitor de un gran pueblo, enseña varias verdades acerca de Dios y de los que Él elige:

  • El pasado o la edad de un hombre no le impide conocer y ser útil para Dios.
  • Una situación imposible no impide que Dios cumpla Sus promesas.

Todo lo que Dios le pide a un hombre es la simple confianza de un niño.

Preguntas de la lectura de hoy (Génesis 11: 1-14: 24):

Lea Isaías 46: 9-10 y establezca el método de operación de Dios.

¿Dónde, en Génesis 1-10, Dios ha hecho promesas con respecto a su actividad futura? ¿Qué revela esto acerca de Dios y cómo Él trabaja?

¿Cómo responde Abram a las promesas de Dios? ¿De quién aprende a construir un altar?

¿Qué aprende Abram sobre sí mismo y sobre Dios mientras está en Egipto?

¿Qué es lo primero que hace Abram cuando regresa a Betel? ¿Cómo lo prepara esto para resolver el conflicto que surge entre sus sirvientes y Lot?

¿Cómo afecta la riqueza a la relación de Abram y Lot?

¿Qué les dice esta resolución acerca de Lot? ¿Acerca de Abram?

3 comentarios sobre “Progenitor de una nación

  1. 1. Isaias 46:9-10: Dios confirma que No hay otro como el, que el cumple sus planes.
    2. “Y pondré hostilidad entre tú y la mujer, y entre tu descendencia y la descendencia de ella. Su descendiente te golpeará la cabeza, y tú le golpearás el talón».”
    ‭‭Génesis‬ ‭3:15‬ ‭
    2.A. Dios es un Dios de estrategia, el ya tiene un plan divino diseñado.
    3. Abraham cree pero su fe es puesta a prueba por una gran hambruna.
    4.Abraham es envuelto egoísmo y autoprotección. Dios interviene y rescata.
    5. Hace un altar e invoca el nombre del Señor. El tiene fe en las promesas de Dios y es un gran adorador. Abraham rescata a Lot.
    6. Lot toma decisiones basadas en lo que apela al ojo y al apetito. esto causa conflicto.
    7. abraham es un hombre fiel a Dios.

    Me gusta

  2. Dios puede protegernos incluso de nosotros mismos, por ello se demuestra que es digno de nuestra confianza por Fe, ya que nuestra vista puede engañarnos y llevarnos a la perdición.

    Me gusta

  3. Dios le habló a Adán, a Caín y a Noé cosas que ellos no entendían del todo. Adán no conocía la muerte, Noé nunca había visto la lluvia.
    No se trata de entenderlo todo, sino de obedecer, dar el primer paso de fe.
    Dios nos habla, el quiere tener una relación con nosotros, nosotros debemos de creer porque Él es fiel y su Palabra se cumple. 💓

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: