Destacada

Un Rey y un Pobre Comienzo

Por Iva May, 11 de abril Traducido por Rocío López #movimientodealfabetizacionbiblicacbt

La estatura alta y la buena apariencia no hacen a un buen líder. Los hombres pequeños a menudo residen en cuerpos grandes y guapos. Tal es el primer rey de Israel.

Samuel unge a Saúl como el primer rey de Israel y le advierte a él y al pueblo de Israel acerca de la alfabetización y la obediencia de la Biblia: “Si temes al SEÑOR y le sirves y obedeces Su voz, y no te rebelas contra el mandamiento del SEÑOR, entonces tú y El rey que reina sobre ti continuará siguiendo al SEÑOR tu Dios. Sin embargo, si no obedeces la voz del SEÑOR, pero te rebelas contra el mandamiento del SEÑOR, entonces la mano del SEÑOR estará contra ti, como lo fue contra tus padres” (1 Samuel 12:14-15). Dios promete aún más, después de enviar una furiosa tormenta, “Pero si todavía haces el mal, serás barrido, tanto tú como tu rey” (12:25).

Los filisteos se reúnen contra Israel, e Israel responde con miedo y se esconde en las cuevas. ¡Y el rey Saúl no se queda atrás! Saúl entra en pánico mientras espera que Samuel se presente y presumiblemente asume el papel del sacerdote: “Y ofreció el holocausto” (13:9). Si Saúl hubiera esperado unos minutos más por Samuel, no habría escuchado estas palabras: “No has guardado el mandamiento del SEÑOR tu Dios, como Él te lo había ordenado. Porque ahora el SEÑOR hubiera establecido tu reino sobre Israel para siempre. Pero ahora tu reino no continuará” (1 Samuel 13:13-14).

El rey Saúl se equivoca en varios puntos:

  • Saúl asume que su reinado sobre Israel como rey también incluye el sacerdocio. Sólo a los levitas se les permite ofrecer holocaustos al SEÑOR. Saúl sobrepasa su posición.
  • Saúl no es un hombre de fe. Él, como tantos, basa su decisión en lo que ve, en lugar de lo que Dios ha dicho: “Cuando vi que la gente se había dispersado de mí y que no había venido dentro de los días señalados, y que los filisteos se reunieron en Micmas… ” (13:11). Saúl confía en su propio entendimiento en lugar de confiar en Dios.
  • Saúl permite que su interpretación de la situación determine su respuesta en lugar de la palabra de Dios: “Entonces dije: ‘Los filisteos ahora caerán sobre mí en Gilgal” (13:12). Saúl tiene una gran visión del enemigo y una baja visión de Dios.
  • Saúl disculpa su desobediencia al afirmar la espiritualidad: “Los filisteos ahora vendrán sobre mí en Gilgal, y no he hecho una súplica al SEÑOR” (13:12) Saúl se esconde detrás de la religión.
  • Saúl culpa su desobediencia a sus emociones: “Por eso me sentí obligado y ofrecí una ofrenda quemada” (13:12). Saúl evita tomar responsabilidad personal por sus acciones.

Saúl tiene lo que la gente quiere en un rey externamente, pero no es el hombre a quien Dios mira internamente. A menudo, las iglesias y las instituciones religiosas eligen líderes basados en la altura en lugar del corazón. Dios no está buscando a alguien que “llene un traje bien” más bien, Él está buscando a una persona según su propio corazón, cuyo deleite es cumplir toda su voluntad.

Preguntas de la lectura de hoy (1 Samuel 9:1 – 12:25):

Describe la vida espiritual de Israel bajo el liderazgo de Samuel.

¿Qué le había ocurrido a la tribu de Benjamín años antes en Jueces 19-20? ¿Por qué el Señor elige a un hombre de Gibea para convertirse en el primer rey de Israel?

¿Cómo responde Israel a la presentación de Saúl como su rey? ¿Qué revela esto sobre la naturaleza humana?

¿Cómo usa el SEÑOR el ataque de los amonitas contra Jabes de Galaad para unificar a Israel?

¿Cómo revela el SEÑOR su descontento en la solicitud de Israel de un rey?

¿Qué advertencia acompaña el discurso de despedida de Samuel a Israel?

Destacada

No es un Amuleto

Por Iva May, 10 de abril Traducido por Rocío López #movimientodealfabetizacionbiblicacbt

Durante la transición entre la Era de los Jueces y la Era del Reino, el arca del pacto pierde su significado y propósito original. Ya no simboliza el lugar sagrado de reunión entre el Dios santo y los pecadores, sino que se ha convertido en un amuleto de la suerte. Aunque Israel y su sacerdocio viven pecaminosamente ante el Señor, piensan que tener el arca del pacto entre ellos es tener la bendición de la protección de Dios. Al igual que los que usan cruces alrededor de su cuello hoy, usar la cruz es tener la bendición de Dios sin importar cómo viva uno.

Cuando Israel se encuentra con los filisteos en la batalla y pierde la primera escaramuza, piensan que llevar el arca a la batalla les dará poder: “Traigamos el arca del pacto del SEÑOR de Silo, para que cuando venga entre nosotros, pueda salvarnos a nosotros de la mano de nuestros enemigos” (1 Samuel 4:3). Al principio, los filisteos se asustan. Ellos también piensan que el arca del pacto es el amuleto de la buena suerte de Israel. Dios, sin embargo, permite que el arca sea tomada por los filisteos como una reprimenda a Israel.

Los filisteos toman el arca y la colocan en el templo de su dios Dagón. Pronto descubren que la posesión del arca de Israel no es “tan afortunada”, pero la mano del SEÑOR pesaba sobre la gente de Asdod, y Él los asolaba y los golpeaba con tumores “(5:6). El arca se convierte en un objeto de terror entre los filisteos. No encontrando lugar de descanso entre ellos, después de siete meses, devuelven el arca a Israel.

Veinte años después, toda la casa de Israel comienza a buscar al Señor bajo el liderazgo de Samuel. Samuel guía a Israel con gran arrepentimiento mientras se preparan para enfrentar al ejército filisteo: “Si regresas al SEÑOR con todo tu corazón, quita de entre vosotros a los dioses extranjeros y a Astarot, y prepara tu corazón para el SEÑOR, y sirve Sólo él; y te librará de la mano de los filisteos” (7:3). Samuel conmemora la victoria de Israel al colocar una piedra entre Mizpa y Sen y nombrarla Ebenezer, que significa “El Señor nos ha ayudado”. Samuel le enseña a Israel que es más importante tener la presencia de Dios que tener un símbolo de la presencia de Dios.

Esta historia revela una serie de verdades sobre el hombre y los objetos religiosos:

  • No hay sustitutos aceptables para la presencia de Dios.
  • El poder no acompaña el uso o uso de objetos religiosos.
  • Una relación con Dios requiere humildad y arrepentimiento. Dios y su poder están presentes con este tipo de personas.

Preguntas de la lectura de hoy (1 Samuel 4:12 – 8:22):

¿Qué revela la muerte de Elí y sus hijos y la petición popular de Samuel sobre el fracaso del sacerdocio en el cierre de la Era de los Jueces?

¿Cómo describe el Señor la vida bajo el reinado de un rey terrenal?

¿Por qué permite el SEÑOR a Israel su pedido de un rey?

Destacada

Liderazgo Fallido

Por Iva May, 9 de abril Traducido por Rocío López #movimientodealfabetizacionbiblicacbt

Como van los líderes, tan a menudo van los hijos. Los hijos de Elí no son diferentes de los israelitas que los rodean; ellos también hacen lo que es correcto a sus propios ojos:

  • Sus hijos no son regenerados. Son “corruptos; no conocieron al SEÑOR” (1 Sam. 2:12).
  • Sus hijos usan el ministerio para beneficio personal. Desprecian el sacrificio y la ofrenda del SEÑOR al engordar con la mejor de todas las ofrendas de mi pueblo Israel (2:29). En lugar de quemar las partes elegidas sobre el altar, guardan esas partes para sí mismas. Violan las instrucciones dadas a los levitas en Levítico 3:3-5 y deshonran al Señor ante Israel (1 Samuel 2:30).
  • Sus hijos usan el ministerio para aprovecharse de las mujeres. Ellos “se acostaron con las mujeres que se reunieron en la puerta del tabernáculo de la reunión” (2:22).
  • Sus hijos ignoran las reprimendas de su padre: “¡No, hijos míos! Porque no es un buen informe que escuche. Ustedes hacen transgredir al pueblo de Jehová. Si un hombre peca contra otro, Dios lo juzgará. Pero si un hombre peca contra el SEÑOR, ¿quién intercederá por él? Sin embargo, no escucharon la voz de su padre“ (2:24-25).
  • Sus hijos tergiversan el arca del pacto al permitir que los israelitas lo lleven a la batalla contra los filisteos: “¿Por qué nos ha vencido el Señor hoy ante los filisteos? Traigamos el arca del pacto del Señor de Silo a nosotros, que cuando venga entre nosotros, nos salvará de la tierra de nuestros enemigos” (4:3). Israel pierde esta batalla al igual que el arca del pacto; es capturado por los filisteos y permanece entre ellos durante siete meses.

Esta tendencia de sacerdotes corruptos continúa durante la siguiente generación, cuando los hijos de Samuel se convierten en sacerdotes. Los israelitas usan esto para justificar su solicitud de un rey como los pueblos que los rodean (8:1-4).

Tristemente, incluso en nuestros días, hombres no regenerados sirven en el ministerio. Pueden ser identificados por su uso del ministerio para obtener ganancias financieras, para el poder sobre otros y para la inmoralidad sexual. Se resisten a la rendición de cuentas y fabrican sustitutos de la presencia de Dios. Aunque pueden predicar con palabras persuasivas a grandes audiencias, no manifiestan el poder de Dios ni el fruto de su Espíritu Santo. Los hombres de Dios honran a Dios en su dinero, sus matrimonios y sus corazones de siervos para el ministerio.

Preguntas de la lectura de hoy (1 Samuel 1:9 – 4:11):

¿Qué revela la respuesta inicial de Eli a Ana sobre su estado espiritual y el estado espiritual de los levitas?

¿Qué revela la oración de Ana sobre su visión de Dios?

¿Cómo distingue el SEÑOR a Samuel de Eli? ¿Qué revela esto acerca de aquellos a quienes Dios se compromete?

Destacada

Transiciones

Por Iva May, 8 de abril Traducido por Rocío López #movimientodealfabetizacionbiblicacbt

Ocurren varios eventos que hacen que Israel pase de la Era de los Jueces a la Era del Reino. Estos eventos revelan la obra providencial de Dios a medida que se desarrollan sus propósitos lineales:

  • El nacimiento del hijo de Rut y de Booz, Obed, presenta el linaje de David, el segundo rey de Israel (aunque desconocen la importancia del nacimiento de Obed en la historia general). A menudo, los eventos de nuestra vida se parecen a piezas de un rompecabezas donde solo el Maestro ve el panorama general. Dios obra de generación en generación. Su provisión siempre precede a la necesidad del hombre.
  • El creciente y constante conflicto con los filisteos abruma a los israelitas, lo que hace que lloren y clamen al Señor. Dios usa el conflicto para obligar a Israel a clamarle a él. Dios usa el conflicto para llamar la atención de su pueblo hoy y para redirigirlo.
  • Samuel es viejo y sus hijos “no anduvieron en sus caminos; se desviaron después de una ganancia deshonesta, recibieron sobornos y pervirtieron la justicia” (1 Samuel 8:3). La nación de Israel usa los fracasos del sacerdocio para exigir el cambio. Aunque las personas pueden decepcionar y fallar, Dios nunca falla. El fracaso de otros puede impactar nuestras vidas, pero no impiden el gobierno soberano de Dios.
  • El nacimiento de Samuel de un polígamo hombre de Efraimita transiciona a Israel de la voz sacerdotal a la voz profética. Dios trabaja en familias quebrantadas y en una cultura pecaminosa para lograr sus propósitos redentores.
  • Los ancianos de Israel vienen a Samuel y exigen un rey como los de otras naciones. Dios usa tanto el fracaso de los líderes como las demandas de las personas para promover sus propósitos.
  • Samuel lleva a los ancianos “pidiendo al SEÑOR, y el SEÑOR reconoce la deserción de Israel”, escucha la voz del pueblo en todo lo que te dicen; porque no te han rechazado a ti, sino me han rechazado a mí, para que no pueda reinar sobre ellos” (8:7). Dios le ordena a Samuel que advierta a Israel cómo el hecho de tener un rey cambiará cada área de su vida. Israel se niega a escuchar Samuel, y el Señor le dice a Samuel: “Oye su voz y pon rey sobre ellos” (8:22). La oración permite al pueblo de Dios ver la agenda de Dios.

Dios obra de generación en generación. Siempre a tiempo. Generalmente por debajo del radar. Nunca lo toma desprevenido. Al igual que los cordones de los zapatos que corren a través del ojal de un zapato, las personas y los eventos en cada generación se superponen a medida que Dios los aprieta para trazar el curso de la historia humana.

Puede estar seguro de cualquier dificultad, conflicto o transición que enfrente, que la provisión de Dios precede a su necesidad; que Dios usa tus transiciones de la vida en formas maravillosamente redentoras que solo la eternidad revelará; y que experimentará su intimidad de maneras que no hubieran sido posibles sin esas interrupciones o transiciones.

Pregunta de la lectura de hoy (Rut 4:13-22; 1 Crónicas 2:9-55, 4:1-23; 1 Samuel 1:1-8):

Repasa Génesis 49:10. ¿Cómo se conectan los acontecimientos al final de Rut y al comienzo de 1 Crónicas y 1 Samuel con la promesa con respecto a Judá? ¿Qué revela esto acerca de la actividad de Dios?

Destacada

Dios en la Oscuridad

Por Iva May, 7 de abril Traducido por Rocío López #movimientodealfabetizacionbiblicacbt

Noemí pasa una gran parte de su vida adulta en la oscuridad. En Moab.

Ella, su esposo y sus dos hijos huyen de Israel durante un tiempo de opresión debido a la desobediencia de Israel. Moisés le había advertido a Israel que obedeciera al SEÑOR y le prometió a Dios la bendición de ellos: “Bendito sea tu canasta y tu cuenco amasador” (Deut. 28:5). Tristemente, Israel desobedeció al SEÑOR y experimentó su maldición: “Maldito sea tu canasta y tu cuenco amasador” (Deut. 28:17).

Noemí y su familia experimentan de primera mano el vacío de la canasta y el tazón de amasar debido a la desobediencia de Israel. Se mudan a Moab para escapar de esa maldición, solo para experimentar una pérdida aún mayor: el marido y los hijos de Noemí mueren. Más tarde, Noemí se entera de que Dios ha visitado a su pueblo y que sus canastas y cuencos amasados están nuevamente llenos, por lo que ella decide regresar a casa. Ruth, una de sus nueras, decide unirse a ella. Prefiere acompañar a una mujer amargada que tiene un Dios vivo antes que regresar a casa con su propia gente, que adoran a un ídolo.

Noemí cree erróneamente que la mano de Dios está contra ella y evalúa prematuramente (y erróneamente) su vida: “El Todopoderoso ha tratado con mucha amargura conmigo. Salí llena y el SEÑOR me ha traído a casa otra vez vacía… El SEÑOR ha testificó contra mí, y el Todopoderoso me afligió” (Rut 1:20-21). Ella no tiene idea de que la buena mano de Dios es para ella y que Él la está conectando a Su historia redentora.

Noemí y Rut llegan a Belén justo a tiempo, a la altura de la cosecha de cebada. Rut se une a las otras mujeres que cosechan los campos y se encuentra providencialmente en el campo de Boaz, donde él se presenta a ella y afirma su lealtad al Dios vivo: “El SEÑOR recompensa tu trabajo y el Señor Dios de Dios te da una recompensa completa. Israel, bajo cuyas alas has venido a refugiarte” (2:12). Boaz le ofrece a Rut las sobras de sus campos y su protección. ¡Poco saben Noemí y Rut cuán grande esta la mano de Dios para con ellas!

El comienzo de la historia de Rut revela varias verdades:

  • Siempre es demasiado temprano para evaluar tu vida. Noemí prematuramente evalúa su vida y solo ve su desdicha. Dios toma las dificultades y dificultades de la vida y trae la redención a través de ellas.
  • Dios y su historia redentora son el epicentro de tu vida, no tú, y su actividad rara vez es obvia a simple vista. Cuando Jacob bendice a su hijo Judá antes de morir, declara: “El cetro no se apartará de Judá, ni un legislador se pondrá entre sus pies, hasta que venga Silo; y para Él será la obediencia de la gente” (Gén. 49:10). Esa promesa mesiánica dicta las circunstancias de la vida de Noemí.
  • Al escuchar la verdad se enciende la fe, “Entonces, la fe viene por el oír y el oír, por la palabra de Dios” (Rom. 10:17). Noemí escucha que Dios ha visitado a su pueblo y ella decide regresar a Belén.
  • Siempre es mejor tener a Dios en la oscuridad que tener ídolos en la luz. ¡Tanto Noemí como Rut consiguen eso!

Preguntas de la lectura de hoy (Rut 1:1 – 4:12):

¿Qué evento incita a Noemí a regresar a Belén? ¿Qué revela esto acerca de la actividad basada en la fe?

¿Qué había aprendido Rut de Dios sobre Noemí incluso en medio de la gran pérdida de Noemí?

¿Qué visión errónea de Dios entretiene Noemí mientras se prepara para dejar Moab? ¿Qué revela esto acerca de cómo la gente ve a Dios en medio del dolor y la pérdida? ¿Cómo corrige el pensamiento de Noemí el final de la historia?

Destacada

Choque y Temor

Por Iva May, 6 de abril

Traducido por Rocío López

#movimientodealfabetizacionbiblicacbt

Los levitas nunca imaginaron el mal que acechaba dentro de las murallas de la ciudad de Gabaa, que estaba anidada entre pueblos habitados no solo por los levitas, sino también por los hijos de Aarón, quienes eran responsables de enseñar a la gente los caminos de Dios. Aunque la ciudad de Jebús, perteneciente a los cananeos, es un viaje más cercano que Gabaa, el levita no se siente seguro allí, por lo que viaja más tarde en la noche a Gabaa de la tribu de Benjamín. Allí estará a salvo, o eso cree él.

Un viejo granjero da la bienvenida al levita y su concubina a su casa. No están allí mucho antes de que algunos de los hombres malvados de la ciudad rodeen la casa, gritando: “Saca al hombre que vino a tu casa para que lo conozcamos carnalmente” (Jueces 19:22). Lamentablemente, el levita, protegiéndose a sí mismo, libera a su concubina en sus manos para que hagan lo que quieren, la violan hasta la mañana siguiente y ella muere en el paso de la casa del granjero.

Estos hombres viles y malvados no son de Jebús, sino de la tribu de Benjamín. ¡Quizás hubiera sido más seguro haber pasado la noche en Jebús después de todo! El levita empaca la concubina junto con sus pertenencias y regresa a su casa. Una vez allí, él corta su cuerpo en doce pedazos y envía un pedazo a cada una de las tribus de Israel. Habla de ¡impacto y asombro! Este espectáculo impulsa a todo Israel a la acción, ya que se ven obligados a preguntarse: “¿Cómo llegamos a esto?” Se juntan y casi destruyen a una tribu entera en Israel.

¿Cómo ha llegado Israel a este triste estado de cosas? Para que no condenemos a Israel, Estados Unidos debe responder la misma pregunta. Lamentablemente, uno de los lugares más peligrosos en América es el vientre de una madre. 50 millones de bebés han sido asesinados en el útero en nombre de los derechos reproductivos. ¿Qué evento de “conmoción y asombro” debe ocurrir antes de que nos despertemos de nuestro propio estupor espiritual?

¿Cómo se hunde una cultura en semejante decadencia espiritual?

  • La imaginación pecaminosa del hombre se vuelve salvaje cuando los gobiernos permiten e incluso protegen los derechos de los hombres a hacer lo correcto ante sus propios ojos.
  • Las personas se esclavizan a lo que se entregan. Sin restricción personal y comunitaria, los hombres quedan esclavizados a sus pasiones, y nadie está a salvo.
  • La gente quiere algo por nada, gratificación inmediata y una vida sin consecuencias.
  • “La justicia exalta a una nación, pero el pecado es un reproche para cualquier pueblo” (Prov. 14:34)

Preguntas de la lectura de hoy (Jueces 19:1 – 21:25):

Revise Levítico 21:1-15. ¿Cómo habían hecho los levitas durante la era de los jueces sin tener en cuenta los estándares levíticos?

¿Qué efecto dominó produce la muerte de la concubina en Israel?

Destacada

Un Vistazo

Por Iva May, 5 de abril Traducido por Rocío López #movimientodealfabetizacionbiblicacbt

El escritor de Jueces otorga un vistazo a la vida privada de una familia de Efraín en Israel durante la era de los Jueces, cuando todos hacían lo que bien les parecía. No es bonito.

El capítulo 17 presenta a Micaía (cuyo nombre significa “¿Quién es como Yahweh?”), Un efraimita, cuya madre consagra una porción de su plata recuperada al SEÑOR para que su hijo haga para ella “una imagen tallada y una imagen moldeada” (17:3). Micaía establece el ídolo en su casa e instala a uno de sus hijos como su sacerdote. Más tarde, un levita de Belén, el nieto de Moisés (18:30), se une a la casa de Micaía como el sacerdote de la familia. El nieto de Moisés lleva a la familia de Micaía a adorar una imagen tallada. ¡Guauu! ¿Quién hubiera pensado que algo así sucedería?

Una generación después de que Israel cruzó el río Jordán, los danitas aún tienen que obtener su herencia. Finalmente, envían cinco espías para explorar su territorio, y en el camino cruzan la granja de Micaía, escuchan a los levitas hablar y buscan su bendición. Después de escudriñar a los sidonios, los danitas regresan a la casa de Micaía, se apoderan de sus ídolos domésticos y convencen al nieto de Moisés para que se convierta en su sacerdote tribal. Israel ha abrazado la idolatría a solo una generación del asentamiento de la tierra prometida. ¿Pensó que algo así sucedería y que sucedería tan rápido?

¿Qué revela esta escena en Jueces sobre la vida espiritual de Israel?

  • Sin la alfabetización bíblica y un sacerdote que enseña, las personas abrazan rápidamente la religión sincrética. Después de consagrar la plata devuelta al SEÑOR, la madre de Micaía usa una porción para encargar una imagen idólatra. Entonces un levita usa el ídolo en el culto familiar. Micaía y su familia han mezclado el judaísmo y la idolatría y han formado una religión con la que pueden vivir.
  • El sincretismo transforma rápidamente la religión en idolatría total. Jonatán toma los ídolos de Micaía y los establece como dioses para que los danitas los adoren. El ídolo de una familia (Miqueas) se convierte en el ídolo de toda una tribu. Más tarde, todo Israel, excepto un remanente, adoran a los dioses de los cananeos.
  • Ninguna generación puede depender de la piedad de sus antepasados. Cada generación debe experimentar a Dios por sí mismos. El nieto de Moisés era un idólatra. Tenía una forma de religión sin su poder.

El apóstol Pablo se refiere a las historias del Antiguo Testamento para advertir a cada generación a través de su ejemplo: “Porque todo lo que se escribió antes fue escrito para nuestro aprendizaje, para que nosotros, a través de la paciencia y el consuelo de las Escrituras, podamos tener esperanza” (Romanos 15:4). Cualquier generación está a solo una generación de la decadencia espiritual total.

Preguntas de la lectura de hoy (Jueces 16:1 – 18:31):

¿Cuál fue la base de la toma de decisiones en la vida de Israel durante la Era de los Jueces (17:6; 18:1)?

Jueces 18:30-31 identifica al hombre que se convirtió en sacerdote de la casa de Micah y sacerdote tribal de Dan. ¿Quién es él? ¿Qué revela esto acerca de aquellos que tienen herencias piadosas? ¿Sobre el estado espiritual de los levitas durante la era de los jueces?

Destacada

Potencial Desperdiciado

Por Iva May, 4 de abril

Traducido por Rocío López

#movimientodealfabetizacionbiblicacbt

Reality TV le da a la gente un vistazo (a veces demasiado largo) en la vida privada de los demás. El escritor de Jueces ofrece un vistazo al desarrollo de un juez que Dios levanta para liberar a Israel de los filisteos. Y no es bonito.

Manoa y su esposa luchan con la infertilidad. Un día, el ángel del SEÑOR se aparece a la esposa de Manoa y predice que ella tendrá un hijo. Esta profecía contiene dos condiciones y una promesa: la primera condición, que no debe tocar ninguna cosa sucia o beber vino durante su embarazo; segunda condición, que su hijo debe ser separado al SEÑOR como nazareo desde el nacimiento hasta la muerte. La promesa le asegura que Dios utilizará a Sansón para liberar a Israel. Incluso al principio, la vida de Sansón demuestra un potencial increíble: mata a un león con sus propias manos, pero sus malas decisiones corrompen su potencial.

Como muchas parejas mayores que tienen un hijo en una edad avanzada, los padres de Sansón lo miman.

Sansón ve a una mujer filistea y exige que sus padres la obtengan para él. Sucumben a su presión y arreglan el matrimonio. Durante el banquete de bodas, Sansón lanza un desafío, que cualquiera que pueda resolver su enigma ganará un gran premio, y la gente de su prometida la amenaza hasta que ella lo presiona para que explique el enigma. Sansón toma represalias contra las trampas del pueblo al matar a 30 filisteos. Su esposa es entregada a otro hombre, y él es llevado cautivo. Se escapa de los filisteos y se establece como líder sobre todo Israel durante 20 años.

Más tarde, la relación de Sansón con una prostituta filistea casi causa su muerte. Luego se enamora de Dalila, que es su perdición. Los gobernantes de los filisteos la sobornan y la amenazan de muerte a ella ya su familia, a menos que descubra el secreto de la fortaleza de Sansón. Le cortaron el pelo, le sacaron los ojos y lo pusieron en la cárcel. Sansón viola todos los aspectos del voto nazareo. Se convierte en un hombre de la carne impulsado por sus apetitos sexuales.

Sansón revela una serie de verdades sobre el potencial desperdiciado:

  • Los padres demasiado indulgentes en última instancia dañan a los niños que pretenden amar.
  • Los niños mimados nunca desarrollan el músculo espiritual del autocontrol.
  • Sin músculo espiritual, las personas quedan esclavizadas a sus apetitos.
  • Las pasiones a las que las personas se rinden se convierten en maestros que traen destrucción.

La fuerza física de Sansón era asombrosa, pero su debilidad moral le robó a su fuerza su verdadero potencial. Sansón llamó al SEÑOR y fue usado grandemente para destruir a los filisteos en su muerte, pero solo Dios sabe lo que pudo haber sido durante su vida, si hubiera sido moralmente recto.

Preguntas de la lectura de hoy (Jueces 11:29 – 15:20):

¿A quién se acerca el Ángel del Señor con respecto a la liberación de Israel de la opresión de los filisteos? ¿Qué entienden Manoa y su esposa acerca del propósito de su vida?

¿Qué problemas crea Sansón para sí mismo cuando se entrega a vivir la vida de acuerdo con sus deseos carnales?

¿Qué revela el uso de Dios de Sansón acerca de los hombres de la época de Sansón? ¿Sobre la fidelidad del pacto de Dios?

Destacada

La Bandera Blanca de la Rendición

Por Iva May, 3 de abril Traducido por Rocío López #movimientodealfabetizacionbiblicacbt

El hombre es creado a imagen de Dios. Sin embargo, desde la caída, su imagen en el hombre está manchada por el pecado. El pecado en el corazón dirige al hombre a resistir las oberturas misericordiosas de Dios. El pecado reina en la cultura cuando las personas pecaminosas se resisten colectivamente a la gracia de Dios y hacen lo correcto ante sus propios ojos. La gracia de Dios le da al hombre tiempo para arrepentirse y la bondad de Dios permite que ocurra la opresión para atraer la atención del hombre.

La Era de los Jueces demuestra tanto el pecado en el corazón como el pecado en la cultura, ya que el pueblo de Dios vive en la opresión durante años. Siete ciclos de pecado ocurren durante estos 350 años en la historia de Israel y cada ciclo registra un largo tiempo de opresión (7, 8, 20, 18 (dos veces) y 40 años).

Durante uno de estos ciclos, Israel hace el mal a los ojos del SEÑOR. Sirven a los dioses de los pueblos que los rodean y abandonan totalmente al SEÑOR. El SEÑOR permite que los filisteos y los amonitas los destrocen y aplasten durante 18 años. Finalmente, Israel clama al Señor, confiesa su pecado: “Hemos pecado. Haz con nosotros lo que creas mejor, pero por favor rescátanos ahora” (Jueces 10:15-16). Se libraron de los dioses extranjeros entre ellos y sirvieron al SEÑOR. En respuesta al arrepentimiento de Israel, el Espíritu del Señor viene sobre Jefté, un hijo de Galaad y una prostituta, y libera a Israel de la mano de los amonitas.

Cada generación no aprende de la falla de la generación anterior y el ciclo comienza de nuevo. Lamentablemente, la opresión se intensifica antes de que Israel pida misericordia, como un ejército abrumado y derrotado ondea la bandera blanca de la rendición.

¿Qué revela esta repetición de la opresión de la rebelión durante la era de los Jueces acerca de Dios y el hombre?

  • Dios dejará a su pueblo ir tan lejos como ellos quieran ir.
  • La rebelión y el orgullo están profundamente arraigados en el corazón; se necesitan muchos años de opresión antes de que esas raíces se aflojen.
  • Los que se niegan a seguir al SEÑOR con gozo, prefieren vivir bajo opresión.
  • Cuando el pueblo de Dios se comprometa con el pecado, será tan malo, si no peor, que las personas a su alrededor.
  • Dios siempre está listo para levantar una liberación cuando su pueblo clama en arrepentimiento.
  • El viejo adagio sigue siendo cierto: “El pecado te lleva más lejos de lo que quieres ir, te mantiene más tiempo del que quieres quedarte y cuesta más de lo que quieres pagar”.

Preguntas de la lectura de hoy (Jueces 9:22 – 11:28):

¿Cómo trata el SEÑOR a Abimelec con respecto al asesinato de sus hermanos? ¿Qué revela esto acerca de Dios?

¿Qué revela la vida familiar de Jefté sobre la vida familiar durante la era de los jueces?

¿Cuál fue la opinión de Jefté sobre Dios? ¿De dónde obtuvo esa opinión? ¿Qué revela esto sobre la alfabetización bíblica?

Destacada

La Bandera Blanca de la Rendición

Por Iva May, 3 de abril

Traducido por Rocío López

#movimientodealfabetizacionbiblicacbt

El hombre es creado a imagen de Dios. Sin embargo, desde la caída, su imagen en el hombre está manchada por el pecado. El pecado en el corazón dirige al hombre a resistir las oberturas misericordiosas de Dios. El pecado reina en la cultura cuando las personas pecaminosas se resisten colectivamente a la gracia de Dios y hacen lo correcto ante sus propios ojos. La gracia de Dios le da al hombre tiempo para arrepentirse y la bondad de Dios permite que ocurra la opresión para atraer la atención del hombre.

La Era de los Jueces demuestra tanto el pecado en el corazón como el pecado en la cultura, ya que el pueblo de Dios vive en la opresión durante años. Siete ciclos de pecado ocurren durante estos 350 años en la historia de Israel y cada ciclo registra un largo tiempo de opresión (7, 8, 20, 18 (dos veces) y 40 años).

Durante uno de estos ciclos, Israel hace el mal a los ojos del SEÑOR. Sirven a los dioses de los pueblos que los rodean y abandonan totalmente al SEÑOR. El SEÑOR permite que los filisteos y los amonitas los destrocen y aplasten durante 18 años. Finalmente, Israel clama al Señor, confiesa su pecado: “Hemos pecado. Haz con nosotros lo que creas mejor, pero por favor rescátanos ahora” (Jueces 10:15-16). Se libraron de los dioses extranjeros entre ellos y sirvieron al SEÑOR. En respuesta al arrepentimiento de Israel, el Espíritu del Señor viene sobre Jefté, un hijo de Galaad y una prostituta, y libera a Israel de la mano de los amonitas.

Cada generación no aprende de la falla de la generación anterior y el ciclo comienza de nuevo. Lamentablemente, la opresión se intensifica antes de que Israel pida misericordia, como un ejército abrumado y derrotado ondea la bandera blanca de la rendición.

¿Qué revela esta repetición de la opresión de la rebelión durante la era de los Jueces acerca de Dios y el hombre?

  • Dios dejará a su pueblo ir tan lejos como ellos quieran ir.
  • La rebelión y el orgullo están profundamente arraigados en el corazón; se necesitan muchos años de opresión antes de que esas raíces se aflojen.
  • Los que se niegan a seguir al SEÑOR con gozo, prefieren vivir bajo opresión.
  • Cuando el pueblo de Dios se comprometa con el pecado, será tan malo, si no peor, que las personas a su alrededor.
  • Dios siempre está listo para levantar una liberación cuando su pueblo clama en arrepentimiento.
  • El viejo adagio sigue siendo cierto: “El pecado te lleva más lejos de lo que quieres ir, te mantiene más tiempo del que quieres quedarte y cuesta más de lo que quieres pagar”.

Preguntas de la lectura de hoy (Jueces 9:22 – 11:28):

¿Cómo trata el SEÑOR a Abimelec con respecto al asesinato de sus hermanos? ¿Qué revela esto acerca de Dios?

¿Qué revela la vida familiar de Jefté sobre la vida familiar durante la era de los jueces?

¿Cuál fue la opinión de Jefté sobre Dios? ¿De dónde obtuvo esa opinión? ¿Qué revela esto sobre la alfabetización bíblica?

Destacada

Las Personas y la Política

Por Iva May, 2 de abril Traducido por Rocío López #movimientodealfabetizacionbiblicacbt

Una persona obstinada, dos líderes y dos resultados diferentes: una receta para el desastre.

Israel comienza a pedir un rey como los pueblos que los rodean, tal como Moisés les dijo que sucedería en Deuteronomio 17. Ellos le preguntan a Gedeón: “Gobierne sobre nosotros, tanto usted como su hijo, y su nieto también, porque nos han liberado de la mano de Madián“ (Jueces 8:22). Gedeón se demuestra como el político más inteligente de todos los tiempos y declina: “El Señor te dominará” (8:23).

Gedeón dirige a su pequeño ejército para derrotar a los madianitas porque se somete a la autoridad de Dios. La gente de Sucot y Penuel, sin embargo, se niegan a alimentar a su ejército agotado. Luego le piden a Gedeón que los gobierne. ¿Quién querría gobernar a un pueblo que desprecia la fe audaz y la autoridad de Dios? ¡Gedeón NO!

Después de la muerte de Gedeón, su hijo Abimelec se postula para el cargo. La plataforma política de Abimelec suena bien: “¿Qué es mejor para ti, que todos los setenta hijos de Jerobaal reinen sobre ti o que uno reine sobre ti? Recuerda que soy tu propia carne y hueso” (9:2). Abimelec gana el apoyo de sus hermanos y utiliza su respaldo para establecer sugobierno. Gasta los fondos de su campaña para contratar “hombres sin valor y temerarios” y mata a todos sus hermanos, excepto a Jotam, el más joven, que escapa. Nada de esto molesta a los ciudadanos de Siquem y Bet Milo, quienes se reúnen para coronar a Abimelec como su rey. La gente elige un líder como ellos. Un hombre de acción hábil. Un hombre sin escrúpulos, que no confía ni teme a Dios.

¿Qué revelan Gedeón, Abimelec e Israel sobre las personas y la política?

  • Las personas son fácilmente engañadas por los que hablan bien.
  • No se puede confiar en los líderes que sacrifican a otros para avanzar ellos mismos.
  • Los verdaderos líderes construyen otros, mientras que los líderes malos los derriban.
  • Los verdaderos líderes temen el poder, mientras que los líderes malos lo anhelan.
  • El líder valiente a menudo parece pequeño, mientras que el líder cobarde y egoísta parece grande.
  • Los hombres necesitan gobernar; se conformarán con un liderazgo pobre en lugar de someterse al gobierno de Dios.

Preguntas de la lectura de hoy (Jueces 7:1 – 9:21):

¿Qué le enseña Dios a Gedeón e Israel acerca de sí mismo cuando recorta su ya lamentable ejército a trescientos hombres?

Describe la interacción de las doce tribus de Israel. ¿Qué revela esto acerca de las personas que viven en desobediencia a Dios?

¿Qué revela la familia de Gedeón sobre las familias durante la época de los Jueces?

Destacada

Guerra de Adoración

Por Iva May, 1 de abril Traducido por Rocío López #movimientodealfabetizacionbiblicacbt

Israel tiene una rica historia con Dios. Dios le había prometido a Abraham y a su estéril esposa un hijo, una nación y una tierra. Él mantuvo esa promesa. Le había prometido a Abraham que sus descendientes serían extraños en una tierra extranjera durante 400 años, pero que los devolvería a la tierra que le había prometido a Abraham. Con brazo extendido se separó el Mar Rojo, y cruzaron en tierra seca desde la tierra de la opresión. Después de que Israel vagó por el desierto a causa de la desobediencia, Dios partió el río Jordán y lo cruzaron en tierra seca. Dios ha derrotado a un enemigo tras otro. Él es el Dios vivo.

Lamentablemente, surge una generación que da la espalda al Dios vivo y adora a los dioses hechos de piedra y metales preciosos. La gente vive con miedo de los cananeos y pide ayuda y protección a los dioses de los cananeos. Reciben pobreza en lugar de ayuda.

Entonces Dios aparece. Se le aparece a Gedeón, que apenas se está ganando la vida, y declara: “¡El SEÑOR está contigo, poderoso hombre de valor!” (Jueces 6:12). Gedeón responde: “¿Dónde están todos Tus milagros de los que nos hablaron nuestros padres, con los que nos sacó Jehová de Egipto?” Pero ahora el SEÑOR nos ha abandonado y nos ha entregado en manos de los madianitas” (6:13). ¿Es esta la verdad? No. Gedeón ha creído una mentira; en realidad, Israel ha abandonado a Dios.

Dios le ordena a Gedeón que derribe el altar de su padre, a Baal y que corte el palo de Asera, lo cual él hace. Sus parientes exigen la muerte de Gedeón, pero el padre de Gedeón declara: “Si él es un dios, que se defienda a sí mismo, ¡porque su altar ha sido derribado!” (Jueces 6:31).

Dios demuestra su habilidad cuando recorta el ejército de Gedeón a 300 hombres y ellos derrotan a los madianitas. El SEÑOR se revela a sí mismo en la forma en cómo defiende a su pueblo. Él solo es digno de adoración.

Esta historia revela una serie de verdades sobre Dios, los hombres y la idolatría:

  • Los hombres preferirían vivir bajo la opresión que acompaña a la idolatría que al gobierno de Dios.
  • Los hombres prefieren vivir vidas empobrecidas que clamar y adorar al Dios vivo.
  • Una persona que observa a Dios para que trabaje y le crea, puede lograr más que miles de personas que se esconden y se encogen de miedo.

Cuando Gedeón elige romper el ídolo, descubre una audacia en sí mismo que produce alegría en los corazones de su familia. Enfrentar nuestros miedos y elegir obedecer, le permite a Dios revelar valor y desafía a otros a seguir nuestro ejemplo.

Una persona dispuesta a hacer lo correcto puede salvar a una nación y ver una gran victoria.

Preguntas de la lectura de hoy (Jueces 3:31 – 6:40):

¿Por cuánto tiempo oprime Jabin, rey de Canaán, a los hijos de Israel antes de que clamen al Señor? ¿Qué revela esto sobre la naturaleza humana?

Describe la visión que tiene Débora de Dios. ¿Cómo se compara con la del comandante militar de Israel?

Según la canción de Débora, ¿cómo viene el SEÑOR a ayudar a Israel? ¿Qué revela esto acerca de Dios y su actividad?

Repasa Deuteronomio 7:1-11. ¿Qué había fallado Israel en hacer que precipitara la opresión de los cananeos? ¿Qué revela esto acerca de las personas, la cultura y la alfabetización bíblica?

Destacada

La Pendiente Resbaladiza del Pecado

Por Iva May, 31 de marzo Traducido por Rocío lópez #movimientodealfabetizacionbiblicacbt

Antes de su muerte, Josué advierte a Israel que están a una generación de la degeneración. Y ese día no está lejos. Después de la muerte de Josué, surge otra generación, “Y se levantó después de ellos otra generación que no conocía a Jehová, ni la obra que él había hecho por Israel.” (Jueces 2:10). Israel comienza la pendiente resbaladiza del pecado esclavizando a los cananeos en lugar de expulsarlos de la tierra, al casarse con los cananeos y adorando a sus ídolos.

El libro de Jueces cubre aproximadamente 350 a 400 años entre la muerte de Josué y la coronación de Saúl. Este período está definido por siete ciclos de pecado, donde Israel peca contra el SEÑOR (matrimonio con cananeos, idolatría y pecado sexual), Dios levanta opresores, Israel clama a Dios, Dios levanta libertadores o jueces, Israel experimenta la paz (siempre y cuando los jueces vivan), e Israel vuelve al pecado después de la muerte de los jueces. Comienza otro ciclo de pecado.

La era de los jueces revela varias verdades sobre el ciclo del pecado:

  • La obediencia incompleta abre la puerta para la completa desobediencia. Debido a que Israel no conquistó ni destruyó a los cananeos, primero entretuvieron y luego abrazaron las creencias y prácticas cananeas. El pecado que permanece invicto en la vida de una persona o nación pronto conquistará a esa persona o nación. Lo que está permitido en la puerta finalmente entra en la casa.
  • La desobediencia siempre trae opresión. Aquellos que abrazan el pecado voluntariamente viven bajo opresión durante años antes de humillarse y clamar a Dios.
  • Dios amablemente responde y libra a los que se humillan y claman a Él.

La presencia perdurable de los cananeos en Israel, y en particular su teología idolátrica e inmoral, contribuye a la espiral de decadencia espiritual de Israel. Cada nación tiene una teología, y la teología dirige tanto la moral como la práctica. La teología cananea corrompe a Israel.

Preguntas de la lectura de hoy (Jueces 1:1 – 3:30):

Desde el inicio en Jueces 1:19, ¿qué tema comienza a surgir con respecto a la conquista de Israel? ¿Qué tipo de futuro se pone en marcha?

¿Cómo reprende Dios a los israelitas en el capítulo 2? ¿Cuánto les costará su obediencia incompleta?

¿Cuáles son las consecuencias en Israel de una nueva generación que no conoce al Señor o lo que Él ha hecho por Israel? ¿Qué te dice esto acerca de la importancia de la Palabra de Dios? ¿Quién dejó caer la pelota?

¿Qué aprendemos sobre el carácter de Dios en Jueces 2:16-23? ¿Sobre el hombre?

¿Qué le sucede al pueblo de Dios en ausencia de la Palabra de Dios?

Destacada

Verano de una Vida Bien Vivida

Por Iva May, 30 de marzo Traducido por Rocío lópez #movimientodealfabetizacionbiblicacbt

Josué tuvo una experiencia tricultural. Pasó su infancia en Egipto, vivió en el desierto donde se mudó cuarenta o más veces, y entró en Canaán, donde acampó en varios lugares antes de que él y su familia finalmente se mudaran a su territorio tribal.

Josué estaba hambriento de Dios y vivió bajo la sombra de Moisés a lo largo de los viajes por el desierto. El bastón de liderazgo no se pudo haber pasado a un mejor hombre. Josué amaba el Libro de la Ley. Comenzó su liderazgo obedeciendo la Palabra de Dios. Circuncidó a todos aquellos que no se habían circuncidado en el desierto. Celebró la Pascua. Se encontró con el comandante del ejército del Señor. Vio a Jericó colapsar ante los gritos de Israel. Le ordenó a Israel que tratara de manera decisiva con el pecado y les enseñó el temor del Señor. Él dirigió a Israel de una exitosa campaña militar tras otra.

Josué comenzó su liderazgo con un alto compromiso a la alfabetización bíblica y terminó su posición de liderazgo con ese mismo compromiso: “Esforzaos, pues, mucho en guardar y hacer todo lo que está escrito en el libro de la ley de Moisés, sin apartaros de ello ni a diestra ni a siniestra” (Jos. 23: 6). Josué revisa la historia de Israel, comenzando con el llamado de Abraham y las promesas de Dios. Él completa su lección de historia al implorar a Israel que deseche sus ídolos y que teman y sirvan al Dios vivo. Él promete: “Si dejareis a Jehová y sirviereis a dioses ajenos, él se volverá y os hará mal, y os consumirá, después que os ha hecho bien.” (24:20).

El libro de Josué termina con un resumen del liderazgo de Josué: “Y sirvió Israel a Jehová todo el tiempo de Josué, y todo el tiempo de los ancianos que sobrevivieron a Josué y que sabían todas las obras que Jehová había hecho por Israel.” (24:31).

Durante la experiencia tri-cultural de Josué, vio el comportamiento humano en su peor momento. Durante sus 110 años Josué desarrolló una rica teología:

  • El hombre es un pecador y necesita ser salvado de sí mismo.
  • Dios acepta la muerte sustitutiva de los inocentes en nombre de los pecadores culpables.
  • Dios es mejor para el hombre de lo que merece.
  • Conocer la Palabra de Dios es crucial para el bienestar espiritual de su pueblo.

Josué descubrió que una vida alimentada por la meditación de la Palabra de Dios y vivir de acuerdo con las promesas de Dios trae una verdadera bendición, un propósito satisfactorio y una rica recompensa. Al final de su vida, él declara: “escogeos hoy a quién sirváis… pero yo y mi casa serviremos a Jehová” (24:15). El camino de Dios comienza con dificultad y termina con gozo (Prov. 4:18), mientras que el camino de los pecadores comienza con facilidad y termina con dolor (Prov. 14:12). Josué ha elegido vivir en la Palabra de Dios y caminar en el camino de Dios; ¿Qué elección vas a hacer tú?

Preguntas de la lectura de hoy (Josué 22:1 – 24:33):

En Números 32, Moisés había ordenado que los rubenitas, gaditas y media tribu de Manasés cruzaran frente a las otras tribus y no regresaran al lado este del Jordán hasta que todo Israel hubiera recibido sus herencias. ¿Cómo ha sido Dios fiel a estas 2 1/2 tribus a lo largo de los años de conquista?

¿Qué revela el discurso final de Josué sobre su comprensión con Dios? ¿Del pecado? ¿De la gente?

¿Cuánto le costará a la gente servir a Dios? ¿Cómo se beneficiarán de servir a Dios?

Destacada

Alfabetización Bíblica, Justicia y Salud Espiritual

Por Iva May, 29 de marzo Traducido por Rocío lópez #movimientodealfabetizacionbiblicacbt

“Los jefes de los padres de los levitas vinieron al sacerdote Eleazar, a Josué hijo de Nun y a los cabezas de los padres de las tribus de los hijos de Israel, y les hablaron en Silo en la tierra de Canaán, diciendo: Jehová mandó por medio de Moisés que nos fuesen dadas ciudades donde habitar, con sus ejidos para nuestros ganados” (Jos. 21:1-2).

Las ciudades y los pastizales de los doce territorios de Israel se reservaron para los levitas. Seis de esas 48 ciudades fueron designadas como Ciudades de Refugio. La justicia y el bienestar espiritual de Israel dependen de la dispersión de los levitas (que saben y hacen su trabajo) en los 12 territorios. Esta dispersión revela una serie de verdades con respecto al gobierno de la nación:

La alfabetización bíblica acompaña el bienestar espiritual del pueblo de Dios. Los levitas están dispersos por toda la tierra para exaltar y enseñar el Libro de la Ley de Moisés: “Ellos enseñarán tus juicios a Jacob, Y tu ley a Israel; Pondrán el incienso delante de ti, Y el holocausto sobre tu altar.” (Deut. 33:10).

La justicia acompaña a personas bíblicamente alfabetizadas y espiritualmente sanas. Seis ciudades (tres a cada lado del río Jordán) entre las 48 ciudades de los levitas están designadas como ciudades de refugio. Los levitas forman un tribunal de justicia para conocer los casos de personas involucradas en la pérdida involuntaria de vidas. El discernimiento espiritual basado en la ley de Dios ofrece justicia para los inocentes.

Las personas bíblicamente instruidas y espiritualmente sanas ofrecen un juicio imparcial y lugares seguros para aquellos acusados ​falsamente de delitos. Los accidentes ocurren. Los pecadores, por ser quienes son, buscan venganza, incluso por la pérdida involuntaria de vidas. Las ciudades de refugio ofrecen a los involucrados en la muerte no intencional un lugar seguro para el juicio y un lugar seguro para vivir una vez que se declara la inocencia. No hay prisiones en Israel. Los culpables de la pérdida intencional de la vida mueren. Los exonerados están a salvo de las represalias. Los levitas son responsables ante Dios para asegurar que la justicia reina en Israel.

El posicionamiento de los levitas en los doce territorios y las seis ciudades de refugio dentro de esos territorios garantiza el acceso a la justicia de todo Israel. El buen gobierno de esta nación recién fundada depende de la alfabetización bíblica y la salud espiritual de los levitas.

Preguntas de la lectura de hoy (Josué 19:49 – 21:45; 1 Crónicas 6:54-81):

¿Qué le dice la preocupación y provisión de Dios a la persona culpable de homicidio involuntario acerca de su carácter?

Dios le da a los hijos de Aarón 13 ciudades en Judá, en Simeón y en Benjamín. Tres de estas ciudades en Benjamín incluyen a Gabaón, Geba y Anatot. Estas ciudades rodean a cinco millas de Gabaa de Benjamín, que se hizo famosa en Jueces 19. ¿Qué tipo de influencia deberían tener los hijos de Aarón en sus pueblos vecinos?

Destacada

Dios en el Camino, Dios en la Casa

Por Iva May, 28 de marzo Traducido por Rocío lópez #movimientodealfabetizacionbiblicacbt

“Toda la congregación de los hijos de Israel se reunió en Silo, y erigieron allí el tabernáculo de reunión, después que la tierra les fue sometida” (Jos. 18:1).

Los habitantes de las carpas son personas típicamente nómadas. Dios había prometido habitar en medio de Israel: “Mi presencia irá contigo” (Ex. 33:14); por lo tanto, le ordenó a Moisés que construyera un Tabernáculo de Reunión para su presencia. Esta tienda portátil ha viajado con Israel a lo largo de sus paseos por el desierto.

Ahora es el momento de una morada más permanente, y Silo es ese lugar. Silo tiene una ubicación central; por lo tanto, Silo se convertirá en el corazón desde el cual la vitalidad espiritual y la educación religiosa fluyen hacia la nueva nación. Tal vez le recuerde a Josué la promesa en Génesis 49:10: “No será quitado el cetro de Judá, ni el legislador de entre sus pies, hasta que venga Siloh; y a él se congregarán los pueblos”.

Sin embargo, de acuerdo con Deuteronomio 12:4-11, Josué establece a Silo como el lugar de reunión para que la congregación adore a Dios: “Mas pasaréis el Jordán, y habitaréis en la tierra que Jehová vuestro Dios os hace heredar; y él os dará reposo de todos vuestros enemigos alrededor, y habitaréis seguros. Y al lugar que Jehová vuestro Dios escogiere para poner en él su nombre, allí llevaréis todas las cosas que yo os mando: vuestros holocaustos, vuestros sacrificios, vuestros diezmos, las ofrendas elevadas de vuestras manos, y todo lo escogido de los votos que hubiereis prometido a Jehová.” (Deut. 12:10-11). El Tabernáculo de Reunión permaneció en Silo por más de trescientos años (1 Samuel 4:4).

Esta escena revela una serie de verdades sobre las personas y los lugares de culto:

  • La gente necesita un lugar para adorar que los separe de la vida diaria.
  • El pueblo de Dios necesita reunirse frecuentemente para la adoración, la instrucción y el compañerismo.
  • El deseo de la presencia y bendición de Dios es primordial para el bienestar de la comunidad.
  • Dios desea estar entre su pueblo.

Preguntas de la lectura de hoy (Josué 18:1 – 19:48):

¿Cómo deciden los israelitas qué tierras y ciudades se reparten a qué tribus? (18:8-9)

¿Tienen las tribus la capacidad de formular una estrategia militar una vez que saben exactamente qué territorios les pertenecen? ¿Por qué, en el momento del libro de los Jueces, la mayoría de ellos todavía no han logrado tomar su tierra? ¿Cómo los prepara esto para un futuro fracaso?

Destacada

Quejarse es un Síntoma

Por Iva May, 27 de marzo Traducido por Rocío López #movimientodealfabetizacionbiblicacbt

La gente de la tribu de José (que representa a los dos hijos de José) se queja acerca de su asignación de tierras: “¿Por qué nos has dado por heredad una sola suerte y una sola parte, siendo nosotros un pueblo tan grande, y que Jehová nos ha bendecido hasta ahora?” (Jos. 17:14).

Josué responde a su queja instándoles a apropiarse de las áreas boscosas de su territorio. La gente de José elevó su queja y volvió a pedir a Josué que pidiera más tierras: “No nos bastará a nosotros este monte; y todos los cananeos que habitan la tierra de la llanura, tienen carros herrados” (17:16).

Josué contesta sus quejas con la finalidad: “Entonces Josué respondió a la casa de José, a Efraín y a Manasés, diciendo: Tú eres gran pueblo, y tienes grande poder; no tendrás una sola parte, sino que aquel monte será tuyo; pues aunque es bosque, tú lo desmontarás y lo poseerás hasta sus límites más lejanos; porque tú arrojarás al cananeo, aunque tenga carros herrados, y aunque sea fuerte.” (17: 17-18).

Las quejas de la tribu de José revelan varias verdades sobre lloriquear y recibir de lo que se quejó:

  • La ingratitud da paso a las quejas. La gente de José no tenía tierra en Egipto ni en el desierto. Ahora tienen más de lo que nunca han tenido, y se quejan.
  • La pereza genera quejas. La gente de José quiere que su tierra sea entregada en bandeja de plata. Quieren tierras que no requieran guerra o trabajo. Es más fácil quejarse que arremangarse y trabajar.
  • El orgullo produce quejas. La gente de José es “demasiado grande para tan poco” demasiado numerosos para el territorio que les fue asignado.
  • El derecho engendra quejas. El pueblo de José es bendecido numéricamente por el SEÑOR; por lo tanto, se sienten seguros de que esta bendición les da derecho a una vasta tierra sin desafío.
  • Recibir de lo que se quejó requiere más trabajo y más desafíos. Quejarse por más cosas es desear más desafíos.

Una herencia es un regalo, no un derecho. La gratitud produce una actitud de “poder hacer” que se enrolla sus mangas para hacer lo que sea necesario para apropiarse del regalo. La persona de Dios vive en un aire de gratitud que trata cada regalo, sin importar cuán pequeño sea, como una razón para responder con acción de gracias.

Pregunta de la lectura de hoy (Josué 15:20 – 17:18):

Los cananeos “cavaron en sus talones” cuando se enfrentaron a la tribu de Manasés. ¿Qué requeriría de Manasés expulsarlos? ¿Por qué Manasés no los expulsó?

Destacada

Algo Para Todos

Por Iva May, 26 de marzo Traducido por Rocío López #movimientodealfabetizacionbiblicacbt

Antes de su muerte, Josué distribuye la tierra de Canaán entre las nueve tribus y media al oeste del Jordán y las tribus dos y media al este del Jordán. Cada territorio contiene enemigos, desafíos y beneficios. Ninguna tribu está en desventaja por la división de la tierra; cada una recibe dones de gracia basados en la promesa de Dios a Abraham.

Cada tribu es bendecida sin medida con la tierra dada libremente por Dios. Todas las personas se enfrentan a enemigos y desafíos en sus territorios para que sigan dependiendo de Dios. La codicia de la tierra dada a otra tribu es por lo tanto una tontería.

Todo lo que tienes es un regalo de Dios. Todo lo que otro tiene es un regalo de Dios. Beneficios, desafíos y enemigos acompañan los regalos de cada persona. Por lo tanto, está contento con lo que Dios te ha dado.

Pregunta de la lectura de hoy (Josué 12:7 – 14:15):

¿Qué revela la respuesta de Caleb a sobre su herencia acerca de su persona?

Destacada

¿Tienes Enemigos?

Por Iva May, 25 de marzo Traducido por Rocío López #movimientodealfabetizacionbiblicacbt

Cinco reyes de los amorreos se unen para luchar contra el pueblo de Gabaón porque han hecho la paz con Israel. Los gabaonitas piden ayuda a Israel. Suena como una probabilidad terrible, 5 a 1, hasta que Dios es factorizado en la ecuación: “Y Jehová dijo a Josué: No tengas temor de ellos; porque yo los he entregado en tu mano, y ninguno de ellos prevalecerá delante de ti.” (Jos. 10:8).

Al día siguiente, el SEÑOR asiste a Israel en la batalla: “Jehová arrojó desde el cielo grandes piedras sobre ellos hasta Azeca, y murieron; y fueron más los que murieron por las piedras del granizo, que los que los hijos de Israel mataron a espada.” (10:11). Josué le ordena al sol que se detenga para darle a Israel más luz del día para que absorba la batalla contra los amorreos. Los enemigos que unen fuerzas simplemente requieren una mayor intervención de Dios. ¡Él está a la altura de la batalla!

Un rey enemigo tras otro cae mientras Israel lucha su primera campaña. El éxito se atribuye a la actividad de Dios en nombre de Israel: “Todos estos reyes y sus tierras los tomó Josué de una vez; porque Jehová el Dios de Israel peleaba por Israel.” (10:42).

Tan pronto como termina una campaña, Israel comienza otra, ya que numerosos reyes unen fuerzas en un ejército con “y con ellos todos sus ejércitos, mucha gente, como la arena que está a la orilla del mar en multitud” (11:4). Una vez más, el SEÑOR le asegura a Josué la victoria: “No tengas temor de ellos, porque mañana a esta hora yo entregaré a todos ellos muertos delante de Israel” (11:6). ¡Probabilidades increíbles para cualquier ejército que no sea el ejército de Dios! Una vez más, Israel derrota a una consolidación de reyes.

Josué llevó a Israel con éxito a derrotar a treinta y un reyes: “Porque esto vino de Jehová, que endurecía el corazón de ellos para que resistiesen con guerra a Israel, para destruirlos ” (11:20).

Estas historias militares revelan una serie de verdades sobre Dios y el enemigo:

  • A veces el Señor consolida al enemigo de modo que solo se libra una batalla en lugar de varias.
  • La victoria sobre el enemigo no se basa en la fuerza o el poder del hombre, sino en los recursos e intervención de Dios. Puede dominar el clima y la naturaleza y lanzar granizo contra el enemigo.
  • El miedo inmoviliza, mientras que la fe en Dios moviliza a su pueblo para enfrentar a sus enemigos. El miedo o la fe aumentan cuando los enemigos unen fuerzas. El miedo inmoviliza a las personas para correr o rendirse a sus enemigos, mientras que la fe en Dios moviliza a su pueblo para enfrentar a sus enemigos.

Lo que Dios ha hecho por Israel, lo hará por cualquiera de sus hijos que enfrentan oposición. El salmista se jacta confiadamente: “Jehová está conmigo; no temeré lo que me pueda hacer el hombre” (Sal. 118:6).

Preguntas de la lectura de hoy (Josué 10:1 – 12:6):

¿Qué caracteriza los primeros años de Israel en su tiempo en la tierra de Canaán?

¿Cómo se aplica esto a la vida cristiana de hoy?

Destacada

Evitando el Engaño

Por Iva May, 24 de marzo Traducido por Rocío López #movimientodealfabetizacionbiblicacbt

José y el pueblo de Israel apenas se recuperan del engaño de Acán, y se enamoran de otro engaño. Los gabaonitas escuchan sobre la derrota de los pueblos de Jericó y Hai y diseñan un plan para salvarse de la misma destrucción al engañar a Israel para que haga un tratado con ellos. Esta historia alerta al lector a siete condiciones que hacen que una persona sea vulnerable al engaño:

Agotamiento: Israel acaba de terminar de pelear con la gente de Hai: “Y los hirieron hasta que no quedó ninguno de ellos que escapase” (Jos. 8:22). También se llevaron el ganado y el saqueo de la ciudad, quemando a Hai hasta el suelo. El agotamiento puede debilitar las defensas de una persona contra el engaño.

Euforia de la victoria y la celebración: Israel embosca con éxito a una Hai dormida desde todos los lados y experimenta una gran victoria. Josué construye un altar para el SEÑOR y copia la ley de Moisés en dos piedras grandes, para que la gente pueda verla. La nación entera recita las bendiciones y las maldiciones. La euforia puede opacar la sensibilidad de una persona al engaño.

Empatía: los gabaonitas se presentan como hambrientos y pobres: “usaron de astucia; pues fueron y se fingieron embajadores, y tomaron sacos viejos sobre sus asnos, y cueros viejos de vino, rotos y remendados, y zapatos viejos y recosidos en sus pies, con vestidos viejos sobre sí; y todo el pan que traían para el camino era seco y mohoso.” (9:4-5). Israel responde con empatía carnal en lugar de discernimiento. La compasión mundana puede perjudicar el discernimiento de una persona al engaño.

Conveniencia y facilidad: una batalla con todos los reyes al oeste del Jordán es inminente. Los gabaonitas aparecen y solicitan un tratado con Israel, “Haz un pacto con nosotros” (9:6). Los gabaonitas no vienen a la guerra con Israel sino a ofrecerse como siervos (9:8). Israel ve a los gabaonitas como un pueblo menos contra quien luchar. La conveniencia puede hacer que una persona ignore las advertencias de engaño.

Descartar dudas: Israel cuestiona a los gabaonitas: “Quizás habitáis en medio nosotros” (9:7); “¿Quiénes sois vosotros, y de dónde venís?” (9:8). Hacer preguntas sin obtener respuestas satisfactorias permite a una persona caer en “pruebas falsas” y ser engañada.

Sin oración: “Y los hombres de Israel tomaron de las provisiones de ellos, y no consultaron a Jehová” (9:14). La falta de oración embota el corazón de una persona para que no pueda reconocer el engaño.

Hacer caso omiso de las Escrituras: Moisés claramente advirtió a Israel que no hiciera tratados con la gente en Canaán: “y Jehová tu Dios las haya entregado delante de ti, y las hayas derrotado, las destruirás del todo; no harás con ellas alianza, ni tendrás de ellas misericordia” (Deut. 7:2). Ignorar las Escrituras prepara a las personas para el engaño.

Esta escena revela tres verdades sobre el engaño:

  • Las cosas rara vez son como aparecen. Los simples creen cada palabra que escuchan, todo lo que ven, y por lo tanto se abren al engaño.
  • Saber lo que dicen las Escrituras, entender el carácter de Dios y apropiarse de esas verdades evita el engaño.
  • Tomar decisiones sin una oración seria es una receta para el desastre. Orar por todo, le da a la gente tiempo para pensar con claridad y le da a Dios tiempo para trabajar.

Preguntas de la lectura de hoy (Josué 7:1 – 9:27; 1 Crónicas 2:7):

¿Qué aprende la congregación de Israel acerca de Dios a través de la derrota de Hai?

¿Qué había mandado el SEÑOR a Josué e Israel en Deuteronomio 31:9-13?

¿Qué hace la obediencia y el liderazgo de Josué por Israel?

¿Qué aprendieron Josué e Israel acerca de Dios y de ellos mismos como resultado del fiasco con los gabaonitas?

Destacada

Tiempo para la Renovación

Por Iva May, 23 de marzo Traducido por Rocío López #movimientodealfabetizacionbiblicacbt

Cuando Dios abre una nueva fase de tu vida, ¿cómo deberías comenzar? Josué le había advertido a la gente: “por cuanto vosotros no habéis pasado antes de ahora por este camino” (Jos. 3:4). Están a punto de entrar en una nueva fase de la vida. ¿Qué exigirá Dios a Israel cuando acampen en Gilgal y se preparen para entrar en Canaán? Los capítulos cuatro y cinco revelan cinco verdades claras para hacer la transición a una nueva fase de la vida.

Una nueva fase de la vida requierededicación. Después de que los hijos de Israel cruzan el Jordán, ahora con el ataque fácil de sus enemigos, Dios les obliga a pasar por el doloroso rito de la circuncisión. Esta acción los dejará vulnerables y, por lo tanto, requerirá la fe de que el Dios que los llama a la obediencia los protegerá a medida que obedecen. En respuesta a su fe, Dios nombra al lugar Gilgal, porque su reproche ha sido quitado.

La nueva fase también impone lacelebración. Después de este difícil momento de dedicación, Dios guía a Israel a celebrar la Pascua. La celebración de la Pascua le recuerda a Israel la liberación de Dios por el poder y por la sangre: los inocentes en nombre de los culpables. Israel nuevamente recuerda la redención milagrosa de Dios.

Dios, en esta fase, crea motivación. El maná que había sido su alimento básico durante cuarenta años, muchos en esta generación nunca habían comido otra cosa, cesa después de celebrar la Pascua. Para comer, deben tomar la tierra.

Dios también ordena la conmemoración. El altar hecho de doce piedras retiradas de la mitad del Jordán se mantendrá como un recordatorio continuo de la intervención de Dios en nombre de Israel.

Finalmente, Dios, en esta transición, proporciona iluminación. Ya no guía más a Israel por la nube y el fuego; más bien, Él revela que Él es el comandante del ejército del SEÑOR. Y no se equivoquen, este es el mismo SEÑOR, porque Él exige que Josué se quite los zapatos tal como le había ordenado a Moisés que se los quitara cuarenta años antes. Dios ilumina que su revelación siempre se ajusta a las necesidades específicas de su pueblo. Cuando necesitan luz de noche, Él es nube y fuego; Mientras se preparan para ir a la batalla, Él es el Dios guerrero.

¿Te enfrentas a una nueva fase de la vida? Esa nueva fase de la vida requerirá dedicación para hacer su voluntad, celebración para recordar su bondad en el pasado, motivación para confiar en Él para satisfacer sus necesidades, conmemoración de la actividad pasada de Dios e iluminación– una nueva palabra de la Palabra.

Preguntas de la lectura de hoy (Josué 3:1 – 6:27):

¿Por qué el arca del pacto debe preceder a Israel al cruzar el Jordán?

¿Cómo anima a Josué la aparición del SEÑOR como general militar de Israel?

¿Qué exige de Israel la estrategia militar del SEÑOR?

¿Por qué el Señor guía a Israel de esta manera?

¿Qué aprende Israel sobre Dios a través de este proceso?

Destacada

La Ley, la Tierra y el Líder

Por Iva May, 22 de marzo Traducido por Rocío López #movimientodealfabetizacionbiblicacbt

Mientras Israel se prepara para dejar atrás el desierto y entrar en la tierra de Canaán, Dios le concede a Moisés tres visiones del futuro de la Era de la Conquista antes de que muera: los levitas se hicieron responsables de la alfabetización bíblica, una vista panorámica de Canaán y la transferencia de liderazgo a Josué.

La Ley

Moisés pronuncia una bendición a cada una de las tribus de Israel antes de morir. Él designa a los levitas como responsables de la alfabetización bíblica: “Pues ellos guardaron tus palabras,
Y cumplieron tu pacto. Ellos enseñarán tus juicios a Jacob, y tu ley a Israel; pondrán el incienso delante de ti, y el holocausto sobre tu altar.” (Deut. 33:9b-10). Además de servir en el templo, los levitas eran responsables de elevar la Palabra de Dios y cumplir tanto las promesas de Dios como las imágenes de la redención ante Israel. Josué comienza su liderazgo bajo la autoridad de la Palabra de Dios: “Nunca se apartará de tu boca este libro de la ley, sino que de día y de noche meditarás en él, para que guardes y hagas conforme a todo lo que en él está escrito; porque entonces harás prosperar tu camino, y todo te saldrá bien.” (Josué 1:8).

La Tierra

Desde el Monte Nebo, Moisés examina la tierra de Israel y el Señor declara: “Y le dijo Jehová: Esta es la tierra de que juré a Abraham, a Isaac y a Jacob, diciendo: A tu descendencia la daré. Te he permitido verla con tus ojos, mas no pasarás allá.” (Deuteronomio 34: 4). Dios permite que Moisés vea a través de los ojos llenos de lágrimas la tierra que Abraham vio y que es propiedad de la fe. ¡Qué vista panorámica! Moisés de Canaán ve “Subió Moisés de los campos de Moab al monte Nebo, a la cumbre del Pisga, que está enfrente de Jericó; y le mostró Jehová toda la tierra de Galaad hasta Dan,  todo Neftalí, y la tierra de Efraín y de Manasés, toda la tierra de Judá hasta el mar occidental; el Neguev, y la llanura, la vega de Jericó, ciudad de las palmeras, hasta Zoar.” (Deut. 34: 1-3). Esto requiere un día excepcionalmente claro y una visión perfecta, ambas cosas que Dios le da a Moisés. Josué y sus líderes reconocen lo que Moisés ve:” Y dijeron a Josué: Jehová ha entregado toda la tierra en nuestras manos; y también todos los moradores del país desmayan delante de nosotros.” (Josué 2:24).

El Líder

Antes de morir, Moisés comisiona a Josué como el próximo líder de Israel: “Y Josué hijo de Nun fue lleno del espíritu de sabiduría, porque Moisés había puesto sus manos sobre él” (Deut. 34: 9). Moisés ha pasado los últimos 40 años guiando a Josué para que guíe a Israel; por lo tanto, Moisés sabe que Israel está en buenas manos. Dios ha contestado su oración para levantar a Josué como líder de Israel, para que no sean “como ovejas que no tienen pastor” (Núm. 27:17): “Aconteció después de la muerte de Moisés siervo de Jehová, que Jehová habló a Josué hijo de Nun, servidor de Moisés, diciendo: Mi siervo Moisés ha muerto; ahora, pues, levántate y pasa este Jordán, tú y todo este pueblo, a la tierra que yo les doy a los hijos de Israel.” (Josué 1:1-2).

¡Qué vida vivió Moisés! A pesar de que no se le permitió entrar a Canaán, Dios lo bendijo y le permitió ver tanto la tierra de la promesa como el hombre que tomaría el bastón de liderazgo cuando pasó a la siguiente generación.

¡Qué vida vivió Josué! Entrenado a la sombra de Moisés, en una transición suave, Josué tomó las riendas del liderazgo.

Preguntas de la lectura de hoy (Deuteronomio 33:1 – 34:12; Josué 1:1 – 2:24):

¿Cómo responde Israel al liderazgo de Josué?

¿Qué divulga Rahab sobre el impacto que los cuarenta años de Israel en el desierto han tenido en los residentes de Jericó? ¿Qué revela esto acerca de Dios?

Destacada

Enséñanos a Contar Nuestros Días

Por Iva May, 21 de marzo Traducido por Rocío López #movimientodealfabetizacionbiblicacbt

“y les dijo: Este día soy de edad de ciento veinte años; no puedo más salir ni entrar; además de esto Jehová me ha dicho: No pasarás este Jordán” (Deuteronomio 31:2).

Moisés vivió 40 años en Egipto, 40 años en el desierto como pastor de ovejas y 40 años en el desierto liderando al pueblo. Antes de su muerte, evaluó la vida: “Los días de nuestra edad son setenta años; y si en los más robustos son ochenta años, con todo, su fortaleza es molestia y trabajo, porque pronto pasan, y volamos.” (Salmo 90:10). Esto de un hombre que vio morir a una generación entera durante sus últimos 40 años.

Moisés vio problemas. Vio a su propia gente vivir en la esclavitud mientras recibía la mejor educación disponible y fue atendido por sirvientes. Su intervención no fue apreciada, y se vio obligado a huir de esa vida fácil y abrazar una existencia completamente nueva, un tipo de problema diferente. Ovejas. Soledad. Pérdida de familiares y amigos. Una nueva y poco atractiva carrera, hasta el día en que Dios interrumpió su vida mientras estaba en la parte trasera del desierto. Un nuevo tipo de problema lo enfrentó: un faraón terco. El mar Rojo. Un pueblo quejumbroso y rebelde. Un desierto sin agua.

Sin embargo, en medio de todos sus problemas, Moisés experimentó a Dios. El amor inquebrantable de Dios lo sostuvo; por lo tanto, Moisés cantó de alegría y se alegró todos los días de su vida: “De mañana sácianos de tu misericordia, y cantaremos y nos alegraremos todos nuestros días (Salmo 90:14).

Una buena vida no está libre de problemas, sino que consiste en experimentar a Dios tanto como se puede en este lado del cielo. Moisés podía mirar hacia atrás en cada uno de los incrementos de 40 años de su vida y ver la actividad de Dios.

Ubicar a Dios en medio de los problemas es difícil; a veces su presencia no se puede sentir en absoluto. ¡Ahí es cuando entra la fe! La fe en la bondad de Dios, la providencia de Dios y la verdad de que “a los que aman a Dios, todas las cosas les ayudan a bien” (Rom. 8:28). Cada día, semana, mes, año y década deben verse a través del filtro de la fe, cuando los ojos no pueden verlo, cuando los corazones no pueden entender su camino. Incluso entonces, es posible que no veamos sus huellas dactilares. El cielo, sin embargo, revelará su presencia en medio de nuestro problema. Todo tendrá sentido entonces.

La persona que experimenta una vida de genuina realización es aquella que busca a Dios frente a los problemas que se le presentan y confían en Él cuando no puede ser detectado. ¡Eso es sabiduría!

Preguntas de la lectura de hoy (Deuteronomio 31:30 – 32:52; Salmo 90):

¿Qué comunica el salmo de Moisés acerca de Israel?

¿Qué comunica el salmo de Moisés acerca de Dios?

¿Por qué deben Josué e Israel continuar cantando la canción de Moisés?

Resumir las verdades acerca de Dios contenidas en el Salmo 90.

Destacada

Opciones Genuinas y Claras

Por Iva May, 20 de marzo Traducido por Rocío López #movimientodealfabetizacionbiblicacbt

Como en las bendiciones y maldiciones de Deuteronomio 28, Moisés exhorta a aquellos cuyos padres murieron en el desierto a elegir la vida al entrar a Canaán:

“Mira, yo he puesto delante de ti hoy la vida y el bien, la muerte y el mal; porque yo te mando hoy que ames a Jehová tu Dios, que andes en sus caminos, y guardes sus mandamientos, sus estatutos y sus decretos, para que vivas y seas multiplicado, y Jehová tu Dios te bendiga en la tierra a la cual entras para tomar posesión de ella. . . . A los cielos y a la tierra llamo por testigos hoy contra vosotros, que os he puesto delante la vida y la muerte, la bendición y la maldición; escoge, pues, la vida, para que vivas tú y tu descendencia; amando a Jehová tu Dios, atendiendo a su voz, y siguiéndole a él; porque él es vida para ti, y prolongación de tus días; a fin de que habites sobre la tierra que juró Jehová a tus padres, Abraham, Isaac y Jacob, que les había de dar.” (Deuteronomio 30: 15-16, 19-20)

Estos dos caminos eran definitivos antes de la caída: cree la palabra de Dios con respecto al árbol del conocimiento del bien y del mal (elige la vida), o come del árbol (elige la muerte). Adán y Eva comieron del árbol del conocimiento del bien y del mal. ¡Mira a dónde los llevó esa decisión!

Los mismos dos caminos continúan después de la caída: cree la promesa de redención de Dios y la imagen de la redención (Génesis 3:15, 21). Abel eligió creer a Dios, mientras que Caín se rebeló contra Dios.

Jesús ofrece los mismos dos caminos: ” Entrad por la puerta estrecha; porque ancha es la puerta, y espacioso el camino que lleva a la perdición, y muchos son los que entran por ella; porque estrecha es la puerta, y angosto el camino que lleva a la vida, y pocos son los que la hallan.” (Mateo 7:13-14).

Estos dos caminos exigen una elección para los creyentes del primer siglo. El apóstol Pablo usa la rebelión en el desierto de Israel como un ejemplo para advertir a los creyentes en Corintios que elijan contra la idolatría, contra la inmoralidad sexual, contra la rebelión y contra las quejas; o caminar con Dios: “Y estas cosas les acontecieron como ejemplo, y están escritas para amonestarnos a nosotros, a quienes han alcanzado los fines de los siglos.” (1 Corintios 10:11). A todo Israel se le dieron elecciones genuinas. Lamentablemente, todos, excepto dos, mayores de veinte años, sucumbieron a los deseos de la carne y murieron en el desierto. Escogieron la muerte sobre la vida.

Esos dos caminos existen hoy en día. La elección por la vida implica un difícil viaje de negarse a sí mismo y tomar diariamente la cruz. El camino de la muerte es el camino de menor resistencia. Si el camino de la vida fuera fácil, todos lo elegirían.

Alguien sabiamente dijo que nuestras vidas como adultos son el producto de las elecciones que hacemos.

Preguntas de la lectura de hoy (Deuteronomio 29:2 – 31:29):

¿Cómo había revelado el SEÑOR su fidelidad a Israel durante los cuarenta años en el desierto a pesar de sus constantes quejas y rebeliones? ¿Qué revela esto acerca de Dios?

¿Para qué se dieron las maldiciones? (29:19)

¿Cómo ha preparado Dios a Josué para que asuma el papel de liderazgo?

¿Qué revelan las últimas dos instrucciones de Moisés acerca de Dios, la alfabetización bíblica e Israel?

Destacada

La Vida es Buena, ¿o No?

Por Iva May, 19 de marzo Traducido por Rocío López #movimientodealfabetizacionbiblicacbt

Las bendiciones y maldiciones de Deuteronomio revelan tanto la buena intención de Dios hacia su pueblo como la mala respuesta del pueblo hacia su bondad. “La vida es buena” para aquellos que lo aman y obedecen. “La vida es mala, muy mala” para aquellos que lo desobedecen.

“La vida es buena” – el corazón de Dios para hacer el bien a su pueblo y para su pueblo se revela a través de las declaraciones de bendición: “Y vendrán sobre ti todas estas bendiciones y te alcanzarán, si oyeres la voz de Jehová tu Dios” (Deut. 28:2). Los almacenes del cielo brotan abundantemente hacia aquellos que le obedecen. Moisés enumera cuatro áreas básicas de bendiciones y luego explica los beneficios de esas bendiciones (28:3-6):

  • Bendiciones urbanas y rurales: las bendiciones se derramarían sobre los israelitas, sin importar dónde vivieran en cualquier ciudad y en cualquier país.
  • Bendiciones para la fertilidad: cuando Dios creó originalmente la vida vegetal y animal, les ordenó que “sean fructíferos y multiplíquense”. Los bendecirá con fecundidad y multiplicación.
  • Bendiciones agrícolas – sus alacenas estarán llenas y el pan nunca faltará.
  • Bendiciones dentro y fuera: Israel nunca debe temer a sus enemigos.

Los propósitos de Dios son bendecir a su pueblo porque sus mandamientos son correctos y buenos. La obediencia coloca al pueblo de Dios en el camino de la bendición, mientras que la desobediencia lo lleva fuera de ese camino y al camino de la destrucción.

“La vida es mala, muy mala” para aquellos cuya desobediencia los lleva al camino del juicio. Dios advierte a Israel de las consecuencias de la continua desobediencia. Dios no solo retiene las bendiciones, sino que promete que el mal “vendrán sobre ti todas estas maldiciones, y te alcanzará” (28:15). Moisés enumera cuatro áreas básicas de maldición y explica ampliamente esas maldiciones (28:15-68):

  • Maldiciones urbanas y rurales: aquellos que desobedecen a Dios no pueden evitar el juicio cambiando su ubicación geográfica. El juicio los alcanza a donde huyan.
  • Maldición agrícola: la deuda, la sequía y el hambre reducen los recursos de quienes continúan en desobediencia; sin embargo, continúan desobedeciendo al Señor.
  • Maldición de la fertilidad: en lugar de multiplicarse, los captores toman los cultivos y los hijos de aquellos que continúan en desobediencia.
  • Maldición dentro y fuera: los opresores abruman, asedian y finalmente llevan a la gente desobediente al cautiverio.

Las bendiciones y las maldiciones revelan dos verdades básicas:

  1. El corazón de Dios para hacer el bien a su pueblo produce una gran bendición.
  2. La dureza del corazón del hombre y la rebelión hacia Dios precipitan terribles consecuencias.

Dos caminos opuestos se abren paso a lo largo de la narrativa bíblica: el camino de la vida y el camino de la muerte; el camino de la verdad y el camino del engaño; el camino estrecho y el camino ancho. Cada generación y cada persona elige un camino u otro. Bendiciones o maldiciones. Obediencia o desobediencia.

Preguntas de la lectura de hoy (Deuteronomio 26:1 – 29:1):

¿Qué actitud comunica el dar el diezmo acerca de las provisiones y de Dios?

¿Por qué el pueblo de Israel construyó un altar de piedras encaladas en el Monte Ebal?

Haga una lista de las consecuencias de la desobediencia en el capítulo 28 y compárela con la bendición y las maldiciones que se dieron cuarenta años antes. ¿Qué actitud del corazón hacia Dios refleja la desobediencia a largo plazo? (pista: 28:47)

Destacada

Vida Comunal

Por Iva May, 18 de marzo Traducido por Rocío López #movimientodealfabetizacionbiblicacbt

Vivir cerca de otras personas revela el pecado y el egoísmo que residen en los corazones de los individuos, lo que destruye la comunidad. Mientras Israel se prepara para entrar a la tierra de Canaán, Moisés explica algunas áreas de compromiso social (Deut. 21-23):

Casos fríos – 21:1-9

Cuando un cuerpo se encuentra muerto y la causa de la muerte permanece desconocida, la tribu más cercana a donde se encuentra el cuerpo es responsable de expiar la muerte de esa persona.

Esclavas hermosas – 21:10-14

Las mujeres desfavorecidas por la esclavitud no deben ser deshonradas.

Hijos primogénitos de esposas no amadas – 21:15-17

Un hombre no puede desheredar al hijo primogénito de su esposa no amada.

Rebelión adolescente – 21:18-21

La rebelión extrema de los adolescentes puede requerir medidas extremas. Los adolescentes fuera de control no solo se lastiman a sí mismos, sino que también lastiman a otros en la comunidad.

La contaminación del suelo – 21:22-23

El cuerpo de un hombre ahorcado por un delito no debe permanecer de la noche a la mañana.

Conducta vecinal – 22:1-4

Los buenos vecinos cuidan la propiedad perdida de otros hasta que pueda ser restaurada.

Identidad de género – 22: 5

Las mujeres deben vivir su feminidad y los hombres su masculinidad.

Reproducción – 22:6-7

Dos generaciones de animales no pueden ser matados juntos.

Tomando precauciones – 22:8

Los techos deben construirse de tal manera que protejan a los que están en la cima de no caerse.

Jardinería – 22:9-10

Los métodos de siembra y arado son importantes

Ropa – 22:11-12

Fabricación de telas y material de confección.

Violación y promiscuidad – 22:13-30

La promiscuidad afecta negativamente a individuos, matrimonios y familias. A veces los hombres se aprovechan de las mujeres sexualmente; Las mujeres que gritan cuando son violadas no son responsables de la violación. Solo el hombre debe morir por su abuso.

Las leyes son como cercas de propiedad: crean barreras contra la mayoría de las intrusiones, pero son simples desafíos para los escaladores. Aquellos que intentan abusar de otros ignoran esas leyes y lastiman a otros en el proceso. La vida comunal sin leyes comunales no es comunidad en absoluto.

Pregunta de la lectura de hoy (Deuteronomio 21:10 – 25:19):

¿Qué revelan las normas misceláneas dadas en Deuteronomio 23:9 – 29:19 sobre el comportamiento humano?

Destacada

El Papel de un Profeta

Por Iva May, 17 de marzo Traducido por Rocío López #movimientodealfabetizacionbiblicacbt

Moisés habla de un día en el futuro de Israel cuando clamarán a Dios por un rey como los pueblos que los rodean (17:14). Les da cinco pautas para cuando llegue ese momento:

  • El rey no debe ser extranjero (15).
  • El rey no debe confiar en los caballos de guerra obtenidos de los egipcios, pero debe confiar en el Señor para que lo proteja (16).
  • El rey no debe multiplicar las esposas para sí mismo (17).
  • El rey no debe usar su posición para enriquecerse (17).
  • El rey debe ser alfabetizado bíblicamente (19).

Moisés también le promete a Israel el día en que Dios se levantará para Israel, “Profeta de en medio de ti, de tus hermanos, como yo, te levantará Jehová tu Dios; a él oiréis;” y les advierte que escuchen la voz de este profeta venidero, así como otros profetas verdaderos (Deuteronomio 18:15).

Como las sirenas del tiempo alertan sobre condiciones inminentes de tornados y advierten a las personas a tomar precauciones, una voz profética hace sonar una alarma e interrumpe a las personas y la cultura envueltas en el pecado para que se arrepientan. Ignorar al profeta de Dios es ignorar a Dios mismo: “Mas a cualquiera que no oyere mis palabras que él hablare en mi nombre, yo le pediré cuenta” (18:19). Dios envía profetas a su pueblo antes del juicio con la esperanza de que su pueblo escuche su advertencia y se vuelva a Él.

¿Cómo discierne uno entre los que profetizan para Dios y los que profetizan para sí mismos? Israel también formula esta pregunta, y Moisés responde: “si el profeta hablare en nombre de Jehová, y no se cumpliere lo que dijo, ni aconteciere, es palabra que Jehová no ha hablado; con presunción la habló el tal profeta; no tengas temor de él.” (18:22). Esta es la segunda de las dos pruebas para un verdadero profeta. En Deut. 13: 1-5, Moisés advirtió del profeta que realizó un verdadero milagro para atraer a la gente a seguir a un dios falso. Ahora Moisés advierte a sus parientes sobre el hombre que dice ser un profeta del verdadero Dios, pero cuya palabra falla. En ambos textos, la gente no debe temer al profeta, sino matarlo.

A partir de estas advertencias, Dios muestra tres verdades acerca de sus profetas:

  • Los verdaderos profetas de Dios hablan en nombre del SEÑOR.
  • Los verdaderos profetas de Dios hablan la verdad que se cumple.
  • Los verdaderos profetas de Dios deben ser temidos porque son portavoces del Dios vivo.

Los profetas de Dios hablan a través de las Escrituras hoy: deben ser temidos — debemos temblar ante la Palabra (Isaías 66: 2), porque hablan por Dios; hablan la verdad que sucederá; y, ellos hablan en su nombre. Los zimbabuenses cantan un coro que dice: “Escucha a Dios, porque Él siempre dice la verdad”. Escuchar a los profetas de Dios a través de la Palabra es escuchar a Dios.

Preguntas de la lectura de hoy (Deuteronomio 16:18 – 21:9):

¿Qué pasos le da el Señor a Israel para resolver disputas entre sí? ¿Qué revela esto sobre la naturaleza humana?

¿Qué prueba le da el SEÑOR a Israel para probar a los profetas reales de los falsos profetas? ¿Qué revela esta prueba sobre la posición de los profetas en Israel?

¿Qué regulaciones le da el SEÑOR a Israel para asegurar que aquellos en su ejército estén mentalmente preparados para el servicio? ¿Qué revela esto acerca de Dios?

Destacada

¡Me Debes!

Por Iva May, 16 de marzo Traducido por Rocío López #movimientodealfabetizaciónbíblicacbt

No pasa un día sin que se requiera el perdón. Por mí. Por otros.

  • Me debes dinero.
  • Me debes honor y afirmación.
  • Me debes una disculpa.
  • Me debes perdón.
  • Me debes un aumento de sueldo o una promoción.
  • Me debes gratitud.
  • Me debes tiempo de calidad.
  • Me debes mi herencia.
  • Me debes por promesas rotas o artículos rotos.
  • Me debes exoneración de las falsas acusaciones.

La lista es tan larga como sus quejas con los demás. Mantener cautivas a las personas viene en muchas formas.

Al comienzo de la historia de Israel, Dios estableció cada séptimo año como un año de liberación para los compañeros israelitas que tenían una deuda. Moisés escribió acerca de esta práctica en Deuteronomio 15 y, especialmente, la aplicó a un hermano: “Del extranjero demandarás el reintegro; pero lo que tu hermano tuviere tuyo, lo perdonará tu mano” (Deut. 15:3). El pueblo de Dios debe ser gente que practica el perdón.

En el futuro de Israel, en lugar de ofrecer liberación, la gente en Jerusalén esclavizará a aquellos que no pueden pagar lo que deben. El SEÑOR instruye a Jeremías para que se enfrente a los judíos por el deplorable trato mutuo, “que cada uno dejase libre a su siervo y a su sierva, hebreo y hebrea; que ninguno usase a los judíos, sus hermanos, como siervos.” (Jeremías 34:9). Al principio, acuerdan liberar a los que están en esclavitud, pero luego renuncian a su promesa y esclavizan de nuevo a los que fueron liberados.

Los cristianos de hoy viven como esos israelitas, aferrándose a reclamos que les deben los hermanos y hermanas en Cristo. Dios nos ordena que “abandonemos el reclamo de lo que nuestro hermano nos debe” (Deut. 15:3). ¿Qué afirmaciones tienes contra otros: una hermana en el Señor que te lastimó hace mucho tiempo, un esposo insensible o egocentrista ha creado un reclamo en tu corazón, un miembro de la iglesia cuyas palabras han herido tu corazón, o incluso a alguien más? ¿Quién te debe de manera tangible en dinero, posesiones o tiempo, que necesitas liberar hoy?

Quizás este día pueda convertirse en tu día de liberación, donde “sueltes” a quienes te deben algo. Libera a tu hermano o hermana en Cristo, y encontrarás liberación para ti mismo: liberación de la ansiedad, el estrés y la amargura. Descubrirás que tú fuiste el que estuvo preso.

La falta de perdón es como beber veneno para herir a la persona contra quien tienes el reclamo. Déjalo ir hoy, puedes ser libre.

Preguntas de la lectura de hoy (Deuteronomio 13:1 – 16:17):

¿Qué manda Dios a Israel si uno de sus miembros comete idolatría o influye en otro para que lo haga? ¿Qué requerirá esto de Israel?

¿Qué regla le da el SEÑOR a Israel para evitar que los israelitas se esclavicen unos a otros? ¿Qué revela la entrega de este reglamento sobre la naturaleza humana?

Destacada

Un Lugar Para Su Nombre, Una Práctica Digna de Su Presencia

Por Iva May, 15 de marzo Traducido por Rocío López #movimientodealfabetizaciónbíblicacbt

Dios anhela estar entre su pueblo. Él le dice a Moisés de un día en que elegirá un lugar entre todas las tribus de Israel para colocar Su Nombre. También advierte a Israel de no redefinir quién es Él y adorarlo de la manera en que los demás adoran a sus dioses: “guárdate que no tropieces yendo en pos de ellas, después que sean destruidas delante de ti; no preguntes acerca de sus dioses, diciendo: De la manera que servían aquellas naciones a sus dioses, yo también les serviré. No harás así a Jehová tu Dios; porque toda cosa abominable que Jehová aborrece, hicieron ellos a sus dioses; pues aun a sus hijos y a sus hijas quemaban en el fuego a sus dioses.” (Deuteronomio 12:30-31).

El sincretismo es sumarle o restarle a la revelación de Dios de Sí mismo en las Escrituras; está redefiniendo a Dios y reinterpretando la adoración.

Idolatría:

  • Disminuye la identidad de Dios como Él se ha revelado a sí mismo en las Escrituras y luego adora esa visión disminuida.
  • Imagina que Dios es diferente de lo que Él se ha revelado a sí mismo en las Escrituras y adora esa imagen.
  • Reduce la revelación de Dios de sí mismo en las Escrituras al crear un objeto para caracterizarlo y luego adora ese objeto.

Por lo tanto, el SEÑOR le ordena a Israel que destruya todos los lugares de adoración cananeos, para destruir sus ídolos. Él les ordena que apedreen a miembros en sus propias familias y líderes en sus propias ciudades, que intentan atraerlos para redefinir a Dios y reinterpretar la adoración. Incluso deben destruir ciudades enteras entre ellos, si son culpables de idolatría.

Israel debe examinar cada profecía y práctica de adoración a través de la revelación de Dios de sí mismo, su palabra. Las Escrituras son iconoclastas, ya que destruyen representaciones falsas y falsas ideas acerca de Dios. Dios es quien dice que es, y la adoración es como él prescribe. Tampoco está abierto a interpretación o adaptación. Dios es santo, y su nombre debe ser venerado tanto en la creencia como en la práctica.

“Además, Dios habla de un día futuro cuando Su Nombre morará en un lugar específico entre Su pueblo, y ofrecerán sacrificios allí, Mas pasaréis el Jordán, y habitaréis en la tierra que Jehová vuestro Dios os hace heredar; y él os dará reposo de todos vuestros enemigos alrededor, y habitaréis seguros. Y al lugar que Jehová vuestro Dios escogiere para poner en él su nombre, allí llevaréis todas las cosas que yo os mando: vuestros holocaustos, vuestros sacrificios, vuestros diezmos, las ofrendas elevadas de vuestras manos, y todo lo escogido de los votos que hubiereis prometido a Jehová.” 12:10-11).

El deseo de David de construir un lugar para Su Nombre se origina en esta promesa.

Preguntas de la lectura de hoy (Deuteronomio 10:1 – 12:32):

Mientras Moisés revisa los tratos pasados de Dios con Israel, ¿qué dice él que resume el corazón de Dios hacia su pueblo?

¿Qué comunica Moisés acerca de la alfabetización bíblica y la bendición de Dios sobre su pueblo?

Destacada

Un Pueblo Con Memoria

Por Iva May, 14 de marzo Traducido por Rocío López #movimientodealfabetizaciónbíblicacbt

Cuando Jehová tu Dios te haya introducido en la tierra que juró a tus padres Abraham, Isaac y Jacob que te daría, en ciudades grandes y buenas que tú no edificaste, y casas llenas de todo bien, que tú no llenaste, y cisternas cavadas que tú no cavaste, viñas y olivares que no plantaste, y luego que comas y te sacies, (Deuteronomio 6:10-11):

No te olvides de Dios. Mientras que la esclavitud a los egipcios había causado que Israel clamara a Dios, la prosperidad en la tierra de Canaán puede hacer que Israel se olvide de Dios. La alfabetización bíblica mantendrá viva la gratitud mientras Israel recuerda sus años anteriores de esclavitud y la gran liberación de Dios.

Haz lo que es bueno y justo ante los ojos de Jehová. Las señales de tráfico les recuerdan a las personas que conduzcan de manera responsable; así, la alfabetización bíblica mantiene los justos estándares de Dios ante la gente.

No sigas a los dioses de los pueblos que te rodean. La alfabetización bíblica le recuerda a Israel la impotencia de los dioses de Egipto para evitar su partida.

No hagan ningún tratado con los cananeos y no se casen con los cananeos. La alfabetización bíblica le recuerda a Israel la promesa de Dios de juzgar a los cananeos por su maldad.

Recuerda cómo el SEÑOR tu Dios te guió por el desierto en estos cuarenta años. El hambre le enseñó a Israel que podían confiar en que el Señor satisfacería sus necesidades. Tanto el hambre como la prosperidad son una prueba. El hambre requiere confianza, mientras que la prosperidad requiere gratitud. La alfabetización bíblica le recuerda a Israel tanto la provisión de Dios en el desierto como su estado empobrecido mientras eran esclavos en Egipto.

Moisés desentierra la raíz del olvido: “no suceda que comas y te sacies, y edifiques buenas casas en que habites, y tus vacas y tus ovejas se aumenten, y la plata y el oro se te multipliquen, y todo lo que tuvieres se aumente; y se enorgullezca tu corazón, y te olvides de Jehová tu Dios, que te sacó de tierra de Egipto, de casa de servidumbre” (Deuteronomio 8:12-14).

El orgullo construido sobre la prosperidad es el culpable. La gratitud y el recuerdo son disciplinas del corazón y la mente. Alimentarse de la Palabra de Dios, por lo tanto, le recuerda a su pueblo: “para hacerte saber que no sólo de pan vivirá el hombre, mas de todo lo que sale de la boca de Jehová vivirá el hombre” (Deut. 8:3).

Preguntas de la lectura de hoy (Deuteronomio 6:1 – 9:29):

¿A quién responsabiliza Dios de la alfabetización bíblica y qué les exigirá esto?

¿Qué le ordena Dios a Israel que haga al ingresar a Canaán para evitar que caigan en la idolatría?

¿Cómo describe el Señor a la gente que vive en Canaán?

¿De qué fracaso pasado le recuerda el Señor a Israel como una advertencia contra la idolatría?

Destacada

Buen Gobierno

Por Iva May, 13 de marzo Traducido por Rocío López #movimientodealfabetizaciónbíblicacbt

Los hombres mundanos gobiernan a las personas con su propia sabiduría en lugar de depender de la sabiduría manifestada de Dios. La opresión pronto gobierna el día, y la depresión y la desesperación caracterizan a la gente. No es así con el pueblo de Dios.

Dios distingue a Israel de todos los pueblos que los rodean haciendo un pacto con ellos y dándoles reglamentos para guiar su comportamiento:

“Mirad, yo os he enseñado estatutos y decretos, como Jehová mi Dios me mandó, para que hagáis así en medio de la tierra en la cual entráis para tomar posesión de ella. Guardadlos, pues, y ponedlos por obra; porque esta es vuestra sabiduría y vuestra inteligencia ante los ojos de los pueblos, los cuales oirán todos estos estatutos, y dirán: Ciertamente pueblo sabio y entendido, nación grande es esta. Porque ¿qué nación grande hay que tenga dioses tan cercanos a ellos como lo está Jehová nuestro Dios en todo cuanto le pedimos? Y ¿qué nación grande hay que tenga estatutos y juicios justos como es toda esta ley que yo pongo hoy delante de vosotros?” (Deuteronomio 4: 5-8).

Las reglas y regulaciones dadas por Dios están destinadas a construir una comunidad, a traer la libertad y causar celebración.

Las regulaciones dietéticas protegen a la comunidad de enfermedades al abogar por la limpieza y la salud personal.

Las regulaciones sociales promueven la hermandad y protegen a la comunidad de la implosión debido a los depredadores.

Las regulaciones ceremoniales desarrollan la gratitud y la conciencia de Dios al promover una celebración comunitaria centrada en Dios.

Las normas de sacrificio reconocen la santidad de Dios y la seriedad del pecado al recordar constantemente a la comunidad la promesa de redención de Dios.

Cuando Dios ya no es el epicentro de la comunidad, surgen hombres que gobiernan por la sabiduría terrenal. Sin la sabiduría de Dios, los gobiernos oprimen, los depredadores proliferan y las conductas adictivas aumentan. Y la esperanza de redención muere. ¡Cómo el mundo necesita ver un gobierno piadoso!

Pregunta de la lectura de hoy (Deuteronomio 3:21 – 5:33):

¿A qué evento se refiere Moisés como una advertencia contra la desobediencia a los mandamientos del SEÑOR?

¿Qué causa identifica Moisés como raíz de la idolatría?

¿Qué promete Dios que ocurrirá si Israel recurre a la idolatría?

Moisés recita los diez mandamientos a los que se preparan para ingresar a Canaán. ¿Qué les dice Moisés acerca de la generación anterior que recibió los diez mandamientos?

¿Qué promesa acompaña la obediencia a los diez mandamientos?

Destacada

Aprende del Pasado, Pero Vive en el Presente

Por Iva May, 12 de marzo Traducido por Rocío López #movimientodealfabetizaciónbíblicacbt

Los cuarenta años de Israel en el desierto finalmente llegan a su fin. Moisés le da a Israel un discurso final (Deut. 1-8).

Primero, él repasa cómo Israel ha respondido al liderazgo de Dios en el pasado:

  • En lugar de ir en contra de los amorreos, los israelitas piden que se envíe una delegación de espías para determinar qué ruta tomar y reportar.
  • Después de evaluar la bondad de la tierra, diez de los espías informan, e Israel se niega a entrar en Canaán, a pesar del aliento de Moisés.
  • Ignorando la advertencia de Moisés, Israel intenta ir contra los amorreos y es derrotado.
  • Israel vaga de un campo a otro y evita conflictos con los moabitas y los amonitas.
  • Una generación entera de adultos muere durante los siguientes cuarenta años, excepto Josué y Caleb.

En segundo lugar, Moisés alienta a Israel a salir con fe, y Dios le concede a Israel la victoria sobre las tribus opuestas al este del Jordán.

  • Dios entrega a los amorreos de Hesbón en las manos de Israel: “Hoy comenzaré a poner tu temor y tu espanto sobre los pueblos debajo de todo el cielo, los cuales oirán tu fama, y temblarán y se angustiarán delante de ti” (Deuteronomio 2:25). ¡Así es exactamente cómo respondió Israel treinta y ocho años antes cuando se enfrentaron a los amorreos!
  • Moisés informa a Israel que Sehón, rey de Hesbón se negó a permitir que Israel pasará por su tierra y por eso Dios ha decidido entregar su nación en las manos de Israel: “Mas Sehón rey de Hesbón no quiso que pasásemos por el territorio suyo; porque Jehová tu Dios había endurecido su espíritu, y obstinado su corazón para entregarlo en tu mano, como hasta hoy” (2:30).
  • Israel destruye totalmente a Sehón y saquea sus riquezas.
  • Israel se enfrenta a todo el ejército del rey de Basán y los derrota. Destruyen y saquean la riqueza de 60 pueblos en Basán.

Cuarenta años en el desierto le han enseñado a Israel una o dos cosas acerca de sí mismos y de Dios. Aprendieron que Dios hace lo que promete: “Fiel es el que os llama, el cual también lo hará” (1 Tes. 5:24). También han aprendido a no confiar en lo que ven y sienten, sino a confiar en el Dios viviente: “Fíate de Jehová de todo tu corazón, y no te apoyes en tu propia prudencia. Reconócelo en todos tus caminos, y él enderezará tus veredas.” (Proverbios 3:5-6).

Un Israel diferente se enfrenta a la tierra de Canaán, diferente al Israel que los enfrentó cuarenta años antes. Esta generación nunca ha estado en la esclavitud, nunca esperó que los hombres se ocuparan de todas sus necesidades y nunca vivió con el temor de amos malvados. Esta generación ha visto maná en el desierto, agua de la roca y fuego caído del cielo. Esta generación ha escuchado la voz de Dios, visto el poder de Dios y ha sido enseñada la Palabra de Dios. ¡Este Israel tiene una gran visión de Dios, que es la única manera de enfrentar al enemigo!

Pregunta de la lectura de hoy (Deuteronomio 1:1 – 3:20):

¿Qué revela el repaso de Moisés de los últimos cuarenta años sobre el pueblo en general?

Destacada

Responsabilidad Espiritual

Por Iva May, 11 de marzo Traducido por Rocío López #movimientodealfabetizaciónbíblicacbt

A los levitas como tribu no se les asignó un territorio como sus hermanos. Sin embargo, eran ciudades asignadas dentro del territorio de cada tribu. Se les entregaron cuarenta y ocho pueblos en doce territorios, junto con tierras de pastos limitadas que rodeaban el pueblo. Ya que su función principal era servir en el Tabernáculo de Reunión, ¿por qué el Señor los distribuye por toda la tierra?

Los deberes del sacerdocio levítico incluyen:

  • La enseñanza de la Ley: “Para enseñar a los hijos de Israel todos los estatutos que el SEÑOR les ha dicho por medio de Moisés” (Lev. 10:11). “Ellos enseñarán tus juicios a Jacob y a Israel tu ley” (Deut. 33:10).
  • Ofreciendo los sacrificios – Lev. 9
  • Manteniendo el Tabernáculo y el Templo – Num. 18: 3
  • Oficiando en el lugar santo – ej. 30: 7-10
  • Inspeccionar objetos y personas ceremonialmente impuros – Lev. 13,14
  • Adjudicando disputas – Deut. 17: 8-13
  • Recolección de diezmos – Num. 18: 21,26
  • Regulación de la precisión de los pesos y medidas utilizadas en Israel – Lev. 19: 35-36

La dispersión de los levitas a través de los territorios recordó a todo Israel de sus obligaciones para con Dios y con los demás. Su presencia y actividad responsabilizaron a Israel ante Dios en las áreas de alfabetización bíblica y bienestar espiritual, físico y social.

Preguntas de la lectura de hoy (Números 34:1 – 36:13):

¿Qué hace la entrega de fronteras para Israel?

¿A quién le asignó Dios la tarea de dividir la tierra?

¿Qué revela el establecimiento de ciudades de refugio acerca de Dios? ¿Sobre la naturaleza humana?

¿Cómo afectó a la comunidad la petición hecha por las hijas de Zelofehad? ¿Qué revela esto sobre la influencia de las mujeres?

Destacada

Los Beneficios de la Mudanza

Por Iva May el 10 de marzo Traducido por Rocío López #movimientodealfabetizaciónbíblicacbt

Israel se mueve 40 veces en 40 años (Números 33). Dios utiliza cada uno de estos movimientos como experiencias de aprendizaje para Israel en el desierto, así como para las generaciones futuras.

Verdades que Israel aprende acerca de Dios mientras se mueve en el desierto:

  • Dios no es como los dioses de Egipto. Él es personal, santo, y toma acción contra las quejas, el pecado y la incredulidad.
  • Dios es santo y será tratado como tal por su pueblo. Su presencia manifiesta entre su pueblo depende de su obediencia al sistema de sacrificios que Él da.
  • Dios prepara a Su pueblo espiritual y físicamente para entrar en la tierra de Canaán. Los comandos para romper el campamento preparan a Israel físicamente para conquistar a los cananeos. Las situaciones de prueba, tales como lugares de acampar sin agua y sin carne, le enseñan a Israel que Dios no está limitado a los recursos del hombre.
  • Dios puede ser confiado para provisiones diarias.
  • Las leyes dietéticas dadas por Dios demuestran su cuidado por la salud de su pueblo.
  • Las leyes y regulaciones organizativas dadas por Dios traen estructura y crean lugares seguros en los que las personas pueden prosperar.
  • Las leyes de sacrificio dadas por Dios demuestran su disposición a expiar el pecado del hombre.
  • Dios da instrucciones con respecto al futuro porque solo Él conoce el futuro.

Verdades que Israel descubre acerca de sí mismos cuando se mueven en el desierto:

  • Israel es “egipcio” en gran parte de su pensamiento sobre Dios y sobre la vida; necesitan aprender lo que significa ser “el pueblo elegido de Dios”.
  • La responsabilidad hacia Dios y los demás acompaña a la libertad de la esclavitud. Las leyes dadas por Dios son para el bien personal y comunitario del hombre. El egoísmo y la incredulidad hacen que la vida comunitaria implosione.
  • Son los que viven por la fe, no por la vista, los que agradan a Dios.
  • Las opiniones falsas de Dios deben ser reemplazadas por una visión precisa de Dios, o Israel sucumbirá a la idolatría.
  • El hombre debe mantener su carne bajo control, o la inmoralidad sexual lo destruirá a él, a su familia y a la comunidad.
  • El hombre no puede adorar a Dios de la manera que le plazca.
  • El hombre es propenso a olvidar lo que Dios ha hecho en el pasado; por lo tanto, Dios establece eventos anuales para mantener su actividad pasada ante la gente.
  • El buen futuro de la comunidad depende de la alfabetización bíblica de la gente.

A veces nos puede molestar la forma en que Dios nos guía ahora, pero su liderazgo es bueno, disciplinario y, en última instancia, lo mejor para nosotros. Regocíjate en los días en que parecía como si estuvieras vagando mientras buscabas la voluntad de Dios.

Preguntas de la lectura de hoy (Números 32:1 – 33:56):

¿Por qué las dos tribus y media deciden permanecer en el lado este del río Jordán?

¿Cómo responde Moisés a su petición?

Destacada

¿Qué Requieren las Instrucciones?

Por Iva May el 9 de marzo Traducido por Rocío López #movimientodealfabetizaciónbíblicacbt

Moisés entrega a Israel el calendario anual de celebraciones que seguirán cuando entren a Canaán. Estas celebraciones requieren el sacrificio de cientos de animales que no tienen defectos. ¿Dónde obtendrán estos errantes del desierto un número tan vasto?

Finalmente, el Señor le da a Moisés una última instrucción: “Haz la venganza de los hijos de Israel contra los madianitas; después serás recogido a tu pueblo” (Núm. 31:2).

Un ejército de doce mil hombres marcha contra los madianitas y los destruye. Balaam, el adivino pagano, muere por la espada de Israel, e Israel se apropia de la gran riqueza de los madianitas: personas, animales y joyas de oro.

El Señor da dos instrucciones con respecto al saqueo:

  • El Señor le ordena a Moisés que mate a todos los hombres y todas las mujeres que no son vírgenes, ya que ” He aquí, por consejo de Balaam ellas fueron causa de que los hijos de Israel prevaricasen contra Jehová en lo tocante a Baal-peor, por lo que hubo mortandad en la congregación de Jehová” (Num. 31: 16).
  • El Señor divide el saqueo entre los que lucharon y los que permanecieron en el campamento. Cada grupo debe apartar una ofrenda al Señor y una ofrenda a los sacerdotes.

La batalla de Israel con los madianitas les proporciona más animales de sacrificio de los que requiere el calendario anual. Esta escena revela una verdad que corre a lo largo de la Biblia: Dios da instrucciones que requieren la actividad de Dios. La obediencia siempre precede a la iluminación y provisión.

La primera historia de este tipo que revela esta verdad ocurre en el jardín del Edén, cuando Dios le dice a Adán: “No es bueno que el hombre esté solo. Le haré un ayuda idónea para él” (Génesis 2:18). Entonces Dios ordena a Adán nombrar a los animales. Después de esta obediencia, Adán se da cuenta de que no tiene un compañero complementario. Dios lo pone a dormir y crea a Eva de su costilla. Las instrucciones de Dios siempre requieren fe y obediencia. Dios es bueno. Solo hace el bien.

Preguntas de la lectura de hoy (Números 30:1 – 31:54):

¿Qué revela la división del botín de guerra acerca de Dios y la comunidad?

¿Cómo se incluyeron los levitas en la división del botín de la guerra?

Destacada

El Calendario de Israel, la Celebración Comunitaria y el Impacto del Pecado

Por Iva May, el 8 de marzo Traducido por Rocío López #movimientodealfabetizaciónbíblicacbt

Moisés prepara a la “nueva” generación para ingresar a la tierra prometida y les da un calendario anual que contiene fechas específicas y requisitos de sacrificio para esas fechas: “En el séptimo mes, el primero del mes, tendréis santa convocación…” (Num. 29:1):

Diariamente: dos corderos sin defecto, una ofrenda de grano, una ofrenda de bebida.

Semanalmente (el sábado): dos corderos de un año sin defecto, una ofrenda de grano, una ofrenda de bebida

Mensual (el primer día del mes): dos toros jóvenes sin defecto, un carnero sin defecto, siete corderos de un año sin defecto, una ofrenda de bebida, una ofrenda de grano, un macho cabrío sin defecto

Anualmente:

Pascua(una semana durante el primer mes que comienza con el decimocuarto día): dos toros jóvenes sin defecto, un carnero sin defecto, siete corderos de un año sin defecto, una ofrenda de grano.

Fiesta de las Semanas o Pentecostés (una semana de celebración 50 días después de la Pascua): dos toros sin defecto, un carnero sin defecto, siete corderos de un año, una ofrenda de grano, una ofrenda de bebida, un macho cabrío sin defecto.

Fiesta de las Trompetas (10 días durante el séptimo mes):

El primer día del séptimo mes: un novillo sin defecto, un carnero sin defecto, siete corderos de un año sin defecto, una ofrenda de grano.

El décimo día del séptimo mes: un novillo sin defecto, siete corderos sin defecto, una ofrenda de grano, un macho cabrío sin defecto.

Desde el decimoquinto día hasta el vigésimo primer día del séptimo mes, Moisés especifica las ofrendas de cada día, que se suman a: 70 toros, 14 carneros, 98 corderos, 7 cabras, junto con el grano diario y las ofrendas de bebidas.

El vigésimo segundo día (octavo día de esta fiesta) – un toro, un carnero, siete corderos, un macho cabrío, una ofrenda de grano y una ofrenda de bebida

El sustento espiritual de Israel gira en torno al sistema de sacrificios. El ganado tenía que ser apartado continuamente para el sistema de sacrificios. La temporada de cosecha gira en torno al sistema de sacrificios a medida que comienza y termina con una ofrenda de sacrificio.

El calendario anual de Israel enseña varias verdades sobre el sistema de sacrificios:

  • El pecado impacta a la comunidad; por lo tanto, la vida comunal gira en torno al sistema sacrificial.
  • El pecado impacta a la familia. En una cultura donde la riqueza se medía por las explotaciones en el ganado (y finalmente en la tierra y los cultivos), las familias tenían que dejar de lado a los animales inmaculados y mejores para el sistema de sacrificios.
  • El pecado impacta a los individuos. El sistema de sacrificios recuerda a cada persona la santidad de Dios, la seriedad del pecado y el costo que implica, y la buena y amable aceptación de un sustituto por parte de Dios.
  • El pecado es terrible. Su pago es costoso. Y sangriento. Y constante: diario, semanal, mensual, anual.

Agradezcamos a Jesús que terminó el sistema de sacrificios cuando entró en el tabernáculo celestial como el sumo sacerdote perfecto y se ofreció a sí mismo como el cordero perfecto en el lugar de la misericordia eterna. ¡La celebración, para aquellos que han aceptado personalmente la obra expiatoria de Cristo, es constante: diaria, semanal, mensual, anual y eternamente! ¡Aleluya!

Preguntas de la lectura de hoy (Números 27:1 – 29:40):

¿Cuál fue la base de la apelación de Zelofehad? ¿Qué revela el resultado acerca de Dios?

¿Cómo había preparado Dios a Josué para dirigir a Israel durante los últimos cuarenta años?

¿Por qué era importante que a la próxima generación se le recuerden las ofrendas semanales del sábado y las ofrendas anuales?

Destacada

Pecado Descarado

Por Iva May, 7 de marzo Traducido por Rocío López #movimientodealfabetizaciónbíblicacbt

Zimri, un líder entre los Simeonitas, toma descaradamente a una prostituta del culto adianita en su tienda, en plena luz del día, frente a Moisés. (Num. 25:14)

El pecado sexual normalmente comienza “bajo el radar,” pero el atrevimiento de Zimri es un acto de desafío público. En esencia, él está diciendo: “Haré lo que quiera hacer, cuando quiera hacerlo, donde quiera hacerlo y con quién quiera hacerlo. ¡Y nadie me va a detener!”

La acción insolente de Zimri le cuesta mucho a su propia tribu. Dios envía una plaga que quita la vida a 24,000 hombres, en su mayoría simeonitas.

La comparación del segundo censo con el primer censo realizado 40 años antes revela que siete de las tribus aumentaron (varias de manera dramática), y cuatro tribus disminuyeron mínimamente. Los Simeonitas, sin embargo, disminuyeron dramáticamente, de 59,300 en el primer censo a 22,200 en el segundo censo. El pecado público, flagrante, disminuyó numéricamente la tribu. Lamentablemente, esta tribu refleja la temeridad de su antepasado, Simeon, quien audazmente y públicamente reivindicó la violación de su hermana Dina durante la era patriarcal al matar no solo al perpetrador, sino a todos los siquemitas masculinos (Gén. 34).

Si Finees, el sumo sacerdote de Israel, no hubiera tomado medidas contra Zimri cuando lo hizo, toda una tribu podría haber sido eliminada. Si el Sumo Sacerdote, Jesucristo, no hubiera tomado medidas audaces al tomar el pecado del hombre sobre sí mismo, toda la raza humana habría sido eliminada. ¡Gracias a Dios por la acción de un hombre!

El pecado privado bajo el radar es inexcusable, pero el pecado sexual público dentro del liderazgo trae reproche a todo un pueblo.

El escritor de sabiduría captura una verdad importante con respecto al pecado en una comunidad: “La justicia engrandece a la nación; mas el pecado es afrenta de las naciones.” (Prov. 14:34).

Preguntas de la lectura de hoy (Números 25:1 – 26:65):

Lee Apocalipsis 2:14. ¿Qué consejo le había dado Balaam a Balac?

Moisés hizo un censo de todos los que sobrevivieron los cuarenta años en el desierto. ¿En qué se diferencia este censo del realizado cuarenta años antes (Números 1)?

Destacada

Dios Usa lo Improbable

Por Iva May, 6 de marzo Traducido por Rocío López #movimientodealfabetizaciónbíblicacbt

Los grupos indígenas tienen sus propios dioses. Balac, el rey de los moabitas, aterrorizado de los israelitas, se une con los madianitas y llama a un famoso adivino, Balaam, para que venga y maldiga a los israelitas. Él sabe que él y el dios de su pueblo no están a la altura del desafío.

Balaam entiende “que el propio dios de un pueblo tenía el mayor poder sobre ellos para bien o para mal, Balaam intentó establecer contacto con el Dios de Israel2“. Imagínese su sorpresa cuando Dios le habla: “No maldigas al pueblo, porque bendito es” (Números 22:12). Sin embargo, impulsado por la codicia personal, Balaam ignora el consejo de Dios y continúa su conversación con Balac. Balaam no ganará nada negándose a maldecir a Israel, pero maldecir a Israel promete grandes riquezas. Balaam cree que puede manipular al Dios de Israel para que cumpla sus órdenes.

El burro de Balaam muestra más discernimiento que su amo cuando el ángel del Señor Dios le impide avanzar. Balaam, acostumbrado a las manifestaciones demoníacas, aparentemente no se sorprende cuando el burro le habla (aunque esta vez no es demoníaco).

Con un poco de drama y exageraciones, Balaam construye siete altares y ofrece siete toros y siete carneros (en tres ocasiones) con la esperanza de que el Dios de Israel le hable. Balaam no puede manipular a Dios para maldecir a los israelitas; en cambio, Dios manipula a Balaam para bendecirlos. A través de Balaam, Dios también habla de la venida del Redentor: “Lo veré, mas no ahora; Lo miraré, mas no de cerca; saldrá ESTRELLA de Jacob, Y se levantará cetro de Israel, Y herirá las sienes de Moab, Y destruirá a todos los hijos de Set.” (24:17), -así como acontecimientos futuros-,” Amalec, cabeza de naciones, mas al fin perecerá para siempre” (24:20).

La pregunta surge naturalmente: ¿Cómo puede un Dios Santo usar a un adivino pagano, un hombre que “ama el salario de la injusticia” (2 Pedro 2:15)?

En tiempos pasados, Dios se reveló a Abimelec, rey de Gerar, para evitar que tomara a Sara como su esposa (Gen. 20:6-7). Le habló a Faraón en sueños (Gén. 41:25). Más tarde, le habla a Nabucodonosor, rey de Babilonia, a través de sueños y visiones (Daniel 4). Es Nabucodonosor quien declara la soberanía de Dios sobre los paganos:

“Mas al fin del tiempo yo Nabucodonosor alcé mis ojos al cielo, y mi razón me fue devuelta; y bendije al Altísimo, y alabé y glorifiqué al que vive para siempre, cuyo dominio es sempiterno, y su reino por todas las edades. Todos los habitantes de la tierra son considerados como nada; y él hace según su voluntad en el ejército del cielo, y en los habitantes de la tierra, y no hay quien detenga su mano, y le diga: ¿Qué haces?” (Daniel 4: 34-35).

El hecho de que Dios le hable a una persona no siempre significa que Dios tenga una relación de pacto con esa persona; sin embargo, todos sus encuentros muestran que se preocupa por su pueblo del pacto, incluso cuando se dirige a los incrédulos.

Preguntas de la lectura de hoy (Números 22:1 – 24:25):

¿Cuál es la principal motivación de Balaam para entretener la oferta de Balac?

¿Qué entienden tanto Balac como Balaam sobre Dios y su pueblo a través de este evento?

Destacada

El Alto Costo de la Quejadera

Por Iva May, 5 de marzo Traducido por Rocío López #movimientodealfabetizaciónbíblicacbt

Lloriqueo. Lloriqueo. Lloriqueo. ¡Eso es todo lo que Israel ha hecho durante 40 años!

Israel está en Cades, donde han acampado varias veces en los últimos 40 años. Este oasis anteriormente lleno de agua, ahora no tiene agua. Israel no puede ver el agua escondida dentro de la roca esperando convertirse en un río. En lugar de pedirle al Señor que manifieste su provisión, la gente culpa a Moisés por su falta y le exige que haga algo:

Y habló el pueblo contra Moisés, diciendo: !Ojalá hubiéramos muerto cuando perecieron nuestros hermanos delante de Jehová! ¿Por qué hiciste venir la congregación de Jehová a este desierto, para que muramos aquí nosotros y nuestras bestias? ¿Y por qué nos has hecho subir de Egipto, para traernos a este mal lugar? No es lugar de sementera, de higueras, de viñas ni de granadas; ni aun de agua para beber. (Números 20: 3-5)

Israel está a punto de entrar en la tierra de la abundancia, ¡y se están quejando!

Después de 40 años de dirigir al pueblo, Moisés finalmente explota. En lugar de hablarle a la roca como el Señor le había ordenado, golpeó la roca; y no una sino dos veces. Un río brota lo suficiente para refrescar a 2,5 millones de personas y sus animales. ¡Increíble!

Mientras Dios muestra su poderoso poder, esta escena revela una afrenta a Su santidad. Dios reprende a Moisés: “Por cuanto no creísteis en mí, para santificarme delante de los hijos de Israel, por tanto, no meteréis esta congregación en la tierra que les he dado” (Números 20:12).

Moisés no confía en el Señor y lo mal representa como enojado cuando golpea la roca con ira, no una sino dos veces; esta acción le atribuye a Moisés el lugar que pertenece únicamente a Dios como proveedor de su pueblo. Moisés se apropia indebidamente de su autoridad y posición, y debido a esto se le prohíbe entrar en la tierra prometida.

¿Qué revela esta historia acerca de Dios y sus líderes?

  • Dios no compartirá su gloria y honor con aquellos a quienes llama para dirigir a su pueblo.
  • Dios responsabiliza a los líderes de honrarlo entre su pueblo y responde adecuadamente cuando lo deshonran. Jesús dice: “Porque a todo aquel a quien se le haya dado mucho, mucho se le demandará; y al que mucho se le haya confiado mucho, más se le pedirá” (Lucas 12:48).
  • Los líderes que han servido durante un largo período de tiempo deben evitar que sus corazones actúen presuntuosamente solo porque pueden.
  • Los líderes que desconfían de Dios actúan apresurada y tontamente.
  • Los líderes que confían en Dios actúan con calma y sabiduría.

Dios es bueno. Él es mejor para su pueblo de lo que merecen.

Preguntas de la lectura de hoy (Números 19:1 – 21:35):

¿Para qué sirve la masacre de la novilla roja sin mancha?

¿Quiénes son los edomitas y por qué se niegan a permitir que Israel pase por su territorio? (Génesis 36)

¿Qué hace la transferencia pública de liderazgo sacerdotal de Aarón y Eleazar para evitar una mayor disensión entre la tribu de Leví?

¿Qué impacto tiene el desaliento en Israel cuando se ven obligados a desviarse alrededor de Edom? ¿Qué revela esto sobre el desánimo y las emociones?

¿Qué hace la victoria sobre Sehón y Og para Israel? ¿Qué revela esto sobre el éxito?

Destacada

Ambición Egoísta

Por Iva May, 4 de marzo Traducido por Rocío López #movimientodealfabetizaciónbíblicacbt

La ambición egoísta revela su presencia en el corazón del hombre cuando un hombre anhela lo que Dios le ha dado a otro.

La ambición no controlada y egoísta se filtra en pensamientos envidiosos y los pensamientos envidiosos maduran en acciones destructivas.

Coré, un primo lejano de Moisés, Aarón y María, envidia la posición de liderazgo de Moisés en Israel. Se resiente de la elevación de sus primos sobre él, los levitas y toda la congregación. No importa que a Coré y los coatitas se les diera por gracia de asignación prestigiosa de cuidar el Lugar Santísimo y sus muebles. “Herido” por esta leve percepción, Coré se centra en lo único que no puede tener: el sacerdocio. Quiere lo que Dios le ha dado a Moisés y él hace campaña para adquirirlo. La “herida” lleva a la rebelión abierta.

Esta situación revela una serie de verdades sobre la ambición egoísta:

  • Los que son egoístamente ambiciosos se aferran al igualitarismo burdo, donde todos son iguales en autoridad, posición y responsabilidad: “Porque toda la congregación , todos ellos son santos” (Núm. 16: 3). ¡Creen en el igualitarismo hasta que ellos mismos estén en una posición de autoridad! Ellos resienten a cualquiera que tenga autoridad sobre ellos.
  • Los que son egoístamente ambiciosos distorsionan la verdad y usan la religión para justificar derribar a otros”… y en medio de ellos está Jehová” (16: 3).
  • Los que son egoístamente ambiciosos interpretan los motivos de los demás a través del filtro de sus propios motivos: “¿Por qué, pues, os levantáis vosotros sobre la congregación de Jehová?” (16: 3).
  • Aquellos que son ambiciosos egoístas no tienen ningún problema en convencer a otros para que se unan a sus filas. 250 hombres se unieron a la rebelión contra Moisés “autoridad dada por Dios (16:2).
  • Aquellos que son ambiciosos y egoístas culpan a los demás por sus fracasos personales: “Ni tampoco nos has metido tu en tierra que fluye leche y miel, ni nos has dado heredades de tierras y viñas” (16:14).

Moisés responde declarando que la batalla de Coré no es con él sino con el SEÑOR, “Por tanto, tú y todo tu sequito, sois los que os juntáis contra Jehová” (16:11). El SEÑOR abre el suelo y se traga a Coré y sus hombres, mientras que el fuego consume la banda de 250 que ofreció incienso. Al día siguiente, la asamblea se queja contra Moisés, y 14.700 de ellos mueren en una plaga. ¡Guauu!

¿Cuántos morirían si Dios tratara con los egoístas ambiciosos sentados en nuestras iglesias hoy?

“Pero si tenéis celos amargos y contención en vuestro corazón, no os jactéis, ni mintáis contra la verdad; porque esta sabiduría no es la que desciende de lo alto, sino terrenal, animal, diabólica. Porque donde hay celos y contención, allí hay perturbación y toda obra perversa.” (Santiago 3: 14-16).

Preguntas de la lectura de hoy (Números 16:1 – 18:32):

¿Cuál fue la base de la rebelión de Datán y Abiram?

¿Cómo distingue el SEÑOR a Moisés y Aarón de sus parientes (incluidas las regulaciones dadas en el capítulo 18)?

Destacada

El Peligro de los Ojos

Por Iva May el 3 de marzo Traducido por Rocío López #movimientodealfabetizaciónbíblicacbt

El corazón pronto sigue lo que el ojo ve. Los hijos de Israel aprenden a través del fiasco de los espías que se necesita muy poco para estimular el pecado que reside en sus corazones.

El SEÑOR le ordena a Israel que incorpore un recordatorio visible de sus ordenanzas y los peligros que acechan en sus corazones.

“Habla a los hijos de Israel, y diles que se hagan franjas en los bordes de sus vestidos, por sus generaciones; y pongan en cada franja de los bordes un cordón de azul. Y os servirá de franja, para que cuando lo veáis os acordéis de todos los mandamientos de Jehová, para ponerlos por obra; y no miréis en pos de vuestro corazón y de vuestros ojos, en pos de los cuales os prostituyáis.” (Números 15: 38-39)

Las franjas azules cosidas en sus prendas benefician a las personas propensas al olvido, como atar una cuerda alrededor de su dedo para recordarle algo que no debe olvidar.

El desierto no ofrece nada para seducir a las tentaciones. Sin centros comerciales, cines, buffets de todo lo que puedas comer, bares en topless, casinos, complejos deportivos, etc. Sin embargo, Israel lucha con la disposición del corazón hacia el pecado: la envidia, la ira, la codicia, el orgullo, la lujuria, la rebelión, la mentira, la idolatría, propensiones latentes del corazón esperando una salida.

El SEÑOR es muy deliberado en su redacción, ya que elige la palabra “prostitución” para describir a la persona que persigue lo que el corazón anhela y los ojos ven. La prostitución es la corrupción del verdadero yo: lo que realmente somos. Es la perversión del bien que Dios pretendía entre un hombre y una mujer que son pactados juntos en el matrimonio. Por lo tanto, está usando para el mal lo que Dios había querido para el bien.

Dios creó al hombre para conocerlo, para tener comunión con él. Tristemente, cuando Adán y Eva pecaron, cada persona recibió de ellos una descarga de ADN de lujuria y separación del Creador. El hombre entra en este mundo arruinado por Dios.

Las franjas le recuerdan constantemente a Israel varias verdades:

  • Ellos son los redimidos de Dios, con quienes Él está en una relación de pacto.
  • Aunque el pecado los ha arruinado para Dios, Él ha provisto una manera de tener una relación con ellos a través del sistema de sacrificios.
  • Aquellos que se prostituyen yendo tras los deseos de sus corazones y ojos se arruinan para Dios.

El pueblo de Dios nunca debe olvidar a quien pertenece; ¿Cuál es la franja que has colocado en tu vida para recordarte hoy que debes caminar en sus caminos y no en tus deseos?

Preguntas de la lectura de hoy (Números 14:1 – 15:41):

¿Cúal visión errónea tienen los israelitas sobre Dios que los hace que se quejen contra Él?

¿Cómo contrasta eso con la visión que Josué y Caleb tienen de Dios?

¿Cuál es la base de la intercesión de Moisés por Israel?

Destacada

La Verdad Sobre La Incredulidad

Por Iva May el 2 de marzo Traducido por Rocío López #movimientodealfabetizaciónbíblicacbt

Doce espías informan a Israel sobre su excursión de 40 días a Canaán. Los doce espías ven lo mismo:

  • En la tierra fluye leche y miel.
  • Las personas que viven allí son poderosas.
  • Las ciudades son fortificadas y muy grandes.

Después de que los espías concluyen su informe, Caleb declara en un estallido de fe: “Subamos luego y tomemos posesión de ella, porque más podremos nosotros que ellos” (Números 13:30). Caleb mira la situación desafiante a los ojos y la reta.

Diez de los espías responden a la declaración de fe de Caleb:

  • “No podremos subir contra aquel pueblo, porque es más fuerte que nosotros” (31).
  • “La tierra por donde pasamos para reconocerla, es tierra que traga a sus moradores; y todo el pueblo que vimos en medio de ella son hombres de grande estatura” (32).
  • “Éramos nosotros, a nuestro parecer como langostas, y así les parecíamos a ellos” (33).

Los diez espías tienen la misma situación desafiante a los ojos y se encogen de miedo. Todos los espías ven lo mismo, pero Caleb responde con fe, mientras que los otros diez responden con incredulidad. ¿Cómo puede ser? Dos verdades importantes sobre la incredulidad afloran en esta historia:

La incredulidad magnifica el desafío de lo que ve para evitar arriesgarse. De repente, todas las personas son de “gran estatura” y la tierra “devora a sus habitantes”.

La incredulidad asume que otros ven la situación de manera similar: ” Éramos nosotros, a nuestro parecer como langostas, y así les parecíamos a ellos”. La incredulidad siempre lleva a una rebelión audaz, ya que transfiere su inseguridad e incertidumbre a los demás.

La fe ve lo bueno, “realmente fluye leche y miel”, y lo malo “… las personas que habitan en la tierra son fuertes” (27-28). Pero la fe no permite que lo malo supere lo bueno y las promesas de Dios. La fe siempre conduce a una acción audaz.

Verdades sobre situaciones desafiantes de esta historia:

  • Una situación sin desafíos es aquella que no requiere fe. La mayoría de las personas prefieren permanecer en el desierto de la vida en lugar de enfrentarse a los gigantes de la tierra. El miedo contrae el corazón de quien embellece lo que ve.
  • Las situaciones desafiantes siempre requieren una fe audaz. Pocas personas renuncian a lo poco que tienen en el desierto para enfrentar a los gigantes en la tierra. La fe libera la dependencia de un hombre de las cosas vistas y le permite experimentar todo lo que Dios tiene para él.
  • La fe no “descarta ni magnifica las cosas que se ven; más bien, la fe es el filtro que traduce todo lo que ve a través de una visión elevada de Dios. Como alguien dijo: “Cuando tu Dios es grande, tus problemas son pequeños. “
  • Tanto la fe como la incredulidad son contagiosas. La mayoría de las personas, sin embargo, se inclinan a la incredulidad. Solo aquellos que tienen una gran visión de Dios enfrentan situaciones desafiantes en la fe. Tristemente, la mayoría de Israel se aferro a la incredulidad.

Preguntas de la lectura de hoy (Números 10:1 – 13:33):

¿Qué impacto tiene la multitud mixta en medio de Israel? ¿Qué revela esto acerca de la fe y la incredulidad?

¿Qué revela el Señor a Israel acerca de sí mismo a través de su provisión de codornices?

¿Qué revela la queja de Miriam y Aarón contra Moisés acerca de su visión de Moisés y el liderazgo?

Destacada

Dios Te Bendiga

Por Iva May el 1 de marzo Traducido por Rocío López #movimientodealfabetizaciónbíblicacbt

El Señor le ordena a Moisés que comunique una triple bendición a su pueblo:

JEHOVÁ te bendiga, y te guarde;

JEHOVÁ haga resplandecer su rostro sobre ti, y tenga de ti misericordia;

JEHOVÁ alce sobre ti su rostro, y ponga en ti paz.

(Números 6: 24-26).

La bendición está dirigida a toda la congregación, en lugar de a un individuo en particular. Se compone de tres partes. La primera frase de cada bendición anuncia las buenas intenciones de Dios hacia su pueblo; La segunda cláusula declara el beneficio de cada bendición.

“Jehová te bendiga y te guarde”, bendiga (riqueza material) y guarde (protección de todo lo que pueda oponerse a la plenitud de la vida). La disposición del Señor hacia su pueblo es de amor, benevolencia y generosidad. Se está obligando a sí mismo al bienestar de su pueblo.

“Jehová haga resplandecer su rostro sobre ti y tenga de ti misericordia”: haz que su rostro brille (indicativo de placer) y tenga de ti misericordia (favor no merecido). El temperamento del Señor hacia su pueblo es de alegría y placer. Israel tiene la atención plena e indivisible de Dios. Se mueve hacia ellos para mostrarles un favor inmerecido.

“Jehová levante sobre ti su rostro, y te dé paz” Levante su rostro (un acto de intimidad y afecto) y te de paz. Su amor promete vencer cualquier hostilidad (Lev. 26:40) que a su pueblo puede presentársele.

El nombre de Dios sobre Israel fue su honor, su comodidad, su seguridad, su identidad y la seguridad de la relación de pacto de Dios con ellos. Él no se avergüenza de ser llamado su Dios.

El Dios que es para Israel es el mismo Dios quien es para su iglesia. Benevolente. Protector. Íntimo. Como Israel, la iglesia está bendecida por Dios y bendecida para Dios.

Preguntas de la lectura de hoy (Números 6:1 – 9:23):

¿Cómo las regulaciones con respecto al voto de un nazareo crean responsabilidad para el que hace el voto y para la comunidad en la que vive ese voto?

¿Qué ordena Dios hacer, que le brinda a Moisés una manera de comunicarse con la comunidad?

¿En qué se basó Moisés para pedirle a su suegro que permaneciera con ellos en lugar de regresar a su propia tierra? ¿Qué revela esto acerca de Moisés?

Destacada

Protección para las Mujeres Falsamente Acusadas

Por Iva May, 28 de febrero Traducido por Rocío López #movimientodealfabetizacionbiblicacbt

Las feministas a menudo acusan a Dios de ser un hombre machista. Ellas están mal informadas.

El SEÑOR revela su cuidado por las mujeres que son falsamente acusadas de adulterio por sospechas infundadas de esposos celosos: “si viniere sobre él espíritu de celos, y tuviere celos de su mujer, habiéndose ella amancillado; o viniere sobre él espíritu de celos, y tuviere celos de su mujer, no habiéndose ella amancillado; entonces el marido traerá su mujer al sacerdote, y con ella traerá su ofrenda, la décima parte de un efa de harina de cebada; no echará sobre ella aceite, ni pondrá sobre ella incienso, porque es ofrenda de celos, ofrenda recordativa, que trae a la memoria el pecado.” (Núm. 5:14-15).

El SEÑOR le dio al sacerdote un extraño procedimiento a seguir para demostrar la inocencia de la esposa acusada: “Luego tomará el sacerdote del agua santa en un vaso de barro; tomará también el sacerdote del polvo que hubiere en el suelo del tabernáculo, y lo echará en el agua” (5:17). Luego, debe colocar la ofrenda granulada provista por el marido en una de sus manos y el recipiente de agua en la otra y hacerla jurar para decir la verdad. Después de que se registra el juramento, debe ser raspado en el agua. Su culpa se manifestará fisiológicamente después de que ella beba el agua; su muslo se pudrirá y su vientre se hinchará si es culpable.

Esta ley quita la venganza de las manos de un marido celoso y pone los celos bajo restricciones. Según la ley, un esposo no puede ejercer sus celos en un ataque de ira apasionada; debe llevar a su esposa ante un sacerdote. Traer a un testigo proporciona responsabilidad y demora la acción, protegiendo a la mujer de acciones precipitadas por parte de su esposo. Esta ley muestra el cuidado de Dios por las mujeres y la esperanza disponible para las mujeres acusadas falsamente de adulterio.

Preguntas de la lectura de hoy (Números 4:1 – 5:31):

¿Qué hacen las instrucciones de Dios con respecto a los deberes coatitas para ellos como una comunidad pequeña dentro de la comunidad en general?

¿Qué revela el mandamiento del Señor con respecto a las personas con impurezas físicas acerca de Dios? ¿Acerca de la comunidad?

Destacada

¿Qué hay en tu calendario?

Por Iva May, 24 de febrero Traducido por Rocío López #movimientodealfabetizacionbiblicacbt

La celebración de cumpleaños recuerda a cada persona su ingreso en la familia. Los eventos anuales como Navidad, Semana Santa y Acción de Gracias recuerdan a las familias los eventos pasados ​​que impactan su bienestar presente y conectan a las familias con la gran comunidad de celebrantes.

El Señor exige que Israel reserve días en su calendario anual para conmemorar su relación con ellos como individuos, familias y comunidad. El objetivo de estos eventos anuales es recordarles su actividad en el pasado en su nombre, establecer su identidad personal y comunitaria y asegurar que Israel viva con la conciencia de su gran necesidad espiritual.

El día de reposo (Lev. 23:3) que se celebra semanalmente, debe ser un día de bendición y descanso para recordar a Israel la creación, la bondad de Dios, la provisión y su redención de la esclavitud egipcia (23:43).

Ciertas fiestas o celebraciones se llevarán a cabo en un lugar específico en Canaán y serán atendidas por todos los hombres en Israel (Jerusalén se convirtió en ese lugar central durante la Era del Reino):

La Pascua y la fiesta de los panes sin levadura (23:5-14). Esta celebración comienza el primer mes del año con la Pascua y una asamblea sagrada donde no se debe trabajar. Durante los siguientes seis días no se comerá pan sin levadura. Estas fiestas conmemoran la salida de Israel de Egipto.

La Fiesta de la Cosecha / Semanas (23:15-22). Siete semanas después de la Pascua, comienza la temporada de cosecha, donde las personas presentan los primeros frutos de la cosecha al Señor junto con un sacrificio. Esta fiesta reconoce la provisión de Dios.

El Día de la Expiación y la Fiesta de la Recolección / Tabernáculos (23: 26-32). En el décimo día del séptimo mes del año, Israel debe celebrar una asamblea sagrada para la expiación anual del pecado, el Día de la Expiación. Cinco días después comienza la Fiesta de los Tabernáculos, que dura una semana. El pueblo debe construir “tiendas” temporales y vivir en ellas durante esa semana para conmemorar el camino por el desierto y la entrega de la Torá en el Monte Sinaí.

¿Por qué el Señor instruye a Israel para establecer estas fiestas / celebraciones como eventos anuales en su calendario?

  • Las personas son propensas a olvidar el pasado.
  • Las celebraciones les dan a los padres la oportunidad de enseñar a sus hijos sobre el Señor y su herencia.
  • Las celebraciones unen los corazones de los individuos con la comunidad en general y construyen una identidad nacional.
  • Las celebraciones reconocen la bondad y provisión de Dios y demuestran la gratitud del hombre a Dios.

Preguntas de la lectura de hoy (Levítico 23:1 – 25:23):

Enumere las fiestas descritas en Levítico 23. ¿Qué haría la celebración de estas fiestas anuales para cada generación sucesiva?

¿Cuál era el propósito o la intención de la celebración del Año del Jubileo?