Destacada

El evangelio del alboroto

Por Iva May  

La Biblia Cronológica de One Year®, RVR1960 (Tyndale, 2013), 3 de diciembre

Las disputas religiosas son tan antiguas como la raza humana. A menudo, aquellos que buscan desactivar una disputa solo aumentan su intensidad. Eso es lo que sucede cuando Pablo llega a Jerusalén.

Los creyentes de trasfondo judío están disputando con los creyentes de trasfondo gentil sobre el papel de la circuncisión y la Ley. Los judíos creen que, debido a que el cristianismo surgió del judaísmo, los creyentes gentiles deberían apegarse al judaísmo como una realización de su fe. El viaje de Pablo a Jerusalén lleva la controversia a un punto crítico. Santiago y los ancianos sugieren que Pablo demuestre su respeto por el judaísmo al hacer el voto de un nazareo y al pagar los honorarios del voto nazareo por cuatro judíos pobres.

El cumplimiento de Pablo de esta costumbre judía fracasa. Se produce una revuelta cuando los judíos incrédulos ven a Pablo en el templo y asumen que ha llevado a los gentiles más allá del patio de los gentiles y al templo mismo, profanando el templo. Los romanos rompen los disturbios y arrestan a Pablo antes de que la multitud pueda matarlo. Pablo ve la reunión de la multitud como una gran oportunidad para compartir el evangelio y pide permiso para dirigirse a la multitud. Él cuenta su historia.

La narración de su historia por parte de Pablo ofrece una serie de verdades útiles sobre cómo compartir su viaje espiritual:

  • Al compartir una visión general rápida de su pasado capta la atención de su audiencia y les ayuda a identificarse contigo.                                                                                                                              Pablo comparte su testimonio “judío”. Había sido tan celoso de su judeidad como la multitud: “Yo de cierto soy judío, nacido en Tarso de Cilicia, pero criado en esta ciudad, instruido a los pies de Gamaliel, estrictamente conforme a la ley de nuestros padres, celoso de Dios, como hoy lo sois todos vosotros. Perseguía yo este Camino hasta la muerte, prendiendo y entregando en cárceles a hombres y mujeres;  como el sumo sacerdote también me es testigo, y todos los ancianos…” (Hechos 22: 3-5).
  • Con el giro de una oración, tu historia puede pasar a ser su historia: “Pero aconteció que yendo yo, al llegar cerca de Damasco, como a mediodía, de repente me rodeó mucha luz del cielo; y caí al suelo, y oí una voz que me decía: Saulo, Saulo, ¿por qué me persigues?” (22: 6-7). Pablo informa simple y concisamente lo que le sucedió. Conocer a Jesús cambió su vida.
  • El mensaje del evangelio es de confrontación. La presentación de la persona de Jesucristo confronta a los oyentes con su necesidad y la obra redentora de Cristo: “Y él dijo: El Dios de nuestros padres te ha escogido para que conozcas su voluntad, y veas al Justo, y oigas la voz de su boca.” (22:14). Compartir su historia confronta al oyente. La confrontación causa vulnerabilidad, a la cual las personas responderán con humildad y quebrantamiento o con orgullo y desafío. La multitud de Pablo no se humilla ante la verdad. En cambio, la gente responde con orgullo: “Y le oyeron hasta esta palabra; entonces alzaron la voz, diciendo: Quita de la tierra a tal hombre, porque no conviene que viva.” (22:22)

El pecado causa una disputa entre Dios y el hombre. La religión no puede resolver esa disputa; solo el evangelio de Jesucristo hace la paz, pero debe ser aceptado. No deja a las personas cómodamente neutras. Pablo comparte su historia, y causa un alboroto. El evangelio de Jesucristo hace eso.

Preguntas de la lectura cronológica de la Biblia de hoy (Hechos 21:37 – 23:35):

¿Cómo comienza Pablo su defensa? ¿Qué comparte él que vuelve a la multitud totalmente en su contra? ¿Qué revela esto acerca de sus prejuicios?

¿Qué entiende Pablo sobre el resultado en Jerusalén? ¿Cómo interviene el Señor en su nombre para cumplir su plan? ¿Qué revela esto acerca de Dios?

Destacada

Advertencia a los pastores

Por Iva May

La Biblia Cronológica de One Year®, RVR1960 (Tyndale, 2013), 2 de diciembre


Pablo es pastor de pastores. Omite a Éfeso cuando se apresura a llegar a Jerusalén a tiempo para Pentecostés, pero solicita que los ancianos de la iglesia de Éfeso se reúnan con él en Mileto. El que “y cómo nada que fuese útil he rehuido de anunciaros y enseñaros” (Hechos 20:20) se dirige a los ancianos por última vez: “Y ahora, he aquí, yo sé que ninguno de todos vosotros, entre quienes he pasado predicando el reino de Dios, verá más mi rostro.” (Hechos 20:25).

Pablo comienza sus instrucciones a los ancianos recordándoles que no ha “porque no he rehuido anunciaros todo el consejo de Dios.” (20:27). Describe su papel como pastores o supervisores de su rebaño y les instruye “a pastorear la iglesia” que finalmente pertenece a Dios, “que compró con su propia sangre” (20:28).

Pablo demuestra que el pastoreo requiere dos categorías de alerta: personal y comunitaria.

Personal: el pastoreo requiere disciplina personal y autocontrol, “Por tanto, mirad por vosotros”  (20:28). La frase “Por tanto, mirad por vosotros” aparece por primera vez en Ex. 19:12: “Y señalarás término al pueblo en derredor, diciendo: Guardaos, no subáis al monte, ni toquéis sus límites; cualquiera que tocare el monte, de seguro morirá.”  Moisés usa esta frase nuevamente cuando se dirige a la próxima generación mientras se preparan para entrar a Canaán: “Por tanto, guárdate, y guarda tu alma con diligencia, para que no te olvides de las cosas que tus ojos han visto, ni se aparten de tu corazón todos los días de tu vida” (Deut. 4: 9, 15, 23). El pastoreo requiere moderación personal en las pasiones, pensamientos y ambiciones. Los pastores deben establecer límites por sí mismos que se nieguen a cruzar. Deben ser hombres de moderación y con dominio propio.

Los pastores también deben entender que, en última instancia, su rebaño es de Él, y que le darán cuenta de cómo lo han guiado: “El rebaño, entre el cual el Espíritu Santo los ha hecho supervisores, para pastorear la iglesia de Dios que compró con su propia sangre” (Hechos 20:28).

Comunal: el pastoreo requiere estar alerta contra los depredadores. Pablo advierte a los ancianos sobre dos tipos de lobos salvajes: los del exterior y los que surgen del interior:

  • Los lobos salvajes que entran desde el exterior, “Porque yo sé que después de mi partida entrarán en medio de vosotros lobos rapaces, que no perdonarán al rebaño” (20:29, énfasis agregado). La reunión de personas constituye un objetivo atractivo para los hombres con motivos impuros y malvados, hombres que no se preocupan por el rebaño, pero lo utilizan para cumplir su agenda personal.
  • Lobos salvajes que se alzan desde dentro, “Y de vosotros mismos se levantarán hombres que hablen cosas perversas para arrastrar tras sí a los discípulos.” (20:30, énfasis agregado). La reunión de personas ofrece una oportunidad para que surjan líderes, tanto buenos como malos. Pablo advierte que los pastores deben proteger a sus rebaños de los líderes que surgen de adentro: hombres con motivos impuros y malvados que usan las ovejas para cumplir con sus agendas personales.

Los pastores, por lo tanto, deben estar atentos personalmente y en la comunidad. Se protegen a sí mismos y protegen al rebaño.

Las instrucciones de Pablo a los ancianos de Éfeso destacan tres verdades cruciales sobre el pastoreo:

  • Los pastores deben ejercer disciplina personal. Deben ser hombres de autocontrol, hombres con límites sagrados y determinados.
  • El rebaño le pertenece a Dios, y los pastores le responderán a Él por su liderazgo.
  • El rebaño es vulnerable y debe protegerse contra lobos salvajes cuyo objetivo no es construir el reino de Dios, sino su propio reino.

Preguntas de la lectura cronológica de la Biblia de hoy (Hechos 20:13 – 21:36):

Describa el ministerio de Pablo para los creyentes y los ancianos en la iglesia en Éfeso. ¿Qué les enseña Pablo sobre los falsos maestros? ¿Sobre la alfabetización bíblica?

¿Qué medios usa el Señor para revelar lo que le espera a Pablo? ¿Cómo responde Pablo?

Describa la controversia entre los creyentes judíos y gentiles. ¿Cómo habían malinterpretado el evangelio los judíos religiosos incrédulos? ¿Qué problema crea eso para Pablo?

Destacada

Una vida feliz por el evangelio

Por Iva May

La Biblia Cronológica de One Year®, RVR1960 (Tyndale, 2013), 1 de diciembre


El encuentro de Pablo con el Cristo resucitado lo cambió para siempre. El antiguo judío santurronista y religioso se convirtió en un apasionado servidor de Jesucristo. Ninguna distancia es demasiada larga para viajar ni hay un costo demasiado alto para pagar para llevar las buenas nuevas de Jesucristo a aquellos que nunca han escuchado.

En 2 Corintios 11: 23-27, Pablo describe la profundidad de su servicio a Cristo: “Yo más:”

  • Trabajo mucho más duro
  • He estado en prisión con más frecuencia
  • He sido azotado más severamente
  • He estado expuesto a la muerte una y otra vez
  • He recibió de los judíos cuarenta latigazos menos uno 5 veces
  • He sido golpeado con varillas  3 veces
  • He sido apedreado
  • He naufragado 3 veces
  • Pasé una noche y un día en mar abierto
  • He estado constantemente en movimiento
  • He estado en peligro por los ríos, en peligro de bandidos, en peligro por mis propios compatriotas, en peligro por los gentiles; en peligro en la ciudad, en peligro en el campo, en peligro en el mar; y en peligro por los falsos hermanos.
  • He trabajado y trabajado y, a menudo, me he quedado sin dormir
  • He pasado hambre y sed
  • He estado con frío y desnudo

Finalmente, Pablo expresa la tensión emocional que siente por las iglesias que ha comenzado: “y además de otras cosas, lo que sobre mí se agolpa cada día, la preocupación por todas las iglesias. ” (11:28).

No es que Pablo sea masoquista, que se deleite en el dolor y el sufrimiento, sino que se deleita en el evangelio: “Por lo cual, por amor a Cristo me gozo en las debilidades, en afrentas, en necesidades, en persecuciones, en angustias” (12:10). Más tarde, Pablo informa a los creyentes romanos que es por el Cristo resucitado y por el bien de su nombre que él hace todo lo posible para llevar el evangelio a aquellos que nunca lo han escuchado: “y por quien recibimos la gracia y el apostolado, para la obediencia a la fe en todas las naciones por amor de su nombre” (Rom. 1: 5). Pablo está firmemente convencido de que el evangelio “Porque no me avergüenzo del evangelio, porque es poder de Dios para salvación a todo aquel que cree; al judío primeramente, y también al griego. Porque en el evangelio la justicia de Dios se revela por fe y para fe, como está escrito: Mas el justo por la fe vivirá.” (1: 16-17).

¡Imagine el egoísmo de una persona que ha sido curada de cáncer manteniendo la cura oculta mientras que otros mueren de cáncer! El pecado es mayor que el cáncer: infecta cada corazón y condena a muerte a cada hombre. Solo el evangelio de Jesucristo ofrece el perdón de los pecados.

Pablo nunca se recuperó de experimentar el perdón ofrecido por el Evangelio.

Preguntas de la lectura cronológica de la Biblia de hoy (2 Cor.11:1 – 13:14; Hechos 20:7-12):

Repasa Proverbios 23: 7. ¿Cómo afecta la “corrupción” de la mente tanto a los burladores como a los creyentes? ¿Qué ejemplo usa Pablo? ¿Cómo se manifiesta esa corrupción hoy?


¿Cómo ve Pablo su “agijón en la carne”? ¿Qué revela esto sobre el orgullo en el corazón y la jactancia?

Destacada

Guerra mental

Por Iva May

La Biblia Cronológica de One Year®, RVR1960 (Tyndale, 2013), 30 de noviembre

El apóstol Pablo enseña que la guerra espiritual comienza en nuestras mentes, con nuestra visión de Dios: derribando argumentos y toda altivez que se levanta contra el conocimiento de Dios, y llevando cautivo todo pensamiento a la obediencia a Cristo”  (2 Cor. 10: 5).

Todo hombre actúa desde su punto de vista de Dios.

Si el Dios de un hombre es santo, él vive a la luz de la santidad de Dios;

Si el Dios de un hombre es justo, él vive a la luz de la justicia de Dios;

Si el Dios de un hombre es redentor, él vive a la luz de la misericordia y gracia de Dios;

Si el Dios de un hombre es “el hombre de arriba”, lo ignora;

Si un hombre no tiene Dios en absoluto, vive de acuerdo con los dictados de su imaginación maligna.

La narrativa del mundo permite al hombre construir y vivir desde su propia visión de Dios. Cinco imágenes populares de Dios construidas por el hombre:

–    Una visión de “Santa Claus” de Dios: está allí una vez al año para distribuir regalos a todos, independientemente de si son “traviesos” o “amables”. No tiene nada que ver con los 364 días restantes de su año.
–    Un Dios “Genio en una Botella”: está contenido hasta que lo necesitan y se le pide que conceda deseos.
–    Un Dios de “Disney World”: es mágico y existe para proporcionar entretenimiento y crear recuerdos felices.
–    Una visión deísta de Dios: puede que haya creado el mundo, pero no está involucrado y ha dejado el mundo para correr solo. Aquellos a quienes Dios no conoce pueden estructurar sus vidas de acuerdo con la razón y la ciencia. Dios es simplemente un arrendador ausente.
–    Una visión atea de Dios. Dios no existe en absoluto. Sin un Creador, el hombre simplemente vive como le plazca.

Los cinco puntos de vista dejan al hombre intacto y a cargo de su propia vida, pero nada en la historia o la experiencia indica que ningún hombre, excepto Cristo, haya sido íntegro o que las personas hayan sido lo suficientemente sabias como para ser dejadas a su suerte. Cualquier visión de Dios que disminuya la soberanía de Dios y la necesidad de redención del hombre es falsa. Las ideas falsas sobre Dios tienen consecuencias. Los puntos de vista que destruyen la fe de Dios deben ser identificados, expuestos por lo que son y demolidos.

No hay otra narrativa, pero la Biblia que revela a Dios tal como es. Es su historia para contar, ¡y vaya que la cuenta! Solo aquellos que entienden su historia conocen al autor.

Cada creyente lucha contra entretener y vivir pensamientos e ideas erróneas sobre Dios. Cuando un cazador usa un machete para abrirse camino a través de una jungla cubierta de vegetación, el creyente debe tomar la Palabra de Dios para atravesar y demoler todas las ideas falsas sobre Dios proyectadas sobre él por este mundo y sus falsos maestros. Cada pensamiento debe sopesarse contra la revelación de Dios de sí mismo en Cristo Jesús.

Preguntas de la lectura cronológica de la Biblia de hoy (2 Cor. 6:14 – 10:18):

    ¿De qué manera el matrimonio de Israel con los cananeos durante la Era de los Jueces impactó negativamente su caminar con Dios? ¿Qué enseña Pablo sobre la consecuencia de un yugo desigual con los no creyentes?


    Describa los beneficios espirituales del dolor piadoso y el arrepentimiento genuino.


    ¿Cómo mueve Pablo a los creyentes corintios más allá del asunto que trató en el capítulo 7?
    

Describa la relación de Pablo con la iglesia en Corintios

Destacada

Vidas fragantes

Por Iva May

La Biblia Cronológica de One Year®, RVR1960 (Tyndale, 2013), 29 de noviembre

Se sabe que las mujeres envían a sus amantes cartas perfumadas que dejan a los destinatarios sin ninguna duda sobre el contenido de la carta. La fragancia comunica amor y afecto. Pablo usa la analogía de una fragancia o un aroma para describir el testimonio o mensaje de los creyentes corintios a quienes los rodean:

Mas a Dios gracias, el cual nos lleva siempre en triunfo en Cristo Jesús, y por medio de nosotros manifiesta en todo lugar el olor de su conocimiento. Porque para Dios somos grato olor de Cristo en los que se salvan, y en los que se pierden; a éstos ciertamente olor de muerte para muerte, y a aquéllos olor de vida para vida. (2 Cor. 2: 14-16a, énfasis agregado)

Pablo aísla al seguidor de Cristo, “a través de nosotros”, como el vehículo que Dios usa para manifestar los triunfos de Cristo al mundo de hoy. El triunfo sobre el pecado, el enemigo y el miedo a la muerte, el mensaje del evangelio, no solo se predica, sino que también se vive. Sin embargo, cuando los seguidores de Cristo viven en pecado y derrota, el mundo se pierde en el mensaje del evangelio. Cuando los creyentes difieren poco de los que los rodean, no tienen nada de sustancia que ofrecer.

En contraste, los creyentes que caminan en el triunfo de Jesús sobre el pecado, la muerte y la tumba derraman esperanza y posibilidad a aquellos que desean escapar de las cadenas del pecado y de Satanás. Las suyas no son vidas de perfección o rendimiento, sino vidas de alegría, libertad y esperanza; eso es atractivo para aquellos sin alegría, para aquellos atrapados irremediablemente en conductas adictivas. Pero, para aquellos atrapados felizmente en el pecado y las trampas de Satanás, esa misma efusión vibrante y llena de vida no les hace nada.

Incluso en medio de la tristeza, la pérdida y la desesperación, los creyentes se regocijan cuando no hay razón terrenal para regocijarse; ellos viven rectamente en un mundo al revés mientras viven vidas dominadas por el Espíritu. Sus vidas perfuman un mundo apestoso, un mundo lleno de desesperanza y desesperación, con el aroma de Cristo. Algunos se sienten irresistiblemente atraídos hacia Él en la reconciliación, mientras que otros son repelidos.

Noemí, del libro de Rut, es un ejemplo. Incluso en medio de la enfermedad, la muerte y la desolación, la vida de Noemí ofrecía la posibilidad de la esperanza. Ruth se sintió atraída por el Dios de Noemí incluso cuando Noemí sufría y luchaba con la duda.

A donde quiera que fueron los primeros creyentes, a pesar de la persecución que experimentaron, atrajeron a las personas a la vida de Cristo dentro de ellos. Las vidas cambiadas y llenas de alegría acompañaron la proclamación del evangelio y despertaron tanto interés como persecución, atrayendo a algunos y repelando a otros.

Los creyentes deben tener en cuenta que sus vidas son tanto una fragancia como una carta: “siendo manifiesto que sois carta de Cristo expedida por nosotros, escrita no con tinta, sino con el Espíritu del Dios vivo; no en tablas de piedra, sino en tablas de carne del corazón.” (2 Cor. 3: 3). ¿Qué mensaje acerca de Dios estamos transmitiendo a los demás? ¿Se están reconciliando otros con Dios porque nuestras vidas son creíbles por el evangelio? ¡Hay tanto en juego!

Preguntas de la lectura cronológica de la Biblia de hoy (2 Cor. 2:5 – 6:13):

    ¿Qué libera la vida de Cristo en y por medio de un creyente? ¿Qué le impide a Cristo manifestarse en la vida de sus seguidores?


    ¿Qué papel le da el Señor a sus seguidores en el mundo? ¿Qué implica ese papel?


    ¿Qué función tiene el sufrimiento en la liberación del aroma de Cristo en la vida de Pablo y la escritura del evangelio en su vida?

Destacada

Alfabetización bíblica e ideas correctas sobre Dios

Por Iva May

La Biblia Cronológica de One Year®, RVR1960 (Tyndale, 2013), 28 de noviembre

“Porque las cosas que se escribieron antes, para nuestra enseñanza se escribieron, a fin de que por la paciencia y la consolación de las Escrituras, tengamos esperanza.” (Rom. 15: 4).

Las historias de Noé, Abraham, Ana, Josías y muchas otras personas que caminaron con Dios en el Antiguo Testamento infunden esperanza en quienes estudian sus vidas. ¿Cómo es eso?

Eran personas comunes con problemas comunes que experimentaron intimidad con Dios. Personas como nosotros, que lucharon con fe, obediencia y sufrimiento. Personas que enfrentaron problemas, tanto internos como externos, que desafiaron su fe.

Muchos perciben al Dios del Antiguo Testamento como duro, severo y un tanto mezquino. Por lo tanto, se apresuran a leer el Antiguo Testamento, leen las partes favoritas e ignoran el resto, o ignoran el Antiguo Testamento por completo. Prefieren el Nuevo Testamento y se centran en el “bueno” de la Trinidad.

Aquellos que ignoran o malinterpretan el Antiguo Testamento generalmente poseen una visión inadecuada e incompleta de Dios. Aunque el Antiguo Testamento frecuentemente declara que Dios es amable, bueno, paciente, amoroso, misericordioso, y más, pero rara vez se lo ve en esa luz. La lectura repetitiva y reflexiva corrige los puntos de vista inexactos de Dios e ilumina a Dios tal como es. Sí, Dios juzga el pecado y la desobediencia. Lo hace, no porque sea malo, sino porque ha provisto la redención del hombre a un gran costo para sí mismo, pero el hombre rechaza sus oberturas. El problema no es Dios, sino el hombre.

Al comentar sobre la rebelión de los hijos de Israel durante la experiencia en el desierto, el salmista señala el problema: “Cuarenta años estuve disgustado con la nación, y dije: pueblo es que divaga de corazón, y no han conocido mis caminos.” (Sal. 95:10, énfasis agregado). Es a través de las historias del Antiguo Testamento que el hombre se revela por quién es: orgulloso, terco, rebelde. Es a través de la historia del Antiguo Testamento que los caminos de Dios se revelan: amor en la redención, fiel al pacto, paciente en la disciplina y sufrido en el juicio.

Los que ya no leen ni estudian el Antiguo Testamento están desnutridos: viven de porciones fragmentadas o favoritas de las Escrituras, luchan con la incredulidad y ceden a las pasiones carnales. Comprender los caminos de Dios permite a los seguidores de Cristo cooperar con la actividad de Dios, interpretar la vida correctamente y experimentar a Dios de manera similar a los santos del Antiguo Testamento.

Las opiniones distorsionadas de Dios y el pensamiento secular acompañan la alfabetización bíblica (donde las personas pueden leer, pero no leen dos tercios de la Biblia). La alfabetización bíblica construye una visión correcta de Dios, ya que la verdad de quién es Dios y cómo trabaja en la vida de aquellos que caminan con Él por fe emerge de la gran historia de la Biblia y de las historias individuales que incluye.

Comprender la interacción de Dios con su pueblo en el pasado equipa a los creyentes para comprender sus caminos y su trabajo en nuestras vidas hoy.

Preguntas de la lectura cronológica de la Biblia de hoy (Rom. 15:1 – 16:27; 2 Cor. 1:1 – 2:4):

    ¿Sobre qué base deben los creyentes aceptarse unos a otros?
    ¿Cómo se involucraron los creyentes romanos en el ministerio de Pablo?
    ¿Qué comunica Pablo sobre Dios y sobre sus amigos y compañeros de ministerio en los párrafos finales de su carta a los romanos?
    ¿Qué comunica Pablo sobre el sufrimiento en la apertura de su segunda carta a los corintios? ¿Qué revela esto sobre la filosofía de ministerio de Pablo?

Destacada

La narrativa que transforma

Por Iva May

La Biblia Cronológica de One Year®, RVR1960 (Tyndale, 2013), 27 de noviembre

Así que, hermanos, os ruego por las misericordias de Dios, que presentéis vuestros cuerpos en sacrificio vivo, santo, agradable a Dios, que es vuestro culto racional. No os conforméis a este siglo, sino transformaos por medio de la renovación de vuestro entendimiento, para que comprobéis cuál sea la buena voluntad de Dios, agradable y perfecta. (Rom. 12: 1-2).

En los primeros ocho capítulos de su epístola a los romanos, Pablo revela por qué el evangelio de Jesucristo es una buena noticia para los pecadores, por qué es un don de misericordia.

–    El Evangelio es la única esperanza del hombre, el evangelio de Cristo. ”es el poder de Dios para salvación para todos los que creen” (1:16).
–    Todos son pecadores (1:18 – 3:20).
–    El evangelio salva a los pecadores que confían en Cristo (la impotencia de la ley para salvar y la muerte sustitutiva, sepultura y resurrección de Cristo en la salvación, 3:21 – 5:21).
–    El evangelio proporciona poder que produce cambios al transformar a los pecadores en hijos de Dios (el Espíritu Santo, no el que guarda la ley, derrota el pecado, 6:1 – 8:39).

Existen dos narrativas opuestas por las cuales el hombre vive su vida:

La narrativa pecaminosa (o patrón) de un mundo que acepta lo que Dios declara como pecado, un mundo que redefine el pecado, diagnosticando el pecado como un trastorno, enfermedad, desequilibrio mental o comportamiento antisocial. El pecado, excusado, aceptado o redefinido, no tiene esperanza de perdón o liberación.

La narración del evangelio descrita por Pablo, que ofrece la esperanza de la liberación del pecado. Pablo enfatiza que, para vivir en el mundo con su narrativa, el creyente debe operar desde una mente renovada por la narrativa del evangelio. La transformación es segura para la persona cuya mente se renueva y cuyo cuerpo está consagrado al Señor.

Cuando un pecador se vuelve a Cristo, una descarga de “conocimiento de la Biblia” no ocurre de inmediato para ayudarlo a navegar la vida. A medida se apropia de la narración evangélica diariamente, surge una nueva forma de pensar y operar. Solo entonces el creyente puede entender la voluntad de Dios para su vida: su narración personal dentro de la narración del evangelio.

Otros creyentes también son parte de la narración del evangelio: “Porque de la manera que en un cuerpo tenemos muchos miembros, pero no todos los miembros tienen la misma función, así nosotros, siendo muchos, somos un cuerpo en Cristo, y todos miembros los unos de los otros.” (12: 4-5). Por lo tanto, Pablo da una serie de instrucciones en Romanos 12:3 – 15:33, todo lo cual requerirá una mente renovada, para navegar esas relaciones.

La narrativa del Evangelio transforma a los individuos y sus relaciones con los demás. ¡Qué gran historia!

Preguntas de la lectura cronológica de la Biblia de hoy (Rom. 11:1 – 14:23):

    ¿Cómo deben ver y tratar los creyentes al pueblo judío?
    ¿Cómo deben ver y tratar los creyentes a otros creyentes?
    ¿Cómo deben ver y tratar los creyentes a los funcionarios de gobierno?
    ¿Qué revelan estas responsabilidades sobre el Evangelio?

Destacada

Agradecido por Israel


Por Iva May

La Biblia Cronológica de One Year®, RVR1960 (Tyndale, 2013), 26 de noviembre

“. . . que son israelitas, de los cuales son la adopción, la gloria, el pacto, la promulgación de la ley, el culto y las promesas; de quienes son los patriarcas, y de los cuales, según la carne, vino Cristo, el cual es Dios sobre todas las cosas, bendito por los siglos. Amén.” (Rom. 9: 4-5).

Fue un buen día en la historia cuando:

–    Dios le habló a Abraham y le prometió que sus descendientes serían una bendición para todas las familias de la tierra (Génesis 12: 3).
–    Jacob declaró que Siloh vendría a través de los descendientes de Judá (49:10).
–    Dios sacó a Israel de Egipto y les dio la ley y una vista previa de Cristo a través del Tabernáculo y el sistema de sacrificios (Éxodo).
–    Dios le prometió al Rey David que nunca le faltaría un descendiente en su trono (2 Sam. 7:13).
–    Dios le habló a Isaías acerca de la “luz para los gentiles” (Is. 42: 6).
–    Dios habló a Jeremías y Ezequiel de un nuevo pacto (Jer. 31: 31-33; Ez. 34: 25-27).
–    Gabriel anunció a una joven virgen que tendría un hijo que heredaría el trono de David (Lucas 1: 32-33).
–    El Padre levantó a Cristo de la muerte y aceptó su ofrenda sustitutiva por el pecado del hombre (2 Cor. 5:21)
–    Cristo comisionó y capacitó a sus discípulos para llevar el evangelio a las partes más remotas de la tierra (Mt. 28: 9-10)
–    Saulo se encontró con el Cristo resucitado e inauguró su ministerio a los gentiles (Hechos 9: 15-16)

La historia de Israel es la base de nuestra historia; por lo tanto, cada creyente gentil tiene una deuda con Israel.

Preguntas de la lectura cronológica de la Biblia de hoy (Rom. 8:18 – 10:21):

    Debido a que todavía vivimos en el cuerpo aún por ser redimidos, el Espíritu Santo “nos ayuda en nuestras debilidades”. Describe cómo nos ayuda.


    ¿Cómo deben ver los creyentes las tribulaciones que provienen de vivir en un cuerpo no redimido en un mundo caído?


    ¿Cómo deben ver los creyentes su papel en este mundo?

Destacada

La fuerza gravitacional de la justicia

Por Iva May

La Biblia Cronológica de One Year®, RVR1960 (Tyndale, 2013), 25 de noviembre

Sin fuerzas gravitacionales, el hombre flotaría hacia el espacio y hacia la muerte; sin las fuerzas que mantienen las esferas en sus lugares, las estrellas del cielo bombardearían y destruirían la tierra. La vida no podría existir sin el misterio de la gravedad.

Las fuerzas espirituales también existen. Una atracción gravitacional irresistible hacia el pecado ata al hombre a la muerte, “porque la paga del pecado es muerte” (Rom. 6:23), y una atracción gravitacional irresistible hacia la justicia resucitó a Cristo de la tumba.

Pablo explica la gravedad espiritual del pecado y la justicia:

–    Por un acto de desobediencia, Adán y Eva introdujeron la ley ineludible de la gravedad del pecado en el mundo. Esa ley del pecado vive en los corazones de cada hombre, mujer, niño y niña. Los une a la desobediencia, el orgullo y la rebelión. Produce el fruto de la inmoralidad sexual, la codicia, la lujuria, la envidia, el robo, la mentira, el adulterio, la idolatría, etc. Todos están atrapados en sus manos. Pablo declara que todos los controlados por esta fuerza, “no pueden agradar a Dios” (Rom. 8: 8).


–    El Señor Jesús introdujo la ley de la gravedad de la justicia. Era el hombre perfecto, completamente justo y sin restricciones por la ley del pecado. El presentó esa justicia perfecta al Padre en nombre de los pecadores. Dios demostró su aceptación de la presentación de Cristo al resucitar a Cristo de la muerte. Esa fuerza de justicia está disponible para todos los que vienen a Cristo en arrepentimiento y fe: “sabiendo esto, que nuestro viejo hombre fue crucificado juntamente con él, para que el cuerpo del pecado sea destruido, a fin de que no sirvamos más al pecado. Porque el que ha muerto, ha sido justificado del pecado.” (6: 6-7).

Estos dos “tirones” gravitacionales no tienen el mismo poder, “Porque la ley del Espíritu de vida en Cristo Jesús me ha librado de la ley del pecado y de la muerte” (8: 2). La paga del pecado es muerte; por lo tanto, cada hombre muere, pero la muerte, sepultura y resurrección de Cristo han roto el control gravitacional del pecado sobre el hombre y lo ha liberado para caminar en justicia por el poder del Espíritu Santo. Los nacidos de Su Espíritu, “no están en la carne sino en el Espíritu” (8: 9).

La atracción gravitacional del pecado todavía existe, pero el Espíritu de Dios que mora en los espíritus de los creyentes vence esa atracción para que puedan caminar en victoria sobre el pecado. Una lista de “qué hacer y qué no hacer” y una rigurosa autodisciplina no pueden vencer la fuerza descendente de las fuerzas gravitacionales del pecado. Tiene que ser roto por una fuerza mayor. Es solo por el Espíritu que los creyentes, “matan las obras del cuerpo” (8:13) y “se presentan a Dios como vivos de entre los muertos, y sus miembros como instrumentos de justicia para Dios” (6:13).

“Porque el pecado no se enseñoreará de vosotros; pues no estáis bajo la ley, sino bajo la gracia.” (6:14).

Preguntas de la lectura cronológica de la Biblia de hoy (Rom. 5:1 – 8:17):

    ¿Cómo se reconcilian los pecadores culpables con Dios?


    ¿Cómo usa Pablo a Adán y la ley para demostrar la necesidad de salvación? ¿Cómo fue Adán “un tipo de Aquel que había de venir”?


    Toda la humanidad desciende de Adán. Todos son pecadores y todos mueren. ¿Cómo afecta lo que Cristo logró en la cruz a aquellos que confían en la muerte sustitutiva de Jesús? (Su relación con el pecado y la ley)


    ¿Qué hace el Espíritu Santo en y para el hombre que la ley no puede hacer?

Destacada

Nadie ni alguien

Por Iva May

La Biblia Cronológica de One Year®, RVR1960 (Tyndale, 2013), 24 de noviembre

¿Alguna vez te jalaron “la alfombra?” El apóstol Pablo jala la alfombra de debajo de toda la humanidad con su declaración: “No hay justo, ni aun uno” (Rom. 3:10).

En Romanos 2-3, Pablo confronta a los dos grupos que conforman todas las personas del mundo:

–    Aquellos que nunca han oído hablar de la ley de Dios: “Porque todos los que sin ley han pecado, sin ley también perecerán” (2:12). Aunque no tienen la Ley, su conciencia actúa como ley para ellos: “Porque cuando los gentiles que no tienen ley, hacen por naturaleza lo que es de la ley, éstos, aunque no tengan ley, son ley para sí mismos, mostrando la obra de la ley escrita en sus corazones, dando testimonio su conciencia, y acusándoles o defendiéndoles sus razonamientos” (2: 14-15). Todo hombre tiene una conciencia dada por Dios que actúa como un estándar justo. La culpa, el miedo y la vergüenza son evidencias de una conciencia violada. La conciencia revela al hombre su necesidad de un Salvador.


–    Aquellos que han tenido la ley y la circuncisión de Dios: “y todos los que bajo la ley han pecado, por la ley serán juzgados” (2:12). La ley exige una obediencia perfecta: “porque no son los oidores de la ley los justos ante Dios, sino los hacedores de la ley serán justificados.” (2:13). Ningún hombre guarda la ley perfectamente. La circuncisión no impide que un hombre peque. Por lo tanto, el hombre necesita más que la ley y la circuncisión; él necesita un Salvador.

Tanto la conciencia como la ley responsabilizan a todos los hombres ante Dios, “para que toda boca se cierre y todo el mundo quede bajo el juicio de Dios” (3:19).

Pablo concluye su discurso sobre la terrible situación de todos los hombres,

“Como está escrito: no hay justo, ni aun uno; no hay quien entienda, no hay quien busque a Dios. Todos se desviaron, a una se hicieron inútiles;no hay quien haga lo bueno, no hay ni siquiera uno.” (3: 10-12, énfasis agregado).

Afortunadamente, Pablo no deja al hombre ahogado en su pecado y sin esperanza; él arroja un salvavidas: “Pero ahora, aparte de la ley, se ha manifestado la justicia de Dios, testificada por la ley y por los profetas; la justicia de Dios por medio de la fe en Jesucristo, para todos los que creen en él. Porque no hay diferencia… a quien Dios puso como propiciación por medio de la fe en su sangre” (3: 21-22, 25, énfasis agregado). Por la fe en Cristo, los pecadores culpables se hacen justos. ¡Escandaloso!

Pablo usa a Abraham como un ejemplo de cómo se ve esta fe. Abraham tenía la promesa de Dios con respecto a un hijo, pero también tenía una esposa estéril, lo que hacía imposible el cumplimiento de esta promesa; sin embargo, “Tampoco dudó, por incredulidad, de la promesa de Dios, sino que se fortaleció en fe, dando gloria a Dios, plenamente convencido de que era también poderoso para hacer todo lo que había prometido” (4: 20-21). Para Abraham, tener una promesa de Dios también era tener su cumplimiento. La fe acreditó un hijo al útero estéril de la esposa de Abraham.

Ningún hombre sino Cristo puede producir la justicia que Dios requiere. Entonces, la fe en la muerte de Cristo por nuestros pecados y su resurrección por nuestra justificación atribuye la justicia a nuestras vidas estériles.

Preguntas de la lectura cronológica de la Biblia de hoy (Rom. 2:1 – 4:25):

    ¿Qué establece Pablo acerca de aquellos que pecan antes de que la ley sea dada y que pecan después de que la ley fue dada? ¿Qué establece él sobre el pueblo judío? ¿Sobre la circuncisión? ¿Sobre el propósito de la ley?


    Abraham y la promesa que le dio Dios precedieron a la circuncisión y la ley; sin embargo, Dios lo declaró justo. ¿Cuál fue la base de esa declaración?

¿Cómo demuestra Abraham la justicia basada en la fe?

Destacada

Donaciones planificadas

Por Iva May

La Biblia Cronológica de One Year®, RVR1960 (Tyndale, 2013), 23 de noviembre

El dinero es como una “trampa para moscas” en el corazón, y solo el dar libera al corazón de quedar atrapado.

Jesús habla de dinero con frecuencia. Él se da cuenta de los dones de los ricos y de los pobres, “Levantando los ojos, vio a los ricos que echaban sus ofrendas en el arca de las ofrendas. Vio también a una viuda muy pobre, que echaba allí dos blancas.” (Lucas 21: 1-2) Él involucra a numerosas personas ricas; tristemente, algunos se alejan mientras los dedos de sus corazones quedan atrapados en el dinero, “Oyendo el joven esta palabra, se fue triste, porque tenía muchas posesiones.” (Mt. 19:22). Otros, sin embargo, abren sus corazones y sus billeteras al Señor Jesús por completo, “Y sucedió que un varón llamado Zaqueo, que era jefe de los publicanos, y rico… Entonces Zaqueo, puesto en pie, dijo al Señor: He aquí, Señor, la mitad de mis bienes doy a los pobres; y si en algo he defraudado a alguno, se lo devuelvo cuadruplicado.” (Lucas 19: 2,8). Jesús conecta el corazón del hombre con los tesoros del hombre: “Porque donde está vuestro tesoro, allí estará también vuestro corazón.” (12:34).

La donación intencional y planificada dice: “Elijo ser capturado por Dios mismo en lugar de ser esclavo del mundo natural, donde gobiernan los apetitos físicos y corporales, donde el dinero significa independencia y poder”.

Pablo insta a los creyentes corintios a ahorrar para dar, instruyendo: “Cada primer día de la semana cada uno de vosotros ponga aparte algo, según haya prosperado, guardándolo, para que cuando yo llegue no se recojan entonces ofrendas.” (1 Cor. 16: 2). Deben ser dadores intencionales y generosos.

Pablo llevará los dineros entregados por los corintios a Jerusalén, donde serán utilizados en un esfuerzo cooperativo y distribuidos ​​por los líderes para financiar las actividades misioneras de los misioneros de campo. De esa manera, sus ofrendas locales tendrán un impacto en todo el mundo. Los creyentes corintios, por sus dones monetarios, tocarán a los perdidos del mundo conocido; su dinero empoderará a aquellos que están llamados a ir donde los donantes no pueden. Dar elimina las barreras que impiden el éxito de los demás.

Esta escena en Corinto revela una serie de verdades sobre dar y el corazón:

–    Las cosas son el gancho que atrapa el lazo del corazón, como el velcro. Dar rompe ese vínculo y separa el uno del otro.
–    Las personas que no planean dar, no dan.
–    Las oportunidades para apoyar ministerios maravillosos a menudo surgen lo suficientemente rápido como para evitar que quienes no estén preparados contribuyan.
–    Dios diseñó el ministerio para requerir el apoyo del cuerpo de Cristo.

Preguntas de la lectura cronológica de la Biblia de hoy (1 Cor. 16:1-24; Hechos 19:21 – 20:6; Rom. 1:132)

    ¿Cuál es el procedimiento para dar establece Pablo para la iglesia de Corinto?


    ¿Qué revela el final de la carta de Pablo a los corintios sobre su relación con sus compañeros de trabajo?


    ¿Qué conflicto surge en Éfeso cuando la gente deja la idolatría para seguir a Cristo? ¿Cuál fue la motivación principal de Demetrius para crear una conmoción? ¿Qué revela esto acerca de aquellos que promueven la idolatría?


    ¿Qué revela el párrafo inicial de la carta de Pablo a los santos en Roma sobre la opinión de Pablo sobre sí mismo y la base de su llamado?


    La creación muestra claramente el poder eterno y la divinidad de Dios; sin embargo, no puede revelar la justicia de Dios. ¿Cómo, entonces, Dios manifiesta su justicia? ¿Qué actitud en el hombre produce el rechazo de Dios como Creador?

Destacada

Palabras que edifican

Por Iva May

La Biblia Cronológica de One Year®, RVR1960 (Tyndale, 2013), 22 de noviembre

¿Tener sentido?

¿Alentado? Yo tampoco.

Se produce una conversación significativa entre dos personas que comparten el mismo idioma.

Pablo desacredita el “estado” de súper espiritualidad que se obtiene al hablar en lenguas: “Porque el que habla en lenguas no habla a los hombres, sino a Dios; pues nadie le entiende, aunque por el Espíritu habla misterios… El que habla en lengua extraña, a sí mismo se edifica; pero el que profetiza, edifica a la iglesia.” (1 Cor. 14: 2, 4). Misterioso no necesariamente implica espiritual o beneficioso.

Comunicar las mejores noticias del mundo en inglés a personas que no hablan inglés es inútil: “Porque hablaréis al aire” (14: 9). Imagine encontrar la cura para el cáncer pero no poder comunicar la cura a otros debido a una barrera del idioma. Pablo insta a los creyentes a desear dones que beneficien a todo el cuerpo, “Así también vosotros; pues que anheláis dones espirituales, procurad abundar en ellos para edificación de la iglesia” (14:12) Nadie entiende al que habla en lenguas, pero el don de profecía edifica a los que escuchan. Parece que Pablo implica que aquellos que desean hablar en lenguas están interesados ​​principalmente en su propia edificación, mientras que aquellos que desean el don de profecía están interesados ​​en la edificación de otros.

Las instrucciones de Pablo sobre el don de profecía y el don de lenguas revelan al menos cuatro verdades acerca de los cristianos y los dones espirituales:

–    El cristiano inmaduro desea poco para ministrar a los demás y, por lo tanto, solo desea regalos que sean para su beneficio personal.
–    El cristiano perezoso desea poco para no involucrar a otros en un entorno intercultural al intentar aprender otro idioma para compartir el evangelio, o al menos buscar al Señor para levantar más trabajadores interculturales.
–    El cristiano egoísta e indiferente ve a los que no hablan inglés como una fuga económica e incluso se atreve a orar para que Dios haga algo sobre nuestro problema de “inmigración”.
–    El cristiano apático ni siquiera se molesta en compartir las buenas noticias con aquellos que comparten su idioma.

El cristiano maduro desea lo que beneficia a los demás. Todos deberían tener la oportunidad de escuchar las buenas nuevas de Jesucristo en su idioma al menos una vez. Por lo tanto, desea los dones espirituales que benefician a los demás.

Preguntas de la lectura cronológica de la Biblia de hoy (1 Cor. 14:1 – 15:58):

    ¿Cómo los dones espirituales de profecía y lenguas benefician al cuerpo?


    ¿Cómo define Pablo el mensaje del evangelio?


    ¿Por qué es tan importante el énfasis en la resurrección de Jesucristo?


    ¿Qué le sucedió a toda la humanidad como resultado del pecado de Adán? ¿Qué pasará con todos aquellos que han puesto su esperanza y confianza en Jesucristo?


    ¿Cómo demuestra Pablo su propia creencia en la resurrección?

Destacada

La visión de Pablo acerca de las mujeres en el ministerio

Por Iva May 

La Biblia Cronológica de One Year®, RVR1960 (Tyndale, 2013), 21 de noviembre

Dios llama y da dones a las mujeres para el ministerio, pero establece parámetros para operar. Las mujeres están tentadas a expandir su ministerio más allá de los parámetros de Dios, y los hombres están tentados a restringir esos parámetros. Pablo aborda esos parámetros en varias de sus epístolas (1 Cor. 11; 1 Tim. 2)

Pablo permite a las mujeres orar y profetizar en la asamblea local con sus cabezas cubiertas, un símbolo de estar bajo autoridad (1 Cor. 11: 5-16). Sin embargo, en 1 Timoteo, Pablo declara: “La mujer aprenda en silencio, con toda sujeción. Porque no permito a la mujer enseñar, ni ejercer dominio sobre el hombre, sino estar en silencio.” (2: 11-12). Pablo no se contradice en 1 Timoteo. Las mujeres no deben ser “rebeldes” en una asamblea abierta, y las mujeres casadas deben diferir a sus esposos en una asamblea abierta; no deben actuar como una autoridad sobre sus esposos.

Las mujeres que toman posiciones de autoridad sobre sus esposos en la asamblea abierta se rebelan contra el orden estratificado de Dios. El ejercicio de autoridad de Eva y la renuncia de Adán del papel de líder en el jardín del Edén trajeron el desastre. Pablo no niega a las mujeres un papel en el ministerio, pero sí define parámetros para ellas, por su bien y por el bien de la asamblea abierta. Una mujer debe ser, ante todo, una aprendiz; y los alumnos no interrumpen ni toman el control.

En la conclusión de la epístola de Pablo a los romanos, elogia a Febe por su servicio a la iglesia en Cencrea y luego saluda a veintiséis líderes que sirvieron entre los santos en Roma. Aparentemente, Febe ha jugado un papel muy importante en ayudar a Pablo y a otros. Pablo no solo elogia su servicio a los santos en Roma, sino que le confía la entrega de su epístola. Un teólogo señala la importancia de que Pablo confíe su epístola a Febe: “Febe llevó bajo los pliegues de su túnica todo el futuro de la teología cristiana”.

Pablo destaca las contribuciones del ministerio de nueve mujeres, cuatro de las cuales se describen como “trabajando duro”; tres se mencionan como parte de una pareja:

    Priscila (Rom. 16: 3) – Muchos teólogos sugieren que Pablo menciona a Priscila primero porque ella tiene dones para hablar.
    María (16: 6) – “trabajó mucho”
    Junias (16: 7) – Parte del equipo de marido y mujer que están encarcelados con Pablo por la fe. Ella y su esposo son considerados “notables entre los apóstoles”.
    Trifena y Trifosa (16:12) – Hermanas “que han trabajado en el Señor”
    Pérsida (16:12) – “trabajó mucho”
    La madre de Rufo (16:13) – cuidó a Pablo como un “hijo”
    Julia (16:15) – Aparentemente la esposa en otro equipo de marido y mujer
    Hermana de Nereo (v. 15) – un santo

La lista de Pablo en Romanos 16 demuestra su gran respeto por las mujeres que han servido junto a él por el bien del evangelio.

Curiosamente, Pablo solo usa la frase, “trabajó mucho en el Señor” tres veces en esta lista, ¡y todo para describir a las mujeres! Quizás fue para afirmar la contribución de las mujeres al evangelismo y la plantación de iglesias.

Preguntas de la lectura cronológica de la Biblia de hoy (1 Cor.11:2 – 13:13):

    ¿Qué simbolizan el pan y el vino de la Cena del Señor? ¿Cómo han corrompido los creyentes corintios la Cena del Señor?


    Dios asignó a Moisés, Aarón, los levitas, Bezalel y los demás artesanos con tareas específicas en el desierto. También nombró líderes sobre grupos de cincuenta, cien y mil. ¿Qué sucede en el vacío de organización y liderazgo? Del mismo modo, Él regala y nombra líderes en la iglesia. ¿Cómo se ven los diversos miembros de la iglesia local? ¿Cuál es el pegamento que une esa diversidad dentro del cuerpo?

Destacada

Diversión para mí, perjudicial para otros

Por Iva May

La Biblia Cronológica de One Year®, RVR1960 (Tyndale, 2013), 20 de noviembre

“Pues, pecando contra los hermanos e hiriendo su débil conciencia, contra Cristo pecáis.” (1 Cor. 8:12).

Nuestra familia disfruta jugando a las cartas, así que cuando tenemos una reunión en nuestra casa, el juego de cartas simplemente sucede.

Hace un par de años, nuestra familia invitó a un grupo de adultos solteros a divertirse y compartir. Terminamos jugando cartas.

Una joven trajo a un amigo que no conocíamos; ni sabíamos que este joven creyente era un jugador compulsivo en recuperación.

Puedes ver el problema en desarrollo.

Estábamos jugando a las cartas, pero no jugando con las cartas. ¡Bueno, más tarde descubrimos que se salió del carril! Después de salir de nuestra casa, volvió a apostar.

Si hubiéramos sabido que él vendría y que tenía un problema con el juego, habríamos planeado otra actividad por completo. ¿Quién sabe?

Nuestro juego de cartas no estuvo mal; fue un error hacerlo ese día cuando ese hermano estaba en nuestra casa. Si hubiéramos sabido sobre su problema y hubiéramos jugado a las cartas de todos modos, habríamos pecado contra Cristo y nuestro hermano: “Y por el conocimiento tuyo, se perderá el hermano débil por quien Cristo murió. De esta manera, pues, pecando contra los hermanos e hiriendo su débil conciencia, contra Cristo pecáis.” (8: 11-12). Lamentablemente, no lo sabíamos, y contribuimos a su caída.

Eso es algo de lo que Pablo está hablando en 1 Corintios 8, excepto que el problema no son las cartas sino las estatuas talladas y la carne ofrecida a los ídolos. Lo que algunas personas sabían y adoraban como ídolos a los que ofrecían sacrificios, otras lo conocían solo como estatuas talladas y una fuente de proteínas, sin ninguna connotación religiosa. Dos puntos de vista, uno corrupto y el otro inocente.

Ver a otro creyente comer carne ofrecida a un ídolo puede hacer que un creyente más débil, cuyo trasfondo incluye la adoración de ídolos, vuelva a la adoración de ídolos. La carne puede no significar nada para ti, pero lo que no significa nada para ti puede significar algo dañino para otro. Su problema se convierte en tu problema si contribuyes a su problema: “Pero mirad que esta libertad vuestra no venga a ser tropezadero para los débiles.” (1 Cor. 8: 9).

Como no teníamos conocimiento previo, hicimos que un hermano tropezara. Me pone triste. Si solo lo hubiéramos sabido. Nuestra libertad se convirtió en el cautiverio de otra persona.

Esa experiencia hizo que nuestra familia fuera muy sensible al juego de cartas. Tal vez esta actividad divertida debería seguir siendo una actividad familiar y de amigos cercanos, para que siga siendo divertida para nosotros e inofensiva para los demás.

Preguntas de la lectura cronológica de la Biblia de hoy (1 Cor. 8:1 – 11:1):

    ¿Cómo aplica Pablo la verdad sobre ofender a otros en el capítulo  9?


    ¿Qué historias del Antiguo Testamento usa Pablo para ilustrar la vulnerabilidad del hombre? ¿Qué revelan estas historias sobre la naturaleza humana? ¿Sobre las consecuencias de la falta de moderación?

Destacada

Inmoralidad sexual, el cuerpo y el reino de Dios

Por Iva May

La Biblia Cronológica de One Year®, RVR1960 (Tyndale, 2013), 19 de noviembre

No es políticamente correcto cuestionar la sexualidad de nadie o “llamar” a otro creyente por el pecado sexual. Sin embargo, el apóstol Pablo no tenía miedo de abordar la inmoralidad sexual o cualquier otro pecado practicado por alguien en la iglesia. Él instruyó a los creyentes corintios a que se disociaran de aquellos que afirman conocer a Cristo, pero que practican el pecado: “Más bien os escribí que no os juntéis con ninguno que, llamándose hermano, fuere fornicario, o avaro, o idólatra, o maldiciente, o borracho, o ladrón; con el tal ni aun comáis.” (1 Cor. 5:11). ¡Habla de intolerante!

La visión de Pablo de un Dios santo, su reino y la redención dicta su respuesta a las prácticas pecaminosas: “¿No sabéis que los injustos no heredarán el reino de Dios? No erréis; ni los fornicarios, ni los idólatras, ni los adúlteros, ni los afeminados, ni los que se echan con varones ni los ladrones, ni los avaros, ni los borrachos, ni los maldicientes, ni los estafadores, heredarán el reino de Dios”(6: 9-10).

El reino de Dios pertenece a aquellos que han sido “lavados, ya habéis sido santificados, ya habéis sido justificados en el nombre del Señor Jesús, y por el Espíritu de nuestro Dios.” (6:11). Cuando los pecadores vienen a Cristo, Él viene a ellos por medio del Espíritu Santo. Él dedica sus cuerpos físicos como su templo: “¿O ignoráis que vuestro cuerpo es templo del Espíritu Santo, el cual está en vosotros, el cual tenéis de Dios, y que no sois vuestros? Porque habéis sido comprados por precio; glorificad, pues, a Dios en vuestro cuerpo y en vuestro espíritu, los cuales son de Dios.” (6: 19-20).

Jesús murió para liberar a los pecadores culpables, para liberarlos de la culpa del pecado y de la práctica de comportamientos pecaminosos. Las personas de este mundo son inmorales, codiciosos, estafadores e idólatras, pero las “nuevas criaturas en Cristo” deberían ser diferentes en cuanto a estilo de vida y comportamiento. Pablo establece firmemente que nadie que se llame a sí mismo hermano practica continuamente la inmoralidad sexual, avaricia, etc. (Ef. 5: 3-7; I Cor. 6: 9-10).

Para que no pienses que Pablo actuó con más dureza que Cristo contra los cristianos profesos que viven en pecado, considera las palabras de Jesús: “Pero los cobardes e incrédulos, los abominables y homicidas, los fornicarios y hechiceros, los idólatras y todos los mentirosos tendrán su parte en el lago que arde con fuego y azufre” (Apocalipsis 21: 8), y “Mas los perros estarán fuera, y los hechiceros, los fornicarios, los homicidas, los idólatras, y todo aquel que ama y hace mentira.” (22:15).

A medida que el Evangelio se diluye más en nuestros días, la iglesia se vuelve más amable que Dios con los miembros de la iglesia que son culpables. Es por eso que la actividad sexual, la codicia, los comportamientos adictivos, etc. abundan en la iglesia de hoy. La iglesia debe liderar el camino en arrepentimiento y quebrantamiento, en disciplinar a sus miembros por prácticas pecaminosas y en restaurar a los que se arrepienten.

El reino de Dios pertenece a las personas del reino, no a las personas perfectas, sino a las personas imperfectas cuya reorientación hacia Cristo de las prácticas pecaminosas las cambia. Son más que cuerpos físicos con impulsos pecaminosos; Son templos en los que Dios habita.

Preguntas de la lectura cronológica de la Biblia de hoy (1 Cor. 4: 1-7: 40):

    Describa la relación de Pablo y Apolos. ¿Cuál es la opinión de Pablo sobre sí mismo?


    ¿Qué enseña Pablo sobre el matrimonio cristiano y el sexo? ¿Sobre cristianos casados ​​con incrédulos?

Destacada

Una iglesia joven en una ciudad pagana

Por Iva May

La Biblia Cronológica de One Year®, RVR1960 (Tyndale, 2013), 18 de noviembre

Corinto es una ciudad llena de comerciantes, artistas, filósofos, atletas y ex soldados, muchos de los cuales son sexualmente inmorales e idólatras. En esta mezcla, armado solo con el evangelio de Jesucristo, Pablo, el iniciador de iglesias, supera en número a 600,000.

La única esperanza de los corintios es el Evangelio; por lo tanto, sin moderación por la corrección política y sin elocuencia y aliteración, Pablo predica el Evangelio y planta una iglesia. Es a esta banda de creyentes (antes todo lo que puedas imaginar) que Pablo escribe dos de sus cartas más largas: “a la iglesia de Dios que está en Corinto, a los santificados en Cristo Jesús, llamados a ser santos con todos los que en cualquier lugar invocan el nombre de nuestro Señor Jesucristo, Señor de ellos y nuestro” (1 Cor. 1: 2). ¡Los llama santos!

Los santos difieren de otros corintios. Por lo tanto, Pablo pasa los primeros cuatro capítulos de su primera carta a los creyentes corintios demostrando que la entrada del Evangelio exige una salida de la división y la confianza en la sabiduría mundana:

División y Unidad – Los santos no se miden por o contra otros creyentes; afirman y aprecian las diferencias entre ellos y los demás.

“Os ruego, pues, hermanos, por el nombre de nuestro Señor Jesucristo, que habléis todos una misma cosa, y que no haya entre vosotros divisiones, sino que estéis perfectamente unidos en una misma mente y en un mismo parecer.” (1:10). Pablo reprende a los creyentes por formar grupos basados ​​en sus maestros favoritos y los llama por sus celos y disputas. Él desafía sus lealtades basadas en la personalidad:

    “Soy de Pablo” – el ex perseguido y asesino (estos seguidores prefieren ser llamados “fuera de la caja” o no conformistas)
    “Soy de Apolos” – el predicador de enseñanza culta y elocuente (estos seguidores se consideran la élite intelectual)
    “Soy de Cefas” – el predicador audaz y colorido (Estos seguidores disfrutan de aquellos que “lo dicen como es”)
    “Yo soy de Cristo”, el líder del movimiento (sus seguidores son realmente espirituales y tienen poco tiempo para Pablo, Apolos o Pedro)

Puesto que Cristo no está dividido, sus seguidores deben estar unidos, “porque aún sois carnales; pues habiendo entre vosotros celos, contiendas y disensiones, ¿no sois carnales, y andáis como hombres?” (3: 3).

Sabiduría mundana: los santos valoran la predicación de la cruz, confían solo en Cristo para la salvación y valoran la iluminación dada por el Espíritu Santo.

“Porque la palabra de la cruz es locura a los que se pierden; pero a los que se salvan, esto es, a nosotros, es poder de Dios.” (1:18). “Pues ya que en la sabiduría de Dios, el mundo no conoció a Dios mediante la sabiduría, agradó a Dios salvar a los creyentes por la locura de la predicación.” (1:21) La sabiduría mundana no ha “salvado” a los corintios de sus pecados y la sabiduría mundana no pueden madurarlos en la fe. Por lo tanto, Pablo anuncia que la sabiduría de Dios es revelada por el Espíritu, no “descifrado” por el razonamiento humano: “Y nosotros no hemos recibido el espíritu del mundo, sino el Espíritu que proviene de Dios, para que sepamos lo que Dios nos ha concedido” (2:12); “Pero el hombre natural no percibe las cosas que son del Espíritu de Dios, porque para él son locura, y no las puede entender, porque se han de discernir espiritualmente.”(2:14).

Pablo confía en el poder del evangelio para salvar; por eso predica el evangelio de Jesucristo. Pablo confía en la capacidad del Espíritu para madurar creyentes; por lo tanto, predica en contra de ser “no sea que por causa de uno, os envanezcáis unos contra otros.” (4: 6).

Convertirse en “seguidores” de ciertos maestros y confiar en la sabiduría mundana inhibe el crecimiento espiritual.

Preguntas de la lectura cronológica de la Biblia de hoy (Hechos 18: 24-19: 20; 1 Cor. 1: 1-3: 23):

    Pablo encuentra la sinagoga local en cada ciudad que ingresa. Describa lo que sucede con Pablo en Éfeso (Hechos 19: 8-20). ¿Qué precipita el éxito de su ministerio allí?

Destacada

Vivir en horas extras

Por Iva May

La Biblia Cronológica de One Year®, RVR1960 (Tyndale, 2013), 17 de noviembre

Ver un juego en tiempo extra, especialmente durante un juego de final de temporada, mantiene a los espectadores y jugadores igualmente nerviosos. Sin embargo, ver una repetición de un evento deportivo pasado en el que ya se conoce el resultado es mucho más relajante.

La tensión aumenta a medida que los seguidores de Jesús en todo el mundo hacen preguntas como: “¿Estamos viviendo en los últimos días?” y, “¿Nos estamos moviendo hacia un gobierno y un líder mundial?” “¿Cuándo volverá Cristo por los elegidos?”

Los creyentes del primer siglo vivieron en tiempos turbulentos y su entorno político los llevó a hacer preguntas similares. Pablo se dirige a sus temores y calma sus corazones asegurándoles que el resucitado, el Señor Jesucristo, algún día intervendrá “Y entonces se manifestará aquel inicuo, a quien el Señor matará con el espíritu de su boca, y destruirá con el resplandor de su venida” (2 Tes. 2: 8).

Pablo ofrece una serie de verdades que calman el turbulento corazón:

–    ¡Los problemas vendrán! Pero Dios pagará a los que molestan a su pueblo: “Porque es justo delante de Dios pagar con tribulación a los que os atribulan” (1: 6). Ese conocimiento asegura a los que sufren a manos de otros que Dios los vengará.


–    El descanso de los problemas no se experimentará mientras el hombre esté en la tierra: “y a vosotros que sois atribulados, daros reposo con nosotros, cuando se manifieste el Señor Jesús desde el cielo con los ángeles de su poder, en llama de fuego, para dar retribución a los que no conocieron a Dios, ni obedecen al evangelio de nuestro Señor Jesucristo” (1: 7-8). Por lo tanto, los seguidores de Cristo deben desarrollar músculos de resistencia y esperar a que llegue el día.


–    La venida de Cristo es segura: “los cuales sufrirán pena de eterna perdición, excluidos de la presencia del Señor y de la gloria de su poder cuando venga en aquel día para ser glorificado en sus santos y ser admirado en todos los que creyeron ” (1: 9-10).


–    Surgirán engañadores cuyos mensajes asustarán a la mente, y algunos caerán. Sin embargo, su caída no debería socavar la fe de los creyentes genuinos. Deberían amar y aferrarse a la verdad. Pablo aclara que es por eso que los que perecen, perecen: “inicuo cuyo advenimiento es por obra de Satanás, con gran poder y señales y prodigios mentirosos, y con todo engaño de iniquidad para los que se pierden, por cuanto no recibieron el amor de la verdad para ser salvos.” (2: 9-10).

Los seguidores de Cristo a veces pueden sentir que están viviendo en “horas extras” espirituales, pero no deben permitir que el miedo gobierne sus corazones. El final es seguro y cercano. ¡Él vendrá otra vez!

Deje que la fe genuina en Él desplace el miedo que surge en su corazón durante tiempos difíciles, y recuerde las palabras del salmista “En el día que temo, yo en ti confío” (Salmo 56: 3).

Preguntas de la lectura cronológica de la Biblia de hoy (1 Tes. 5: 12-28; 2 Tes. 1: 1-3: 18; Hechos 18: 4-23):

    ¿Cómo invita o incluye Pablo a los creyentes de Tesalónica en su ministerio?


    ¿Por qué Pablo advierte a los creyentes sobre la ociosidad y la vida apropiada?


    ¿Qué le revela el Señor a Pablo con respecto a Corinto? ¿Cómo protege a Pablo y su ministerio allí?

Destacada

Pablo y un grupo de personas no alcanzadas

Por Iva May

La Biblia Cronológica de One Year®, RVR1960 (Tyndale, 2013), 16 de noviembre

Pablo se encuentra con un grupo de filósofos e idólatras epicúreos y estoicos no alcanzados en Atenas. Para ellos, como con todos los pueblos no alcanzados, les enseña sobre “Jesús y la resurrección” es “extraña” y “rara” (Hechos 17:18, 20).

La conversación de Pablo con los atenienses demuestra cómo involucrar a un grupo de personas no alcanzadas:

–    Pablo comienza desde el inicio de la historia, con el Creador y su creación: “El Dios que hizo el mundo y todas las cosas que en él hay, siendo Señor del cielo y de la tierra, no habita en templos hechos por manos humanas” (Hechos 17:24). Desde que creó el mundo, ningún lugar en este mundo puede contenerlo.
–    Pablo señala la futilidad de la idolatría, que Dios ” no habita en templos hechos por manos humanas, ni es honrado por manos de hombres, como si necesitase de algo; pues él es quien da a todos vida y aliento y todas las cosas.” (17: 25-26). Como existió antes de tiempo, ninguna imagen hecha por el hombre podría capturar su esencia.
–    Pablo introduce el tema de los orígenes, “Y de una sangre ha hecho todo el linaje de los hombres, para que habiten sobre toda la faz de la tierra” (17:26), que todos los grupos de personas descienden de un hombre.
–    Pablo valida su búsqueda, pero declara que se han quedado cortos ante Aquel a quien han estado buscando, “para que busquen a Dios, si en alguna manera, palpando, puedan hallarle, aunque ciertamente no está lejos de cada uno de nosotros” (17:27).
–    Pablo apela a su razonamiento exaltando a Dios y repudiando las imágenes hechas por el hombre: “Siendo, pues, linaje de Dios, no debemos pensar que la Divinidad sea semejante a oro, o plata, o piedra, escultura de arte y de imaginación de hombres (17:29).
–    Pablo predica el arrepentimiento y el juicio, “Pero Dios, habiendo pasado por alto los tiempos de esta ignorancia, ahora manda a todos los hombres en todo lugar, que se arrepientan” (17:30).
–    Pablo proclama un día de juicio y Jesús como el Juez designado, “por cuanto ha establecido un día en el cual juzgará al mundo con justicia” (17:31)
–    Pablo presenta la resurrección de Cristo como prueba de la deidad de Cristo: “dando fe a todos con haberle levantado de los muertos.” (17:31).

Pablo es culturalmente sensible. Él usa las creencias de los demás como un puente para compartir el Evangelio. Pablo, sin embargo, no se siente intimidado por las creencias idólatras de los atenienses. Él simple y audazmente desmantela la idolatría por lo que es, muchos pasos por debajo de su destino de conocer a Dios a través de Jesucristo Su Hijo.

Preguntas de la lectura cronológica de la Biblia de hoy (Hechos 17: 16-18: 3; 1 Tes. 1: 1-5: 11):

    ¿Cuál es el propósito de la carta de Pablo a los creyentes de Tesalónica?


    Describa la relación de Pablo con los creyentes de Tesalónica.


    ¿Qué comunica Pablo sobre Dios a los creyentes de Tesalónica? ¿Sobre su paseo? ¿Sobre la resurrección?

Destacada

La Gloriosa Providencia de Dios

Por Iva May

La Biblia Cronológica de One Year®, RVR1960 (Tyndale, 2013), 15 de noviembre

El conflicto ocurre cuando Pablo rechaza la propuesta de Bernabé de que Juan Marcos los acompañe en su segundo viaje misionero, para visitar a aquellos que respondieron al Evangelio en su viaje anterior. Pablo insiste en que Juan Marcos no los acompañe: “que no se lleven con ellos al que se había apartado de ellos en Panfilia y no había  ido con ellos a la obra” (Hechos 15:38). Debido a la deserción anterior de Juan Marco, Pablo no puede imaginar que él sea una ayuda en el segundo viaje misionero. Bernabé llevó a Juan Marcos con él a Chipre, y Pablo llevó a Silas con él a Siria y Cilicia; van por caminos separados. Conflicto. La división de un equipo de misioneros en dos.

En el momento de la partida, ninguno de los dos equipos sabe lo que les espera. ¡La Providencia de Dios le ahorra a  Juan Marcos quien espiritualmente no estaba preparado para esa experiencia!

Una situación tensa se desarrolla en la ciudad de Filipenses cuando una esclava que posee un espíritu de adivinación es liberada: “Pero viendo sus amos que había salido la esperanza de su ganancia, prendieron a Pablo y a Silas, y los trajeron al foro, ante las autoridades… y los magistrados, rasgándoles las ropas, ordenaron azotarles con varas. Después de haberles azotado mucho, los echaron en la cárcel” (Hechos 16:19, 22-23).

¡Pablo y Silas respondieron orando y cantando! Sus oraciones y cantos causaron un terremoto y crearon una oportunidad para compartir el Evangelio, y el guardián de la prisión y su familia llegaron a la fe en Cristo.

¡Imagínense la respuesta de Juan Marcos cuando se enteró de la golpiza y el encarcelamiento de Pablo y Silas! ¡Imagínense su gratitud por haberse librado de esa “aventura” antes de estar listo!

Esta escena revela una serie de verdades sobre el rechazo, el conflicto ministerial y la providencia:

–    Ser “devaluado”, “pasado por alto” o “rechazado” por el Apóstol Pablo debió lastimar a Juan Marcos tremendamente, pero es a través de esa división y dolor que Dios salva a Juan Marcos de una situación para la que no estaba preparado. Más tarde, sin embargo, Pablo reconoce el valor de Juan Marcos: “Toma a Marcos y tráele contigo, porque me es útil para el ministerio.” (2 Timoteo 4:11).
–    Algunas oportunidades de ministerio exigen personas de piel dura que respondan a las dificultades con la oración y el canto, con madurez espiritual. El rechazo puede ser la demora de Dios, para desarrollar una mayor madurez y utilidad. Por lo tanto, los sentimientos heridos y la amargura de ser pasados ​​por alto deben dejarse de lado. Alguien dijo una vez: “¡Ay de quien salta al ministerio antes de que esté listo!” Dios sabe cuándo una persona está lista y lo protege cuando no lo está.
–    ¡A veces los hombres de Dios no están de acuerdo! Ese desacuerdo, sin embargo, no necesariamente prohíbe a ninguno de los hombres del ministerio fructífero. Un equipo se convierte en dos y expande el reino exponencialmente. Además, ninguno de los dos degrada al otro, lo que habría causado un gran daño a todos los involucrados.
–    Dios llama a los hombres a varias posiciones en diferentes momentos; por lo tanto, la competencia en el ministerio revela inmadurez e inseguridad. Los creyentes inmaduros e inseguros no entienden la verdad sobre el ministerio: “Porque somos hechura suya, creados en Cristo Jesús para buenas obras, las cuales Dios preparó de antemano para que anduviésemos en ellas.” (Ef. 2:10). Por lo tanto, los seguidores de Cristo pueden confiar en que Dios se cruza providencialmente en sus vidas con los demás y supervisa su proceso de maduración a través de la promoción y la degradación.

Preguntas de la lectura cronológica de la Biblia de hoy (Hechos 15:22 – 17:15):

    Describa la relación ministerial entre Bernabé y Silas antes de su separación en el ministerio. ¿Qué revela esto acerca de su relación? ¿Su madurez espiritual?


    Describa el proceso que Dios usa para guiar a Pablo a los lugares donde está trabajando.


    ¿Qué nueva asociación ministerial se forma durante el segundo viaje misionero de Pablo? ¿Qué revela esto sobre el ministerio?

Destacada

El conflicto acompaña al Evangelio

Por Iva May

La Biblia Cronológica de One Year®, RVR1960 (Tyndale, 2013), 14 de noviembre

Dos tipos de conflicto ocurren en la iglesia primitiva: un conflicto sobre doctrina y otro conflicto sobre estrategia de misión y personal.

Las distinciones culturales a menudo causan conflictos entre los grupos de personas. La iglesia primitiva enfrenta este conflicto cuando los creyentes de diversos orígenes se unen, y algunos creyentes judíos con antecedentes fariseos demandan que los creyentes con antecedentes gentiles sean circuncidados y cumplan la ley, “Es necesario circuncidarlos y ordenarles que cumplan la ley de Moisés” (Hechos 15: 5).

La disputa es resuelta por las Escrituras cuando los apóstoles y los ancianos se reúnen para resolver el problema. Después de escuchar a Pedro, Bernabé y Pablo testificar de los gentiles respondiendo al evangelio, Santiago recurre al libro de Amós para validar la fe de los gentiles:
“Y con esto las palabras de los profetas concuerdan, tal como está escrito: Después de esto volveré y reconstruiré el tabernáculo de David, que esta caído Y repararé sus ruinas,
Y lo volveré a levantar, Para que el resto de los hombres busque al Señor, Y todos los gentiles, sobre los cuales es invocado mi nombre, Dice el Señor, que hace conocer todo esto desde tiempos antiguos.” (15: 15-18)

El concilio escribió una carta y formó una delegación para comunicar a los gentiles que están justificados por la fe y liberados de la ley y la circuncisión. Sin embargo, deben abstenerse de las prácticas culturales aceptadas de los gentiles “se les escribe que se aparten de las contaminaciones de los ídolos, de fornicación, de ahogado y de sangre.” (15:20).

Otro conflicto surge sobre la estrategia de la misión y el personal del ministerio. Pablo planea visitar a los hermanos en las ciudades donde él y Bernabé habían predicado el Evangelio en su primer viaje misionero. Bernabé quiere incluir a Juan Marcos, pero Pablo se niega a permitirle unirse a su equipo debido a la deserción previa de Marcos. “Y hubo tal desacuerdo entre ellos, que se separaron el uno del otro; Bernabé, tomando a Marcos, navegó a Chipre, y Pablo, escogiendo a Silas… pasó por Siria y Cilicia ” (15: 39-41). Un equipo se convierte en dos equipos.

Silas está mejor preparado que Juan Marcos para lo que les espera en su camino. Pablo y Silas son atacados por una multitud por predicar el evangelio; son despojados, golpeados y encarcelados. La providencia de Dios evita que Juan Marco experimente tal brutalidad por el bien del Evangelio hasta que haya madurado aún más en la fe.

Dos verdades emergen cuando la iglesia primitiva, con los diversos antecedentes de sus miembros, procesa el mensaje del evangelio:

–    Los adherentes a la fe difieren culturalmente, y eso a veces causa conflicto, pero todos los creyentes están sujetos a las Escrituras. En el análisis final, solo las Escrituras resuelven las disputas doctrinales.
–    Las personas difieren en la filosofía y metodología de la misión, y eso causa conflicto. Ese conflicto solo se resuelve cuando ambas partes siguen su propio camino. Dios obviamente bendice el trabajo de ambos “equipos misioneros”.

Preguntas de la lectura cronológica de la Biblia de hoy (Gálatas 3: 24-6: 18; Hechos 15: 1-21):

    ¿Qué analogía usa Pablo para describir el propósito de la ley y la justicia basada en la fe?


    Pablo contrasta al hijo de Sarah con el de la esclava Agar. Si Ismael representa lo mejor que la carne puede producir, ¿qué representa Isaac?


    ¿Qué palabra da Abraham para enseñar la esclavitud de la justicia basada en el desempeño?


    ¿Qué, o más bien, quién reemplaza la ley en la vida del creyente?


    Haga una lista de los contrastes entre quienes viven según la carne y quienes viven según el Espíritu. ¿Qué hace el Espíritu por el hombre que la ley no puede hacer?


    ¿Qué caracteriza las relaciones de quienes siembran para el Espíritu?

Destacada

Legalismo expuesto

Por Iva May

La Biblia Cronológica de One Year®, RVR1960 (Tyndale, 2013), 13 de noviembre

“Estoy maravillado de que tan pronto os hayáis alejado del que os llamó por la gracia de Cristo, para seguir un evangelio diferente. No que haya otro, sino que hay algunos que os perturban y quieren pervertir el evangelio de Cristo.” (Gálatas 1: 6-7).

Pablo escribe a los creyentes con antecedentes gentiles en Galacia para exponer el peligro del legalismo, la justicia basada en las obras. Su mensaje también confronta a los creyentes de trasfondo judío por agregar reglas al mensaje del evangelio, que declara que “el justo por la fe vivirá” (3:11). Él enseña que aquellos que han puesto su fe en Cristo han sido rescatados del presente siglo malo (1: 4), que incluye la confianza en cualquier justicia basada en obras.

Evangelio TergiversadoEvangelio de la  Gracia
Basado en obrasBasado en gracia
Basado en la aprobación del hombre (1:10)Basado en la aprobación de Dios(1:10)
Basado en tradiciones y costumbres transmitidas por generaciones anteriores (1:14; 2:14)Basado en la revelación del Espíritu a través de las Escrituras (1: 11-12, 15-16)
Esclaviza a las personas al cumplimiento de las reglas (2: 4)Libera a las personas para una relación (2: 4, 20)
Basado en la apariencia externa (2: 6)Basado en el cambio interno (2: 6)
Trae separación e hipocresía (2: 11-13)Unifica a las personas a través de la fe en Cristo (2: 15-16)
No se puede hacer a las personas justas (2:21)
Cambia a las personas desde adentro (2:20)
Insuficiencia del esfuerzo humano (3: 3)Adecuación de la fe en el Espíritu para traer vida (3: 2)
Biológico (3:16, 26-29)Basado en la promesa con respecto a la semilla de Abraham – Cristo (3:16, 26-29)
No puede impartir vida (3:21)La fe en Cristo imparte vida y hace al hombre justo (3: 22-24)
Esclavos que guardan reglas (4: 1-7)El Espíritu Santo libera (4: 1-7)



La observancia de las reglas exalta el esfuerzo humano y niega la necesidad de la gracia, “porque si la ley dada pudiera vivificar, la justicia fuera verdaderamente por la ley. Mas la Escritura lo encerró todo bajo pecado, para que la promesa que es por la fe en Jesucristo fuese dada a los creyentes.” (Gálatas 3: 21-22).

Preguntas de la lectura cronológica de la Biblia de hoy (Hechos 14:21-28; Gálatas 1:1 – 3:23):

    Describa cómo la experiencia previa a la conversión de Pablo lo preparó para el ministerio al que Dios lo llamó.


    ¿Qué estaba haciendo Pedro que requería la reprensión de Pablo?


    ¿Qué enseña Pablo sobre la salvación de Abraham? ¿Sobre la justicia basada en el desempeño?

Destacada

Estrategia para misiones de la iglesia del primer siglo


Por Iva May

La Biblia Cronológica de One Year®, RVR1960 (Tyndale, 2013), 12 de noviembre

La iglesia primitiva envió a sus mejores maestros para alcanzar el mundo para Cristo: “Ministrando éstos al Señor, y ayunando, dijo el Espíritu Santo: Apartadme a Bernabé y a Saulo para la obra a que los he llamado.” (Hechos 13: 2).

Pablo y Bernabé van “de gira” con el evangelio, pero  no es un viaje por carretera como el de las celebridades cristianas. Es un viaje tosco y difícil. También es una estrategia de misiones copiada por muchos creyentes en los últimos dos milenios.

Pablo y Bernabé:

    Se Dirigen a las instituciones religiosas: “Cuando llegaron a Salamina, predicaron la palabra de Dios en las sinagogas de los judíos” (13: 5). Entraban en las conversaciones de los más religiosos del pueblo o ciudad.
    Utilizan la historia del Antiguo Testamento para lanzar el evangelio. Pablo predica: “El Dios de este pueblo Israel escogió a nuestros padres y enalteció a su pueblo siendo ellos extraños en la tierra de Egipto, y con un brazo levantado los sacó de ella. Y por un tiempo como de cuarenta años los soportó en el desierto; y habiendo destruido siete naciones en la tierra de Canaán, les dio en herencia su territorio.” (13: 17-19). Luego narra el tiempo de los primeros reyes de Israel, Saúl y David. Finalmente, dirige su atención a  Juan el Bautista cuando presentó a Jesús, y luego a la muerte, sepultura y resurrección de Jesús. Él demuestra a través de la historia de Israel que “aquella promesa hecha a nuestros padres… la cual Dios ha cumplido a los hijos de ellos, a nosotros…que por medio de él se os anuncia perdón de pecados” (13: 32-33, 38).
    Hacen un seguimiento con los buscadores: “Cuando salieron ellos de la sinagoga de los judíos, los gentiles les rogaron que el siguiente día de reposo[c] les hablasen de estas cosas.” (13:42).
    Incluyen a aquellos con menos similitudes culturales y religiosas: “A vosotros a la verdad era necesario que se os hablase primero la palabra de Dios; mas puesto que la desecháis, y no os juzgáis dignos de la vida eterna, he aquí, nos volvemos a los gentiles.” (13:46).
    Repiten la misma estrategia donde quiera que van, “Aconteció en Iconio que entraron juntos en la sinagoga de los judíos” (14: 1).
    Encuentran personas inusuales y en adversidades. Pablo y Bernabé se encuentran con Barjesús, un hechicero judío y falso profeta en Pafos, cuya resistencia demoníaca resulta en ceguera física (13: 6-11). Sergio Paulo, el procónsul, llega a la fe en Cristo como resultado de la ceguera de Elimas y las enseñanzas de Pabo (13:12). En Listra se encuentran con un lisiado que tiene fe para ser sanado. Su curación crea tal alboroto que Pablo es apedreado (14:19). Sin desanimarse, la pareja procede a Derbe y hacen “muchos discípulos” (14:21).
    Regresan a los puntos de predicación anteriores para “fortalecer” y “alentar” a esos discípulos en la fe. Ellos “Y constituyeron ancianos en cada iglesia, y habiendo orado con ayunos, los encomendaron al Señor en quien habían creído.” (14:23).
    Llevan el mensaje del evangelio a otras ciudades antes de regresar a Antioquía.
    Informan a su iglesia emisora ​​cómo Dios ” cómo había abierto la puerta de la fe a los gentiles.” (14:27).

Algunas cosas nunca deberían cambiar. La estrategia de misión del primer siglo que funcionó de manera efectiva entonces funciona ahora.

Preguntas de la lectura cronológica de la Biblia de hoy (Hechos 12:6 – 14:20):

    ¿Qué caracteriza a la iglesia que envía misioneros en Antioquía?


    Describa el contenido del mensaje de Pablo entregado a aquellos en Antioquía de Pisidia. ¿Cómo se compara su mensaje con el de Pedro en Hechos 2? ¿Qué revela esto acerca de su método de involucrar a los judíos con el Evangelio? ¿Cómo difiere su método utilizado con los judíos del utilizado con una audiencia gentil?

Destacada

Buenas noticias para todos, especialmente para las personas religiosas

Por Iva May

La Biblia Cronológica de One Year®, RVR1960 (Tyndale, 2013), 11 de noviembre


Cornelio, un centurión romano, es probablemente uno de los hombres más respetados en la ciudad de Cesarea: “piadoso y temeroso de  Dios con toda su casa, y que hacía muchas limosnas al pueblo, y oraba a Dios siempre” (Hechos 10: 2). Incluso sus siervos lo estiman altamente como “varón  justo y temeroso de Dios y que  tiene buen testimonio en toda la nación de los judíos” (10:22). Sin embargo, a pesar de lo bueno que era Cornelio, no era suficiente. No para Pedro, y no para el Evangelio.

Los descendientes de Adán se dividieron en dos grupos: los del linaje de Set, que viven a la luz de la promesa de un Redentor venidero, y todos los demás. La promesa del evangelio es para cualquiera que se atreva a creer. Algunos lo hacen, otros no.

Más adelante en su historia, el SEÑOR designa a Abraham como aquel a través del cual vendrá el Mesías, diciéndole: “serán benditas en ti todas las familias de la tierra” (Génesis 12: 3). El nieto de Abraham, Jacob, identifica a Judá como la persona a través de la cual vendrá el Mesías: “No será quitado el cetro de Judá, ni el legislador de entre sus pies, hasta que venga Siloh; y a él se congregaran los pueblos” (49:10).

El SEÑOR aísla a los judíos como el pueblo a través del cual enviaría al Mesías, pero el Mesías viene a cualquiera que se arrepienta de sus pecados y se vuelva a Él con fe en su muerte sustitutiva.

La lucha de Pedro refleja que, en algún momento, el pueblo judío ha asumido erróneamente que el Mesías solo vendrá por ellos. El Señor interrumpe la falsa suposición de Pedro con una serie de visiones: “y vio el cielo abierto, y que descendía algo semejante a un gran lienzo, que atado de las cuatro puntas era bajado a la tierra; en el cual había de todos los cuadrúpedos terrestres y reptiles y aves del cielo.” (Hechos 10: 11-12). Dios usa estas visiones para mostrarle a Pedro que el Evangelio es una buena noticia para todos, que “sino que en toda nación se agrada del que le teme y hace justicia” (10:35). ¡Cornelio y su familia responden al evangelio y son salvos, bautizados y llenos del Espíritu Santo, tal como lo fueron los judíos creyentes! ¡Buenas noticias para los gentiles creyentes!

La conversión de Cornelio y su familia crea un gran revuelo en Jerusalén. Después de escuchar la explicación de Pedro, los apóstoles y hermanos en Jerusalén “glorificaron a Dios, diciendo: de manera que también a los gentiles ha dado Dios arrepentimiento para vida” (11:18).

Dos verdades sobre el evangelio emergen de esta historia:

–    El Evangelio es para cualquiera que se atreva a creer en Cristo y someterse a Él como Señor y Salvador.
–    Ningún hombre es tan malo o demasiado bueno para el evangelio. Incluso las personas religiosas deben inclinarse ante Jesucristo como Señor y confiar en Él como su salvador.

Preguntas de la lectura cronológica de la Biblia de hoy (Hechos 10:1 – 12:5):

    ¿Cómo confronta y corrige el Señor los prejuicios de la iglesia primitiva y sus líderes?


    ¿Qué precipitó el movimiento del evangelio más allá de las fronteras de Israel? ¿Cómo responde la iglesia en Jerusalén a la salvación de los helenistas? Describa la relación de Pablo y Bernabé.

Destacada

Un evangelio peligroso

Por Iva May

La Biblia Cronológica de One Year®, RVR1960 (Tyndale, 2013), 10 de noviembre

Saúl rastrea descaradamente y arresta a los seguidores del evangelio. ¡Un evangelio peligroso de hecho! Tan peligroso, que después de conocer al Cristo resucitado, Saúl se convierte en un partidario del evangelio y un proclamador del evangelio. Él también experimentará la naturaleza peligrosa del Evangelio: “instrumento escogido me es éste, para llevar mi nombre en presencia de los gentiles, y de reyes, y de los hijos de Israel; porque yo le mostraré cuánto le es necesario padecer por mi nombre.” (Hechos 9: 15-16).

Saúl inmediatamente comienza a predicar el evangelio, y resulta peligroso: “Pasados muchos días, los judíos resolvieron en consejo matarle; pero sus asechanzas llegaron a conocimiento de Saulo. Y ellos guardaban las puertas de día y de noche para matarle.” (9: 23-24). Más tarde, en Jerusalén, “y hablaba denodadamente en el nombre del Señor, y disputaba con los griegos; pero éstos procuraban matarle.” (9:29).

El evangelio quema las manos y los corazones de aquellos a quienes toca:

–    Jesús muere en manos de aquellos que vino a salvar.
–    La predicación de los apóstoles les trae flagelación pública y cárcel.
–    Esteban muere bajo la lluvia de piedras arrojadas por aquellos a quienes predica.
–    La persecución por la vida evangélica dispersa a los adherentes evangélicos del primer siglo.

El evangelio, el mensaje del amor de Cristo y su redención de los pecadores culpables, ha dejado un camino sangriento a lo largo de las publicaciones anuales de la historia. El glorioso mensaje de perdón de Jesús no es “seguro”, pero es tan poderoso y sobrenatural que repele a los hombres naturales que creen en su propia bondad y habilidad.

El Evangelio es peligroso, ya que:

–    Expone la fealdad del pecado y la necesidad de un Salvador.
–    Desafía la insubordinación del corazón humano a su Maestro.
–    Revela el orgullo de la religión y las buenas obras como fraudulentas y odiosas.
–    Cambia la vida de quienes reciben su mensaje.
–    Enoja a los que rechazan su mensaje.
–    Ordena a todos los hombres en todas partes que se arrepientan.
–    Llama a sus mensajeros a proclamar su mensaje con valentía y a dejar los resultados a Dios.

Preguntas de la lectura cronológica de la Biblia de hoy (Hechos 8:1b – 9:43):

    ¿Por qué Felipe reprende a Simón (el que antes practicaba la brujería)? ¿Por qué no se puede confiar en aquellos que están amargados y atados por la iniquidad (pensar, adicciones) con ciertos dones espirituales?


    ¿Qué revela el Señor que envía a Felipe al desierto sobre Dios y los que lo buscan? ¿Cómo demuestra el eunuco su fe? ¿Qué simbolizó el bautismo para él?


    Describa la experiencia de conversión de Saúl. Enumere las formas en que Dios trabaja para lograr la salvación e inclusión de Pablo por parte de la iglesia. ¿Qué revela esto sobre el método de operación de Dios?

Destacada

La fe que atrae a la oposición

Por Iva May

La Biblia Cronológica de One Year®, RVR1960 (Tyndale, 2013), 9 de noviembre

Esteban es descrito dos veces como un hombre “lleno de fe” (Hechos 6: 5, 8). La suya no es una fe tranquila, sino una fe sólida y pública, “entre la gente” (6: 8). Habla con tal sabiduría infundida por el Espíritu que enoja al establecimiento religioso, y secretamente inducen a los hombres a calumniar a Esteban, juzgarlo ante el consejo religioso y apedrearlo.

Esta escena revela varias verdades sobre personas religiosas versus hombres llenos de fe y el Espíritu Santo:

Personas ReligiosasPersonas llenas del Espíritu Santo 
Envidian la influencia que los maestros guiados por el Espíritu tienen sobre los demás y los atacan, incluso los sacerdotes están llegando a la fe (Hechos 6: 7)Experimenta el éxito cuantitativo, la palabra de Dios se extiende y los discípulos se multiplican
Les encanta discutir y debatir: “disputar con Esteban” (6: 9)Resisten las peleas y continúan con su mensaje del Evangelio
Comprometen su mensaje para mantenerse en buena posición políticaPublican audazmente su fe: “Así que, arrepentíos y convertíos, para que sean borrados vuestros pecados; para que vengan de la presencia del Señor tiempos de refrigerio” (6: 8)
Calumnian a los llenos del EspírituPonen sus corazones y su mente en Cristo (6:15; 7: 55-56)
Aman los edificios sobre las personas y malinterpreta la Palabra de Dios: “pues le hemos oído decir que ese Jesús de Nazaret destruirá este lugar, y cambiará las costumbres que nos dio Moisés. (6:14)
Ven a Jesús en todo el Antiguo Testamento; ellos conocen y promueven la historia de la Biblia (7: 2-53)
Resisten tanto el mensaje del Evangelio como el mensajero del Evangelio.Enfrentan a las personas con su necesidad de arrepentirse hacia Dios y la fe en Jesucristo: “¡Duros de cerviz, e incircuncisos de corazón y de oídos! Vosotros resistís siempre al Espíritu Santo” (7:51)
Asumen la bondad personal y niegan su falta de necesidad espiritual.Predican la rebelión de los hombres, “vosotros que recibisteis la ley por disposición de ángeles, y no la guardasteis.” (7:53)
Pierden la moderación, se vuelven ruidosos, enojados y abusivos. Incluso atacan físicamente a los justos.Invocan al Señor y oran por sus acusadores: “Señor, no les tomes en cuenta este pecado.” (7: 59-60); entienden que la oposición volvería a matar a Jesús si pudieran, que la batalla no es personal, sino espiritual.




Preguntas de la lectura cronológica de la Biblia de hoy (Hechos 6:1 – 8:1a):


    Enumere las historias del Antiguo Testamento contenidas en el sermón de Esteban. ¿Cómo une Esteban estas historias?

Destacada

La metodología de Dios

Por Iva May

La Biblia Cronológica de One Year®, RVR1960 (Tyndale, 2013), 8 de noviembre

“Mas ahora, hermanos, sé que por ignorancia lo habéis hecho, como también vuestros gobernantes. Pero Dios ha cumplido así lo que había antes anunciado por boca de todos sus profetas, que su Cristo había de padecer.” (Hechos 3: 17-18).

Desde el principio, Dios usa el mal que hacen los hombres para lograr el bien que ama. Dios no ordena ni aprueba el mal que hacen los hombres. El mal que hacen los hombres tampoco puede impedir que Dios logre sus propósitos redentores. El conocimiento previo de Dios deja intacta la voluntad del hombre, y responsabiliza al hombre por sus acciones. Él es un Dios tan grande que su voluntad triunfa sobre el pecado del hombre.

El apóstol Pedro revela esta verdad en su mensaje a los asistentes al templo después de que el mendigo lisiado es sanado:

“vosotros entregasteis…”

negasteis delante de Pilato, cuando éste había resuelto ponerle en libertad”.

negasteis al Santo y al Justo, y pedisteis que se os diese un homicida”

matasteis al Autor de la vida” (Hechos 3: 13-15, énfasis agregado).

La palabra “vosotros” exige responsabilidad. Ellos exigían la crucifixión de Cristo. El pueblo clavó a Cristo en la cruz. La gente le escupió. Los que crucificaron a Jesús solo hicieron lo que cada hombre haría. Su pecado fue responsable de la muerte de Cristo.

Las palabras, “a quien Dios levantó de los muertos” (3:15) demuestran la supervisión redentora de Dios en los asuntos del hombre. La gracia de Dios se magnifica al ofrecer el perdón y la redención a los mismos que lo traicionaron: “Así que, arrepentíos y convertíos, para que sean borrados vuestros pecados; para que vengan de la presencia del Señor tiempos de refrigerio” (Hechos 3: 19, énfasis agregado). ¡Verdaderamente, eso es “gracia más grande que todos nuestros pecados!

El pecado del hombre no puede desviar la actividad redentora de Dios. Esa verdad debería calentar el corazón de cada creyente, debería envalentonar su fe en el Dios Viviente. Adhiriendo las palabras, “Pero Dios…” Al final de cada traición, cada desilusión y cada prueba impide que la pecaminosidad del hombre descarrile la fe en el Dios vivo. Cualquier cosa que el hombre pueda hacer es solo “el cómo” o el vehículo de los propósitos redentores y santificadores de Dios que se están cumpliendo. “Pero Dios… ” Son siempre palabras de fe en el Dios vivo.

Esa crisis, esa perturbación, ese “cualquier cosa” es “cómo” Dios trabaja para formar a Su Hijo en nosotros. En lugar de resentir o resistir esa crisis, traición, etc., debemos abrazar la voluntad oculta de Dios, que solo detectamos por fe en el carácter de Dios y su metodología redentora.

Preguntas de la lectura cronológica de la Biblia de hoy (Hechos 3:1 – 5:42):

    ¿Qué cambios requerirá la curación del mendigo lisiado?


    ¿Cómo usa Pedro el Antiguo Testamento para confrontar a los judíos con el Evangelio?


    Dios usa la oposición al mensaje de Pedro para atraer a una multitud cada vez mayor. ¿De qué manera la resurrección de Jesús, la restauración de Pedro después de su negación y la llenura del Espíritu Santo alteraron la interacción de Pedro con los demás?


    ¿Qué motiva a Ananías y Safira a mentir sobre el regalo que le han dado? ¿Cómo están intentando usar el Evangelio?


    ¿Qué impulsa la indignación de los sumos sacerdotes hacia los discípulos?

Destacada

Nuevo Pacto, Nueva Comunidad, Nueva Comisión

Por Iva May

La Biblia Cronológica de One Year®, RVR1960 (Tyndale, 2013), 7 de noviembre

Desde la caída, toda la humanidad exhibe un problema cardíaco: un defecto pecaminoso que no cree en la bondad de Dios ni en la veracidad de Su Palabra. Dios promete, y la actividad desde la Era de la Creación en adelante habla de un día en que Él tratará el problema en forma definitiva.

Nuevo Pacto Profetizado

Moisés, Jeremías y Ezequiel hablan del advenimiento del nuevo pacto, cuando el SEÑOR quitará el corazón de piedra del hombre y lo reemplazará con un corazón de carne; cuándo Su Espíritu morará en el hombre, y cuándo Él escribirá Su ley en sus corazones (Deut. 30: 6; Jer. 31: 33-34; 32: 38-39; Ez. 11: 19-20; 36: 25- 27) Isaías y Joel también profetizan sobre el día en que el Espíritu de Dios será derramado sobre toda carne,  “derramaré Mi Espíritu sobre toda carne” (Is. 44: 3; Joel 2: 28-29). Ese día llega en Pentecostés (cincuenta días después de la Pascua), un día tan irrepetible como el nacimiento en Belén. Los discípulos se reúnen en Jerusalén para orar, tal como Cristo lo ha ordenado. El Día de Pentecostés inaugura el Nuevo Pacto, cuando el Espíritu Santo llena a los discípulos de Cristo.

Nueva comunidad iniciada

Cuando Jesús enseña a sus discípulos, les cuenta el día en que formará a sus seguidores en comunidades llamadas iglesias. Estas comunidades se construirán sobre la confesión de que Jesús es el Cristo. Cuando Pedro confiesa a Jesús como el Mesías (Cristo), Jesús responde con las palabras: “Y yo también te digo, que tú eres Pedro,y sobre esta rocaedificaré mi iglesia; y las puertas del Hades no prevalecerán contra ella.” (Mateo 16:18) —y edifica su iglesia, ¡lo hace! “Así que, los que recibieron su palabra fueron bautizados; y se añadieron aquel día como tres mil personas. Y perseveraban en la doctrina de los apóstoles, en la comunión unos con otros, en el partimiento del pan y en las oraciones.” (Hechos 2: 41-42).

Las iglesias consisten en creyentes bautizados que se unen con el propósito específico de adorar a Jesús como Señor, enseñar y entrenar a sus seguidores en Su Palabra, convivir en esta nueva vida, vivir el Evangelio en servicio y proclamar su mensaje a sus vecinos y a las naciones. .

Nueva comisión inaugurada

Jesús promete a sus seguidores que recibirán poder para abrazar la misión de Dios para su pueblo recién “acuñado”: “pero recibiréis poder, cuando haya venido sobre vosotros el Espíritu Santo, y me seréis testigos en Jerusalén, en toda Judea, en Samaria, y hasta lo último de la tierra.” (Hechos 1: 8). En todas partes donde se predica el Evangelio, las personas nacen en el reino de Dios y se unen a las iglesias locales. El Libro de los Hechos narra el movimiento del Evangelio que comenzó en Jerusalén y se extendió a Judea, Samaria y a los confines de la tierra.

Su historia continúa en nosotros mientras confesamos que Jesucristo es el Señor y experimentamos el Nuevo Pacto, nos unimos a las comunidades bíblicas locales y llevamos el Evangelio a los confines de la tierra.

Preguntas de la lectura cronológica de la Biblia de hoy (Marcos 16: 19-20; Lucas 24: 50-53; Hechos 1: 1: 2-47):

    Jesús expone el alcance del testimonio de sus discípulos en Hechos 1: 8. Lucas usa esto para describir la actividad de la iglesia del primer siglo. ¿Cuál es la base de la sugerencia de Pedro de que Judas sea reemplazado por otro discípulo? ¿Qué criterio debe cumplir este discípulo?
    ¿Cuál es la base del mensaje de Pedro el día de Pentecostés?
    Describe la primera iglesia en Jerusalén. ¿Qué revela esto acerca de la obra del Espíritu Santo?

Destacada

Su historia y los corazones ardientes

Por Iva May

La Biblia Cronológica de One Year®, RVR1960 (Tyndale, 2013), 6 de noviembre

Tres días después de la muerte de Jesús, dos de sus discípulos caminaban por el camino de Jerusalén a la aldea de Emaús y discuten los acontecimientos de esa semana. Hablaban de su muerte, su esperanza de redención y las afirmaciones hechas por algunas mujeres de que la tumba estaba vacía y que Jesús está vivo. Ellos no lo creen.

Esperan la redención de Roma, pero la muerte de Jesús los ha decepcionado. Jesús interrumpe su conversación y les cuenta una historia, pero debido a su ceguera espiritual, no lo reconocen hasta que Él parte el pan con ellos. Han visto esas manos partir el pan antes para alimentar a las multitudes y, más recientemente, en la cena de Pascua.

Antes de partir el pan con ellos, les cuenta una historia: Su historia: “Y comenzando desde Moisés, y siguiendo por todos los profetas, les declaraba en todas las Escrituras lo que de él decían.” (Lucas 24:27). Su explicación revela la verdad sobre la redención que ha venido a traer. Él guía a los discípulos a través de la narrativa del Antiguo Testamento, destacando las promesas de la redención y las imágenes de la redención:

Era de la Creación: después de que la primera pareja comió del árbol prohibido, ellos murieron espiritualmente. Pero Dios no los dejo en su estado pecaminoso. Él les prometió que vendrá una Semilla de la mujer, que destruiría la cabeza de la serpiente. Siguió esa promesa con una imagen de redención. Tomó un animal inocente, lo mató y usó su piel para cubrir su desnudez. 

La pareja enseñó a sus hijos sobre la expiación sustitutiva. Abel viene a Dios a la manera de Dios, mientras que Caín endurece su corazón y mata a Abel. 

Noé demostró su comprensión de la expiación sustitutiva cuando construyó un altar al Señor y le ofreció animales limpios. El SEÑOR aceptó su ofrenda. 

Job demostró su comprensión de la expiación sustitutiva cuando construyó un altar al Señor en nombre de sus hijos, y luego al final de la historia cuando intercedió por sus amigos.

Era de los Patriarcas: Abraham demostró su comprensión de la expiación sustitutiva cuando construyó un altar al Señor después de llegar a Canaán. Dios destacó la expiación sustitutoria cuando proporcionó un carnero en lugar de Isaac. Dios también le prometió a Jacob que “Siloh” vendría a través de su hijo Judá.

Era del Éxodo: la Pascua, el sistema de sacrificios, y especialmente la expiación sustitutiva de la imagen del Día de la Expiación. El Tabernáculo de Reunión le enseña a Israel que Dios es santo, que el pecado es grave y que solo se puede acercar a Dios mediante el derramamiento de sangre.

Era de la Conquista: bajo el liderazgo de Josué, Israel continúa celebrando la Pascua en la tierra de Canaán.

Era de los Jueces: Israel deja de vivir a la luz de la expiación sustitutiva y se entrega a la idolatría.

Era del Reino – El Templo de Salomón está construido en Jerusalén para señalar a Israel la solución del pecado. David entiende que su pecado solo puede ser cubierto por sangre (Salmo 51: 7).

Era del Reino dividido: el fracaso de Israel de vivir a la luz de la expiación sustitutiva conduce a su cautiverio. Sin embargo, en medio de esta oscuridad, Dios envía profetas para prometer al que viene. Isaías promete a Emmanuel de una virgen, el Consejero maravilloso que reinará, y el Siervo sufriente que como el Sustituto llevará los pecados de muchos. 

Jeremías habla del nuevo pacto: la voluntad de Dios escrita en mentes y corazones.

Era del cautiverio: setenta años en cautiverio curan a Israel de la idolatría. Los profetas de Dios hablan en estos tiempos oscuros. Ezequiel promete un nuevo corazón, y Daniel promete que el Anciano de días enviará al Mesías.

Era del Regreso – Esdras restaura la celebración de la fiesta de la Pascua y le enseña al pueblo de Dios las promesas de la redención y las imágenes de la redención.

Ahora, en la Era del Evangelio, su historia arde en sus corazones al contarla. ¡Cuenta su historia! Los corazones arderán.

Preguntas de la lectura cronológica de la Biblia de hoy (Mateo 28: 16-20; Lucas 24: 13-49; Marcos 16: 12-18; Juan 20: 19-21: 25):

    ¿Cuándo  reconocen los discípulos que caminan con Jesús por el camino de Emaús? 

Repase la escena íntima final que los discípulos comparten con Jesús en Juan 13: 2-6 y Mateo 26:26. ¿Qué razón da Juan para escribir su relato del evangelio? ¿Qué declaración hace Jesús que asegura a los creyentes que Satanás ha sido despojado de su dominio? ¿Cuáles son las implicaciones de esta declaración?

Destacada

La paternidad de Dios

Por Iva May

La Biblia Cronológica de One Year®, RVR1960 (Tyndale, 2013), 5 de noviembre

Muchas personas se encogen al pensar en la palabra “Padre”. Les recuerda la ausencia o la distancia en lugar de la presencia y la comunión íntima.

Cuando Jesús se presentó a María después de la resurrección y antes de su ascensión, le dijo: “Jesús le dijo: No me toques, porque aún no he subido a mi Padre; mas ve a mis hermanos, y diles: Subo a mi Padre y a vuestro Padre, a mi Dios y a vuestro Dios.” (Jn. 20:17). Su instrucción desafió su idea, así como la nuestra, de “Padre” y “Dios”.

Con esta declaración, Jesús desmantela toda idea errónea sobre la paternidad y confronta cada experiencia imperfecta de la paternidad. El nombre “Padre” significa progenitor, la semilla de donde provienen  nuestros atributos físicos. Jesús desciende del Padre y se presenta, como el Hijo, los atributos del Padre, no físicos (los que recibió de María), sino espirituales. Ver a Jesús es ver y experimentar al Padre Celestial (Jn. 14: 9-10). La sabiduría, el amor, la compasión y el sacrificio personal emanan de Él. Él lleva nuestro pecado en la cruz para que podamos ser receptores de todo lo que el Padre es para Él.

Jesús declara que la misma relación que tiene con su Padre es posible entre su padre y sus seguidores. No importa tu visión defectuosa de la paternidad; Él vino a desmantelarlo y reemplazarlo con su propia visión y experiencia que son perfectas.

La relación de Jesús con su Padre revela varias verdades acerca de la paternidad de Dios que cambian vidas:

–    Quien fue el Padre para Cristo, es el Padre para sus hijos hoy.
–    El amor del Padre por Cristo filtró todas las traiciones y circunstancias terrenales. Él sabía de quién era; por lo tanto, podía enfrentar cualquier situación, incluida la muerte, con paz y alegría.
–    La aceptación completa del Padre por su Hijo Jesús refleja su aceptación de los creyentes hoy.
–    La aceptación del Padre no se basa en el desempeño, sino en la relación. El Padre declara su placer en su Hijo en su bautismo, antes de que cualquier ministerio público haya tenido lugar. Por lo tanto, somos aceptados en Él  (Ef. 1: 6).
–    El placer del Padre fluye al ver a sus hijos cumplir su propósito para sus vidas. A medida que vivimos en nuestros dones y caminamos en nuestro llamado, le brindamos a nuestro Padre Celestial alegría y placer.

Preguntas de la lectura cronológica de la Biblia de hoy (Marcos 15: 42-47; 16: 1-11; Mateo 27: 57-66; 28: 1-15; Lucas 23: 50-56; 24: 1-12; Juan 19: 38-42; 20: 1-18):

    ¿Qué revela sobre ellos la persistencia de las dos Marías en la tumba en el entierro de Jesús y su visita matutina después del sábado? ¿Qué mensaje les da el ángel para entregar a los discípulos? ¿Qué revela esto sobre el papel de la mujer en la difusión de las buenas nuevas? ¿Cuál es la respuesta inicial a su mensaje?


    El Evangelio de Juan incluye la presencia de Nicodemo cuando José de Arimatea prepara el cuerpo de Jesús y la coloca  su cuerpo en la tumba. ¿Qué revela esto sobre el viaje de fe de Nicodemo, desde Juan 3, hasta la muerte de Jesús?
   

 ¿Cuándo reconoce María al Cristo resucitado?

Destacada

Una imagen terrenal de la realidad del cielo

Por Iva May

La Biblia Cronológica de One Year®, RVR1960 (Tyndale, 2013), 4 de noviembre

“. . . y el velo del templo se rasgó por la mitad.” (Lucas 23:45). Lo que simboliza que la separación del hombre de Dios se ha partido en dos por la muerte de Cristo.

La expulsión del jardín del Edén representaba la separación. Debido a la desobediencia del hombre a las instrucciones de Dios con respecto al Árbol del Conocimiento del Bien y del Mal, Dios ya no caminaría con el hombre en lo fresco del día. Sin embargo, el anuncio de la semilla venidera que aplastaría la cabeza de la serpiente prometía que la separación entre Dios y el hombre no duraría para siempre.

La promesa de Dios a Abraham con respecto a una nación y un rey que sería una bendición para todas las familias de la tierra reveló el compromiso de Dios con su promesa. Su promesa a Judá, que Siloh procedería de entre sus pies (Génesis 49:10), demostró su actividad  redentora a través de las promesas hechas a las generaciones pasadas.

La revelación a Moisés de la Pascua y el Tabernáculo de Reunión, con su cortina que separa el Lugar Santísimo de todo lo demás, representa la separación entre el Dios Santo y el hombre pecador. El Cordero de la Pascua y la sangre rociada en el propiciatorio —la tapa del arca del pacto— representaban el trabajo sustitutivo de la Semilla Venidera. La promesa de un profeta como Moisés también conectó las promesas redentoras del pasado con un cumplimiento futuro.

El templo de Salomón, construido de acuerdo con el mismo diseño que el Tabernáculo de Reunión, era una estructura más permanente. Su destrucción por los babilonios reveló las limitaciones de los tabernáculos terrenales. Su reconstrucción por parte de los exiliados reveló el compromiso de Dios con sus promesas redentoras. Sin embargo, la gloria de Dios de la que Ezequiel fue testigo que abandonó el templo no volvió a entrar al templo en el momento de su reconstrucción.

Todas las imágenes del Antiguo Testamento apuntaban a la realidad celestial, cuando Dios tomaría carne humana y  su “tabernáculo” estaría con nosotros. Jesús cumplió todas las promesas de redención del Antiguo Testamento y la imagen de la redención cuando su cuerpo fue partido  y su sangre derramada por el hombre. La rasgadura de la cortina del Templo por la muerte de Cristo grita que la separación entre Dios y el hombre ha terminado. El pecado ha sido expiado. El hombre puede entrar en la presencia de Dios a través de la muerte sustitutiva de Cristo.

El apóstol Pablo se encontró con Cristo resucitado y declaró: “Justificados, pues, por la fe, tenemos paz para con Dios por medio de nuestro Señor Jesucristo; por quien también tenemos entrada por la fe a esta gracia en la cual estamos firmes, y nos gloriamos en la esperanza de la gloria de Dios.” (Romanos 5: 1-2). “¿Quién nos separará del amor de Cristo? ¿Tribulación, o angustia, o persecución, o hambre, o desnudez, o peligro, o espada?” (8:35). “Por lo cual estoy seguro de que ni la muerte, ni la vida, ni ángeles, ni principados, ni potestades, ni lo presente, ni lo por venir,  ni lo alto, ni lo profundo, ni ninguna otra cosa creada nos podrá separar del amor de Dios, que es en Cristo Jesús Señor nuestro.” (8: 38-39).

La cortina desgarrada en el Templo grita: “¡Nada separará al hombre de Dios nunca más!” Es a través de este velo desgarrado que los creyentes pueden entrar con valentía: “Acerquémonos, pues, confiadamente al trono de la gracia, para alcanzar misericordia y hallar gracia para el oportuno socorro.” (Heb. 4:16).

Preguntas de la lectura cronológica de la Biblia de hoy (Marcos 15: 21-41; Mateo 27: 32-56; Lucas 23: 26-49; Juan 19: 17-37):

    ¿Qué prueba de la deidad de Jesús exigen de Jesús los escribas, fariseos y gobernantes? ¿Qué prueba le dio Jesús al criminal arrepentido? ¿Al centurión? ¿Los que están cerca a la hora sexta? ¿Los que conocieron las profecías en las Escrituras?

Destacada

Día de inspección

Por Iva May

La Biblia Cronológica de One Year®, RVR1960 (Tyndale, 2013), 3 de noviembre

El cordero de la Pascua de Israel debe ser sin defecto; por lo tanto, Moisés instruye a los israelitas a elegir un cordero e inspeccionarlo durante los cuatro días previos a la Pascua: “En el diez de este mes tómese cada uno un cordero según las familias. . . El animal será sin defecto, macho de un año. . . Y lo guardaréis hasta el día catorce de este mes, y lo inmolará toda la congregación del pueblo de Israel entre las dos tardes…” (Éxodo 12: 3, 5-6).

Los judíos, que quieren evitar la impureza ceremonial, no pueden entrar al palacio de Pilato para acusar a Jesús de crímenes falsos. Permanecen afuera, y Pilato viene a ellos afuera para escuchar sus cargos. Quieren poder comer la Pascua (Juan 18:28) —para seguir el ritual— y sin embargo pierden totalmente el significado de la celebración.

Los jefes de los sacerdotes, los fariseos y la multitud imponen tres cargos contra Jesús (Lucas 23: 2). Lo acusan de:

    Subversión política: “A éste hemos hallado que pervierte a la nación.” Jesús ha venido a liberar al hombre del gobierno del pecado, no a los judíos del gobierno romano.
    Evasión de impuestos “. . . prohibiendo pagar impuestos al César” Jesús pagó no solo sus impuestos, sino también los de Pedro.
    Hacer afirmaciones falsas “. . . diciendo que Él mismo es Cristo, un Rey” Jesús nunca hace una afirmación que contradiga la profecía del Antiguo Testamento. De hecho, Él cumple esas profecías hasta el más mínimo detalle. Él no hace un reclamo, pero vive una vida que beneficia a todos los que acuden a Él con fe.

Pilato reconoce los cargos inventados por lo que son. Desestima el caso como sin mérito: “Y Pilato dijo a los principales sacerdotes, y a la gente: Ningún delito hallo en este hombre.” (Lucas 23: 4). Jesús es el cordero pascual sin defecto.

Incluso el que traicionó a Jesús lo reconoció sin fallas ni defectos: “Entonces Judas, el que le había entregado, viendo que era condenado, devolvió arrepentido las treinta piezas de plata a los principales sacerdotes y a los ancianos, diciendo: Yo he pecado entregando sangre inocente. (Mateo 27: 3-4, énfasis agregado).

Sin defecto. El Inocente, el Cordero de la Pascua que debe morir como sustituto del hombre culpable.

La interacción entre Pilato, Judas y los principales sacerdotes y ancianos revela una serie de verdades:

–    Las personas religiosas sustituyen felizmente los rituales y las reglas en lugar de las relaciones.
–    El juicio revela que quienes acusan a Cristo de hacer afirmaciones fraudulentas son en sí mismos fraudes religiosos.
–    Tres años de pruebas por parte de los principales sacerdotes y fariseos revelan a un hombre sin defectos. Judas confiesa la inocencia de Jesús, junto con Pilato.
–    Jesús tuvo que ser probado e inspeccionado, así como el Cordero de la Pascua tuvo que pasar la inspección. Y tuvo que morir, el Inocente en nombre de los pecadores culpables.

Preguntas de la lectura cronológica de la Biblia de hoy (Marcos 15: 2-20; Mateo 27: 11-31; Lucas 22: 63-65; 23: 1-25; Juan 18: 28-40; 19: 1-16 ):

    Describa el trato de Jesús por su propio pueblo. ¿Qué revela esto acerca de la ceguera espiritual? ¿Sobre las personas religiosas que no han experimentado el perdón del pecado y el nuevo nacimiento?

Destacada

Aferrándose al guión

Por Iva May

La Biblia Cronológica de One Year®, RVR1960 (Tyndale, 2013), 2 de noviembre


Mientras Jim Caviezel leía el guión de La pasión de Cristo de Mel Gibson y se preparaba para interpretar el papel de Jesucristo, supo que no moriría. Solo iba a estar en una película. Sin embargo, Jesús sabía mientras leía su Escritura que ciertamente moriría, esto no era una interpretación: “Cada día estaba con vosotros enseñando en el templo, y no me prendisteis” (Marcos 14:49).

Jesús también sabe que será traicionado por uno de sus seguidores, Judas, y nunca le muestra a Judas nada más que amor. Jesús sabe que sus discípulos también huirán, pero aún los ama. Jesús también sabe que resucitará. Él sabe que los pecadores culpables serán perdonados de sus pecados y hechos nuevos. Él sabe que recuperará  la raza de Adán que se había perdido y que será su Rey. Él sabe que un día cada rodilla se doblará y cada la lengua confesará su señorío. Él sabe.

Imagina recibir un beso de tu traidor. ¿Qué harías? ¿Le escupirías en la cara? ¿Maldecirlo? ¿Llorar? ¿Cómo puede Jesús recibir ese beso traicionero? Él conoce el guión y conoce a su Padre.

Las Escrituras predicen la traición de Jesús (Salmo 41: 9; Isaías 53: 7; Hechos 1:16), y Jesús pronuncia un ay sobre aquel a través del cual vendría la traición: “A la verdad el Hijo del Hombre va, según está escrito de él, mas ¡ay de aquel hombre por quien el Hijo del Hombre es entregado! Bueno le fuera a ese hombre no haber nacido.” (Mateo 26:24).

Judas escribe su propio guión, sin embargo, cuando traiciona a Jesús; Su guión se cruza con el de Satanás. Cuando reconoce la enormidad de lo que ha hecho, devuelve las treinta piezas de plata a los principales sacerdotes y ancianos, solo para que rechacen su ofrenda. “¿Qué nos importa a nosotros? ¡Allá tú!” (27: 4). No les importaba usar fondos presupuestados como “dinero de sangre”; ahora, sin embargo, tienen la conciencia o la convicción de no devolver “dinero de sangre” a las arcas del templo. En cambio, usan el dinero para comprar el campo del alfarero como un lugar de entierro para extranjeros (tal vez piensan que esta buena acción superará a la muerte de Jesucristo, un hombre inocente).

El ladrón culpable que cuelga en la cruz junto a Jesús se vuelve hacia Él arrepentido y encuentra el perdón y la promesa del cielo. Si Judas se hubiera arrepentido de la misma manera, él también habría dejado  este mundo como un pecador perdonado y habría entrado en el cielo como un santo. En cambio, Judas regresa a los líderes religiosos donde no encuentra perdón: “Yo he pecado entregando sangre inocente.”.(27: 4). Judas se vuelve arrepentido hacia los principales sacerdotes, pero no se vuelve hacia Aquel que puede perdonar sus pecados. Rechazado por los mismos que lo contrataron, Judas se ahorca y deja  este mundo como un pecador sin ser perdonado.

Su guión para nuestras vidas promete pruebas, angustias, traiciones y otros problemas. También promete gracia y la presencia del Padre, así como el reinado futuro y la gloria futura. O como Judas, podemos escribir nuestro propio guión y vivir para arrepentirnos.

Debemos conocer el guión y conocer el corazón del Padre para que nosotros también podamos abrazar plenamente nuestro presente y futuro, no como actores de teatro sino como participantes plenos y alegres.

Preguntas de la lectura cronológica de la Biblia de hoy (Marcos 14: 53-72; 15: 1; Mateo 26: 57-75; 27: 1-10; Lucas 22: 54-71; Juan 18: 25-27):

    Repase Isaías 53: 7. ¿Cómo cumple Jesús esta profecía?


    Repasa Santiago 1: 8. ¿Qué revela esto sobre la negación de Cristo por parte de Pedro? ¿Qué aprende Pedro acerca de su propio corazón a través de su negación de Cristo?

Destacada

Personas soberbias y Jesús

Por Iva May

La Biblia Cronológica de One Year®, RVR1960 (Tyndale, 2013), 1 de noviembre


La confrontación expone las actitudes del corazón. ¡Lo que está adentro fluye!

La respuesta de Judas y los fariseos a la confrontación de Cristo revela la profundidad de su orgullo y refleja a las personas religiosas y orgullosas de hoy.

    Las personas orgullosas rechazan a Cristo en un intento de encubrir su culpa y su exposición personal: “Y también Judas, el que le entregaba, conocía aquel lugar, porque muchas veces Jesús se había reunido allí con sus discípulos. Judas, pues, tomando una compañía de soldados, y alguaciles de los principales sacerdotes y de los fariseos, fue allí con linternas y antorchas, y con armas.” (Jn. 18: 2-3). Judas, uno de los discípulos de Jesús, manejaba el dinero del ministerio del grupo, usando su posición para robar. En lugar de enfrentar la culpa de su avaricia y robo, se puso de acuerdo con los principales sacerdotes y fariseos para traicionar a Cristo por treinta piezas de plata. Judas usa un gesto íntimo, un beso, en su traición.


    Las personas orgullosas reducen y redefinen a la persona de Cristo en un intento de no inclinarse ante Él: “Pero Jesús, sabiendo todas las cosas que le habían de sobrevenir, se adelantó y les dijo: ¿A quién buscáis? Le respondieron: A Jesús nazareno. Jesús les dijo: Yo soy… Cuando les dijo: Yo soy, retrocedieron, y cayeron a tierra.  Volvió, pues, a preguntarles: ¿A quién buscáis? Y ellos dijeron: A Jesús nazareno. Respondió Jesús: Os he dicho que yo soy” (Jn. 18: 4-8). Jesús se identifica claramente como el gran “YO SOY”. Los fariseos pensaron que, al reducir la persona de Jesús a la de un hombre común y matarlo, terminarían con el drama.

    Las personas orgullosas reprenden a Cristo por sus afirmaciones: “¿Eres tú el Cristo, el Hijo del Bendito? Y Jesús le dijo: Yo soy; y veréis al Hijo del Hombre sentado a la diestra del poder de Dios, y viniendo en las nubes del cielo.  Entonces el sumo sacerdote, rasgando su vestidura, dijo: ¿Qué más necesidad tenemos de testigos? Habéis oído la blasfemia; ¿qué os parece? Y todos ellos le condenaron, declarándole ser digno de muerte.” (Marcos 14: 61-64). El único crimen de Jesús fue responder una pregunta directa que se le planteaba (contrario a la ley); aunque Él responde con sinceridad, el orgulloso sumo sacerdote reprende al rey de reyes por una respuesta que no deseaba escuchar. 


    Las personas orgullosas repudian a Cristo por miedo y presión: “Estando Pedro abajo, en el patio, vino una de las criadas del sumo sacerdote; y cuando vio a Pedro que se calentaba, mirándole, dijo: Tú también estabas con Jesús el nazareno. Mas él negó. . . ” (Marcos 14: 66-68). Tres veces Pedro negó a Cristo, finalmente incluso maldice para demostrar que no conoce a Jesús. El que solo unas horas antes anunció que nunca negaría a Cristo (Marcos 14:29: “Aunque todos se escandalicen, yo no.”  ahora se encoge ante una joven. Su orgullo hace que renuncie a Aquel a quien había prometido que nunca se iría.


    Las personas orgullosas se resisten a Cristo incluso hoy. No importa cuánto revelen sus propios corazones su estado pecaminoso y su necesidad de un Salvador, ellos niegan a Cristo, ya sea por orgullo intelectual o miedo al hombre. Jesús llama a todos a seguirlo, pero el orgullo sigue siendo la barrera entre muchos y Cristo.

Preguntas de la lectura cronológica de la Biblia de hoy (Juan 18: 1-24; Marcos 14: 32-52; Mateo 26: 36-56; Lucas 22: 39-53):

    ¿Cómo difiere el tiempo de Jesús en el jardín de Getsemaní del de Adán y Eva en Génesis 3? ¿Cómo es similar?


    La multitud acompañante envalentona a Judas en su traición a Jesús. ¿Cómo trata Jesús a su traidor? ¿Cuál fue la base de la sumisión de Jesús a Judas, a la multitud de clubes y a los escribas y a los fariseos? ¿Cómo se compara esto con la respuesta de José a la traición de sus hermanos en Génesis 50:20?

Destacada

Transformación requerida y entregada

Por Iva May

La Biblia Cronológica de One Year®, RVR1960 (Tyndale, 2013), 31 de octubre

Nadie, excepto aquellos que han nacido del Espíritu y que han recibido vida eterna, pueden conocer a Dios, “Y esta es la vida eterna: que te conozcan a ti, el único Dios verdadero, y a Jesucristo, a quien has enviado.” (Juan 17: 3) ¡Que exclusivo!

El hombre no regenerado no tiene nada en común, no tiene conexión, y ciertamente no tiene comunicación con Dios. Para el hombre no regenerado, Dios es incognoscible (aunque algunos creen erróneamente que el conocimiento de Dios es igual a conocer a Dios). Algo dentro del hombre debe corresponder a algo en Dios para que ocurra una relación. El hombre debe ser transformado, recibir la vida eterna, para poder relacionarse con la Vida Eterna. Cristo ha provisto la manera.

Dios es Vida Eterna. El hombre está muerto en delitos y pecados, eternamente condenado, sin esperanza, y ciertamente sin ninguna habilidad para interactuar con la Vida Eterna. Cristo vino a morir como sustituto del pecado por el hombre y resucitó, no solo para cambiar el destino eterno del hombre, sino para alterar la disposición pecaminosa del hombre, darle vida eterna, para que pueda conocer al Eterno ahora.

La oración de Jesús revela no solo la disposición alterada de aquellos que creen en Él, sino también su estado alterado: “porque no son del mundo, como tampoco yo soy del mundo… No son del mundo, como tampoco yo soy del mundo.” (17:14, 16). Su oración también revela su vulnerabilidad: “guárdalos del mal” (17:15) y su protección: “Santifícalos en tu verdad; tu palabra es verdad” (17:17).

Esa verdad, que los creyentes están espiritualmente vivos para Dios, los obliga a vivir juntos en unidad con otros creyentes en el mundo como sus embajadores, “para que el mundo crea que tú me enviaste” (17:21). La vida eterna lo hace posible. Además, esa verdad separa a los creyentes de los del mundo: “Padre justo, el mundo no te ha conocido, pero yo te he conocido, y éstos han conocido que tú me enviaste. Y les he dado a conocer tu nombre, y lo daré a conocer aún, para que el amor con que me has amado, esté en ellos, y yo en ellos.” (17: 25-26).

La oración de Jesús ofrece las siguientes verdades sobre el don de la vida eterna y su poder transformador:

–    La vida eterna es un regalo de Dios para todos los que reciben a Jesús por fe.
–    La vida eterna comienza en el momento en que la persona la recibe; todas las relaciones se transforman al recibir esta vida.
–    La vida eterna, nacer de Dios, significa un nuevo origen, una nueva vida ahora, así como un nuevo destino.
–    La vida eterna establece una nueva familia, otros creyentes, con quienes ahora nos relacionamos amorosamente.
–    La vida eterna nos hace capaces de conocer a Dios, elegir contra uno mismo y amar a los demás.
–    La vida eterna nos hace hijos de Dios nuestro Padre y coherederos con Jesús el Rey.

Preguntas de la lectura cronológica de la Biblia de hoy (Juan 15: 18-17: 26):

    ¿Qué enseña Jesús sobre cómo serán tratados los creyentes por el mundo? ¿Sobre el ministerio del Espíritu Santo?


    ¿Qué revela la oración de Jesús por sus discípulos acerca de su lealtad a él?


    El Padre ama a cada creyente con el mismo amor que ama al Hijo, “para que el amor con que me has amado, esté en ellos, y yo en ellos Juan 17:26). ¿Cuál es la base de ese amor? ¿Cómo la experiencia de ese amor transforma a las personas?

Destacada

Asesino de la Ansiedad

Por Iva May

La Biblia Cronológica de One Year®, RVR1960 (Tyndale, 2013), 30 de octubre

 No se turbe vuestro corazón; creéis en Dios, creed también en mí. (Juan 14: 1).

Como un trozo de madera flotante arrastrado por las olas del mar, el corazón se mueve fácilmente de duro a blando, de humilde a orgulloso, de feliz a triste, de pacífico a ansioso, y viceversa. Jesús aborda la posibilidad de un corazón turbado: “No se turbe vuestro corazón”, y la posibilidad de un corazón en reposo: “creéis en Dios, creed también en mí” (14: 1).

La muerte de Jesús ciertamente traerá problemas a los corazones de los discípulos, pero sus promesas con respecto a su resurrección traerán paz.

¿Por qué Jesús se dirige al corazón turbado?

Los problemas afectan el corazón. Los corazones de las personas a menudo están llenos de ansiedad causada por:

Muerte
Injusticia
Rechazo, traición y calumnia.
Malas noticias (sanitarias o financieras)
Problemas familiares
Política


El escritor de sabiduría, en Proverbios 12:25, declara que la depresión es un síntoma de un corazón con problemas: “Ninguna adversidad acontecerá al justo; Mas los impíos serán colmados de males.” Entonces, todo lo que entra en el corazón del hombre aparece en una multitud de formas. La “buena palabra” transforma un corazón turbado.

Las palabras de Jesús, “No dejes”, implican que los discípulos tienen la responsabilidad de la estabilidad de sus corazones y que los corazones pacíficos en medio de grandes pruebas son realmente posibles. Corresponderá a los discípulos controlar sus corazones turbados, como lo hizo el salmista en los Salmos 42-43, cuando le dijo a su alma: “¿Por qué te abates, oh alma mía, Y te turbas dentro de mí? Espera en Dios”.

Jesús no solo nos da una orden con respecto a los problemas, “No temas”, sino también su cura para un corazón turbado, “Confía en el Señor”, en medio de un mundo que produce ansiedad, donde la depresión se come el centro de la vida de las personas. Jesús ofrece paz genuina. Su Palabra habla un verdadero antídoto contra los temores del corazón.

Jesús revela una serie de verdades en su instrucción sobre la falta de paz en tiempos difíciles:

–    Corre a Jesús,  él es la fuente de paz.
–    Todo hombre experimenta problemas. O maneja el problema solo, o viene a Jesús y experimenta la paz.
–    La muerte sustitutiva de Jesús y la resurrección posterior aseguran la paz a los corazones atribulados por el pecado.
–    La paz calma los corazones y las mentes ansiosas de quienes creen en la Palabra de Dios, independientemente de lo que ven y experimentan en el ámbito natural.

Los problemas pueden ser importantes, pero la capacidad del hombre para la paz y el suministro de paz de Dios superan cualquier problema. ¡Ninguna ansiedad es demasiado grande para el Príncipe de Paz!

Preguntas de la lectura cronológica de la Biblia de hoy (Juan 13: 31-38; 14: 1-15: 17; Marcos 14: 27-31; Mateo 26: 31-35; Lucas 22: 31-38):

    A partir de Génesis 3:15 y en todo el Antiguo Testamento, Dios predice el juicio venidero y el advenimiento del Mesías. Jesús lo continúa a lo largo de su ministerio. ¿Cómo prepara Jesús a sus discípulos para su traición y su resurrección?


    ¿Qué revela la enseñanza de Jesús en Juan 14 y 15 sobre el Padre y los que son verdaderamente suyos?

Destacada

Interpretando la vida a través de la Palabra

Por Iva May

La Biblia Cronológica de One Year®, RVR1960 (Tyndale, 2013), 29 de octubre

“El primer día de la fiesta de los panes sin levadura, vinieron los discípulos a Jesús, diciéndole: ¿Dónde quieres que preparemos para que comas la pascua? Y él dijo: Id a la ciudad a cierto hombre, y decidle: El Maestro dice: Mi tiempo está cerca” (Mateo 26: 17-18). Jesús sabe que su muerte es inminente; Él entiende que la Pascua era una imagen de un evento futuro que hablaba de Él.

Días antes del éxodo de Israel de Egipto, Moisés ordenó a los jefes de familia que tomaran un cordero sin defectos en cada hogar y que lo guardaran hasta el día catorce del mes. Al anochecer del decimocuarto día, el cordero debía ser degollado, y la sangre untada sobre el dintel y los postes de la casa. Se prepararía una “última comida”, con el cordero asado junto con pan sin levadura y hierbas amargas. El cordero debía ser completamente consumido por aquellos en la casa. Esa noche el SEÑOR pasaría por la tierra, y el primogénito de las casas sin la sangre de los corderos en las jambas de las puertas perecería, pero pasaría por alto las casas marcadas con sangre, por lo tanto, “la Pascua del SEÑOR”. Esa fiesta final debía ser celebrada anualmente durante siete días, como un memorial de un evento pasado y una imagen de un evento futuro.

A lo largo de su vida, Jesús interpreta su vida y sus circunstancias a través del lente de la Escritura, que predice su nacimiento, ministerio, muerte y resurrección. Las Escrituras proporcionan el mapa para su vida.

La identificación de Jesús de un traidor durante la Fiesta demuestra una vez más que la Escritura ilumina su camino: “mas para que se cumpla la Escritura” (Jn. 13:18):

–    “El que come pan conmigo, levantó contra mí su calcañar.” (Jn. 13:18; Sal. 41: 9)
–    “De cierto, de cierto os digo, que uno de vosotros me va a entregar.”  (Jn. 13:22)
–    “A la verdad el Hijo del Hombre va, según está escrito de él” (Mt. 26:24)

Esta escena de la cena durante la Fiesta de la Pascua ofrece una serie de verdades sobre Dios y el hombre:

–    Muchas personas celebraban el evento de la Pascua, pero la mayoría perdió su cumplimiento.
–    Las Escrituras del Antiguo Testamento predicen claramente, con imágenes y promesas, la muerte de Cristo. Jesús cumple perfectamente cada promesa.
–    Sin alfabetización bíblica, el hombre no tiene lentes ni filtros para comprender quién es Dios, qué está mal en este mundo, cómo Dios redime al hombre, y cómo interpretar la vida. Tu vida cumple las Escrituras; o caminas en las buenas obras que Dios ha preparado. (Ef. 2:10), o vives para ti mismo y experimentas el juicio prometido sobre los incrédulos. 

–     Conocer la Palabra de Dios proporciona el lente o el filtro a través del cual puedes conocer su voluntad y caminar en su camino.

Poco entendió Israel que la celebración de la Pascua era la celebración del Cordero de la Pascua. Él estaba en medio de ellos, y no se dieron cuenta. ¡Las tradiciones de los ancianos habían reemplazado la alfabetización bíblica, y el pueblo del Mesías no se percato el advenimiento de su Mesías!

Preguntas de la lectura cronológica de la Biblia de hoy (Marcos 14: 1-2, 10-26; Mateo 26: 1-5, 14-30; Lucas 22: 1-30; Juan 13: 1-30):

    ¿Cómo ha abierto Judas su vida a las sugerencias y el trabajo de Satanás?


    ¿Qué declaración hace Jesús que confronta a sus discípulos con su propio pecado?


    ¿Cómo se revela Jesús a sus discípulos como su cordero pascual?

Destacada

El peligro de la normalidad y el paso del tiempo

Por Iva May

La Biblia Cronológica de One Year®, RVR1960 (Tyndale, 2013), 28 de octubre

Algunos teólogos estiman que entre 3 y 5 mil millones de personas vivían en la faz de la tierra cuando ocurrió la inundación global  “Y murió toda carne que se mueve sobre la tierra… Todo lo que tenía aliento de espíritu de vida en sus narices, todo lo que había en la tierra, murió.” (Génesis 7: 21-22). Todos excepto Noé, su esposa, sus tres hijos y cada una de sus esposas. Todos, posiblemente miles de millones de personas, perecieron.

Jesús se refiere al mundo de Noé cuando enseña acerca de la venida del Hijo del Hombre: “Mas como en los días de Noé, así será la venida del Hijo del Hombre. Porque como en los días antes del diluvio estaban comiendo y bebiendo, casándose y dando en casamiento, hasta el día en que Noé entró en el arca, y no entendieron hasta que vino el diluvio y se los llevó a todos, así será también la venida del Hijo del Hombre.” (Mateo 24: 37-39).

Noé, “un predicador de justicia” (2 Pedro 2: 5), predicó durante cien años mientras cortaba madera y construía el arca. Nadie escuchó. ¿Por qué?

Pablo da en el clavo: “y con todo engaño de iniquidad para los que se pierden, por cuanto no recibieron el amor de la verdad para ser salvos.” (2 Tes. 2:10). Vivieron vidas normales sin ninguna referencia a Dios, como muchos hoy.

La incredulidad, como un hongo, prospera en condiciones fértiles; La normalidad y el paso del tiempo crean condiciones fértiles en las que prospera la incredulidad. La normalidad y el paso del tiempo son la placa de Petri (recipiente para cultivar hongos) para el engaño.

Jesús usa dos parábolas para reforzar la verdad sobre vivir con expectación y el paso del tiempo:

–    La historia de las diez vírgenes y la brevedad del tiempo (Mateo 25: 1-13). Solo cinco de las diez vírgenes estaban preparadas para encontrarse con el Novio; llevaron  aceite extra  para rellenar sus lámparas después de un uso prolongado. Las vírgenes restantes se quedaron sin aceite a medianoche y se perdieron la llegada del novio. Ellas asumen sobre las cinco vírgenes prudentes (compartirán de lo que tienen), el paso del tiempo (tendrán tiempo para reponer su aceite) y el novio (las esperará).


–    La historia de los tres sirvientes y el largo paso del tiempo (25: 14-30). Dos de los tres sirvientes son buenos administradores de lo que se les ha dado, utilizan bien su tiempo y son recompensados. El tercer sirviente tiene la misma cantidad de tiempo que los otros dos sirvientes, pero entierra su talento, pierde el tiempo que se le da y es maldecido.

Jesús no condena comer, beber, casarse y dar en matrimonio; Simplemente destaca la normalidad de la vida y el paso del tiempo como telón de fondo de la vida antes del diluvio y lo contrasta con la vida de Noé a la espera del próximo diluvio. Del mismo modo, los dos primeros servidores viven a la luz del retorno del inversor; el tercer sirviente no.

Pablo aborda el engaño que ocurrirá durante la última hora, “cuyo advenimiento es por obra de Satanás, con gran poder y señales y prodigios mentirosos” (2 Tes. 2: 9). El engaño será la norma en los últimos días. Los enamorados de cualquier cosa que no sea la verdad serán engañados y vivirán la vida en consecuencia.

La normalidad y el paso del tiempo: el telón de fondo de su venida y el telón de fondo de la incredulidad. 

Sé anormal. Sé expectante.

Preguntas de la lectura cronológica de la Biblia de hoy (Marcos 13: 32-37; Mateo 24: 36-51; 25: 1-46; Lucas 21: 34-38):

    Describa la diferencia entre las opiniones de los sirvientes sobre su amo. ¿Cómo afectan sus puntos de vista su inversión de los talentos que se les han dado?


    ¿Qué paralelos existen entre la historia de las diez vírgenes, la historia de los tres sirvientes y la división entre las ovejas y las cabras (Mateo 25: 31-46)?

Destacada

Vivir para la eternidad

Por Iva May

La Biblia Cronológica de One Year®, RVR1960 (Tyndale, 2013), 27 de octubre

Jesús informa a sus discípulos que el centro de la vida judía, el Templo, será destruido: “¿Ves estos grandes edificios? Ninguna piedra quedará sobre otra, que no sea derribada” (Mc. 13: 2). Ellos responden preguntando: “¿Cuándo serán estas cosas? ¿Y cuál será la señal cuando se cumplan todas estas cosas?” (13: 4).

Jesús se refiere a un tiempo futuro, un día y una hora desconocidos, cuando una gran angustia vendrá sobre la tierra, después de lo cual los elegidos serán reunidos de la tierra: “Entonces verán al Hijo del Hombre viniendo en las nubes con gran poder y gloria. Y luego enviará a sus ángeles, y reunirá a sus elegidos de los cuatro vientos, desde la parte más lejana de la tierra hasta la parte más lejana del cielo” (13: 26-27).

En su respuesta, Jesús proporciona advertencias e instrucciones con respecto a ese día y hora desconocidos:

Engaño: “Presta atención a que nadie te engañe” (13: 5). “Entonces, si alguien te dice:” ¡Mira, aquí está el Cristo! “O” Mira, él está allí,” no lo creas” (13:21). “Muchos falsos profetas se levantarán y engañarán a muchos” (Mt. 24:11).

Ansiedad y agitación: “Cuando escuches sobre guerras y rumores de guerra, no te preocupes… porque nación se levantará contra nación, y reino contra reino. Y habrán terremotos en varios lugares, y habrán hambrunas y problemas” (Marcos 13: 7-8).

Persecución: “Pero tengan cuidado con ustedes mismos, porque los entregarán a los consejos, y serán golpeados en las sinagogas. Serán llevados ante gobernantes y reyes por mi causa, para testimonio de ellos” (13: 9).

Traición: “El hermano traicionará a muerte a su hermano y el padre a su hijo; y los niños se levantarán contra los padres y harán que los maten. Y serán odiados por todos por amor de mi nombre. Pero el que persevere hasta el fin será salvo” (13: 12-13).

Sufrimiento incomparable: “Porque en aquellos días habrá tribulación, como no ha sido desde el comienzo de la creación que Dios creó hasta este tiempo, ni nunca habrá” (13:19).

La anarquía y la indiferencia sin precedentes: “Y como la anarquía abundará, el amor de muchos se enfriará” (Mt. 24:12).

Evangelismo inusual: “Serán llevados ante reyes y reinas por amor de mi nombre. Y te resultará una ocasión para dar testimonio” (Lucas 21: 12-13).

La enseñanza de Jesús sobre los últimos tiempos revela una serie de verdades con respecto a esos días:

–    Cierto día existe en el calendario de Dios cuando Cristo vendrá y reunirá a Sus elegidos de la faz de la tierra. Los edificios se quedarán atrás. Los creyentes deben vivir para ese día.
–    Gran angustia y descuido caracterizarán la tierra y sus habitantes antes de su venida. Las personas se verán atrapadas con la normalidad de la vida sin Dios, y de repente Jesús vendrá. Los creyentes deben estar alertas.
–    El corazón, que se distrae fácilmente con las actividades temporales, se “abruma” y nunca mira hacia arriba. Los creyentes deben enfocarse verticalmente, en lo eterno.
–    La oración mantiene el corazón del hombre alerta y comprometido en inversiones eternas.
–    Solo existen dos categorías de personas: aquellos preparados para su venida son recompensados ​​y bienvenidos, mientras que los que no están preparados son maldecidos y expulsados. Los creyentes deben vivir vidas intencionales.

Preguntas de la lectura cronológica de la Biblia de hoy (Marcos 13: 1-31; Mateo 24: 1-35; Lucas 21: 25-33):

    Jesús usa la higuera en ciernes para ilustrar la venida del reino de Dios. Describe la higuera. ¿Qué revela esta analogía acerca de la venida del reino de Dios?


    Repase el Salmo 33:11; Isaías 46: 9-10; 48: 3-8 a la luz de Lucas 21:22. ¿Qué revelan estos versículos acerca de la profecía y su cumplimiento?

Destacada

El corazón dispuesto de Dios

Por Iva May

La Biblia Cronológica de One Year®, RVR1960 (Tyndale, 2013), 26  de octubre

“¡Jerusalén, Jerusalén, que matas a los profetas, y apedreas a los que te son enviados! ¡Cuántas veces quise juntar a tus hijos, como la gallina junta sus polluelos debajo de las alas, y no quisiste! (Mateo 23:37).

Muchos, después de leer el Antiguo Testamento, concluyen que Dios es distante, que se encuentra lejos y que es más que aterrador. Pero Él no lo es. El problema no está en Dios, Él está dispuesto, el problema está en el hombre: “pero [tú] no estabas dispuesto”.

La Biblia a menudo usa dibujos de palabras para describir el amor y el cuidado de Dios por su pueblo. La lectura de hoy comienza con una imagen del anhelante corazón de Dios por su pueblo, una gallina que reúne a sus polluelos bajo sus alas. Una gallina madre, sintiendo peligro, gruñe con inquietud y extiende sus alas para alertar a sus polluelos para que se escondan debajo de sus alas.

Tres verdades sobre el corazón de Dios por su pueblo emergen de esta analogía:

*    El deseo de Dios por su pueblo es continuo: “con qué frecuencia”. Comenzando en el Jardín del Edén, Dios buscó a los que huyeron y se escondieron de Él. Cada generación desde entonces tiene unos pocos, un remanente, que responden a su amor. Incluso hoy sus ojos están recorriendo la tierra buscando a aquellos cuyos corazones son leales hacia Él (2 Crón. 16: 9).
*    El deseo de Dios por su pueblo es profundo: “He anhelado”. La misma Jerusalén se presenta hoy como mudo testimonio del deseo permanente de Dios por sus residentes. Dios parece casi terco en no renunciar a tener la intimidad que tanto anhela tener con la humanidad.
*    El deseo de Dios por su pueblo es ser redentor: “Reunirte”. Como una madre gallina ofrece la seguridad y el calor de su seno, así el corazón del Señor se expresa en la cruz de Jesucristo. El amor de Dios nunca puede permanecer estancado, sino que se mueve deliberada y redentoramente hacia la humanidad.

Esta imagen sorprendente: el rey llorando sobre una ciudad errante, deseando restaurarla para sí mismo, muestra perfectamente el corazón del Padre hacia sus propios hijos y su dureza hacia Él. Los polluelos responden voluntariamente a la advertencia de la madre gallina, mientras que los creados a imagen de Dios se rebelan contra su buen corazón hacia ellos.

Conocer el corazón de Dios en la intimidad (no solo el conocimiento de la cabeza) es conocer Su corazón por las personas y correr,  sin miedo y audazmente, hacia Sus brazos extendidos.

La bondad atrae la confianza.

Pregunta de la lectura cronológica de la Biblia de hoy (Marcos 12: 28-44; Mateo 22: 1-12, 34-46; 23: 1-39; Lucas 20: 41-47; 21: 1-4):

    Considere las historias en la lectura de hoy sobre los escribas y fariseos, y describa cómo las prácticas de los escribas y los fariseos violan el mandato de Jesús de “amar a Dios” y “amar a su prójimo”.

Destacada

Ocultando la incredulidad

Por Iva May el 25 de octubre de 2020

La Biblia Cronológica de One Year®, RVR1960 (Tyndale, 2013), 25 de octubre

Durante el tiempo que Jesús convivió con los fariseos, continuamente lo llenaban de preguntas. En esta ocasión en particular le preguntaron a Jesús: “¿Con qué autoridad estás haciendo estas cosas?” (Marcos 11:28; Mateo 21:23; Lucas 20: 2)

Jesús respondió haciendo una pregunta propia: “Al que oye mis palabras, y no las guarda, yo no le juzgo; porque no he venido a juzgar al mundo, sino a salvar al mundo. (Mt. 21:25). La pregunta de Jesús los coloca en una situación difícil. Los fariseos sopesan tres respuestas diferentes a la pregunta de Jesús: Ellos entonces discutían entre sí, diciendo: Si decimos, del cielo, nos dirá: ¿Por qué, pues, no le creísteis? Y si decimos, de los hombres, tememos al pueblo; porque todos tienen a Juan por profeta. Y respondiendo a Jesús, dijeron: No sabemos.” (21: 25-27). Entonces Jesús se negó a responder a su pregunta, y ellos se aferraron a su incredulidad.

Los fariseos esconden su incredulidad detrás de un muro de preguntas no esenciales, excusas vacías y miedo al hombre.

Preguntas no esenciales
Obviamente, incluso para los fariseos, Jesús tiene autoridad para enseñar como lo hace y hacer los milagros que hace. Cuestionan la autoridad de Jesús simplemente porque no les gusta su mensaje.
Muchos ocultan su incredulidad hoy haciendo preguntas no esenciales. ¿Quién era la esposa de Caín? ¿Dar una respuesta satisfactoria a esa pregunta abordará la necesidad del hombre de salvación y la provisión de salvación de Dios a través de la expiación sustitutiva? ¡Por supuesto que no! Este tipo de preguntas son simplemente hombres de paja utilizados para distraer a los hombres de la confrontación del Evangelio, y la necesidad de arrepentimiento y fe solo en Cristo para salvación.

Miedo al hombre
En pocas palabras, los fariseos están enamorados de la aprobación y los aplausos del hombre en lugar de la verdad. Temen ser honestos sobre su incredulidad, porque no quieren que la gente se vuelva contra ellos. ¡Ellos, estos “doctores de la Ley”, nunca serán eclipsados ​​por un predicador advenedizo sin credenciales y un trasfondo incompleto!

Fingida ignorancia
En lugar de responder la pregunta de Jesús con sinceridad, los fariseos dicen: “No sabemos”. La incredulidad a menudo se esconde detrás de la ignorancia fingida. “No sabemos”, sin embargo, es una respuesta inaceptable para Dios. La ignorancia no es una excusa, sino una rebelión contra la verdad.

En realidad, los fariseos simplemente quieren autonomía personal. No se someterán a la autoridad de Jesús, pero están decididos a seguir las tradiciones del hombre. La incredulidad, por lo tanto, es un compromiso con la autonomía personal: rebelión contra la autoridad porque usted es su propia autoridad.

Preguntas de la lectura cronológica de la Biblia de hoy (Mateo 21: 28-46; 22: 1-33; Marcos 12: 1-27; Lucas 20: 9-40):

    ¿Qué tienen en común la historia de los dos hijos, la historia de los granjeros malvados y la historia de la fiesta de bodas? ¿Qué revelan estas historias sobre la naturaleza humana? ¿Sobre la vida y la realidad espiritual?


    ¿Qué revelan las tres historias de los impuestos para César sobre los fariseos? ¿Sobre Jesús?


    ¿Qué revela el conflicto sobre la resurrección acerca del conflicto entre personas religiosas?

Destacada

Misión de búsqueda y rescate

Por Iva May

La Biblia Cronológica de One Year®, RVR1960 (Tyndale, 2013), 24 de octubre

Al que oye mis palabras, y no las guarda, yo no le juzgo; porque no he venido a juzgar al mundo, sino a salvar al mundo. (Juan 12:47).

Los fariseos repetidamente jugaron “te atrape” con los pecadores al juzgarlos y condenarlos. No amaban nada mejor que criticar, encontrar fallas y juzgar a los demás. Y fueron buenos en eso. Quizás, al igual que los drogadictos, experimentaron abstinencia cuando no podían salir y atrapar a personas que rompían las tradiciones de sus antepasados.

Criticar a los demás y encontrar fallas se convierte en hábito. Para eso viven los fariseos.

Odiaban a Jesús por su ministerio y por no afirmar su ministerio de “buscar y juzgar”. Jesús no vino a “juzgar al mundo, sino a salvarlo”. Su misión era, y es, una misión de “búsqueda y rescate”.

El ministerio de Jesús a las prostitutas, los poseídos por demonios, a los ciegos, los leprosos y (Dios no lo quiera) avergonzó a los fariseos. Jesús vino a liberar a la gente de la oscuridad, mientras que los fariseos reforzaron su cautiverio a la oscuridad con su condena y rechazo. Su ministerio era domado, civilizado y domesticado, mientras que el de Jesús era impredecible, salvaje y extremo.

Los legalistas buscan y juzgan a los pecadores, mientras que los que pertenecen a Cristo buscan y rescatan a los pecadores. Las respuestas a una serie de preguntas revelan si las personas están involucradas en un ministerio de “búsqueda y juicio” o “búsqueda y rescate”:

–    ¿Cuándo fue la última vez que entablaste una conversación significativa o redentora con un joven con múltiples perforaciones, múltiples tatuajes, teñidos o con mala actitud?
–    ¿La gente te conoce “por la distancia que mantienes” de personas diferentes a ti?
–    ¿Enseñas a tus hijos en casa (escuela en casa), evitas ver la televisión o te retiras de alguna otra actividad “de convicción” porque el Señor te lo dijo o porque es lo que hace el elitismo espiritual y la cultura cristiana en tu iglesia o denominación?
–    ¿Tienes amigos perdidos con los que interactúas?
–    ¿Conoces a tus vecinos perdidos? ¿Han estado en tu casa? ¿Has estado en la suya?
–    ¿Tu vida (equipos deportivos para niños, programa de ejercicios, pasatiempos, etc.) gira totalmente en torno a tus amigos de la iglesia?
–    ¿Evitas los eventos seculares (4 de julio, etc.) porque las personas pueden beber, fumar o usar un lenguaje inapropiado?
–    ¿Los “pecadores” se sienten amados o juzgados por ti?
–    ¿Tu o tus hijos tienen amigos de otra cultura?
–    ¿Tu iglesia está llena de personas como tu (social, financieramente, preferencias de adoración, etc.), o tu congregación es diversa?

¿Eres un fariseo que marca tarjeta o un miembro del equipo de búsqueda y rescate con las mangas enrolladas?

Es difícil, pero no imposible, abandonar la cómoda membresía de un grupo de fariseos. Así como aquellos que creyeron en Jesús pero no confesarían su creencia públicamente, por temor a ser expulsados ​​del templo por los fariseos, así los seguidores de Cristo que “buscan y rescatan” serán rechazados por los fariseos modernos. Amar la “alabanza de los hombres más que la alabanza de Dios” mantiene las filas de los fariseos llenos de complacientes (Jn. 12:43).

Preguntas de la lectura cronológica de la Biblia de hoy (Juan 12: 37-50; Marcos 11: 12-33; Mateo 21: 12-27; Lucas 19: 45-48; 20: 1-8):

    ¿Qué enseña Jesús acerca de la oración por la muerte de la higuera?


    El patio del Templo de los gentiles estaba lleno de comerciantes que vendían animales para sacrificarlos. ¿Qué pasó después de su eliminación? ¿Qué revela esto sobre el consumismo en el lugar de culto?

Destacada

No reconocieron a Jesús

Por Iva May

La Biblia Cronológica de One Year®, RVR1960 (Tyndale, 2013), 23 de octubre

“¡Oh, si también tú conocieses, a lo menos en este tu día, lo que es para tu paz! Mas ahora está encubierto de tus ojos. (Lucas 19:42).

¿Qué tienen en común unos pocos pastores, tres reyes magos, dos ancianos (Anna y Simeón) y varios pescadores, recaudadores de impuestos, prostitutas y personas poseídas por demonios? Reconocen a Jesucristo como el Hijo de Dios, mientras que los custodios de las promesas de redención y las imágenes de la redención (los fariseos) pierden el cumplimiento de ambos. Los fariseos no “por cuanto no conociste el tiempo de tu visitación” (19:44). Incluso los discípulos no entienden completamente todo lo que está sucediendo a medida que la última semana de Cristo se avecina: “pero cuando Jesús fue glorificado, entonces se acordaron de que estas cosas estaban escritas acerca de él, y de que se las habían hecho” (Juan 12:16).

¿Cómo NO pudieron  reconocer a Jesús? No se dieron cuenta de que estas cosas habían sido escritas sobre él. ¿Qué cosas? Su nacimiento, su vida, su muerte, su resurrección. ¿Dónde? A lo largo de las Escrituras del Antiguo Testamento.

Israel, y especialmente Jerusalén, estaba llena de fariseos y de sinagogas. Sin embargo, en lugar de centrarse en las Escrituras, la sustituyeron con la tradición humana. Estudiaron los escritos de los rabinos y los citaron hasta que las Escrituras se volvieron secundarias a la enseñanza rabínica y al cumplimiento de las reglas. ¡La multitud religiosa no reconoció  a Jesús porque no lo necesitaban! Tenían sus sistemas de creencias.

Dos escenas capturan la falla de custodia de Israel:

–    Jesús usa la higuera para ilustrar el fracaso de Israel en reconocerlo y creer en él. Las exuberantes hojas anuncian la posibilidad, pero una inspección más cercana revela que el árbol, como Israel, es infructuoso. La nación y el pueblo de Israel eran custodios de las Escrituras que contenían las promesas de la redención y las imágenes de la redención. Lamentablemente, los custodios no reconocieron a Jesús como el cumplimiento de esas mismas promesas. La mayordomía de su historia será dada a otros: “Nunca jamás coma nadie fruto de ti.” (Marcos 11:14).


–    Jesús entra al templo y expulsa a los que compran y venden. El templo se ha convertido en un lugar de comercio, “una guarida de ladrones”, en lugar de un lugar de oración (Marcos 11:17). Su reprensión hace referencia a la Palabra: “escrito está” (Mateo 21:13). Los fariseos deberían saber mejor.

Este es un punto de inflexión para los fariseos. Tendrá que morir. Él. Aquel que ha venido a salvarlos de su religión, su hábil comercialización y sus pecados.

Estas dos escenas revelan varias verdades sobre la falta de Jesús:

–    A veces, quienes tienen más acceso a la verdad se pierden la verdad misma.
–    La adhesión a un sistema de creencias o ciertos maestros a veces reemplaza la relación de Cristo. Al igual que el de los fariseos, el sistema puede ser tan desarrollado que Cristo no es el centro ni es necesario.
–    Cuando la comercialización del mensaje del Evangelio reemplaza la predicación del Evangelio, las personas abandonan los lugares de culto con baratijas alrededor de sus cuellos y sus muñecas, mientras que sus corazones permanecen intactos y sus pecados no son perdonados.
–    La iglesia es la custodia del mensaje del Evangelio; por lo tanto, debe protegerse contra la comercialización del Evangelio y la condensación del mensaje del Evangelio a un sistema de creencias a las que adherirse o reglas a seguir.

Preguntas de la lectura cronológica de la Biblia de hoy (Mc. 11: 1-11; 14: 3-9; Mt. 21: 1-11; 26: 6-13; Jn. 12: 1-26; Lc. 19: 28-44):

    ¿Qué razonamiento usan Simeón y sus amigos para criticar a Jesús? ¿Cómo les da Jesús a las mujeres “un lugar en la mesa”?


    Cuando Jesús se acerca a la última semana antes de su muerte, cita las Escrituras para interpretar los eventos que ocurren. Según Juan 12:16, incluso aquellos más cercanos a Él malinterpretan los eventos. ¿Qué revela esto acerca de la alfabetización bíblica y la conciencia espiritual?


    ¿Qué enseña Jesús acerca de aquellos en Jerusalén, su muerte y vida eterna?

Destacada

Un hombre desesperado

Por Iva May

La Biblia Cronológica de One Year®, RVR1960 (Tyndale, 2013), 22 de octubre

“Entonces vinieron a Jericó; y al salir de Jericó él y sus discípulos y una gran multitud, Bartimeo el ciego, hijo de Timeo, estaba sentado junto al camino mendigando. Y oyendo que era Jesús nazareno, comenzó a dar voces y a decir: ¡Jesús, Hijo de David, ten misericordia de mí!” (Marcos 10: 46-47)

El ciego Bartimeo había escuchado muchas historias sobre el hombre de Galilea que curó personas y solo puede soñar con tener un encuentro con Jesús mismo. Cuando escuchó el ruido de la multitud y las noticias de la presencia de Jesús, gritó tan fuerte que hizo un verdadero espectáculo de sí mismo. La necesidad y la desesperación tienen una forma de hacer eso.

Bartimeo tiene mucho que superar ya que la multitud le advierte que “se calle”:

    Orgullo: Bartimeo hace un espectáculo de sí mismo para llamar la atención de Jesús al gritar aún más fuerte, hasta que atrae la atención de Jesús.
    Pasividad: Bartimeo se niega a sentarse y callarse, porque regresar a una vida de mendicidad no es una opción atractiva.
    Opinión pública: Bartimeo ha sido ignorado por la gentil e indiferente multitud de personas.
    Perseverancia: Bartimeo llora más fuerte y continuamente hasta que Jesús lo oye.

El orgullo, la pasividad, la opinión pública y la falta de persistencia impiden que muchas personas vengan a Jesús y reciban vida de él.

Que bueno que Bartimeo continuó gritando. Poco sabía que no tendría otra oportunidad. Esta sería la última vez que Jesús pasó por Jericó antes de su muerte. ¿Y la multitud? Más tarde gritaron: “¡Crucifícalo!”

Solo la eternidad revelará:

–    La gran multitud que estaba demasiado orgullosa para reconocer su ceguera espiritual y clamar a Jesús por salvación.
–    ¿Cuántas personas han renunciado a llegar a Jesús porque las multitudes de personas religiosas crearon una barrera impenetrable para Cristo?
–    ¿Cuántas personas dejan de recibir de Dios porque permiten que la multitud los haga callar?

Sé ciego o grita a Jesús. Descaradamente. Desesperadamente.

Preguntas de la lectura cronológica de la Biblia de hoy (Mateo 20: 1-34; Marcos 10: 32-52; Lucas 18: 31-19: 27):

    ¿Cómo entretener expectativas erróneas y comparar tareas y compensaciones con otros roba alegría y menosprecia la gracia? (Mateo 20: 1-16; Lucas 19: 11-27)


    ¿Qué les enseña Jesús a sus seguidores sobre el servicio y la grandeza?


    Describe las similitudes entre las historias de Bartimeo y Zaqueo. ¿Cómo se compara la historia de Zaqueo con la del joven gobernante rico?

Destacada

La controversia del matrimonio

Por Iva May 

La Biblia Cronológica de One Year®, RVR1960 (Tyndale, 2013), 21 de octubre

Jesús no tiene miedo de abordar los problemas de su época. Y los fariseos se aseguran de que ningún problema quede sin resolver. Lo confrontan con una pregunta sobre el matrimonio y el divorcio: “¿Es lícito que un hombre se divorcie de su esposa?” (Mc. 10: 2; Mt. 19: 3; Lc. 16:18). Como siempre, Jesús comienza en la raíz del problema: “Por la dureza de vuestro corazón os escribió este mandamiento; pero al principio de la creación, varón y hembra los hizo Dios.” (Marcos 10: 5-6a). Jesús deja en claro que la unión permanente fue el diseño original (y duradero) de Dios, y que aquellos que rechazan ese diseño lo hacen porque endurecen sus corazones.

El matrimonio fue instituido por Dios en el jardín del Edén. La escena del jardín revela el diseño de Dios para el matrimonio y cómo el pecado afecta la relación matrimonial:

–    El hombre necesitaba una pareja complementaria, y esa pareja era una mujer.
–    El hombre y la mujer caminaron con Dios juntos antes de pecar. Estaban desnudos y sin vergüenza.
–    El hombre y la mujer no solo se escondieron de Dios después de pecar, sino que también se cubrieron para ocultar su vergüenza y desnudez.
–    El pecado transformó su relación complementaria, con liderazgo amoroso y confianza, en una relación competitiva de egoísmo y duda.

Más tarde, cuando Dios le dio a Moisés leyes para restringir el egoísmo, la rebelión y las tendencias pecaminosas de Israel, se dirigió al matrimonio: “No cometerás adulterio. . . . No codiciarás a la esposa de tu prójimo” (Ex. 20: 14,17). La justicia de esas leyes revelaba cuán egoístas y pecaminosas eran y somos las personas. Las leyes no podían cambiar sus corazones; se les dio como restricción para proteger a las familias y comunidades de la ruptura causada por el adulterio.

Las personas son naturalmente egoístas desde su nacimiento. Sin parámetros, se autodestruyen y lastiman a otros. Por ejemplo, sin leyes de manejo, nadie se sentiría seguro en las calles. Los accidentes y las muertes aumentarían. Del mismo modo, el egoísmo, el egocentrismo y la infidelidad ponen en peligro la relación matrimonial entre un hombre y una mujer. Sin el pacto matrimonial, el hombre y la mujer pronto se cansarían de los desafíos que enfrentan aquellos que avanzan hacia la unidad. El resentimiento en aumento y sin resolver, la amargura, la ira y la falta de perdón pronto endurecerían a un compañero contra el otro, y se divorciarían.

El estándar inquebrantable de Jesús sobre la santidad del matrimonio estableció una nueva norma que pronto transformó el imperio romano. Expuso el pecado de la crueldad como la raíz del divorcio. Aquellos habitados por su Espíritu y energizados por su gracia elegirían compañeros de por vida para honrarlo y reconstruir la sociedad.

La pregunta de los fariseos y las respuestas de Jesús ofrecen una serie de verdades sobre el matrimonio:

–    El matrimonio es el ideal de Dios y su plan.
–    El matrimonio es entre un hombre y una mujer.
–    El pecado y el egoísmo causan dureza de corazón y ponen en peligro la unión matrimonial.
–    Las dificultades en el matrimonio son las herramientas de Dios para erradicar el egoísmo, avanzar hacia la unidad y conducir a la pareja hacia el Señor, tanto individualmente como en pareja.
–    Los matrimonios gloriosos no son aquellos sin problemas, sino aquellos cuyos problemas los traen a la verdadera unidad como un triple cordón con Cristo en el centro.

Preguntas de la lectura cronológica de la Biblia de hoy (Lucas 18: 9-30; Marcos 10: 1-31; Mateo 19: 1-30):

    Revise las características de los legalistas y fariseos en las lecturas anteriores del 14 y 19 de octubre. ¿Cómo se comparan esas características con la historia de hoy sobre el fariseo y el recaudador de impuestos y la pregunta de los fariseos sobre el divorcio?


    ¿Cómo expone Jesús la verdadera lealtad del joven rico? ¿Qué contraste se hace entre el joven gobernante rico y Pedro? ¿Entre recompensas temporales y eternas?

Destacada

Recuerda a la esposa de Lot

Por Iva May

La Biblia Cronológica de One Year®, RVR1960 (Tyndale, 2013), 20  de octubre

En lugar de solo jugar el juego, muchos viven la búsqueda trivial. La esposa de Lot lo hizo y se perdió el Gran Evento, aunque fue una parte memorable.

Jesús usa las historias de Noé y de Lot y su esposa para enseñar la urgencia de estar preparado para la muerte y el juicio: “Como fue en los días de Noé, así también será en los días del Hijo del Hombre. Comían, bebían, se casaban y se daban en casamiento, hasta el día en que entró Noé en el arca, y vino el diluvio y los destruyó a todos. Asimismo como sucedió en los días de Lot; comían, bebían, compraban, vendían, plantaban, edificaban; mas el día en que Lot salió de Sodoma, llovió del cielo fuego y azufre, y los destruyó a todos… Acordaos de la mujer de Lot.” (Lucas 17: 26-29, 32).

La esposa de Lot no estaba preparada para lo inesperado. Imaginemos juntos cómo debió haber sido la vida de la esposa de un miembro del consejo municipal reconstruyendo su día:

6:45 – Relajarse con su taza de café favorita, enciende una vela para mejorar su estado de ánimo
7:00 – Hacer ejercicios con una camiseta de “la vida es buena”
7:30 – Despide a su esposo al trabajo y lleva a los niños a la escuela
8:00 – Revisa Facebook, arregla la cama y hace las tareas domésticas ligeras (si el tiempo lo permite)
8:15 – Se prepara para una mañana ocupada
9:00 – Manicura y pedicura (tal vez incluso un facial, si el tiempo lo permite)
11:30 – Reunión con amigas para un almuerzo ligero y un poco de compras
3:00 – Pasar por el supermercado buscando los ingredientes para la cena
4:30 – Cambiar la foto de perfil de Facebook para incluir fotos tomadas en el juego el fin de semana anterior mientras los niños hacen su tarea
5:00 – Preparar la cena y poner un montón de ropa en la lavadora
6:00 – Cena con el esposo y sus hijos
6:45 – Alistarse y preparar refrigerios para la fiesta de la oficina
7:00 – Reunión de la oficina
10:30 – Revisar Instagram. Investigar Botox, abdominoplastia, procedimientos con láser.

11:30 – Dormir

La esposa de Lot no estaba preparada. El fuego consumió su vida y se convirtió en un pilar de sal.

¡No es que la esposa de Lot fuera una mujer particularmente mala, sino que Dios, quien la creó, no era parte de su vida en lo absoluto! Ella estaba “ajena de la vida de Dios” (Ef. 4:18), y caminó “siguiendo la corriente de este mundo, conforme al príncipe de la potestad del aire, el espíritu que ahora opera en los hijos de desobediencia…  haciendo la voluntad de la carne y de los pensamientos” (2: 2-3).

Tiempo. Todos tienen la misma cantidad. Puedes desperdiciarlo, como la esposa de Lot. O puedes descubrir la agenda de Dios para tu vida y en tu día.

La esposa de Lot podría ser cualquiera de nosotros. Es por eso que Jesús la usa como un ejemplo de lo que no debe ser. Entonces, a medida que avanza tu día, recuerde a la esposa de Lot.

Preguntas de la lectura cronológica de la Biblia de hoy (Juan 11: 38-57; Lucas 17: 11-18: 8):

    Según Juan 11: 47-48, ¿qué motiva a los principales sacerdotes y fariseos a planear la muerte de Jesús? ¿Qué revela esto acerca de aquellos que buscan acabar con Jesús?


    En la historia sobre los diez leprosos, ¿qué revela el regreso del décimo leproso sobre la naturaleza humana?


    Jesús respondió a la pregunta de los fariseos sobre el advenimiento del reino de Dios, pero es a los discípulos que Jesús explica su respuesta. ¿Qué observación les da Él para inaugurar el reino de Dios?

Destacada

El vehículo de la historia

Por Iva May

La Biblia Cronológica de One Year®, RVR1960 (Tyndale, 2013), 19 de octubre

Jesús usa historias para desempacar la verdad. Historias simples, historias con las que cualquiera puede identificarse.

En respuesta a la actitud de superioridad de los fariseos hacia los recaudadores de impuestos y los “pecadores”, Jesús cuenta tres historias: un pastor que tiene una oveja descarriada entre un rebaño de cien; una mujer con diez monedas, una de las cuales se pierde; una historia sobre un padre y sus dos hijos.

–      La primera historia elogia al pastor que no descansará hasta que la oveja descarriada sea restaurada y celebra la restauración de la perdida.
–      La segunda historia destaca la recuperación de la moneda perdida y el regocijo después de su hallazgo.
–      La tercera historia contrasta la superioridad moral del hermano mayor con la inmoralidad del hermano menor.

El hermano menor toma su herencia y la desperdicia en una vida desenfrenada. El agotamiento de todos sus recursos lo lleva al fin de sí mismo: “¡Cuántos jornaleros en casa de mi padre tienen abundancia de pan, y yo aquí perezco de hambre!” (Lucas 15:17). Comienza su regreso a su padre con la aceptación de que ya no merece la posición de hijo: “Ya no soy digno de ser llamado tu hijo; hazme como a uno de tus jornaleros.” (15:19). Su padre lo ve a lo lejos, hace un festín y lo restaura como hijo, el que una vez estaba perdido pero ahora es encontrado.

El hermano menor tiene que experimentar el vacío de la vida desenfrenada para comprender que un problema del pasado no impide el amor del Padre.

El hermano mayor tiene que experimentar el vacío de la vida moral para comprender que una moral basada en el desempeño no compra el amor del Padre. Jesús nunca indica a su audiencia si el hermano mayor vuelve en sí, como lo hizo su hermano menor. El veredicto  todavía está por verse.

El hermano mayor no está contento con el regreso del hermano menor. Odia a su padre por negarle una fiesta similar basada en su comportamiento: “He aquí, tantos años te sirvo, no habiéndote desobedecido jamás, y nunca me has dado ni un cabrito para gozarme con mis amigos.” (15:29). Lamentablemente, no sabe que está tan perdido para su padre como lo estaba su hermano menor antes de regresar.

¿Los fariseos continuarán aferrándose a su superioridad moral? ¿Se identificarán con la oveja perdida, la moneda perdida y el hermano perdido?

Tres verdades reveladas a través de estas tres historias:

–    Los fariseos no se preocupan por los perdidos sino que solo resienten su restauración.
–    Los fariseos no se ven a sí mismos como perdidos y en necesidad de recuperación.
–    Los fariseos no ven su propia alienación del Padre.
–    Los fariseos son un grupo de personas no comprometidas, es decir, aunque son religiosos, el suyo es uno de desempeño externo en lugar de una realidad interna.

Quizás estas historias los alcance.

Preguntas de la lectura cronológica de la Biblia de hoy (Lucas 14: 25-17: 10; Juan 11: 1-37):

    ¿Qué revela la historia sobre el hombre rico y Lázaro sobre aquellos que solo viven para el ahora? ¿Sobre sus muertes? ¿De qué manera las historias del joven rico y Lázaro son paralelas a las de la oveja perdida, la moneda y el hermano mayor?


    Marta a menudo se compara desfavorablemente con su hermana María. ¿Qué revela la muerte de Lázaro sobre su teología? ¿Cómo difiere su respuesta de la de María? ¿Cómo se compara la confesión de Marta con la de Pedro en Mateo 16: 13-17?

Destacada

El buen pastor

Por Iva May

La Biblia Cronológica de One Year®, RVR1960 (Tyndale, 2013), 19 de octubre

Cuando el Señor le dice a Moisés que es hora de que suba al monte Abarim y muera a causa de su pecado, Moisés le suplica a Dios, pero no por sí mismo. Él le pide al Señor que levante un líder para Israel, para que “para que la congregación de Jehová no sea como ovejas sin pastor.” (Núm. 27:17). Cuando Jesús evalúa a Israel durante su ministerio, ve el daño que tanto la religión como la falta de religión han hecho al pueblo de Dios; de hecho son “dispersas como ovejas que no tienen pastor” (Mateo 9:36). Sin embargo, él ha venido para remediar esta situación: “Yo soy el buen pastor” (Juan 10:11).

Jesús ha venido como el Buen Pastor para Israel. Él explica los roles del Pastor y de las ovejas del rebaño de Dios:

Su papel como pastor es ser la puerta que conduce  las ovejas al buen pasto de Dios. Conduce a las ovejas dentro y fuera, dándoles descanso. Les da vida en abundancia, protegiéndolos del ladrón que viene “a robar, a matar y a destruir” (10:10). Él demuestra su amor por las ovejas al dar su vida por ellas y retomarla. Él da a sus ovejas vida eterna, y las mantiene unidas con su Padre para que “nunca perezcan” (10:28).

Las ovejas también tienen un papel: las ovejas deben entrar por la puerta del Pastor, escuchar la voz del Pastor, seguir el llamado del Pastor y confiar en la protección del Pastor. Todas las ovejas verdaderas reconocerán su voz y responderán a esa voz. Solo aquellos que reconocen y responden al Pastor disfrutarán de la protección del Pastor y recibirán el don de la vida eterna.

Jesús expone a los ladrones y salteadores como asalariados que explotan a otros: “Todos los que antes de mí vinieron, ladrones son y salteadores; pero no los oyeron las ovejas… El ladrón no viene sino para hurtar y matar y destruir” (10: 8, 10). Jesús también contrasta al Buen Pastor con el asalariado: “Mas el asalariado, y que no es el pastor, de quien no son propias las ovejas, ve venir al lobo y deja las ovejas y huye, y el lobo arrebata las ovejas y las dispersa. Así que el asalariado huye, porque es asalariado, y no le importan las ovejas.” (10: 12-13). El Buen Pastor da su vida por sus ovejas, mientras que los lobos le quitan la vida a sus ovejas.

Este pasaje presenta varias verdades sobre Jesús, los asalariados, los pastores y la vida eterna:

–    El peligro separa al verdadero líder del falso. El asalariado huye, mientras que el buen pastor se enfrenta al desafío. Finalmente, solo Jesús es a quien todos los creyentes deben seguir; otros pueden ayudarnos en el camino, pero somos seguidores del Pastor.
–    La relación entre el asalariado y la oveja es de egoísmo, explotación y ansiedad: el asalariado utiliza a las personas y las abandona cuando las desafía el peligro o después de que hayan cumplido su propósito.
–    La relación entre el pastor y las ovejas es íntima: las ovejas que conocen a Jesús responden a su voz.
–    La relación entre el pastor y las ovejas es de protección: Jesús identifica al lobo y enfrenta el peligro; por eso los oídos de las ovejas están atentos y escuchan su voz.
–    El mundo en el que viven las ovejas es peligroso: un lobo caza a los vulnerables. Los vulnerables que son sabios confían en el buen pastor, mantienen sus oídos en sintonía con su voz y le responden cuando Él llama.

Preguntas de la lectura cronológica de la Biblia de hoy (Juan 10: 1-41; Lucas 13: 22-14: 24):

    ¿Cuál es el significado de la puerta estrecha?


    ¿Por qué Jerusalén no se reunió bajo las alas de Dios y no confió en Él?


    ¿Cómo ve Dios a los que rechazan o toman a la ligera sus invitaciones?

Destacada

Las cosas malas le suceden a las personas malas

Por Iva May 

La Biblia Cronológica de One Year®, RVR1960 (Tyndale, 2013), 17 de octubre

Una creencia común, tanto en el mundo antiguo como en la sociedad contemporánea, es que a la gente mala le pasan cosas malas. Si alguien es una “buena persona”, generalmente las cosas funcionarán bien tanto en esta vida como en la próxima. Los judíos de los días de Jesús aceptaban este axioma como parte de la vida; piensan que los que han perdido casas o trabajos, o especialmente aquellos que han muerto prematuramente, deben haber provocado un desastre en ellos mismos. Esto debe haber sido especialmente cierto en el caso de los galileos que Pilato había matado y cuya sangre se había mezclado con sus sacrificios, por lo que los judíos trajeron esta situación de su horrible destino a Jesús.

Sin embargo, Jesús responde con una advertencia que suena mucho más aleccionadora de lo que quieren: “Respondiendo Jesús, les dijo: ¿Pensáis que estos galileos, porque padecieron tales cosas, eran más pecadores que todos los galileos? Os digo: No; antes si no os arrepentís, todos pereceréis igualmente.” (Lucas 13: 2-3). Luego se hace eco de la verdad comparándola con otro evento trágico: “O aquellos dieciocho sobre los cuales cayó la torre en Siloé, y los mató, ¿pensáis que eran más culpables que todos los hombres que habitan en Jerusalén? Os digo: No; antes si no os arrepentís, todos pereceréis igualmente.” (13: 4-5). Dos veces en este breve intercambio, Jesús llama a la gente a arrepentirse. El arrepentimiento es el tema de su mensaje; de hecho, el verbo aquí no significa un evento de una sola vez. Más bien, llama a las personas a un estilo de vida de arrepentimiento.

Esta escena en el Evangelio de Lucas revela una serie de verdades sobre el arrepentimiento:

–    El arrepentimiento como estilo de vida significa que uno nunca basa su relación con Dios en su bondad, sus obras, su bautismo, su membrecía en la iglesia o cualquier cosa que pueda hacer o haber hecho.


–    El arrepentimiento como estilo de vida significa que las personas buenas se arrepienten de confiar en lo bueno que hacen y que las personas malas se arrepienten de lo malo que hacen. Dios requiere justicia perfecta; por lo tanto, significa que la gente buena se arrepiente de compararse con la gente mala y que la gente mala se arrepiente de compararse con la gente buena. Uno está tan lejos de la perfección como el otro.


–    El arrepentimiento como estilo de vida significa que nadie evalúa su justicia actual con Dios por su comportamiento; más bien, basa su aceptación total ante Dios en la obra de la cruz.


–    El arrepentimiento como estilo de vida significa que uno debe reconocer su indignidad e incapacidad en sí mismo y vivir diariamente en comunión con Él, para que pueda cumplir Su voluntad por Su poder en lugar de la suya.


–    El arrepentimiento como estilo de vida significa que uno camina humildemente con Dios por fe, sabiendo que solo Él le impide caer ahora y perecer en la eternidad.

Preguntas de la lectura cronológica de la Biblia de hoy (Lucas 12: 35-13: 21; Juan 9: 1-41):

    Jesús advierte a sus discípulos que estén atentos. ¿Cuáles son las señales de vigilancia que menciona?


    ¿Qué verdades enseña la higuera estéril sobre Dios? ¿Sobre los creyentes y su trabajo?


    ¿Por qué Jesús les dice a los fariseos: “Si fuerais ciegos, no tendríais pecado; mas ahora, porque decís: Vemos, vuestro pecado permanece.” (Juan 9:41)?