Destacada

La Narrativa que Transforma

Por Iva May el 27 de noviembre

Traducido por Rocío López

#movimientodealfabetizacionbiblicacbt

Así que, hermanos, os ruego por las misericordias de Dios, que presentéis vuestros cuerpos en sacrificio vivo, santo, agradable a Dios, que es vuestro culto racional. No os conforméis a este siglo, sino transformaos por medio de la renovación de vuestro entendimiento, para que comprobéis cuál sea la buena voluntad de Dios, agradable y perfecta. (Rom. 12:1-2).

En los primeros ocho capítulos de su epístola a los romanos, Pablo revela por qué el evangelio de Jesucristo es una buena noticia para los pecadores, por qué es un don de misericordia.


  • El Evangelio es la única esperanza del hombre, el evangelio de Cristo. ”es el poder de Dios para salvación para todos los que creen” (1:16).
  • Todos son pecadores (1:18 – 3:20).
  • El evangelio salva a los pecadores que confían en Cristo (la impotencia de la ley para salvar y la muerte sustitutiva, sepultura y resurrección de Cristo en la salvación, 3:21 – 5:21).
  • El evangelio proporciona poder que produce cambios al transformar a los pecadores en hijos de Dios (el Espíritu Santo, no el que guarda la ley, derrota el pecado, 6:1 – 8:39).


    Existen dos narrativas opuestas por las cuales el hombre vive su vida:

    La narrativa pecaminosa (o patrón) de un mundo que acepta lo que Dios declara como pecado, un mundo que redefine el pecado, diagnosticando el pecado como un trastorno, enfermedad, desequilibrio mental o comportamiento antisocial. El pecado, excusado, aceptado o redefinido, no tiene esperanza de perdón o liberación.

    La narración del evangelio descrita por Pablo, que ofrece la esperanza de la liberación del pecado. Pablo enfatiza que, para vivir en el mundo con su narrativa, el creyente debe operar desde una mente renovada por la narrativa del evangelio. La transformación es segura para la persona cuya mente se renueva y cuyo cuerpo está consagrado al Señor.

    Cuando un pecador se vuelve a Cristo, una descarga de «conocimiento de la Biblia» no ocurre de inmediato para ayudarlo a navegar la vida. A medida se apropia de la narración evangélica diariamente, surge una nueva forma de pensar y operar. Solo entonces el creyente puede entender la voluntad de Dios para su vida: su narración personal dentro de la narración del evangelio.

    Otros creyentes también son parte de la narración del evangelio: “Porque de la manera que en un cuerpo tenemos muchos miembros, pero no todos los miembros tienen la misma función, así nosotros, siendo muchos, somos un cuerpo en Cristo, y todos miembros los unos de los otros.” (12: 4-5). Por lo tanto, Pablo da una serie de instrucciones en Romanos 12:3 – 15:33, todo lo cual requerirá una mente renovada, para navegar esas relaciones.

    La narrativa del Evangelio transforma a los individuos y sus relaciones con los demás. ¡Qué gran historia!

    Preguntas de la lectura cronológica de la Biblia de hoy (Rom. 11:1 – 14:23):

    ¿Cómo deben ver y tratar los creyentes al pueblo judío?
    ¿Cómo deben ver y tratar los creyentes a otros creyentes?
    ¿Cómo deben ver y tratar los creyentes a los funcionarios de gobierno?
    ¿Qué revelan estas responsabilidades sobre el Evangelio?
Destacada

Agradecido por Israel

Por Iva May el 26 de noviembre

Traducido por Rocío López

#movimientodealfabetizacionbiblicacbt

«…que son israelitas, de los cuales son la adopción, la gloria, el pacto, la promulgación de la ley, el culto y las promesas; de quienes son los patriarcas, y de los cuales, según la carne, vino Cristo, el cual es Dios sobre todas las cosas, bendito por los siglos. Amén.” (Rom. 9:4-5).

Fue un buen día en la historia cuando:



  • Dios le habló a Abraham y le prometió que sus descendientes serían una bendición para todas las familias de la tierra (Génesis 12: 3).
  • Jacob declaró que Siloh vendría a través de los descendientes de Judá (49:10).
  • Dios sacó a Israel de Egipto y les dio la ley y una vista previa de Cristo a través del Tabernáculo y el sistema de sacrificios (Éxodo).
  • Dios le prometió al Rey David que nunca le faltaría un descendiente en su trono (2 Sam. 7:13).
  • Dios le habló a Isaías acerca de la «luz para los gentiles» (Is. 42: 6).
  • Dios habló a Jeremías y Ezequiel de un nuevo pacto (Jer. 31: 31-33; Ez. 34: 25-27).
  • Gabriel anunció a una joven virgen que tendría un hijo que heredaría el trono de David (Lucas 1: 32-33).
  • El Padre levantó a Cristo de la muerte y aceptó su ofrenda sustitutiva por el pecado del hombre (2 Cor. 5:21)
  • Cristo comisionó y capacitó a sus discípulos para llevar el evangelio a las partes más remotas de la tierra (Mt. 28: 9-10)
  • Saulo se encontró con el Cristo resucitado e inauguró su ministerio a los gentiles (Hechos 9: 15-16)


    La historia de Israel es la base de nuestra historia; por lo tanto, cada creyente gentil tiene una deuda con Israel.

    Preguntas de la lectura cronológica de la Biblia de hoy (Rom. 8:18 – 10:21):

    Debido a que todavía vivimos en el cuerpo aún por ser redimidos, el Espíritu Santo «nos ayuda en nuestras debilidades». Describe cómo nos ayuda.


¿Cómo deben ver los creyentes las tribulaciones que provienen de vivir en un cuerpo no redimido en un mundo caído?

¿Cómo deben ver los creyentes su papel en este mundo?

Destacada

La Fuerza Gravitacional de la Justicia

Por Iva May el 25 de noviembre

Traducido por Rocío López

#movimientodealfabetizacionbiblicacbt

Sin fuerzas gravitacionales, el hombre flotaría hacia el espacio y hacia la muerte; sin las fuerzas que mantienen las esferas en sus lugares, las estrellas del cielo bombardearían y destruirían la tierra. La vida no podría existir sin el misterio de la gravedad.

Las fuerzas espirituales también existen. Una atracción gravitacional irresistible hacia el pecado ata al hombre a la muerte, «porque la paga del pecado es muerte» (Rom. 6:23), y una atracción gravitacional irresistible hacia la justicia resucitó a Cristo de la tumba.

Pablo explica la gravedad espiritual del pecado y la justicia:


  • Por un acto de desobediencia, Adán y Eva introdujeron la ley ineludible de la gravedad del pecado en el mundo. Esa ley del pecado vive en los corazones de cada hombre, mujer, niño y niña. Los une a la desobediencia, el orgullo y la rebelión. Produce el fruto de la inmoralidad sexual, la codicia, la lujuria, la envidia, el robo, la mentira, el adulterio, la idolatría, etc. Todos están atrapados en sus manos. Pablo declara que todos los controlados por esta fuerza, «no pueden agradar a Dios» (Rom. 8: 8).
  • El Señor Jesús introdujo la ley de la gravedad de la justicia. Era el hombre perfecto, completamente justo y sin restricciones por la ley del pecado. El presentó esa justicia perfecta al Padre en nombre de los pecadores. Dios demostró su aceptación de la presentación de Cristo al resucitar a Cristo de la muerte. Esa fuerza de justicia está disponible para todos los que vienen a Cristo en arrepentimiento y fe: “sabiendo esto, que nuestro viejo hombre fue crucificado juntamente con él, para que el cuerpo del pecado sea destruido, a fin de que no sirvamos más al pecado.  Porque el que ha muerto, ha sido justificado del pecado.” (6:6-7).


    Estos dos “tirones” gravitacionales no tienen el mismo poder, “Porque la ley del Espíritu de vida en Cristo Jesús me ha librado de la ley del pecado y de la muerte” (8:2). La paga del pecado es muerte; por lo tanto, cada hombre muere, pero la muerte, sepultura y resurrección de Cristo han roto el control gravitacional del pecado sobre el hombre y lo ha liberado para caminar en justicia por el poder del Espíritu Santo. Los nacidos de Su Espíritu, «no están en la carne sino en el Espíritu» (8:9).

    La atracción gravitacional del pecado todavía existe, pero el Espíritu de Dios que mora en los espíritus de los creyentes vence esa atracción para que puedan caminar en victoria sobre el pecado. Una lista de «qué hacer y qué no hacer» y una rigurosa autodisciplina no pueden vencer la fuerza descendente de las fuerzas gravitacionales del pecado. Tiene que ser roto por una fuerza mayor. Es solo por el Espíritu que los creyentes, «matan las obras del cuerpo» (8:13) y «se presentan a Dios como vivos de entre los muertos, y sus miembros como instrumentos de justicia para Dios» (6:13).

    “Porque el pecado no se enseñoreará de vosotros; pues no estáis bajo la ley, sino bajo la gracia.” (6:14).

    Preguntas de la lectura cronológica de la Biblia de hoy (Rom. 5:1 – 8:17):

    ¿Cómo se reconcilian los pecadores culpables con Dios?

¿Cómo usa Pablo a Adán y la ley para demostrar la necesidad de salvación? ¿Cómo fue Adán «un tipo de Aquel que había de venir»?

Toda la humanidad desciende de Adán. Todos son pecadores y todos mueren. ¿Cómo afecta lo que Cristo logró en la cruz a aquellos que confían en la muerte sustitutiva de Jesús? (Su relación con el pecado y la ley)

¿Qué hace el Espíritu Santo en y para el hombre que la ley no puede hacer?

Destacada

Ni Nadie Ni Alguien

Por Iva May el 24 de noviembre

Traducido por Rocío López

#movimientodealfabetizacionbiblicacbt

¿Alguna vez te jalaron «la alfombra?» El apóstol Pablo jala la alfombra de debajo de toda la humanidad con su declaración: «No hay justo, ni aun uno» (Rom. 3:10).

En Romanos 2-3, Pablo confronta a los dos grupos que conforman todas las personas del mundo:

Aquellos que nunca han oído hablar de la ley de Dios: «Porque todos los que sin ley han pecado, sin ley también perecerán» (2:12). Aunque no tienen la Ley, su conciencia actúa como ley para ellos: “Porque cuando los gentiles que no tienen ley, hacen por naturaleza lo que es de la ley, éstos, aunque no tengan ley, son ley para sí mismos, mostrando la obra de la ley escrita en sus corazones, dando testimonio su conciencia, y acusándoles o defendiéndoles sus razonamientos» (2:14-15). Todo hombre tiene una conciencia dada por Dios que actúa como un estándar justo. La culpa, el miedo y la vergüenza son evidencias de una conciencia violada. La conciencia revela al hombre su necesidad de un Salvador.


Aquellos que han tenido la ley y la circuncisión de Dios: «y todos los que bajo la ley han pecado, por la ley serán juzgados» (2:12). La ley exige una obediencia perfecta: «porque no son los oidores de la ley los justos ante Dios, sino los hacedores de la ley serán justificados.» (2:13). Ningún hombre guarda la ley perfectamente. La circuncisión no impide que un hombre peque. Por lo tanto, el hombre necesita más que la ley y la circuncisión; él necesita un Salvador.

Tanto la conciencia como la ley responsabilizan a todos los hombres ante Dios, «para que toda boca se cierre y todo el mundo quede bajo el juicio de Dios» (3:19).

Pablo concluye su discurso sobre la terrible situación de todos los hombres,

“Como está escrito: no hay justo, ni aun uno; no hay quien entienda, no hay quien busque a Dios. Todos se desviaron, a una se hicieron inútiles;no hay quien haga lo bueno, no hay ni siquiera uno.» (3:10-12, énfasis agregado).

Afortunadamente, Pablo no deja al hombre ahogado en su pecado y sin esperanza; él arroja un salvavidas: “Pero ahora, aparte de la ley, se ha manifestado la justicia de Dios, testificada por la ley y por los profetas; la justicia de Dios por medio de la fe en Jesucristo, para todos los que creen en él. Porque no hay diferencia… a quien Dios puso como propiciación por medio de la fe en su sangre” (3:21-22, 25, énfasis agregado). Por la fe en Cristo, los pecadores culpables se hacen justos. ¡Escandaloso!

Pablo usa a Abraham como un ejemplo de cómo se ve esta fe. Abraham tenía la promesa de Dios con respecto a un hijo, pero también tenía una esposa estéril, lo que hacía imposible el cumplimiento de esta promesa; sin embargo, «Tampoco dudó, por incredulidad, de la promesa de Dios, sino que se fortaleció en fe, dando gloria a Dios, plenamente convencido de que era también poderoso para hacer todo lo que había prometido» (4:20-21). Para Abraham, tener una promesa de Dios también era tener su cumplimiento. La fe acreditó un hijo al útero estéril de la esposa de Abraham.

Ningún hombre sino Cristo puede producir la justicia que Dios requiere. Entonces, la fe en la muerte de Cristo por nuestros pecados y su resurrección por nuestra justificación atribuye la justicia a nuestras vidas estériles.

Preguntas de la lectura cronológica de la Biblia de hoy (Rom. 2:1 – 4:25):

¿Qué establece Pablo acerca de aquellos que pecan antes de que la ley sea dada y que pecan después de que la ley fue dada? ¿Qué establece él sobre el pueblo judío? ¿Sobre la circuncisión? ¿Sobre el propósito de la ley?


Abraham y la promesa que le dio Dios precedieron a la circuncisión y la ley; sin embargo, Dios lo declaró justo. ¿Cuál fue la base de esa declaración?

¿Cómo demuestra Abraham la justicia basada en la fe?

Destacada

Donaciones Planificadas

Por Iva May el 23 de noviembre

Traducido por Rocío López

#movimientodealfabetizacionbiblicacbt

El dinero es como una “trampa para moscas” en el corazón, y solo el dar libera al corazón de quedar atrapado.

Jesús habla de dinero con frecuencia. Él se da cuenta de los dones de los ricos y de los pobres, «Levantando los ojos, vio a los ricos que echaban sus ofrendas en el arca de las ofrendas. Vio también a una viuda muy pobre, que echaba allí dos blancas.» (Lucas 21:1-2) Él involucra a numerosas personas ricas; tristemente, algunos se alejan mientras los dedos de sus corazones quedan atrapados en el dinero, «Oyendo el joven esta palabra, se fue triste, porque tenía muchas posesiones.» (Mt. 19:22). Otros, sin embargo, abren sus corazones y sus billeteras al Señor Jesús por completo, “Y sucedió que un varón llamado Zaqueo, que era jefe de los publicanos, y rico… Entonces Zaqueo, puesto en pie, dijo al Señor: He aquí, Señor, la mitad de mis bienes doy a los pobres; y si en algo he defraudado a alguno, se lo devuelvo cuadruplicado.» (Lucas 19: 2,8). Jesús conecta el corazón del hombre con los tesoros del hombre: «Porque donde está vuestro tesoro, allí estará también vuestro corazón.» (12:34).

La donación intencional y planificada dice: «Elijo ser capturado por Dios mismo en lugar de ser esclavo del mundo natural, donde gobiernan los apetitos físicos y corporales, donde el dinero significa independencia y poder».

Pablo insta a los creyentes corintios a ahorrar para dar, instruyendo: «Cada primer día de la semana cada uno de vosotros ponga aparte algo, según haya prosperado, guardándolo, para que cuando yo llegue no se recojan entonces ofrendas.» (1 Cor. 16:2). Deben ser dadores intencionales y generosos.

Pablo llevará los dineros entregados por los corintios a Jerusalén, donde serán utilizados en un esfuerzo cooperativo y distribuidos por los líderes para financiar las actividades misioneras de los misioneros de campo. De esa manera, sus ofrendas locales tendrán un impacto en todo el mundo. Los creyentes corintios, por sus dones monetarios, tocarán a los perdidos del mundo conocido; su dinero empoderará a aquellos que están llamados a ir donde los donantes no pueden. Dar elimina las barreras que impiden el éxito de los demás.

Esta escena en Corinto revela una serie de verdades sobre dar y el corazón:


  • Las cosas son el gancho que atrapa el lazo del corazón, como el velcro. Dar rompe ese vínculo y separa el uno del otro.
  • Las personas que no planean dar, no dan.
  • Las oportunidades para apoyar ministerios maravillosos a menudo surgen lo suficientemente rápido como para evitar que quienes no estén preparados contribuyan.
  • Dios diseñó el ministerio para requerir el apoyo del cuerpo de Cristo.



    Preguntas de la lectura cronológica de la Biblia de hoy (1 Cor. 16:1-24; Hechos 19:21 – 20:6; Rom. 1:132)

    ¿Cuál es el procedimiento para dar establece Pablo para la iglesia de Corinto?

¿Qué revela el final de la carta de Pablo a los corintios sobre su relación con sus compañeros de trabajo?

¿Qué conflicto surge en Éfeso cuando la gente deja la idolatría para seguir a Cristo?

¿Cuál fue la motivación principal de Demetrius para crear una conmoción? ¿Qué revela esto acerca de aquellos que promueven la idolatría?

¿Qué revela el párrafo inicial de la carta de Pablo a los santos en Roma sobre la opinión de Pablo sobre sí mismo y la base de su llamado?

La creación muestra claramente el poder eterno y la divinidad de Dios; sin embargo, no puede revelar la justicia de Dios. ¿Cómo, entonces, Dios manifiesta su justicia? ¿Qué actitud en el hombre produce el rechazo de Dios como Creador?

Destacada

Palabras que Edifican


Por Iva May el 22 de noviembre

Traducido por Rocío López }

#movimientodealfabetizacionbiblicacbt

¿Tener sentido?

¿Alentado? Yo tampoco.

Se produce una conversación significativa entre dos personas que comparten el mismo idioma.

Pablo desacredita el «estado» de súper espiritualidad que se obtiene al hablar en lenguas: «Porque el que habla en lenguas no habla a los hombres, sino a Dios; pues nadie le entiende, aunque por el Espíritu habla misterios… El que habla en lengua extraña, a sí mismo se edifica; pero el que profetiza, edifica a la iglesia.” (1 Cor. 14:2, 4). Misterioso no necesariamente implica espiritual o beneficioso.

Comunicar las mejores noticias del mundo en inglés a personas que no hablan inglés es inútil: “Porque hablaréis al aire” (14:9). Imagine encontrar la cura para el cáncer pero no poder comunicar la cura a otros debido a una barrera del idioma. Pablo insta a los creyentes a desear dones que beneficien a todo el cuerpo, «Así también vosotros; pues que anheláis dones espirituales, procurad abundar en ellos para edificación de la iglesia» (14:12) Nadie entiende al que habla en lenguas, pero el don de profecía edifica a los que escuchan. Parece que Pablo implica que aquellos que desean hablar en lenguas están interesados principalmente en su propia edificación, mientras que aquellos que desean el don de profecía están interesados en la edificación de otros.

Las instrucciones de Pablo sobre el don de profecía y el don de lenguas revelan al menos cuatro verdades acerca de los cristianos y los dones espirituales:


  • El cristiano inmaduro desea poco para ministrar a los demás y, por lo tanto, solo desea regalos que sean para su beneficio personal.
  • El cristiano perezoso desea poco para no involucrar a otros en un entorno intercultural al intentar aprender otro idioma para compartir el evangelio, o al menos buscar al Señor para levantar más trabajadores interculturales.
  • El cristiano egoísta e indiferente ve a los que no hablan inglés como una fuga económica e incluso se atreve a orar para que Dios haga algo sobre nuestro problema de «inmigración».
  • El cristiano apático ni siquiera se molesta en compartir las buenas noticias con aquellos que comparten su idioma.



    El cristiano maduro desea lo que beneficia a los demás. Todos deberían tener la oportunidad de escuchar las buenas nuevas de Jesucristo en su idioma al menos una vez. Por lo tanto, desea los dones espirituales que benefician a los demás.

    Preguntas de la lectura cronológica de la Biblia de hoy (1 Cor. 14:1 – 15:58):

    ¿Cómo los dones espirituales de profecía y lenguas benefician al cuerpo? ¿Cómo define Pablo el mensaje del evangelio?

¿Por qué es tan importante el énfasis en la resurrección de Jesucristo?

¿Qué le sucedió a toda la humanidad como resultado del pecado de Adán? ¿Qué pasará con todos aquellos que han puesto su esperanza y confianza en Jesucristo?

¿Cómo demuestra Pablo su propia creencia en la resurrección?

Destacada

La Visión de Pablo acerca de las Mujeres en el Ministerio

Por Iva May el 21 de noviembre

Traducido por Rocío López

#movimientodealfabetizacionbiblicacbt

Dios llama y da dones a las mujeres para el ministerio, pero establece parámetros para operar. Las mujeres están tentadas a expandir su ministerio más allá de los parámetros de Dios, y los hombres están tentados a restringir esos parámetros. Pablo aborda esos parámetros en varias de sus epístolas (1 Cor. 11; 1 Tim. 2).

Pablo permite a las mujeres orar y profetizar en la asamblea local con sus cabezas cubiertas, un símbolo de estar bajo autoridad (1 Cor. 11:5-16). Sin embargo, en 1 Timoteo, Pablo declara: “La mujer aprenda en silencio, con toda sujeción. Porque no permito a la mujer enseñar, ni ejercer dominio sobre el hombre, sino estar en silencio.” (2:11-12). Pablo no se contradice en 1 Timoteo. Las mujeres no deben ser «rebeldes» en una asamblea abierta, y las mujeres casadas deben diferir a sus esposos en una asamblea abierta; no deben actuar como una autoridad sobre sus esposos.

Las mujeres que toman posiciones de autoridad sobre sus esposos en la asamblea abierta se rebelan contra el orden estratificado de Dios. El ejercicio de autoridad de Eva y la renuncia de Adán del papel de líder en el jardín del Edén trajeron el desastre. Pablo no niega a las mujeres un papel en el ministerio, pero sí define parámetros para ellas, por su bien y por el bien de la asamblea abierta. Una mujer debe ser, ante todo, una aprendiz; y los alumnos no interrumpen ni toman el control.

En la conclusión de la epístola de Pablo a los romanos, elogia a Febe por su servicio a la iglesia en Cencrea y luego saluda a veintiséis líderes que sirvieron entre los santos en Roma. Aparentemente, Febe ha jugado un papel muy importante en ayudar a Pablo y a otros. Pablo no solo elogia su servicio a los santos en Roma, sino que le confía la entrega de su epístola. Un teólogo señala la importancia de que Pablo confíe su epístola a Febe: «Febe llevó bajo los pliegues de su túnica todo el futuro de la teología cristiana».

Pablo destaca las contribuciones del ministerio de nueve mujeres, cuatro de las cuales se describen como «trabajando duro»; tres se mencionan como parte de una pareja:


  • Priscila (Rom. 16:3) – Muchos teólogos sugieren que Pablo menciona a Priscila primero porque ella tiene dones para hablar.
  • María (16:6) – «trabajó mucho»
  • Junias (16: 7) – Parte del equipo de marido y mujer que están encarcelados con Pablo por la fe. Ella y su esposo son considerados «notables entre los apóstoles».
  • Trifena y Trifosa (16:12) – Hermanas «que han trabajado en el Señor»
  • Pérsida (16:12) – «trabajó mucho»
  • La madre de Rufo (16:13) – cuidó a Pablo como un «hijo»
  • Julia (16:15) – Aparentemente la esposa en otro equipo de marido y mujer
  • Hermana de Nereo (v. 15) – un santo


    La lista de Pablo en Romanos 16 demuestra su gran respeto por las mujeres que han servido junto a él por el bien del evangelio.

    Curiosamente, Pablo solo usa la frase, «trabajó mucho en el Señor» tres veces en esta lista, ¡y todo para describir a las mujeres! Quizás fue para afirmar la contribución de las mujeres al evangelismo y la plantación de iglesias.

    Preguntas de la lectura cronológica de la Biblia de hoy (1 Cor.11:2 – 13:13):

    ¿Qué simbolizan el pan y el vino de la Cena del Señor? ¿Cómo han corrompido los creyentes corintios la Cena del Señor?


Dios asignó a Moisés, Aarón, los levitas, Bezalel y los demás artesanos con tareas específicas en el desierto. También nombró líderes sobre grupos de cincuenta, cien y mil. ¿Qué sucede en el vacío de organización y liderazgo? Del mismo modo, Él regala y nombra líderes en la iglesia. ¿Cómo se ven los diversos miembros de la iglesia local? ¿Cuál es el pegamento que une esa diversidad dentro del cuerpo?

Destacada

Diversión para Mí, Perjudicial para Otros

Por Iva May el 20 de noviembre

Traducido por Rocío López

#movimientodealfabetizacionbiblicacbt

«Pues, pecando contra los hermanos e hiriendo su débil conciencia, contra Cristo pecáis.» (1 Cor. 8:12).

Nuestra familia disfruta jugando a las cartas, así que cuando tenemos una reunión en nuestra casa, el juego de cartas simplemente sucede.

Hace un par de años, nuestra familia invitó a un grupo de adultos solteros a divertirse y compartir. Terminamos jugando cartas.

Una joven trajo a un amigo que no conocíamos; ni sabíamos que este joven creyente era un jugador compulsivo en recuperación.

Puedes ver el problema en desarrollo.

Estábamos jugando a las cartas, pero no jugando con las cartas. ¡Bueno, más tarde descubrimos que se salió del carril! Después de salir de nuestra casa, volvió a apostar.

Si hubiéramos sabido que él vendría y que tenía un problema con el juego, habríamos planeado otra actividad por completo. ¿Quién sabe?

Nuestro juego de cartas no estuvo mal; fue un error hacerlo ese día cuando ese hermano estaba en nuestra casa. Si hubiéramos sabido sobre su problema y hubiéramos jugado a las cartas de todos modos, habríamos pecado contra Cristo y nuestro hermano: “Y por el conocimiento tuyo, se perderá el hermano débil por quien Cristo murió. De esta manera, pues, pecando contra los hermanos e hiriendo su débil conciencia, contra Cristo pecáis.” (8:11-12). Lamentablemente, no lo sabíamos, y contribuimos a su caída.

Eso es algo de lo que Pablo está hablando en 1 Corintios 8, excepto que el problema no son las cartas sino las estatuas talladas y la carne ofrecida a los ídolos. Lo que algunas personas sabían y adoraban como ídolos a los que ofrecían sacrificios, otras lo conocían solo como estatuas talladas y una fuente de proteínas, sin ninguna connotación religiosa. Dos puntos de vista, uno corrupto y el otro inocente.

Ver a otro creyente comer carne ofrecida a un ídolo puede hacer que un creyente más débil, cuyo trasfondo incluye la adoración de ídolos, vuelva a la adoración de ídolos. La carne puede no significar nada para ti, pero lo que no significa nada para ti puede significar algo dañino para otro. Su problema se convierte en tu problema si contribuyes a su problema: «Pero mirad que esta libertad vuestra no venga a ser tropezadero para los débiles.» (1 Cor. 8:9).

Como no teníamos conocimiento previo, hicimos que un hermano tropezara. Me pone triste. Si solo lo hubiéramos sabido. Nuestra libertad se convirtió en el cautiverio de otra persona.

Esa experiencia hizo que nuestra familia fuera muy sensible al juego de cartas. Tal vez esta actividad divertida debería seguir siendo una actividad familiar y de amigos cercanos, para que siga siendo divertida para nosotros e inofensiva para los demás.

Preguntas de la lectura cronológica de la Biblia de hoy (1 Cor. 8:1 – 11:1):

¿Cómo aplica Pablo la verdad sobre ofender a otros en el capítulo 9?


¿Qué historias del Antiguo Testamento usa Pablo para ilustrar la vulnerabilidad del hombre? ¿Qué revelan estas historias sobre la naturaleza humana? ¿Sobre las consecuencias de la falta de moderación?

Destacada

Inmoralidad Sexual, el Cuerpo y el Reino de Dios

Por Iva May el 19 de noviembre

Traducido por Rocío López

#movimientodealfabetizacionbiblicacbt

No es políticamente correcto cuestionar la sexualidad de nadie o «llamar» a otro creyente por el pecado sexual. Sin embargo, el apóstol Pablo no tenía miedo de abordar la inmoralidad sexual o cualquier otro pecado practicado por alguien en la iglesia. Él instruyó a los creyentes corintios a que se disociaran de aquellos que afirman conocer a Cristo, pero que practican el pecado: “Más bien os escribí que no os juntéis con ninguno que, llamándose hermano, fuere fornicario, o avaro, o idólatra, o maldiciente, o borracho, o ladrón; con el tal ni aun comáis.” (1 Cor. 5:11). ¡Habla de intolerante!

La visión de Pablo de un Dios santo, su reino y la redención dicta su respuesta a las prácticas pecaminosas: «¿No sabéis que los injustos no heredarán el reino de Dios? No erréis; ni los fornicarios, ni los idólatras, ni los adúlteros, ni los afeminados, ni los que se echan con varones ni los ladrones, ni los avaros, ni los borrachos, ni los maldicientes, ni los estafadores, heredarán el reino de Dios» (6:9-10).

El reino de Dios pertenece a aquellos que han sido «lavados, ya habéis sido santificados, ya habéis sido justificados en el nombre del Señor Jesús, y por el Espíritu de nuestro Dios.» (6:11). Cuando los pecadores vienen a Cristo, Él viene a ellos por medio del Espíritu Santo. Él dedica sus cuerpos físicos como su templo: “¿O ignoráis que vuestro cuerpo es templo del Espíritu Santo, el cual está en vosotros, el cual tenéis de Dios, y que no sois vuestros? Porque habéis sido comprados por precio; glorificad, pues, a Dios en vuestro cuerpo y en vuestro espíritu, los cuales son de Dios.” (6:19-20).

Jesús murió para liberar a los pecadores culpables, para liberarlos de la culpa del pecado y de la práctica de comportamientos pecaminosos. Las personas de este mundo son inmorales, codiciosos, estafadores e idólatras, pero las «nuevas criaturas en Cristo» deberían ser diferentes en cuanto a estilo de vida y comportamiento. Pablo establece firmemente que nadie que se llame a sí mismo hermano practica continuamente la inmoralidad sexual, avaricia, etc. (Ef. 5:3-7; I Cor. 6:9-10).

Para que no pienses que Pablo actuó con más dureza que Cristo contra los cristianos profesos que viven en pecado, considera las palabras de Jesús: «Pero los cobardes e incrédulos, los abominables y homicidas, los fornicarios y hechiceros, los idólatras y todos los mentirosos tendrán su parte en el lago que arde con fuego y azufre” (Apocalipsis 21: 8), y «Mas los perros estarán fuera, y los hechiceros, los fornicarios, los homicidas, los idólatras, y todo aquel que ama y hace mentira.» (22:15).

A medida que el Evangelio se diluye más en nuestros días, la iglesia se vuelve más amable que Dios con los miembros de la iglesia que son culpables. Es por eso que la actividad sexual, la codicia, los comportamientos adictivos, etc. abundan en la iglesia de hoy. La iglesia debe liderar el camino en arrepentimiento y quebrantamiento, en disciplinar a sus miembros por prácticas pecaminosas y en restaurar a los que se arrepienten.

El reino de Dios pertenece a las personas del reino, no a las personas perfectas, sino a las personas imperfectas cuya reorientación hacia Cristo de las prácticas pecaminosas las cambia. Son más que cuerpos físicos con impulsos pecaminosos; Son templos en los que Dios habita.

Preguntas de la lectura cronológica de la Biblia de hoy (1 Cor. 4:1 – 7:40):

Describa la relación de Pablo y Apolos. ¿Cuál es la opinión de Pablo sobre sí mismo?


¿Qué enseña Pablo sobre el matrimonio cristiano y el sexo? ¿Sobre cristianos casados con incrédulos?

Destacada

Una Iglesia Joven en una Ciudad Pagana

Por Iva May el 18 de noviembre

Traducido por Rocío López

#movimientodealfabetizacionbiblicacbt

Corinto es una ciudad llena de comerciantes, artistas, filósofos, atletas y ex soldados, muchos de los cuales son sexualmente inmorales e idólatras. En esta mezcla, armado solo con el evangelio de Jesucristo, Pablo, el iniciador de iglesias, supera en número a 600,000.

La única esperanza de los corintios es el Evangelio; por lo tanto, sin moderación por la corrección política y sin elocuencia y aliteración, Pablo predica el Evangelio y planta una iglesia. Es a esta banda de creyentes (antes todo lo que puedas imaginar) que Pablo escribe dos de sus cartas más largas: «a la iglesia de Dios que está en Corinto, a los santificados en Cristo Jesús, llamados a ser santos con todos los que en cualquier lugar invocan el nombre de nuestro Señor Jesucristo, Señor de ellos y nuestro” (1 Cor. 1:2). ¡Los llama santos!

Los santos difieren de otros corintios. Por lo tanto, Pablo pasa los primeros cuatro capítulos de su primera carta a los creyentes corintios demostrando que la entrada del Evangelio exige una salida de la división y la confianza en la sabiduría mundana:

División y Unidad – Los santos no se miden por o contra otros creyentes; afirman y aprecian las diferencias entre ellos y los demás.

“Os ruego, pues, hermanos, por el nombre de nuestro Señor Jesucristo, que habléis todos una misma cosa, y que no haya entre vosotros divisiones, sino que estéis perfectamente unidos en una misma mente y en un mismo parecer.» (1:10). Pablo reprende a los creyentes por formar grupos basados en sus maestros favoritos y los llama por sus celos y disputas. Él desafía sus lealtades basadas en la personalidad:

  • «Soy de Pablo» – el ex perseguido y asesino (estos seguidores prefieren ser llamados «fuera de la caja» o no conformistas)
  • «Soy de Apolos» – el predicador de enseñanza culta y elocuente (estos seguidores se consideran la élite intelectual)
  • «Soy de Cefas» – el predicador audaz y colorido (Estos seguidores disfrutan de aquellos que «lo dicen como es»)
  • “Yo soy de Cristo», el líder del movimiento (sus seguidores son realmente espirituales y tienen poco tiempo para Pablo, Apolos o Pedro)

    Puesto que Cristo no está dividido, sus seguidores deben estar unidos, “porque aún sois carnales; pues habiendo entre vosotros celos, contiendas y disensiones, ¿no sois carnales, y andáis como hombres?” (3:3).

    Sabiduría mundana: los santos valoran la predicación de la cruz, confían solo en Cristo para la salvación y valoran la iluminación dada por el Espíritu Santo.

    «Porque la palabra de la cruz es locura a los que se pierden; pero a los que se salvan, esto es, a nosotros, es poder de Dios.» (1:18). «Pues ya que en la sabiduría de Dios, el mundo no conoció a Dios mediante la sabiduría, agradó a Dios salvar a los creyentes por la locura de la predicación.» (1:21) La sabiduría mundana no ha «salvado» a los corintios de sus pecados y la sabiduría mundana no pueden madurarlos en la fe. Por lo tanto, Pablo anuncia que la sabiduría de Dios es revelada por el Espíritu, no «descifrado» por el razonamiento humano: «Y nosotros no hemos recibido el espíritu del mundo, sino el Espíritu que proviene de Dios, para que sepamos lo que Dios nos ha concedido” (2:12); “Pero el hombre natural no percibe las cosas que son del Espíritu de Dios, porque para él son locura, y no las puede entender, porque se han de discernir espiritualmente.”(2:14).

    Pablo confía en el poder del evangelio para salvar; por eso predica el evangelio de Jesucristo. Pablo confía en la capacidad del Espíritu para madurar creyentes; por lo tanto, predica en contra de ser «no sea que por causa de uno, os envanezcáis unos contra otros.» (4: 6).

    Convertirse en «seguidores» de ciertos maestros y confiar en la sabiduría mundana inhibe el crecimiento espiritual.

    Preguntas de la lectura cronológica de la Biblia de hoy (Hechos 18:24 – 19:20; 1 Cor. 1:1 – 3:23):

    Pablo encuentra la sinagoga local en cada ciudad que ingresa. Describa lo que sucede con Pablo en Éfeso (Hechos 19: 8-20). ¿Qué precipita el éxito de su ministerio allí?
Destacada

Vivir en Horas Extras

Por Iva May el 17 de noviembre

Traducido por Rocío López

#movimientodealfabetizacionbiblicacbt

Ver un juego en tiempo extra, especialmente durante un juego de final de temporada, mantiene a los espectadores y jugadores igualmente nerviosos. Sin embargo, ver una repetición de un evento deportivo pasado en el que ya se conoce el resultado es mucho más relajante.

La tensión aumenta a medida que los seguidores de Jesús en todo el mundo hacen preguntas como: «¿Estamos viviendo en los últimos días?» y, «¿Nos estamos moviendo hacia un gobierno y un líder mundial?” “¿Cuándo volverá Cristo por los elegidos?”

Los creyentes del primer siglo vivieron en tiempos turbulentos y su entorno político los llevó a hacer preguntas similares. Pablo se dirige a sus temores y calma sus corazones asegurándoles que el resucitado, el Señor Jesucristo, algún día intervendrá «Y entonces se manifestará aquel inicuo, a quien el Señor matará con el espíritu de su boca, y destruirá con el resplandor de su venida” (2 Tes. 2: 8).

Pablo ofrece una serie de verdades que calman el turbulento corazón:

  • ¡Los problemas vendrán! Pero Dios pagará a los que molestan a su pueblo: «Porque es justo delante de Dios pagar con tribulación a los que os atribulan” (1:6). Ese conocimiento asegura a los que sufren a manos de otros que Dios los vengará.
  • El descanso de los problemas no se experimentará mientras el hombre esté en la tierra: «y a vosotros que sois atribulados, daros reposo con nosotros, cuando se manifieste el Señor Jesús desde el cielo con los ángeles de su poder, en llama de fuego, para dar retribución a los que no conocieron a Dios, ni obedecen al evangelio de nuestro Señor Jesucristo” (1: 7-8). Por lo tanto, los seguidores de Cristo deben desarrollar músculos de resistencia y esperar a que llegue el día.
  • La venida de Cristo es segura: «los cuales sufrirán pena de eterna perdición, excluidos de la presencia del Señor y de la gloria de su poder cuando venga en aquel día para ser glorificado en sus santos y ser admirado en todos los que creyeron» (1:9-10).
  • Surgirán engañadores cuyos mensajes asustarán a la mente, y algunos caerán. Sin embargo, su caída no debería socavar la fe de los creyentes genuinos. Deberían amar y aferrarse a la verdad. Pablo aclara que es por eso que los que perecen, perecen: “inicuo cuyo advenimiento es por obra de Satanás, con gran poder y señales y prodigios mentirosos, y con todo engaño de iniquidad para los que se pierden, por cuanto no recibieron el amor de la verdad para ser salvos.” (2:9-10).


    Los seguidores de Cristo a veces pueden sentir que están viviendo en «horas extras» espirituales, pero no deben permitir que el miedo gobierne sus corazones. El final es seguro y cercano. ¡Él vendrá otra vez!

    Deje que la fe genuina en Él desplace el miedo que surge en su corazón durante tiempos difíciles, y recuerde las palabras del salmista «En el día que temo, yo en ti confío» (Salmo 56:3).

    Preguntas de la lectura cronológica de la Biblia de hoy (1 Tes. 5:12-28; 2 Tes. 1:1-3: 18; Hechos 18:4-23):

    ¿Cómo invita o incluye Pablo a los creyentes de Tesalónica en su ministerio?


¿Por qué Pablo advierte a los creyentes sobre la ociosidad y la vida apropiada?


¿Qué le revela el Señor a Pablo con respecto a Corinto? ¿Cómo protege a Pablo y su ministerio allí?

Destacada

Pablo y un Grupo de Personas No Alcanzadas

Por Iva May el 16 de noviembre

Traducido por Rocío López

#movimientodealfabetizacionbiblicacbt

Pablo se encuentra con un grupo de filósofos e idólatras epicúreos y estoicos no alcanzados en Atenas. Para ellos, como con todos los pueblos no alcanzados, les enseña sobre «Jesús y la resurrección» es «extraña» y «rara» (Hechos 17:18, 20).

La conversación de Pablo con los atenienses demuestra cómo involucrar a un grupo de personas no alcanzadas:

  • Pablo comienza desde el inicio de la historia, con el Creador y su creación: «El Dios que hizo el mundo y todas las cosas que en él hay, siendo Señor del cielo y de la tierra, no habita en templos hechos por manos humanas» (Hechos 17:24). Desde que creó el mundo, ningún lugar en este mundo puede contenerlo.
  • Pablo señala la futilidad de la idolatría, que Dios «no habita en templos hechos por manos humanas, ni es honrado por manos de hombres, como si necesitase de algo; pues él es quien da a todos vida y aliento y todas las cosas.» (17: 25-26). Como existió antes de tiempo, ninguna imagen hecha por el hombre podría capturar su esencia.
  • Pablo introduce el tema de los orígenes, «Y de una sangre ha hecho todo el linaje de los hombres, para que habiten sobre toda la faz de la tierra” (17:26), que todos los grupos de personas descienden de un hombre.
  • Pablo valida su búsqueda, pero declara que se han quedado cortos ante Aquel a quien han estado buscando, «para que busquen a Dios, si en alguna manera, palpando, puedan hallarle, aunque ciertamente no está lejos de cada uno de nosotros» (17:27).
  • Pablo apela a su razonamiento exaltando a Dios y repudiando las imágenes hechas por el hombre: “Siendo, pues, linaje de Dios, no debemos pensar que la Divinidad sea semejante a oro, o plata, o piedra, escultura de arte y de imaginación de hombres (17:29).
  • Pablo predica el arrepentimiento y el juicio, «Pero Dios, habiendo pasado por alto los tiempos de esta ignorancia, ahora manda a todos los hombres en todo lugar, que se arrepientan» (17:30).
  • Pablo proclama un día de juicio y Jesús como el Juez designado, «por cuanto ha establecido un día en el cual juzgará al mundo con justicia» (17:31)
  • Pablo presenta la resurrección de Cristo como prueba de la deidad de Cristo: «dando fe a todos con haberle levantado de los muertos.» (17:31).


    Pablo es culturalmente sensible. Él usa las creencias de los demás como un puente para compartir el Evangelio. Pablo, sin embargo, no se siente intimidado por las creencias idólatras de los atenienses. Él simple y audazmente desmantela la idolatría por lo que es, muchos pasos por debajo de su destino de conocer a Dios a través de Jesucristo Su Hijo.

    Preguntas de la lectura cronológica de la Biblia de hoy (Hechos 17:16 – 18:3; 1 Tes. 1:1 – 5:11):

    ¿Cuál es el propósito de la carta de Pablo a los creyentes de Tesalónica?


Describa la relación de Pablo con los creyentes de Tesalónica.


¿Qué comunica Pablo sobre Dios a los creyentes de Tesalónica? ¿Sobre su paseo? ¿Sobre la resurrección?

Destacada

Preparación para la Guerra

Por Iva May, 8 de diciembre

Traducido por Rocío López

#movimientodealfabetizacionbiblicacbt


Un terrorista entró en el jardín del Edén para capturar el corazón y el alma del hombre. Adán y Eva sucumbieron al enemigo cuando no pudieron apropiarse de la Palabra de Dios, alzar el escudo de la fe y enfrentarse a él. Lamentablemente, no se dieron cuenta de la importancia de ese momento, y condenaron a toda la humanidad a la esclavitud bajo el dominio del pecado y del enemigo. Una promesa con respecto al Redentor (Génesis 3:15) formó su única esperanza, y el primer sacrificio de Dios en el jardín representaba esa redención.

El apóstol Pablo describe la lucha por la fe en un mundo caído: «Ponte toda la armadura de Dios, para que puedas resistir las artimañas del diablo» (Ef. 6:11). El enemigo, el armamento y el campo de batalla no han cambiado en milenios. No estar preparado es estar indefenso y derrotado.

Pablo describe al enemigo, como el soldado preparado y la batalla en Efesios 6:10-20:

El enemigo —utiliza “artimañas” (6:11) —emplea preguntas y hace declaraciones para crear dudas sobre el carácter de Dios y la veracidad de su palabra. Sus tácticas provienen directamente de Génesis 3:1-5: “¿Ha dicho Dios realmente?… Seguramente no morirás. Porque Dios sabe que en el día que comas se te abrirán los ojos y serás como Dios…» El enemigo no ha cambiado su estrategia. Lo que funcionó entonces funciona ahora. Todavía lanza dardos de destrucción de fe y fuego para cuestionar la bondad del carácter de Dios y la veracidad de su palabra.

El soldado preparado y la batalla – «Por lo tanto, toma toda la armadura de Dios, para que puedas resistir en el día malo, y después de haber hecho todo, estar de pie» (Efesios 6:13). Pablo describe al soldado efectivo como una persona disciplinada:


  • Pasiones contenidas: «Párate, pues, ceñiéndote la cintura con la verdad» (6:14). Eva tomó la decisión de comer del fruto prohibido basándose en el atractivo para los ojos y el estómago: «Entonces, cuando la mujer vio que el árbol era bueno para la comida, que era agradable a la vista, y un árbol deseable como sabio, ella tomó su fruto y comió. Ella también le dio a su esposo con ella, y él comió” (Génesis 3:6). Por lo tanto, la verdad revelada se volvió secundaria a los apetitos atraídos y desenfrenados.
  • Corazón protegido, «habiéndose puesto el pectoral de la justicia» (Ef. 6:14). Adán y Eva fueron creados a imagen de Dios, pero abandonaron esa posición ante Dios a cambio de ser «como Dios, conociendo el bien y maldad” (Génesis 3:5). La justicia es producida por Dios, no producida por el hombre; por lo tanto, el corazón debe protegerse contra los pensamientos suicidas de justicia propia.
  • Vivir intencionalmente, «y calzar los pies con la preparación del evangelio de la paz» (Ef. 6:15). Caín se rebeló contra la verdad y estableció un camino muy usado por la mayoría de la humanidad: aquellos que viven fuera de la presencia de Dios, que «roban, matan y destruyen» como su padre (Jn. 10:10; 1 Jn. 3:10-12). Sin embargo, Abel estableció un camino donde los hombres vivían a la luz de la promesa de redención de Dios, donde pocos han pisado. El soldado vive para compartir el evangelio de Cristo.
  • Apropiación de la fe, «sobre todo, tomando el escudo de la fe con el cual podrás apagar todos los dardos ardientes del maligno» (Ef. 6:16). La fe viene al escuchar la palabra de Dios (Rom. 10:17); por lo tanto, saber y apropiarse de lo que Dios ha declarado claramente crea un escudo de defensa antimisiles alrededor del creyente, que apaga el fuego de los dardos del enemigo. ¡Debemos apropiarnos de la verdad!
  • Mente renovada, «Y toma el casco de la salvación» (Ef. 6:17). La mente, naturalmente, pasa al pensamiento pecaminoso; por lo tanto, se debe desarrollar un nueva disciplina, donde los pensamientos errantes son llevados cautivos a la obediencia a Cristo (2 Cor. 10:3-5).
  • Uso ofensivo de la Palabra, «la espada del Espíritu, que es la palabra de Dios» (Ef. 6:17). Conocer algunos versos aquí y allá limita al soldado en su habilidad para golpear al enemigo con un golpe mortal. Sin embargo, conocer todo el consejo de Dios le da al creyente un arsenal del cual extraer. Todo creyente debe tener una sólida comprensión de quién es Dios, quién es él o ella en Cristo y qué historia se está desarrollando en el campo de batalla de hoy.


    ¡Un soldado bien armado ora con autoridad y experimenta una gran victoria!

    Preguntas de la lectura cronológica de la Biblia de hoy (Ef. 5:15 – 6:24; Col. 1:1-23):

    ¿Cuáles son los componentes de la oración de Pablo en Colosenses 1:9-12? ¿Cómo se relacionan estos componentes con la descripción que hace Pablo del soldado y su batalla en Efesios 6?
Destacada

La Gloriosa Providencia de Dios

Por Iva May el 15 de noviembre

Traducido por Rocío López

#movimientodealfabetizacionbiblicacbt

El conflicto ocurre cuando Pablo rechaza la propuesta de Bernabé de que Juan Marcos los acompañe en su segundo viaje misionero, para visitar a aquellos que respondieron al Evangelio en su viaje anterior. Pablo insiste en que Juan Marcos no los acompañe: «que no se lleven con ellos al que se había apartado de ellos en Panfilia y no había ido con ellos a la obra» (Hechos 15:38). Debido a la deserción anterior de Juan Marco, Pablo no puede imaginar que él sea una ayuda en el segundo viaje misionero. Bernabé llevó a Juan Marcos con él a Chipre, y Pablo llevó a Silas con él a Siria y Cilicia; van por caminos separados. Conflicto. La división de un equipo de misioneros en dos.

En el momento de la partida, ninguno de los dos equipos sabe lo que les espera. ¡La Providencia de Dios le ahorra a Juan Marcos quien espiritualmente no estaba preparado para esa experiencia!

Una situación tensa se desarrolla en la ciudad de Filipenses cuando una esclava que posee un espíritu de adivinación es liberada: “Pero viendo sus amos que había salido la esperanza de su ganancia, prendieron a Pablo y a Silas, y los trajeron al foro, ante las autoridades… y los magistrados, rasgándoles las ropas, ordenaron azotarles con varas. Después de haberles azotado mucho, los echaron en la cárcel” (Hechos 16:19, 22-23).

¡Pablo y Silas respondieron orando y cantando! Sus oraciones y cantos causaron un terremoto y crearon una oportunidad para compartir el Evangelio, y el guardián de la prisión y su familia llegaron a la fe en Cristo.

¡Imagínense la respuesta de Juan Marcos cuando se enteró de la golpiza y el encarcelamiento de Pablo y Silas! ¡Imagínense su gratitud por haberse librado de esa «aventura» antes de estar listo!

Esta escena revela una serie de verdades sobre el rechazo, el conflicto ministerial y la providencia:


  • Ser «devaluado», «pasado por alto» o «rechazado» por el Apóstol Pablo debió lastimar a Juan Marcos tremendamente, pero es a través de esa división y dolor que Dios salva a Juan Marcos de una situación para la que no estaba preparado. Más tarde, sin embargo, Pablo reconoce el valor de Juan Marcos: «Toma a Marcos y tráele contigo, porque me es útil para el ministerio.» (2 Timoteo 4:11).
  • Algunas oportunidades de ministerio exigen personas de piel dura que respondan a las dificultades con la oración y el canto, con madurez espiritual. El rechazo puede ser la demora de Dios, para desarrollar una mayor madurez y utilidad. Por lo tanto, los sentimientos heridos y la amargura de ser pasados por alto deben dejarse de lado. Alguien dijo una vez: «¡Ay de quien salta al ministerio antes de que esté listo!» Dios sabe cuándo una persona está lista y lo protege cuando no lo está.
  • ¡A veces los hombres de Dios no están de acuerdo! Ese desacuerdo, sin embargo, no necesariamente prohíbe a ninguno de los hombres del ministerio fructífero. Un equipo se convierte en dos y expande el reino exponencialmente. Además, ninguno de los dos degrada al otro, lo que habría causado un gran daño a todos los involucrados.
  • Dios llama a los hombres a varias posiciones en diferentes momentos; por lo tanto, la competencia en el ministerio revela inmadurez e inseguridad. Los creyentes inmaduros e inseguros no entienden la verdad sobre el ministerio: “Porque somos hechura suya, creados en Cristo Jesús para buenas obras, las cuales Dios preparó de antemano para que anduviésemos en ellas.” (Ef. 2:10). Por lo tanto, los seguidores de Cristo pueden confiar en que Dios se cruza providencialmente en sus vidas con los demás y supervisa su proceso de maduración a través de la promoción y la degradación.


    Preguntas de la lectura cronológica de la Biblia de hoy (Hechos 15:22 – 17:15):

    Describa la relación ministerial entre Bernabé y Silas antes de su separación en el ministerio. ¿Qué revela esto acerca de su relación? ¿Su madurez espiritual?


Describa el proceso que Dios usa para guiar a Pablo a los lugares donde está trabajando.


¿Qué nueva asociación ministerial se forma durante el segundo viaje misionero de Pablo? ¿Qué revela esto sobre el ministerio?

Destacada

El Conflicto Acompaña al Evangelio

Por Iva May el 14 de noviembre

Traducido por Rocío López

#movimientodealfabetizacionbiblicacbt

Dos tipos de conflicto ocurren en la iglesia primitiva: un conflicto sobre doctrina y otro conflicto sobre estrategia de misión y personal.

Las distinciones culturales a menudo causan conflictos entre los grupos de personas. La iglesia primitiva enfrenta este conflicto cuando los creyentes de diversos orígenes se unen, y algunos creyentes judíos con antecedentes fariseos demandan que los creyentes con antecedentes gentiles sean circuncidados y cumplan la ley, “Es necesario circuncidarlos y ordenarles que cumplan la ley de Moisés” (Hechos 15:5).

La disputa es resuelta por las Escrituras cuando los apóstoles y los ancianos se reúnen para resolver el problema. Después de escuchar a Pedro, Bernabé y Pablo testificar de los gentiles respondiendo al evangelio, Santiago recurre al libro de Amós para validar la fe de los gentiles:
 “Y con esto las palabras de los profetas concuerdan, tal como está escrito: Después de esto volveré y reconstruiré el tabernáculo de David, que esta caído Y repararé sus ruinas,
Y lo volveré a levantar, Para que el resto de los hombres busque al Señor, Y todos los gentiles, sobre los cuales es invocado mi nombre, Dice el Señor, que hace conocer todo esto desde tiempos antiguos.” (15:15-18)

El concilio escribió una carta y formó una delegación para comunicar a los gentiles que están justificados por la fe y liberados de la ley y la circuncisión. Sin embargo, deben abstenerse de las prácticas culturales aceptadas de los gentiles “se les escribe que se aparten de las contaminaciones de los ídolos, de fornicación, de ahogado y de sangre.» (15:20).

Otro conflicto surge sobre la estrategia de la misión y el personal del ministerio. Pablo planea visitar a los hermanos en las ciudades donde él y Bernabé habían predicado el Evangelio en su primer viaje misionero. Bernabé quiere incluir a Juan Marcos, pero Pablo se niega a permitirle unirse a su equipo debido a la deserción previa de Marcos. “Y hubo tal desacuerdo entre ellos, que se separaron el uno del otro; Bernabé, tomando a Marcos, navegó a Chipre, y Pablo, escogiendo a Silas… pasó por Siria y Cilicia» (15:39-41). Un equipo se convierte en dos equipos.

Silas está mejor preparado que Juan Marcos para lo que les espera en su camino. Pablo y Silas son atacados por una multitud por predicar el evangelio; son despojados, golpeados y encarcelados. La providencia de Dios evita que Juan Marco experimente tal brutalidad por el bien del Evangelio hasta que haya madurado aún más en la fe.

Dos verdades emergen cuando la iglesia primitiva, con los diversos antecedentes de sus miembros, procesa el mensaje del evangelio:


  • Los adherentes a la fe difieren culturalmente, y eso a veces causa conflicto, pero todos los creyentes están sujetos a las Escrituras. En el análisis final, solo las Escrituras resuelven las disputas doctrinales.
  • Las personas difieren en la filosofía y metodología de la misión, y eso causa conflicto. Ese conflicto solo se resuelve cuando ambas partes siguen su propio camino. Dios obviamente bendice el trabajo de ambos «equipos misioneros».


    Preguntas de la lectura cronológica de la Biblia de hoy (Gálatas 3: 24-6: 18; Hechos 15: 1-21):

    ¿Qué analogía usa Pablo para describir el propósito de la ley y la justicia basada en la fe?


Pablo contrasta al hijo de Sarah con el de la esclava Agar. Si Ismael representa lo mejor que la carne puede producir, ¿qué representa Isaac?


¿Qué palabra da Abraham para enseñar la esclavitud de la justicia basada en el desempeño?


¿Qué, o más bien, quién reemplaza la ley en la vida del creyente?


Haga una lista de los contrastes entre quienes viven según la carne y quienes viven según el Espíritu. ¿Qué hace el Espíritu por el hombre que la ley no puede hacer?


¿Qué caracteriza las relaciones de quienes siembran para el Espíritu?

Destacada

Legalismo Expuesto

Por Iva May el 13 de noviembre

Traducido por Rocío López

#movimientodealfabetizacionbiblicacbt

“Estoy maravillado de que tan pronto os hayáis alejado del que os llamó por la gracia de Cristo, para seguir un evangelio diferente. No que haya otro, sino que hay algunos que os perturban y quieren pervertir el evangelio de Cristo.” (Gálatas 1:6-7).

Pablo escribe a los creyentes con antecedentes gentiles en Galacia para exponer el peligro del legalismo, la justicia basada en las obras. Su mensaje también confronta a los creyentes de trasfondo judío por agregar reglas al mensaje del evangelio, que declara que «el justo por la fe vivirá» (3:11). Él enseña que aquellos que han puesto su fe en Cristo han sido rescatados del presente siglo malo (1:4), que incluye la confianza en cualquier justicia basada en obras.



Evangelio TergiversadoEvangelio de la Gracia
Basado en obrasBasado en gracia
Basado en la aprobación del hombre (1:10)Basado en la aprobación de Dios(1:10)
Basado en tradiciones y costumbres transmitidas por generaciones anteriores (1:14; 2:14)Basado en la revelación del Espíritu a través de las Escrituras (1:11-12, 15-16)
Esclaviza a las personas al cumplimiento de las reglas (2:4)Libera a las personas para una relación (2:4, 20)
Basado en la apariencia externa (2:6)Basado en el cambio interno (2:6)
Trae separación e hipocresía (2:11-13)Unifica a las personas a través de la fe en Cristo (2:15-16)
No se puede hacer a las personas justas (2:21)

Cambia a las personas desde adentro (2:20)
Insuficiencia del esfuerzo humano (3:3)Adecuación de la fe en el Espíritu para traer vida (3:2)
Biológico (3:16, 26-29)Basado en la promesa con respecto a la semilla de Abraham – Cristo (3:16, 26-29)
No puede impartir vida (3:21)La fe en Cristo imparte vida y hace al hombre justo (3:22-24)
Esclavos que guardan reglas (4:1-7)El Espíritu Santo libera (4:1-7)



La observancia de las reglas exalta el esfuerzo humano y niega la necesidad de la gracia, “porque si la ley dada pudiera vivificar, la justicia fuera verdaderamente por la ley. Mas la Escritura lo encerró todo bajo pecado, para que la promesa que es por la fe en Jesucristo fuese dada a los creyentes.” (Gálatas 3:21-22).

Preguntas de la lectura cronológica de la Biblia de hoy (Hechos 14:21-28; Gálatas 1:1 – 3:23):

Describa cómo la experiencia previa a la conversión de Pablo lo preparó para el ministerio al que Dios lo llamó.


¿Qué estaba haciendo Pedro que requería la reprensión de Pablo?


¿Qué enseña Pablo sobre la salvación de Abraham? ¿Sobre la justicia basada en el desempeño?