Destacada

¿Quieres bendición?

Por Iva May, 25 de febrero del 2021 Traducido por Rocío López #movimientodealfabetizacionbiblicacbt

Israel acampa alrededor del área del Sinaí durante varios meses, mientras que Moisés se encuentra con Dios en el monte hasta que se construye el Tabernáculo de Reunión. Dios establece las reglas y regulaciones para la vida espiritual y comunitaria de Israel. Moisés administra el primer censo, para determinar cuántas personas salieron de Egipto, y organizar el campamento de acuerdo con las instrucciones de Dios.

El mensaje final de Dios a Israel antes de partir del Monte Sinaí resalta las bendiciones de la obediencia y las maldiciones de la desobediencia.

El mensaje comienza con una prohibición contra la idolatría y una orden de guardar el sábado y respetar el Tabernáculo de Reunión. La idolatría rechaza la revelación de Dios de sí mismo. No respetar el sábado exalta el esfuerzo propio. El no respetar el Tabernáculo conlleva a no tener en cuenta la santidad de Dios y niega la necesidad de salvación del hombre.

El mensaje continúa al resaltar los beneficios de la obediencia y las consecuencias de la desobediencia:

Los beneficios de la obediencia, comienza con una visión exaltada de la Palabra de Dios (Lev. 26: 3-13):

  • Temporadas de lluvias abundantes (26: 4)
  • La fecundidad de los campos y huertos (26: 4).
  • Alacenas llenas (26: 5,10)
  • Asegurar las fronteras y el éxito militar (26: 5-8)
  • Atención favorable de Dios y su presencia (26: 9,11-12)
  • Libertad de la esclavitud (26:13)

Las consecuencias negativas de la desobediencia, comienzan con un desprecio por la Palabra de Dios, aumentan con el tiempo (Lev. 26: 14-39):

  • Dolor de corazón causado por el desgaste de las enfermedades y la fiebre (26:16)
  • Opresión de los enemigos y paranoia política (26:17)
  • Sequía y hambruna (26: 19-20)
  • Serían presas de la vida silvestre (26:22)
  • Pestilencia y eliminación de la protección (26:25)
  • Disposiciones exiguas y hambre desesperada (26:26, 29)
  • Desolación de la tierra (26: 31-32)
  • Invasión de enemigos (26:32)
  • Dispersión entre las naciones (26: 33-39)
  • Desmayo del corazón debido a la ansiedad extrema (26: 36-39)

El mensaje concluye con esperanza para aquellos que se arrepienten y regresan al SEÑOR: Y confesarán su iniquidad, y la iniquidad de sus padres, por su prevaricación con que prevaricaron contra mí; y también porque anduvieron conmigo en oposición, yo también habré andado en contra de ellos, y los habré hecho entrar en la tierra de sus enemigos; y entonces se humillará su corazón incircunciso, y reconocerán su pecado. Entonces yo me acordaré de mi pacto con Jacob, y asimismo de mi pacto con Isaac, y también de mi pacto con Abraham me acordaré, y haré memoria de la tierra. (26: 40-42). Finalmente, el SEÑOR le promete a Israel que no los desechará ni romperá su pacto con ellos.

“En Dios confiamos”, y obedecer, ¡es más que una buena idea!

Preguntas de la lectura de hoy (Levítico 25:24 – 26:46):

¿Qué revelan las leyes que regulan la propiedad de la tierra acerca de Dios?

¿Qué revelan las leyes que regulan el tratamiento de los que viven en la pobreza sobre Dios y sobre la comunidad?

Destacada

¿Qué hay en tu calendario?

Por Iva May, 24 de febrero Traducido por Rocío López #movimientodealfabetizacionbiblicacbt

La celebración de cumpleaños recuerda a cada persona su ingreso en la familia. Los eventos anuales como Navidad, Semana Santa y Acción de Gracias recuerdan a las familias los eventos pasados ​​que impactan su bienestar presente y conectan a las familias con la gran comunidad de celebrantes.

El Señor exige que Israel reserve días en su calendario anual para conmemorar su relación con ellos como individuos, familias y comunidad. El objetivo de estos eventos anuales es recordarles su actividad en el pasado en su nombre, establecer su identidad personal y comunitaria y asegurar que Israel viva con la conciencia de su gran necesidad espiritual.

El día de reposo (Lev. 23:3) que se celebra semanalmente, debe ser un día de bendición y descanso para recordar a Israel la creación, la bondad de Dios, la provisión y su redención de la esclavitud egipcia (23:43).

Ciertas fiestas o celebraciones se llevarán a cabo en un lugar específico en Canaán y serán atendidas por todos los hombres en Israel (Jerusalén se convirtió en ese lugar central durante la Era del Reino):

La Pascua y la fiesta de los panes sin levadura (23:5-14). Esta celebración comienza el primer mes del año con la Pascua y una asamblea sagrada donde no se debe trabajar. Durante los siguientes seis días no se comerá pan sin levadura. Estas fiestas conmemoran la salida de Israel de Egipto.

La Fiesta de la Cosecha / Semanas (23:15-22). Siete semanas después de la Pascua, comienza la temporada de cosecha, donde las personas presentan los primeros frutos de la cosecha al Señor junto con un sacrificio. Esta fiesta reconoce la provisión de Dios.

El Día de la Expiación y la Fiesta de la Recolección / Tabernáculos (23: 26-32). En el décimo día del séptimo mes del año, Israel debe celebrar una asamblea sagrada para la expiación anual del pecado, el Día de la Expiación. Cinco días después comienza la Fiesta de los Tabernáculos, que dura una semana. El pueblo debe construir “tiendas” temporales y vivir en ellas durante esa semana para conmemorar el camino por el desierto y la entrega de la Torá en el Monte Sinaí.

¿Por qué el Señor instruye a Israel para establecer estas fiestas / celebraciones como eventos anuales en su calendario?

  • Las personas son propensas a olvidar el pasado.
  • Las celebraciones les dan a los padres la oportunidad de enseñar a sus hijos sobre el Señor y su herencia.
  • Las celebraciones unen los corazones de los individuos con la comunidad en general y construyen una identidad nacional.
  • Las celebraciones reconocen la bondad y provisión de Dios y demuestran la gratitud del hombre a Dios.

Preguntas de la lectura de hoy (Levítico 23:1 – 25:23):

Enumere las fiestas descritas en Levítico 23. ¿Qué haría la celebración de estas fiestas anuales para cada generación sucesiva?

¿Cuál era el propósito o la intención de la celebración del Año del Jubileo?

Destacada

La Desobediencia Profana Pueblos y Culturas

Por Iva May, 23 de febrero del 2021 Traducido por Rocío López #movimientodealfabetizacionbiblicacbt

Profanar un objeto significa que algo destructivo ocurre de forma permanente al objeto que le impide o deshabilita la prestación del servicio para el que fue creado. Cuando Adán y Eva pecaron, la humanidad quedó permanentemente contaminada. La promesa de redención y la imagen de redención dada por Dios en el jardín del Edén fueron su única esperanza. Vendría un redentor que desharía lo ocurrido en el jardín, y requeriría la muerte de los inocentes para cubrir la desnudez de los culpables.

A lo largo de la historia, Dios pinta otras imágenes de redención cuando sustituye a Isaac con un carnero, cuando redime a Israel de la mano de Faraón e instituye la Pascua en la plaga final de Egipto, y cuando le da a Israel el sistema de sacrificios y establece el Día de la Expiación en el desierto.

La desobediencia, por lo tanto, estropea, perjudica y degrada a Israel, impidiéndoles manifestar las buenas nuevas de la redención a un mundo perdido.

Levítico 20 contiene una lista de comportamientos pecaminosos que impiden que Israel lleve la imagen de Dios a las naciones:

  • Sacrificios a Moloc revela el estado corrupto del hombre caído, ya que devalúa y abarata el sistema de sacrificios (20: 1-5).
  • Visitar videntes y buscar espíritus familiares alinean al hombre caído con poderes demoníacos invisibles, ya que niega a Dios como el Dios Creador Todopoderoso (20:6-8).
  • Maldecir al padre o la madre afirma la rebelión del hombre contra la autoridad, especialmente de Dios (20: 9).
  • Cometer inmoralidad sexual demuestra la rebelión del hombre contra la institución del matrimonio, ya que desprecia la promesa de la Simiente venidera (20: 10-21).
  • Abrazar los caminos de los que están fuera del pacto compromete el mensaje del Evangelio (20: 22-26).

El sistema de sacrificios dado a Israel ilustra la limpieza permanente que se encuentra solo en la muerte sustitutiva de Jesucristo. El mundo se pierde en las buenas nuevas de la redención cuando los elegidos para llevar Su Nombre caminan en desobediencia. ¡Todo está en juego!

Preguntas de la lectura de hoy (Levítico 20:1 – 22:33):

¿Qué pasaría con Israel si desobedecieran a Dios en la tierra prometida (20:22-23)?

Enumere las actividades que profanan a los sacerdotes identificadas por el SEÑOR en Levítico 21

¿Cómo al proferir sacrificios defectuosos en votos voluntarios y ofrendas voluntarias profanará el nombre de Dios?

Destacada

El Pueblo –intermedio- de Dios

Por Iva May, 22 de febrero del 2021 Traducido por Rocío López #movimientodealfabetizaciónbiblicacbt

“No haréis como hacen en la tierra de Egipto, en la cual morasteis; ni haréis como hacen en la tierra de Canaán, a la cual yo os conduzco, ni andaréis en sus estatutos”. (Lev. 18:3). Moisés pasa los siguientes veinte versículos desempacando “sus prácticas” al abordar las relaciones sexuales. Él completa su mensaje con una explicación: “En ninguna de estas cosas os amancillaréis; pues en todas estas cosas se han corrompido las naciones que yo echo de delante de vosotros” (Lev. 18:24).

Israel es como el relleno cremoso en medio de una galleta, con Egipto en su pasado y Canaán en su futuro. Moisés les advierte que no sigan los caminos de ninguno de esos pueblos. Luego comienza a explicar lo que quiere decir al hablar sobre la contaminación de ambos pueblos. ¡Dieciocho prohibiciones sexuales en un solo capítulo! El pecado sexual contamina a las personas personalmente y a la comunidad.

¿Qué revelan estas prohibiciones sobre el pecado sexual, la comunidad y la contaminación?

Desde la caída, los hombres luchan con el autocontrol en el área del apetito sexual.

  • Los hombres que carecen de autocontrol abusarán incluso de las relaciones más cercanas a ellos.
  • Los hombres lucharán para ver a las mujeres como compañeras complementarias y de alianza.
  • Los hombres completamente dedicados a sus apetitos sexuales sacian esos apetitos de la manera más deshonrosa y no natural.

Lo que un hombre hace personalmente siempre afecta a la comunidad; por lo tanto, el pecado sexual de un hombre siempre afecta las vidas de otros (las esposas, hijas, sobrinas, nietas de otros hombres, así como las hermanas, hijas, sobrinas, madres, etc. de otras mujeres).

Desde la caída las mujeres luchan con su identidad en el ámbito sexual.

  • Las mujeres quieren sentirse queridas y valoradas. A menudo usan la atracción sexual para atenuar la separación de Dios que el pecado ha causado.
  • Las víctimas de abuso sexual pueden experimentar el amor de Cristo y la integridad que Él trae a la relación.
  • El pecado sexual y el abuso sexual contaminan a las mujeres. Las mujeres son más que objetos para ser deseados sexualmente.

Estas prohibiciones enseñan a hombres y a mujeres el valor del pacto y el valor del sexo dentro del matrimonio. Dios no está en contra del sexo. Está en contra de cualquier sexo que lastime a los demás, y el sexo fuera de los límites de su plan siempre lastima a los demás.

Los seguidores de Cristo en cada generación son personas intermedias. Vivimos en un mundo caído donde las relaciones se basan en el consumismo (donde las personas se usan como productos para hacernos sentir mejor y disminuir nuestro dolor por la separación de Dios) en lugar de un pacto (donde ambos dan su vida por el bien del otro). Tales personas “intermedias” construyen comunidades de pacto para crear lugares seguros en los que todos puedan prosperar.

Preguntas de la lectura de hoy (Levítico 17:1 – 19:37):

¿Qué regulaciones sostienen el valor de la vida en Levítico 17? ¿Qué revelan estas regulaciones sobre la naturaleza humana?

¿Qué revela la conducta y la interacción de una persona con los demás acerca de su visión de Dios en el capítulo 19?

Destacada

Día de Expiación

Por Iva May, 21 de febrero del 2021 Traducido por Rocío López #movimientodealfabetizaciónbiblicacbt

Levítico 16 se encuentra en medio de la Torá, lo que indica que el Día de la Expiación es la pieza central de la vida comunitaria de Israel.

Levítico 16 destaca tres días de celebración para el pueblo de Dios:

La Pascua recuerda la liberación de Israel de Egipto.

La Fiesta de los Tabernáculos recuerda la presencia de Dios durante los viajes por el desierto.

El Día de la Expiación reconoce y aborda la santidad de Dios y el pecado de la humanidad.

De estos tres, el Día de la Expiación es, por mucho, el más significativo. En este día, el sumo sacerdote entra dos veces en el Lugar Santísimo, una vez con la sangre de un toro por su propio pecado, y la segunda vez que entra con la sangre de una o dos cabras por los pecados del pueblo. Dios promete reunirse con el hombre en el propiciatorio, donde la lluvia de sangre de los animales expiará su pecado.

Así como el cordero pascual testificó que la muerte ya había ocurrido a través del sustituto de otro, así la sangre del toro y la cabra presentada en el propiciatorio es testimonio de la muerte sustitutiva por el pecado del sacerdote y del pueblo.

Bajo el propiciatorio se encuentra la Ley, que fue dada por Dios y quebrantada por el hombre. La sangre rociada en el propiciatorio por el sumo sacerdote cubre la ley quebrantada. El precio del pecado se paga a través de la muerte sustitutiva del animal inocente por los pecadores culpables. El chivo expiatorio simboliza la eliminación de los pecados pasados. Otros detalles importantes sobre el papel del sumo sacerdote en este día son:

  • El sumo sacerdote no puede entrar en el Lugar Santísimo a voluntad. Solo puede venir una vez al año y solo después de que se cumplan los requisitos específicos.
  • El sumo sacerdote se lava para eliminar cualquier contaminación y se pone ropa especial hecha específicamente para la entrada al Lugar Santísimo en este día tan especial.
  • El sumo sacerdote debe ofrecer primero la sangre de un toro joven como ofrenda por su pecado y un carnero como ofrenda quemada por él y por su casa.
  • El sumo sacerdote luego arroja lotes sobre dos cabras vivas traídas por el pueblo, ambas cabras se presentan ante el SEÑOR en la puerta del Tabernáculo. Una cabra pertenece al SEÑOR y se ofrece como ofrenda por el pecado por la nación; su sangre se toma dentro del velo y se rocía sobre el propiciatorio, donde se hace la expiación para el pueblo. La sangre también se rocía sobre el altar para consagrar el altar de la impureza de la gente.
  • El sumo sacerdote confiesa los pecados de la nación sobre la cabra viva cuando coloca sus manos sobre su cabeza y envía lejos a la cabra viva (el chivo expiatorio o la cabra huidiza) junto con los pecados del pueblo al desierto.
  • El sumo sacerdote se quita las prendas de lino, se lava y se viste con sus ropas sacerdotales. Luego ofrece una ofrenda quemada para sí mismo y otra por las personas con la grasa de la ofrenda por el pecado. El toro y la cabra cuya sangre es llevada al Lugar Santo son llevados fuera del campamento y quemados.

El Día de la Expiación describe la maravillosa promesa de la plena redención que se produce a través de la muerte, el entierro y la resurrección de Jesucristo. La sangre de toros o cabras nunca podría eliminar el pecado, solo cubrir el pecado por un año más. El Señor Jesús ofrece una expiación completa, habiéndose ofrecido como el sacrificio perfecto al Padre en nombre de los pecadores culpables. Su sacrificio demuestra su completa inversión de lo que sucedió en la caída:

  • En su muerte, Él se convierte en nuestro sustituto, soportando nuestro pecado.
  • En su entierro, Él se convierte en nuestro chivo expiatorio, toma nuestros pecados sobre sí mismo y se los lleva.
  • En Su resurrección, Él se convierte en nuestro Salvador al darnos su justicia y al introducirnos en la presencia misma de Dios (Hebreos 4:14-16).

Pregunta de la lectura de hoy (Levítico 14:33 – 16:34):

¿Para qué sirven las leyes con respecto a la limpieza del cuerpo y a que preceden las instrucciones con respecto al Día de la Expiación?

Destacada

Protegiendo la Comunidad

Por Iva May, 20 de febrero del 2021 Traducido por Rocío López #movimientodealfabetizaciónbiblicacbt

Los gérmenes se propagan rápidamente, especialmente en las multitudes. Para proteger a la comunidad de enfermedades contagiosas, el SEÑOR promulgó leyes para identificar y prevenir su propagación. Los sacerdotes tenían la responsabilidad de inspeccionar y distinguir entre lo que era contagioso y lo que no lo era. El no diagnosticar correctamente la enfermedad de un individuo pondría en peligro a toda la congregación.

Catorce días de cuarentena pueden parecer eternos para aquellos que están bajo observación, pero ese período de espera aseguraría que una llaga no fuera un peligro para los demás. Los hombres son naturalmente egoístas, y sin responsabilidad y aislamiento, aquellos con llagas abiertas causarán daño a la comunidad. Los derechos individuales debían ser sacrificados en el altar de la seguridad pública y comunitaria.

También se promulgaron leyes para garantizar que aquellos que habían sido sanados pudieran regresar a la vida comunitaria. Luego de ser examinados por el sacerdote, debían traerle “dos avecillas vivas, limpias, y madera de cedro, grana e hisopo” (Lev. 14:4). Matarían solo un pájaro, rociarían su sangre sobre la persona curada, y luego liberarían al pájaro vivo. Después de eso, la persona se lavaría bien, se rasuraría todo el cabello, se cambiaría de ropa y regresaría al campamento, pero debía permanecer fuera de su tienda de campaña durante siete días. En el séptimo día se afeitaba todo el cabello, se lavaba la ropa y el cuerpo y “quedaba limpio” (14:9). Luego se presentaría ante el Señor junto con dos corderos, un poco de harina y aceite para expiación, a menos que fuera pobre; entonces la ofrenda se reduciría.

Ser recién afeitado, lavado y vestido identificaría al hombre como un hombre curado y, por lo tanto, sería bienvenido de nuevo en la comunidad.

Leer las muchas leyes en Levítico puede parecer trivial para la mente moderna, pero las leyes revelan el cuidado íntimo de Dios por el bienestar personal y comunitario del hombre.

Preguntas de la lectura de hoy (Levítico 12:1 – 14:32):

¿Cómo revelan las leyes de purificación del parto el cuidado de Dios por las mujeres?

¿Qué revelan las leyes con respecto a la ropa contaminada acerca de la vida en el desierto y el cuidado de Dios?

Destacada

¿Leyes Raras o Sabiduría?

Por Iva May, 19 de febrero del 2021 Traducido por Rocío López #movimientodealfabetizacionbiblicacbt

“Y tendréis por inmundos a estos animales que se mueven sobre la tierra: la comadreja, el ratón, la rana según su especie, el erizo, el cocodrilo, el lagarto, la lagartija y el camaleón” (Lev. 11: 29-30).

Los niños preguntan mucho “¿Por qué?” En Levítico, Dios da muchas instrucciones que naturalmente llevan a preguntar: “¿Por qué?”

Como por ejemplo:

¿Por qué está permitido comer solo animales con pezuñas divididas y que mastican la mofa?

¿Por qué solo se deben comer criaturas marinas con aletas y escamas?

¿Por qué ciertas aves son aprobadas para comer mientras otras no lo están?

¿Por qué hay ciertos insectos en la lista de alimentos aprobados mientras que otros se quedan fuera?

¿Por qué una mujer es impura durante ochenta días cuando tiene una niña y solo cuarenta días cuando tiene un niño?

¿Por qué una persona debe estar en cuarentena durante siete días si tiene una infección por ebullición o en la piel?

Dios le da estas instrucciones a Israel por varias razones:

  • Dios es más sabio que el hombre. Dios es omnisciente, y el hombre está limitado a lo que ha experimentado y a lo que se le ha transmitido de generaciones anteriores. ¿Reconocerá su pueblo sus limitaciones?
  • Para enseñar a su pueblo a confiar en él. Dios es bueno y solo hace el bien. ¿Confiará Su pueblo en Él con lo que Él no explica?
  • Desarrollar una cultura de limpieza. ¿Vivirá su pueblo egoístamente o darán su vida por el bien de la comunidad?
  • Crear un ambiente de enseñanza y aprendizaje para padres e hijos. ¿Usará su pueblo los parámetros que Dios establece para enseñarles a sus hijos acerca de Dios, el pecado, la separación y la identidad de pacto?
  • Distinguir a su pueblo de los pueblos a su alrededor ¿Permitirá su pueblo que Dios deje sus huellas dactilares a lo largo de sus vidas para que las personas que los rodean puedan anhelar tener un Dios como el suyo?
  • Establecer una cultura de conciencia de Dios. ¿Permitirá Su pueblo que las reglas que Él da les recuerden que no son las suyas, que han sido comprados por un precio?
  • Las reglas construyen una cultura donde las personas se sienten seguras y prosperan personal y comunitariamente.
  • Porque Dios es bueno, solo hace el bien; por lo tanto, cualquier instrucción dada por Él es, en última instancia, para mi bien y para el bien de la comunidad en la que vivo.

Preguntas de la lectura de hoy (Levítico 9:1 – 11:47):

¿Qué papel juega el hijo de Aaron en el sistema de sacrificios?

¿Qué enseñan las muertes de los hijos de Aarón a Israel sobre Dios y sobre el pecado?

¿Por qué el Señor responde tan rápidamente a la presentación de Nadab y Abiú?

Destacada

La Vida en la Sangre

Por Iva May, 18 de enero del 2021 Traducido por Rocío López #movimientodealfabetizaciónbíblicacbt

Cuando el pecado expone la desnudez de Adán y Eva, el SEÑOR mata a un animal y usa su piel para cubrir la desnudez de la pareja. Dios es quien hace el primer sacrificio y establece la sangre de los animales como medio de expiación, para cubrir el pecado del hombre hasta que se manifieste el camino hacia el Lugar Santísimo (Hebreos 9:8). Es simbólico.

“Y Abel trajo también de los primogénitos de sus ovejas, de lo más gordo de ellas. Y miró Jehová con agrado a Abel y a su ofrenda” (Gn. 4:4). Abel entendió que la expiación era el remedio de Dios para el pecado, que el pecado le costó a Dios la vida de los inocentes en nombre de los pecadores.

Cuando el Señor se enfrenta a Caín por quitarle la vida a Abel, dice: “La voz de la sangre de tu hermano clama a mí desde la tierra” (Génesis 4:10). La vida de Abel se derrama junto con su sangre. La muerte de Abel profetiza la muerte de Cristo a manos de los pecadores (Lucas 11:51).

Después del diluvio global, el SEÑOR le prohibió a Noé comer carne que no había sido drenada de su sangre, “Pero carne con su vida, que es su sangre, no comeréis” (Gn. 9: 4).

Cuando el ángel de la muerte pasó por Egipto, no pasó por las puertas cuyos dinteles y postes de la puerta estaban manchados con la sangre del cordero.

Por lo tanto, cuando el SEÑOR le ordena a Moisés que informe a la gente de evitar comer la sangre de los animales, no es un mandamiento nuevo. Simplemente refuerza este mandamiento con una advertencia: “Cualquiera persona que comiere de alguna sangre, la tal persona será cortada de entre su pueblo” (Lev. 7:27). Este mandamiento con una advertencia le recuerda a Israel diariamente que nunca deben perder de vista el terrible costo del pecado.

Preguntas de la lectura de hoy (Levítico 7:1 – 8:36):

¿Cómo dependerían los medios de subsistencia de los levitas de la comprensión y obediencia de Israel al sistema de sacrificios?

¿Qué haría la ropa especial para los levitas?

Destacada

Pecado de Omisión

Por Iva May, 17 de febrero del 2021 Traducido por Rocío López #movimientodealfabetizacionbiblicacbt

“Si alguno pecare por haber sido llamado a testificar, y fuere testigo que vio, o supo, y no lo denunciare, él llevará su pecado.” (Lev. 5:1).

¿Te has dado cuenta más tarde de que debiste haber defendido la inocencia de alguien o hablado en una situación? ¿Alguna vez te has contaminado con algo dañino y no te has dado cuenta hasta más tarde? ¿Alguna vez has hecho un compromiso apresurado e irreflexivo para hacer algo, pero te has distraído y has olvidado por completo hasta mucho más tarde? Todos caen en la categoría de “pecados de omisión“. Ya que estos son pecados, los culpables no pueden simplemente alejarse y decir con pesar, “ni modo”. La confesión debe hacerse: “Estaba equivocado” y un sacrificio debe ser ofrecido.

Se hacen concesiones por estos pecados de omisión basados ​​en la capacidad financiera de la persona para ofrecer un sacrificio. Los ricos y los pobres que no cumplen con su deber de hacer el bien o evitan la inmundicia hacen una ofrenda de acuerdo a su capacidad: un corderito para los más ricos, una ofrenda de grano para los absolutamente pobres. El pecado es pecado, y la expiación debe hacerse incluso para los pecados no intencionados.

El reconocimiento de los pecados de omisión subraya la depravación del hombre. Pecamos sin siquiera ser conscientes de ello. El pecado, como el pago de impuestos, es ineludible en esta vida. Vivimos en un mundo caído donde el pecado deja su huella digital en cada parte de nuestras vidas y mundo. ¿Qué esperanza tiene una persona que teme a Dios?

El apóstol Pablo incluye el pecado no intencional en sus declaraciones inclusivas con respecto al pecado:

  • “por cuanto todos pecaron, y están destituidos de la gloria de Dios, siendo justificados gratuitamente por su gracia, mediante la redención que es en Cristo Jesús, a quien Dios puso como propiciación por medio de la fe en su sangre, para manifestar su justicia, a causa de haber pasado por alto, en su paciencia, los pecados pasados, con la mira de manifestar en este tiempo su justicia, a fin de que él sea el justo, y el que justifica al que es de la fe de Jesús.” (Romanos 3:23-26).
  • “Al que no conoció pecado, por nosotros lo hizo pecado, para que nosotros fuésemos hechos justicia de Dios en él.” (2 Corintios 5:21).
  • “En quien tenemos redención por su sangre, el perdón de pecados según las riquezas de su gracia, que hizo sobreabundar para con nosotros…” (Efesios 1:7-8a).
  • “Y a vosotros, estando muertos en pecados y en la incircuncisión de vuestra carne, os dio vida juntamente con él, perdonándoos todos los pecados” (Col. 2:13).

Estas verdades con respecto al perdón del pecado, incluidos los pecados de omisión, liberan a los creyentes de vivir con decepción consigo mismos y con los demás. El pecado pasa. Somos perdonados libremente, por lo que debemos perdonar libremente a los demás cuando “han pecado contra nosotros,” ya sea sin querer o intencionalmente. A veces otros no hablan en nuestro nombre, no están tan “limpios” como pensamos que deberían ser, o olvidan mantener un compromiso con nosotros. Dios nos da gracia y nosotros les damos gracia. La verdadera semejanza a Cristo camina en un corazón de perdón y elige “renunciar a su reclamo de lo que su hermano le debe” por los pecados no intencionales (ver Deut. 15: 3).

Pregunta de la lectura de hoy (Levítico 4:1 – 6:30):

¿Por qué la restitución debe ser parte de la confesión y el arrepentimiento?

Destacada

La Lectura de Levítico es como Comer Pan Tostado

Por Iva May, 16 de febrero del 2021 Traducido por Rocío López #movimientodealfabetizacionbiblicacbt

Leer Levítico es como comer pan tostado seco. Aburrido y aparentemente inútil para los lectores del siglo 21. O tal vez no.

Nuestro hijo más joven es un devorador. Cuando tenía alrededor de ocho años, solo quería cuatro rebanadas de pan tostado para el desayuno. Sin mermelada, sin mantequilla por seis meses. No hace falta decir que me preocupaba la calidad de su ingesta nutricional. Hasta una mañana, cuando saqué cuatro rebanadas de pan para colocar en la tostadora y noté estas palabras en la bolsa de plástico, “Fortificado con ocho vitaminas esenciales”. Aunque seco para comer, en realidad estaba recibiendo más nutrición de lo que yo pensaba. Después de eso renuncié a mi intento de forzarle huevos o avena. ¡Déjalo comer tostadas! Lo que hizo durante unos meses más hasta que estableció una nueva tendencia.

Sí, leer Levítico es como comer pan tostado, pero su ingesta es incalculable por varias razones:

  • La lectura de Levítico revela la santidad de Dios. Dios es el amor santo. Él no puede ser abordado de ninguna otra manera que no sea la que Él ordena. Él exige un pago por el pecado, y ese pago incluye el derramamiento de sangre. Él le dice a Moisés: “Porque la vida de la carne en la sangre está, y yo os la he dado para hacer expiación sobre el altar por vuestras almas; y la misma sangre hará expiación de la persona.” (Lev. 17:11).
  • La lectura de Levítico revela la seriedad del pecado y la disposición de Dios para relacionarse con los pecadores culpables. La paga del pecado es la muerte. La gente peca, y bastante. Por lo tanto, una larga lista de pecadores con sus animales se formaba continuamente en la entrada del Tabernáculo de Reunión. Y, era sangriento.
  • El pecado es personal. Los pecadores se identificaban con la muerte del animal al poner sus manos sobre la cabeza del animal en su muerte. Dios aceptó la muerte del animal en nombre del pecador y cubrió su pecado.
  • El pecado diario y el sacrificio diario enseñaron el horror del pecado, la necesidad de un mediador y la esperanza de un Sacerdote Perfecto venidero y su sacrificio máximo.
  • Las diversas leyes (sociales, ceremoniales, espirituales, dietéticas, etc.) revelan el cuidado de Dios por el bienestar de Su pueblo.

Leer Levítico requiere disciplina y desarrolla disciplina. Dios incluyó el libro de Levítico por una razón, aunque la lectura de Levítico puede no parecer gratificante (¡por eso la ilustración del pan tostado!) El apóstol Pablo destacó el valor de Levítico: “Porque las cosas que se escribieron antes, para nuestra enseñanza se escribieron, a fin de que por la paciencia y la consolación de las Escrituras, tengamos esperanza.” (Romanos 15: 4). Leer el “brindis seco” de las Escrituras nos remite al corazón de Dios en las Escrituras. La sumisión al Dios de las Escrituras prepara al lector para un día de sumisión en otras áreas también.

Entonces, ¿cómo lees el libro de Levítico? Hacer preguntas a medida que lees, desempaca verdades acerca de Dios, el hombre, el pecado y la redención. Mientras lees, pregunta: ¿Quién eres, Señor? ¿Quién soy yo? ¿Quiénes somos como personas? Ten en cuenta tus descubrimientos, ya sea en el margen de tu Biblia o escribe en un diario tus pensamientos a medida que ocurren. Pídele a Dios que te lo revele a través de este libro.

Destacada

Vida Comunal

Por Iva May, 15 de febrero del 2021 Traducido por Rocío López #movimientodealfabetizacionbiblicacbt

Doce días de dar siguieron la unción del Tabernáculo terminado para el SEÑOR. Cada día, un líder de una de las tribus de Israel, comenzando con Judá, presentó a Moisés una ofrenda de dedicación al SEÑOR, y el SEÑOR le ordenó a Moisés que aceptara sus ofrendas: “Tómalos de ellos, y serán para el servicio del tabernáculo de reunión; y los darás a los levitas, a cada uno conforme a su ministerio” (Números 7:5).

Dios ha tomado varios millones de ex esclavos y ha comenzado a formarlos en una comunidad cohesiva. La interacción de Dios con Israel desde el inicio durante el desierto proporciona información sobre la creación de la comunidad. Ofrecerse a un objetivo o visión común fue solo uno de los muchos componentes que permitieron a Israel sentirse interconectado, para experimentar la comunidad.

Experimentar varios cientos de años de cruel esclavitud juntos crea un vínculo inquebrantable. Se necesitan el uno al otro.

Dios se identifica a sí mismo con su pueblo al impartir su gloria en medio del Tabernáculo de Reunión y comunica su deseo de estar entre su pueblo. Necesitan una relación con él.

Tener reglas comunales, regulaciones y líderes fuertes previene la anarquía social. Israel necesita estructura. Israel no era ciertamente una comunidad perfecta, pero Dios los estaba preparando para entrar en la tierra prometida. Por lo tanto, no se desperdició ninguna experiencia en el desierto.

Pregunta de la lectura de hoy (Números 7:1-89)

¿Por qué cada tribu le da exactamente las mismas cosas al SEÑOR? ¿Qué revela eso de la vida comunitaria? ¿Qué revela acerca de Dios?

Destacada

El Trabajo de Ayer, la Recompensa de Hoy

Por Iva May, 14 de febrero del 2021 Traducido por Rocío López #movimientodealfabetizacionbiblicacbt

“Entonces una nube cubrió el Tabernáculo de Reunión, y la gloria de Jehová llenó el tabernáculo. Y no podía Moisés entrar en el tabernáculo de reunión, porque la nube estaba sobre él, y la gloria de Jehová lo llenaba.” (Ex 40:34-35).

Los artesanos ahora pueden descansar de las “minucias de la obediencia”. El fruto de su ardua labor está a punto de ser revelado. Después del tedio de lijar, coser y fundir, retroceden y observan cómo Moisés ensambla las piezas dispares de su trabajo en una estructura coherente. Pero esto no es una estructura ordinaria; esta es la habitación de Dios en medio de su pueblo.

En respuesta a la obediencia llena de fe de su pueblo, que ha completado la estructura revelada a Moisés en la montaña, Dios manifiesta su presencia: Su gloria Shekinah. Él llena el Tabernáculo, y la irradiación de su gloria ilumina la estructura de modo que Moisés no puede entrar en ella. Este es el factor “¡Guau!” en el trabajo. Al igual que Job dijo: “De oídas te había oído; mas ahora mis ojos te ven.” (Job 42:5), así lo que solo habían oído de Moisés se vuelve real. En sus sueños más salvajes nunca podrían haber imaginado lo que vieron en el instante en que la gloria de Dios llenó el tabernáculo.

El arado debe realizarse primero para plantar y luego cosechar un cultivo. El “arado” precede al “¡Guau!”

Esto es lo que Dios pretende que la iglesia sea cuando las piezas dispares de su cuerpo, cada uno redimido como pecador, cumplen su propósito en unidad y amor, y la gloria del Señor cae sobre su pueblo. La iglesia se convierte en lo que siempre quiso que fuera, un lugar de exhibición para su gloria. Lo creas o no, Dios tiene la intención de esta experiencia para los cuerpos locales de creyentes. A pesar de que exhiben fallas, heridas y luchas, permiten que Jesús, el Maestro Artesano, les dé forma por medio de su Espíritu para que el Cuerpo se junte y funcione como uno solo. Iglesias como esta hacen que creyentes y no creyentes experimenten por igual. . .el factor ¡GUAU! de la presencia de Dios entre su pueblo.

Una vez que se construye el Tabernáculo de Reunión, Moisés ya no necesita escalar el Monte Sinaí para encontrarse con Dios. La experiencia del Monte Sinaí es temporal. Israel se moverá por el desierto y, finalmente, a la tierra prometida, y Dios irá con ellos. Desde entonces, Dios habla principalmente a través de su Palabra y de la boca de sus profetas.

Solo Moisés escucha la voz del SEÑOR cuando entra en el Tabernáculo de Reunión. Dios le habla desde los dos querubines sobre la cubierta de la expiación en el Arca del Testimonio. Se llama “el Tabernáculo de Reunión”, porque es allí adonde Dios se encuentra con Moisés y habla con él.

Pregunta de la lectura de hoy (Éxodo 39:32 – 40:38; Números 9:15-23):

¿Qué nos enseña la comunicación de la gloria de Dios en el Tabernáculo de Reunión acerca de Dios a su pueblo?

Destacada

Trabajo que Irradia Sana Doctrina

Por Iva May, 13 de febrero del 2021 Traducido por Rocío López #movimientodealfabetizacionbiblicacbt

Bezaleel no tenía idea de la importancia de su trabajo. Simplemente sabía que Dios lo había dotado para hacer la tarea que tenía ante él.

Mientras Bezaleel trabajaba sobre el arca de madera de acacia, los postes y el propiciatorio, no tenía idea de que la gloria de Dios residiría sobre ella y que la sangre del Hijo de Dios rociaría su copia celestial.

Cuando Bezaleel planeó y lijó la mesa para el pan de la proposición y los palos que la sostendrían, no tenía idea de que contendría el “Pan de la Proposición” o el “Pan de la Presencia” que representaba el deseo de Dios de tener comunión con el hombre. No tenía idea de que el Pan del Cielo se rompería por sus propios pecados.

Cuando Bezaleel martilló el oro que formaba el candelero, “su eje, sus ramas, sus tazones, sus perillas ornamentales y sus flores” (37:17), no tenía idea de que la llama que produciría no sería tan brillante como la Luz del Mundo.

Cuando Bezaleel hizo el altar del incienso y los palos que lo llevarían, no tenía idea de que el incienso dulce de especias que ofrecía antes del velo representaba la intercesión del Hijo de Dios por su propia salvación.

Cuando Bezaleel elaboró ​​el altar de la ofrenda quemada con sus cuatro cuernos, sus utensilios y los postes que lo sostendrían, no tenía idea de que su ubicación junto a la puerta del tabernáculo fuera una imagen terrenal de una realidad celestial. Hay una separación entre Dios y el hombre y esto le recuerda al hombre su pecado y la aceptación de Dios de un sustituto aceptable.

Cuando Bezaleel elaboró ​​y pulió la fuente de bronce, se vio a sí mismo y la necesidad de su propia limpieza. La fuente hablaba del lavado de la conciencia hacia Dios por el Agua Viva.

Cuando Bezaleel colgó las cortinas de los pilares del patio exterior, comprendió que el Santo Dios estaba separado del hombre impío. Solo a través de la Puerta puede entrar el hombre.

Cuando Bezaleel hizo el efod y colocó las doce piedras grabadas con los nombres de las tribus de Israel, supo que tendría representación en el Lugar Santísimo.

Israel probablemente olvidaría el nombre de Bezaleel, pero su trabajo lo sobreviviría.

Pregunta de la lectura de hoy (Éxodo 37:1 – 38:31):

¿Qué revela el uso del oro en la construcción del Tabernáculo de Reunión y su mobiliario sobre el Tabernáculo de Reunión?

Destacada

Todos a Colaborar

Por Iva May, 12 de febrero del 2021 Traducido por Rocío López #movimientodealfabetizacionbiblicacbt

“Todos los sabios de corazón de entre los que hacían la obra, hicieron el tabernáculo de diez cortinas de lino torcido, azul, púrpura y carmesí; las hicieron con querubines de obra primorosa” (Ex. 36: 8).

Todo el trabajo registrado en el capítulo 36 cansa los ojos y al cuerpo.

Hicieron el tabernáculo. . .

Las cortinas . . .

Marcos verticales. . .

Las barras transversales. . .

Bezalel hizo el arca. . .

La cubierta de expiación. . .

Hicieron la mesa. . .

El candelero. . .

Sus siete lámparas. . .

El altar del incienso. . .

El sagrado aceite de la unción. . .

Ellos construyeron el altar. . .

Hicieron la cuenca de bronce. . .

El patio . . .

“Una larga obediencia en la dirección correcta” es cómo un teólogo describe el viaje cristiano. Los artesanos pasan horas interminables convirtiendo los materiales de ofrenda en un tabernáculo real, un tabernáculo lleno de muebles ornamentales diseñados por Dios y construidos de acuerdo con los diseños revelados a su siervo Moisés.

La mayor parte de la vida cristiana es solo eso. Obediencia. A veces la obediencia es agotadora. Cuando se entiende, la obediencia se vuelve gozosa.

Los artesanos no tenían idea de lo que ocurriría una vez que el tabernáculo estuviera completo. El “momento de asombro” siempre viene después. Mientras tanto, otro día y otra hora de costura, herrería y cepillado de madera.

Preguntas de la lectura de hoy (Éxodo 35:1 – 36:38):

¿De dónde se originan los materiales para el Tabernáculo de Reunión?

¿Qué revela esto acerca de Dios, sus intenciones y sus provisiones cuando informa a Abraham de que sus descendientes saquearían a los egipcios en Génesis 15: 13-14?

Destacada

Los Que Complacen a las Personas No Son Buenos Líderes

Por Iva May, 11 de febrero del 2021 Traducido por Rocío López #movimientodealfabetizacionbiblicacbt

Aarón lo arruinó. Aaron no lideró cuando la gente se acercó a él y le exigió un ídolo: “Levántate, haznos dioses que vayan delante de nosotros.” (Ex. 32: 1). Aarón se convirtió en un seguidor de hombres en lugar de un seguidor de Dios. La gente lo guió en lugar de él guiar a las personas. Aarón buscó complacer a las personas.

La Biblia ofrece cinco pistas de como Aarón agradó a las personas:

  • La ausencia de Moisés amenaza la posición de liderazgo de Aarón. Él tiene que conceder la demanda del pueblo y hacerles el dios que desean para proteger su “posición” de liderazgo. Los complacientes de las personas protegen su posición a toda costa.
  • Aarón construye un altar para el dios becerro y organiza una fiesta. Las fiestas son siempre agradables a la multitud. Las personas que complacen a las personas se sienten poderosas cuando usan su posición para permitir que las personas hagan lo que quieren hacer.
  • Aarón culpa al pueblo por sus acciones: “Porque me dijeron: Haznos dioses que vayan delante de nosotros” (32:24). Los que complacen a las personas culpan a los demás por sus malas decisiones.
  • Aarón adorna la verdad: “Me dieron [oro] y lo eché al fuego, y este becerro salió” (32:24). Se niega a admitir el fracaso personal en su responsabilidad de liderar a al pueblo. Los que complacen a las personas adornan la verdad.
  • Aarón no intercede por las 3,000 personas que perdieron la vida ese día. Los que complacen a las personas dejan que otros perezcan para salvar su pellejo.

La conciencia de la multitud presiona a los líderes para que comprometan el estándar justo de Dios, mientras que la conciencia de Dios protege a los líderes de sucumbir a la presión de los seguidores. Elige más bien complacer a Dios que ser popular con el hombre.

Preguntas de la lectura de hoy (Éxodo 32:1 – 34:35):

¿Cuál verdad le recordó a Israel celebrar el sábado? ¿Cómo Aarón abusa de su lugar de liderazgo en el capítulo 32?

¿Qué otro pecado acompañó a la idolatría? ¿Qué revela esto sobre el hombre y el pecado?

¿Qué razonamiento usa Moisés en su intercesión por el pueblo?

Destacada

Dios En Medio de Su Pueblo

Por Iva May, 10 de febrero del 2021 Traducido por Rocío López #movimientodealfabetizacionbiblicacbt

“Y santificaré el tabernáculo de reunión y el altar; santificaré asimismo a Aarón y a sus hijos, para que sean mis sacerdotes. Y habitaré entre los hijos de Israel, y seré su Dios. Y conocerán que yo soy Jehová su Dios, que los saqué de la tierra de Egipto, para habitar en medio de ellos. Yo Jehová su Dios.” (Ex. 29:44-46).

Desde la expulsión del hombre del huerto del Edén, Dios ha deseado morar entre su pueblo. Sin embargo, Él no habita con ellos porque es Santo, la humanidad es pecadora y la tierra está maldita. En su misericordia, Dios ideó una manera que veneraba Su Santidad, cubre los pecados del hombre y consagra un lugar donde Él y los pecadores pueden encontrarse.

El lugar: El Tabernáculo de Reunión es un lugar en la tierra diseñado para comunicar la separación entre el Dios Santo y los hombres pecadores y la restauración de esa relación rota.

Los sacerdotes: Dios elige y dedica a Aarón y sus hijos como siervos en el tabernáculo y como adjudicadores entre Él y Su pueblo. Estos sacerdotes llevaban un efod adornado con 12 piedras grabadas con el nombre de las tribus de Israel como recordatorio físico de su vocación y deber. La ceremonia de consagración les recordó que ellos también eran pecadores que necesitaban limpieza y sustitución. Los sacrificios de la mañana y de la tarde eran recordatorios constantes de la pecaminosidad del hombre, la santidad de Dios y la forma de expiación. Los sacerdotes nunca debían tomar su papel a la ligera; llevaban sus vestiduras sacerdotales y tocados que decían “Santidad al SEÑOR” (28:36).

El precio: Dios requiere un sacrificio de cualquiera que desee acercarse a Él. Estos sacrificios, tanto individuales como colectivos, declaran que la humanidad pecadora solo puede acercarse al Dios Santo a través de la sangre de un sustituto inocente. Cada vez que ofrecen sus sacrificios, ponen sus manos sobre la cabeza del animal para identificarse con el animal, transfiriendo su pecado a ese animal y reconociendo la realidad de la pena del pecado: la muerte.

Tristemente, Israel se rebeló contra Dios cuando sus sacerdotes se corrompieron a sí mismos y su gente adoró a los ídolos. Dios sacó a Israel de su tierra por un tiempo. Luego vino un Sumo Sacerdote que se ofreció a sí mismo como sustituto del pecado del hombre. Dios aceptó su ofrenda, y Dios nuevamente mora entre Su pueblo, “Y el Verbo se hizo carne y habitó entre nosotros, y vimos su gloria, la gloria del unigénito del Padre, lleno de gracia y verdad” (Juan 1:14).

Dios anhela morar entre Su pueblo. ¡Que Él encuentre un lugar de acogida dándole la bienvenida en los corazones y las vidas de Su pueblo hoy! ¡Dios está entre Su pueblo!

Preguntas de la lectura de hoy (Éxodo 29:1 – 31:18):

¿Qué papel desempeñaría Israel en la construcción del Tabernáculo de Reunión?

¿Qué requeriría la celebración del sábado de Israel como comunidad?

¿Cómo se comunica el SEÑOR con la congregación de Israel?

Destacada

Un Diseño Terrenal del Verdadero en el Cielo

Por Iva May, 9 de febrero del 2021 Traducido por Rocío López #movimientodealfabetizaciónbiblicacbt

Detrás de cada diseño hay un diseñador, alguien con una visión y un papel. Dios es el diseñador celestial de la redención. Él comunica tanto su deseo como su diseño a Moisés, quien supervisa su construcción en la tierra.

El Señor le dio a Moisés el modelo a partir del cual construiría el Tabernáculo de Reunión, el lugar donde el Dios santo se encontrará con el hombre pecador. Él instruye a Moisés: “Y harán un santuario para mí, y habitaré en medio de ellos. Conforme a todo lo que yo te muestre, el diseño del tabernáculo, y el diseño de todos sus utensilios, así lo haréis.”(Ex. 25:8-9). Él le da a Moisés un patrón a seguir para amueblar el templo: “Y ve a que los hagas de acuerdo con el patrón que se te mostró en la montaña” (25:40). También le da a Moisés un plan a seguir cuando configura el tabernáculo: “Y alzarás el tabernáculo conforme al modelo que te fue mostrado en el monte.” (26:30).

La verdadera redención comenzó en el corazón de Dios, nació en el vientre de una virgen, murió en una cruz romana, fue enterrada en una tumba terrenal, fue resucitada gloriosamente de entre los muertos y ascendió al Padre. La verdadera redención está en una persona, el verdadero sumo sacerdote es Jesús. La redención comienza y termina en el cielo, mientras que la religión está completamente conectada a la tierra.

La religión se niega a reconocer el vasto abismo entre Dios y el hombre, el cielo y la tierra, y la santidad de Dios y el pecado del hombre. La religión es un diseño terrenal, lo mejor que el hombre puede hacer. La religión no puede romper la división entre el hombre y Dios.

El apóstol Pablo aplicó esta verdad sobre un modelo celestial y la realidad terrenal a los cristianos en el Nuevo Testamento: “Porque somos hechura suya, creados en Cristo Jesús para buenas obras, las cuales Dios preparó de antemano para que anduviésemos en ellas.” (Efesios 2:10) Obras preparadas por Dios de antemano para que los creyentes las abracen y experimenten. ¡Qué maravilloso! Que nuestras vidas terrenales se ajusten a la realidad del cielo.

Preguntas de la lectura de hoy (Éxodo 25:1 – 28:43):

¿Cuál fue el propósito de la ofrenda congregacional en el capítulo 25?

¿Qué revelan el diseño y la construcción del Tabernáculo de Reunión sobre Dios?

El Señor separó a Aarón y a sus descendientes de las otras tribus para servir en el Tabernáculo de Reunión. ¿Cuánto les costará personalmente su servicio al Señor y a Israel?